10 de julio: fecha límite en el Consell

junio 30th, 2019

El 28 de abril se celebraron en España elecciones generales. Aquel día el exalcalde de Alaior Pau Morlà fue elegido diputado del Congreso y la exvicepresidenta del Consell Carme García Querol, senadora por Menorca. Ambos, afiliados al PSOE.

Han transcurrido 63 días, y cabe preguntar qué iniciativas legislativas, preguntas y proposiciones han presentado los dos parlamentarios menorquines en Madrid en estos más de dos meses.

Y por qué Pedro Sánchez aún sigue gobernando con los presupuestos prorrogados de Mariano Rajoy -aprobados en mayo de 2018- y tampoco aún no ha formado el nuevo Gobierno. Y encima, con amenaza de nuevos comicios.

PACTO DE LA ABSTENCIÓN PSOE-EL PI EN CIUTADELLA. Las miradas amorososas de Marc Pons y de Jaume Font en la noche del Dissabte de Sant Joan anticipan la dulce abstención del PI en la segunda investidura de Armengol. Foto: JAVIER COLL

El 26 de mayo hubo elecciones municipales y autonómicas. Se han constituido los nuevos ayuntamientos, pero, 35 días después ¿qué ocurre en el Consell de Menorca? PSOE y Més per Menorca no logran ponerse de acuerdo por la controversia en torno a la disputada presidencia que los socialistas no están dispuestos a compartir con los nacionalistas. PSOE y Més mantienen el enroque, y, como escribe Nekane Domblás: «ahora que Podemos ha quedado neutralizado al arrullo de los cargos, no hay que descartar que el lío venga de donde más, o Més, te lo esperas».

Sostiene Domblás que «comienza un mandato complicado, mucho más, Més, que el anterior». Por cierto, ¿se ha volatilizado la consellera Cristina Gómez? Practica la evasión para apartarse del foco mediático en los momentos complicados y evitar salpicaduras y efectos colaterales.

Los zombis

Laura Camargo es profesora de la UIB y está alineada con Izquierda Anticapitalista. En 2015 fue elegida en Mallorca diputada del Parlament por Podemos. Después anunció que no volvería a presentarse al temer que su partido quedara subordinado al PSOE.

Hace cuatro años participó en las negociaciones para la formación del primer Govern Armengol. Entonces el partido morado optó por permanecer fuera del Ejecutivo. «Y ahí está el error actual porque Podemos ha decidido ser comparsa del PSOE, como en Castilla-La Mancha, donde ha pasado a cero diputados. Por ser muleta en vez de alternativa», declara.

Camargo habla claro y alto: «al igual que los zombis, Podemos y Més creen que están muy vivos, pero en realidad están muerto.

Han sido poco beligerantes y subalternos de un PSOE arrogante que se ha quedado con todo. Ya que entras en el Govern, no te quedes sumido en la irrelevancia». Admite, lúcida, que le habría gustado ser consellera «pero -aclara- en un Govern donde pudiera aplicar mi programa y no en un Govern del PSOE. Para ocupar conselleries hay que ganar es un error entrar con los socialistas». La doctora en Filología Hispánica y exdiputada morada constata lo que Podemos y Més se niegan a aceptar: que en las elecciones del 26-M perdieron.

Los socialistas saben la difícil convivencia en el Govern con unos socios mortificados, avergonzados y empequeñecidos. Por ello Marc Pons -siguiendo las instrucciones emanadas de la autoridad competente- cerró en las fiestas de Sant Joan el pacto de la abstención de El PI con un Jaume Font entregado al doble discurso.

Ni comparsa ni muleta

Cuando Armengol forzó la dimisión de Ruth Mateu por el caso Contratos Més per Menorca salió del Govern, dolido y humillado.

Los nacionalistas menorquines, que en esta legislatura continúan fuera del Ejecutivo, señalan a Més per Mallorca el camino a seguir: evitar ser comparsa o muleta del PSIB-PSOE para marcar perfil propio. Porque en política se puede hacer todo, menos el ridículo, como dijo el gran Tarradellas y Armengol no necesita a Més para gobernar. Mañana, a la misma hora que se celebrará el gran fasto de la toma de posesión de Armengol en el Consulat de Mar, Més per Mallorca se inmolará en una asamblea a cara de perro entre oficialistas y críticos. Resurgen la desconfianza y el cainismo.

Nada será igual.

A contrarreloj

En Menorca el tiempo se acaba para constituir la nueva corporación del Consell insular. El plazo finaliza el 10 de julio. PSOE y Més juegan al escondite con una disputa por la presidencia. Los socialistas ya han lanzado el órdago del pacto con Podemos para formar un achuchado gobierno en minoría.

Tampoco se cierra el gobierno municipal de Ciutadella, que implicará una revisión de las retribuciones, al persistir los desacuerdos entre PSM y PSOE. El hasta ahora imposible acuerdo en el Consell está contaminando el posible pacto de Ciutadella.

Estrategia PP-Cs

Después del acuerdo alcanzado en Palma por PP y Ciudadanos para coordinar su estrategia en el Parlament con la presentación de iniciativas conjuntas, el jueves se reunieron los concejales del PP y Ciudadanos del Ayuntamiento de Ciutadella para establecer un marco de colaboración. Antoni Juaneda y Anna Mª Pons Capella promueven esta nueva etapa.

El 15 de junio, en la constitución de la nueva corporación municipal, Juaneda anunció lealtad institucional: «no posarem garrots a ses rodes ni pedres en es camí perquè tropissin, sinò que aportarem es nostro esforç, coneixements i capacitat perquè s Ajuntament complesqui amb sa seua funció». Afirmó el portavoz del PP que «no volem ser un problema, volem ser part de sa soluició, i des de sa discrepància política, donar resposta a ses demandes des ciutadans».

Sin parking en Favàritx

El miércoles 22 de mayo aseguró el gobierno del Consell que en junio estaría listo el aparcamiento en Favàritx. Pero hoy despedimos junio con el incumplimiento de este compromiso. Entre otros motivos, porque no se ha firmado el contrato de alquiler con la propiedad.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo se conocerán las retribuciones de todos los nuevos alcaldes de Menorca?

¿Qué concejales del gobierno municipal de Es Mercadal (PSOE) salen más beneficiados con el aumento de hasta el 25% en sus retribuciones?

¿Por qué Francesc Ametller quería celebrar un pleno municipal cada dos meses en lugar de cada mes, como le exigieron Entesa y PP?

¿Qué ocurre con la negociación PSM-PSOE para repartir los cargos del nuevo gobierno municipal de Ciutadella?

¿Por qué el Consell excluye a la Illa del Rei del reparto de los 200.000 euros que destina al patrimonio histórico?

Otro formato para el 9 de Julio

junio 27th, 2019

La conmemoración del 9 de Julio atrae, todos los años impares, al salón gótico del Ayuntamiento de Ciutadella, a centenares de personas. No acuden interesadas en la lectura del ‘Llibre Vermell’ o en la intervención institucional que, semanas antes, ha preparado el conferenciante.

El amplio espacio donde se celebran los plenos municipales con escaso público resulta insuficiente y se desborda, con personas de pie tanto en la sala contigua como en la escalera de acceso. El motivo de la afluencia de tantos oyentes expectantes no es otro que el último punto del orden del día de la sesión extraordinaria: dar lectura -o proclamar- los seis integrantes de la Junta de Caixers de Sant Joan del próximo bienio.

El calor sofocante de la tarde de julio -el acto suele dar comienzo a las 19 horas- invade salones y escaleras, donde los abanicos no logran aliviar ni las impaciencias ni los sudores de los asistentes, sobre todo aquellos que se atreven con la americana y la corbata. Lo que debería ser una solemne ceremonia institucional acaba degenerando entre murmullos y comentarios.

El sufrido conferenciante sufre la falta de atención y el desinterés de quienes demuestran una actitud descortés e incorrecta. A pesar del molesto e incesante runrún, el ponente martirizado se esfuerza en mantener el hilo conductor de su disertación y el tono didáctico de un texto que ha redactado con tanta responsabilidad e ilusión. Esta escena se viene repitiendo desde hace años y ningún primer edil se ha atrevido a adoptar medidas para afrontarlo y reconducirlo. Faltan unos días para la celebración del 9 de Julio. Este año, al ser impar, se dará lectura a los caixers de Sant Joan del bienio 2020-2021 que ya habrán sido designados y nombrados por el rector de la Catedral (caixer capellà), la Junta de Caixers Senyors (caixer senyor); y los dos caixers pagesos, el casat y el fadrí que ha escogido el noble.

La alcaldesa Joana Gomila tiene la oportunidad de fijar otro formato más respetuoso y serio.

Una secretaría insular para Més (¿o2?)

junio 23rd, 2019

El cuarto Govern del Pacte -segunda era Armengol- arranca mal, con Més per Menorca fuera del Ejecutivo, así como críticas y recelos en Més per Mallorca. Los ‘menorquinistas’, como les gusta definirse, quedaron escaldados en el primer Govern Armengol con la dimisión, primero, de Esperança Camps y el cese, disfrazado de dimisión, de Ruth Mateu, después.

El 47 por ciento de la asamblea de los nacionalistas mallorquines no ha apoyado un acuerdo extremadamente beneficioso para el PSOE que evidencia la enorme debilidad de Podemos y Més per Mallorca, así como el papel hegemónico que quieren desempeñar los socialistas en toda Balears, incluida Menorca naturalmente, después de los resultados electorales del 26 de mayo.

Més per Menorca y Podemos para negociar el acuerdo del Consell tuvo lugar en la sede insular del PSOE bajo la atenta mirada de su fundador, Pablo Iglesias. Foto: JAVIER COLL.

Porque el problema y la gran cuestión que demora siempre los pactos no son los programas, los objetivos y los grandes acuerdos, proclamados a partir de la relectura de lo anunciado hace cuatro años, sino los cargos. Son las sillas, estúpido; son los puestos y, por supuesto, son los sueldos.

Ya puede ir Maite Salord despidiéndose de la presidencia compartida porque el PSOE menorquín no cederá un ápice, siguiendo las instrucciones dictadas por Francina Armengol y Marc Pons. Ya pueden invocar los nacionalistas menorquines el acuerdo del Consell de Formentera, donde el PSOE desempeñará la presidencia durante 20 meses y Gent per Formentera lo otros 28 meses. Damià Borràs ha promulgado el «no es no» porque «lo que ocurre en Formentera es problema de Formentera» y, provocador, añade que «si Més no quiere entrar en el gobierno del Consell, es una decisión que adoptará Més». Hostilidades abiertas y guerra de guerrillas.

A lo sumo, el PSOE intentará camelar a los nacionalistas de Menorca con una Secretaría Insular (¿o dos?) en la línea de las dos secretarías autonómicas que Iago Negueruela, Marc Pons y Pilar Costa, siempre por este orden, se sacaron de la manga durante la negociación del ‘pacto de la pizza’ que han pagado los de Més y Podemos.

Cultura, disuelta

Porque, ¿a cuánto asciende el presupuesto de la Comunidad Autónoma que gestionarán los consellers del partido morado, Juan Pablo Yllanes y Mae de la Concha; y los consellers del Més mallorquín, Vicenç Vidal y Fina Santiago? Hagan cuentas y sabrán el poder real que han obtenido los socios abducidos y genuflexos. Los abucheos y el «ay, si lo hubiera sabido», después.

El PSOE se siente tan fuerte ante el silencio ovino de Més per Mallorca y, por supuesto, de Podemos que incluso ha osado hacer lo que ningún presidente de Balears ha hecho en 36 años de autonomía: suprimir la Conselleria de Cultura, lo que sería grande motivo de escándalo si gobernase el PP. Ni Gabriel Cañellas se atrevió a tanto. ¿Qué opina de esta afrenta la descabalgada consellera Fanny Tur?, ¿por qué cedió Armengol a las exigencias de Fina Santiago y Carlos Gonyalons?, ¿aceptará la menorquina Joana Català gestionar lo que queda reducido a una simple dirección general?

Las críticas y los lamentos de la Obra Cultural Balear y del Observatori de la Cultura de les Illes Balears quedarán en eso, en simples protestas. Ya no hay vuelta atrás, entre otras razones porque tanto los dirigentes del partido morado en Balears -aquel que calificaba al PSOE de ‘casta’- y Més per Mallorca han firmado y avalado el programa del PSOE que disuelve la conselleria propia de Cultura en el organigrama de la conselleria de Presidencia, con la durísima y fenicia ibicenca Pilar Costa al frente. La OCB califica de «decepcionante» el ‘Acord2 de governabilitat’ que con enorme regocijo de Armengol suscribieron, en nombre y representación de Podemos y de Més per Mallorca respectivamente, el exjuez Juan Pedro Yllanes y el presidente del Consell de Mallorca en funciones, Miquel Ensenyat, futuro senador autonómico.

El Observatori de la Cultura denuncia que «las negociaciones del nuevo Pacte de Progrés han destapado el desinterés de los partidos por reeditar la existencia de una conselleria propia para la cultura de Balears». ¿Pacte de Progrés dice?

«Payesía y mundo rural»

Al equivocarse Mae de la Concha en su estrategia para obtener el acta de senadora por Menorca, la exdiputada del Congreso y secretaria general de Podemos-Balears, que había quedado sin cargo público, se planteó incorporarse al Govern. Destapó sus deseos -que el PSOE ha transformado rápidamente en realidades- al afirmar en IB3 Ràdio el 10 de junio que le gustaría gestionar alguna de estas áreas: «infancia, payesía y mundo rural o cultura». Armengol, siempre al quite, comentó­: «ya tenemos asignada la conselleria de Agricultura». Así se escribe la historia.

Las lentejas

Més per Mallorca ha vendido la primogenitura por un senador autonómico. Antoni Noguera, exalcalde de Palma, que se abstuvo en la votación de Més per Mallorca para ratificar la foto de Bellver, califica de «mal pacto» el acuerdo que han suscrito los ecosoberanistas mallorquines con el PSIB-PSOE y Podemos para el Govern.

Empieza a aflorar entre los militantes críticos el malestar por haberse resignado a sólo dos conselleries. «Este pacto -indican los que votaron en contra- demuestra nuestra debilidad ante el PSOE. Ellos han enviado a tres negociaciones para todas las instituciones y nosotros, negociadores distintos, lo que ha sido un error». Recuerden, Negueruela, Marc Pons y Pilar Costa, siempre por este orden.

Las críticas van más allá: «ha parecido que Més sólo reclamaba sillas, cuando Més debe distinguirse por sus políticas valientes y transformadoras». En Menorca, de momento Més mantiene la dignidad. «No lo podemos asumir», afirma Nel Martí, al lamentar «la actitud que desde el principio ha tenido el PSOE, como si fuéramos prescindibles», en alusión a que los socialistas necesitan a Més para formar gobierno. Los nacionalistas deberán decidir si se comen las lentejas solos.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuáles son las condiciones y en qué consiste el acuerdo que cerró el jueves Joana Gomila con la Policía Local?

¿Se pondrán de acuerdo la Conselleria de Salud y el Abaqua para poner en marcha la desaladora de Ciutadella?

¿Reabrirá la consellera in pectore Mae de la Concha las ayudas del Govern para los jóvenes agricultores?

¿Se reunirán el PSOE, Més y Podemos el 26 de junio para reemprender los contactos dirigidos a formar el próximo gobierno del Consell?

¿Cuál es el origen del aumento de la salinidad en la balsa con el agua de la comunidad de regantes de Ciutadella?

La Obraria de Sant Joan

junio 20th, 2019

Hallamos el origen de las fiestas de Sant Joan de Ciutadella en la Obraria de Sant Joan -que nace a principios del siglo XIV- y en el oficio religioso que se celebraba la tarde del 23 de junio en la ermita de Sant Joan d’Artrutx o ‘des Monastrell’, hoy ‘de Missa’. Ya aparece documentada en El Pariatge de Jaume II (1301) como una de las siete parroquias en que fue dividida Menorca después de la conquista liderada en 1287 por Alfonso III de Aragón.

Las fiestas ecuestres de Ciutadella, que han ganado en espectacularidad y masificación, recrean la desaparecida sociedad estamental, con unos actos y normas que han ido evolucionando. El insigne investigador Josep Pons Lluch explicaba que «Sant Joan és en realitat una successió d’empelts i afegitons».

Efectivamente, en 1611 se incorpora la figura del caixer fadrí penoner; en 1703 se redacta la «Scriptura Publica», los primeros protocolos; en 1843 se inicia sa convidada y al año siguiente se introduce la representación viva de San Juan Bautista con s’homo des Be tras la redacción de los Protocols que encargó el alcalde Gabriel de Olivar Martorell, barón de Lluriach; en 1869 se disparan los primeros fuegos artificiales; en 1881 se interpreta por primera vez el ‘jaleo’ (la jota «El postillón de la Rioja»), en 1885 se estrena «Foc i Fum» y de 1940 arranca la ‘costumbre’ de anar a veure a ballar es sol

Vicisitudes y transformaciones de unas fiestas que con orgullo enseña Ciutadella al aunar historia, tradición, sentimiento y emotividad. Se mantiene el espíritu nuclear de Sant Joan al respetar que quienes pueden ser cavallers de sa Qualcada de Ciutadella han de ser profesionales de la payesía, en activo o bien jubilados: l’amos, fills de l’amos i missatges. Esta exigencia no constituye una discriminación para los menestrales, a pesar de ver reducida su participación, sino la continuidad de un aspecto fundamental. Y mientras sean respetados los aspectos esenciales se seguirá celebrando Sant Joan.

Presidencia: ¿4 (PSOE), 2-2 (Més) o 1-3?

junio 16th, 2019

En política, las matemáticas pueden sumar igual, pero los resultados serán distintos. Y mucho más cuando hay que dilucidar quién desempeñará la presidencia del Consell de Menorca durante los próximos cuatro años.

El PSOE reivindica para Susana Mora todo el mandato como presidenta insular al haber aumentado un conseller -a costa de Podemos, que sigue sin darse por aludido-, mientras que Més, con la mirada puesta en el Consell de Formentera, plantea una presidencia compartida. O sea, dos años para Maite Salord y los otros para Mora, como han hecho durante el periodo 2015-2019. Los socialistas no están dispuestos a ceder a las pretensiones de los econacionalistas que, naturalmente, amagarán con pasar a la oposición y pondrán sobre la mesa el órdago del 1-3. Léase: un año de presidencia para Maite Salord y tres para Susana Mora. El acuerdo, como siempre, será in extremis.

EL PACTO QUE PROPONE SUGRAÑES A MORA. La presidenta del PP-Menorca ha propuesto a la secretaria general del PSOE menorquín un acuerdo sobre seis temas de interés general para la Isla. ¿En qué consistirá el pacto? Foto: JAVIER COLL.

Los flecos pendientes

Como ya ocurrió para el Consell en junio-julio del 2015, tras fracasar aquel imposible gobierno Més-Podemos con el que pretendieron humillar al PSOE; y como ha sucedido ahora en el Ayuntamiento de Maó, donde el gran muñidor, en nombre de Ara Maó, para reeditar el gobierno municipal de izquierdas ha sido Mateu Martínez, correoso, taimado y bregado en mil batallas.

Alcanzado el entendimiento el jueves, el viernes por la mañana Martínez transmitió a Carlos Montes, al frente del equipo negociador del PSOE, que «aún no está cerrado del todo, porque existen unas diferencias muy relevantes en el organigrama, y es preciso que haya un equilibrio entre Ara Maó y el PSOE en el gobierno». El mensaje, en realidad, era: si no nos dáis más áreas de gestión, no habrá pacto. El PSOE, a 24 horas de la investidura, tuvo que ceder porque, en terminología de Ara «eran flecos de gran magnitud». Ya lo dijo Montes: «Hasta el rabo, todo es toro». Y los de Ara Maó siguieron toreando al PSOE después del primer acuerdo que no era tal.

Pons, muñidor en Palma

Cerradas las negociaciones para los ayuntamientos, prosiguen ahora -siempre con el mismo objetivo de conseguir el mayor número de puestos, cargos, áreas de gestión, conselleries y direcciones generales o insulares- las reuniones para los pactos del Govern y los consells insulars.

La primera cuestión a resolver consiste en la composición de la mesa del Parlament, que incluye quién desempeñará la presidencia de la cámara autonómica hasta el 2023. Hace cuatro años Podemos, que, a diferencia de ahora, no quiso entrar en el primer Govern Armengol, se llevó el gato al agua y Xelo Huertas fue la primera presidenta, hasta que se alió con Montse Seijas y fue relevada por Baltasar Picornell.

Las negociaciones entre el PSIB-PSOE y Més per Mallorca encallaron el viernes cuando, ente ofendidos y soliviantados, los inexpertos econacionalistas mallorquines abandonaron la reunión, quince minutos después de haber empezado, al descubrir que el organigrama aportado por los comisionados de Armengol les daba dos de las doce conselleries del Govern del Pacte.

Los tres interventores socialistas -Iago Negueruela, Marc Pons y Pilar Costa, siempre por este orden- ya habían previsto el plante, por lo que se ha convocado otra reunión para mañana. Més per Mallorca reclama tres de las doce conselleries y uno de los cargos unipersonales en liza: la presidencia del Parlament o el senador autonómico. Lo que se decida mañana será ratificado, o no, por la asamblea de afiliados de Més per Mallorca el martes, porque para el jueves está convocada la constitución del Parlament en la que será elegida la mesa de la cámara.

La cuestión de fondo consiste en si Més per Mallorca sigue el ejemplo de Més per Menorca y queda fuera del Govern, aún cuando los nacionalistas menorquines están negociando -con Marc Pons forever y Nel Martí como interlocutores- las contrapartidas que ya han pedido al PSOE para apoyar la segunda investidura de Francina Armengol con los votos de sus dos diputados.

Desmarques del PSOE

El PSOE, consciente de la erosión sufrida en los municipios donde la Entesa (Ferreries) y el PSM (Ciutadella) han cosechado excelente resultado, empieza a desmarcarse. En Ferreries la concejal socialista Enriqueta Camps ya no formará parte del gobierno municipal, que ejercerá en solitario L’Entesa. PP y PSOE desempeñarán las funciones de oposición.

Y en Ciutadella la asamblea del PSOE no ha aceptado el reparto de cargos que presentó el PSM el miércoles a socialistas y Podemos en la primera reunión celebrada por las tres formaciones, 17 días después de las elecciones del 26 de mayo. Todo un aviso a navegantes, léase a Més, para las negociaciones del Consell, paradas hasta que se clarifique el panorama balear e insular.

Sugrañes en el Consell

Quien ha desempeñado la alcaldía de Alaior durante los últimos ocho años asistió ayer a la investidura de su sucesor, José Luis Benejam. Misericordia Sugrañes, que ganó las elecciones al Consell, se prepara para liderar la oposición a Susana Mora, en la que también está llamado a participar el conseller de Ciudadanos, José Negrete, en silencio después del 26-M. Pero nadie sabe aún cómo acabarán las negociaciones PSOE-Més, siempre con cara de póker, y cuántos meses conseguirá Maite Salord ser, otra vez, la presidenta.

Dos apuntes: Maria Camps protagonizó ayer en el pleno de Alaior una intervención más institucional que la pronunciada por Pilar Pons Goñalons en Es Migjorn. Y en Es Mercadal Francesc Ametller conoce los mecanismos que pueden hacer prosperar una moción de censura.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Habrá acuerdo con la plantilla de FCC para la limpieza extra de Ciutadella durante las fiestas de Sant Joan?

¿Qué pide Més per Menorca al PSOE para votar a favor en la investidura de Armengol?

¿Cuándo dará a conocer el obispo Conesa los nombres del nuevo organigrama de la Curia Diocesana?

¿Por qué demoran Autoritat Portuària en Maó y Ports de Balears en Ciutadella la adjudicación de los varaderos?

¿Por qué rechazó el PSOE-Ciutadella el reparto de cargos que le presentó el PSM?

¿Se abrirá durante el mes de junio el párking de Favàritx?

Después del 26-M, persisten las dudas

junio 13th, 2019

A48 horas para la constitución de las nuevas corporaciones municipales elegidas el 26 de mayo y la investidura de los alcaldes, persiste, en Menorca, la incertidumbre sobre cuál será el resultado final en varios ayuntamientos. Las negociaciones, en realidad pulsos durísimos para arrancar las mayores cuotas de poder a desempeñar durante los próximos cuatro años, se producen a contrarreloj y hasta el último minuto no cabe descartar absolutamente nada.

Ayer saltó la sorpresa en Es Mercadal y la Entesa, distanciada hace años de Francesc Ametller, no dudó en ofrecer un pacto al PP. Resonó el eco aquel acuerdo a la griega que suscribieron el PP de Bernat Llompart y el PSM de Ester Riudavets en Es Castell.

Es Mercadal constituye, por tanto, la primera duda, porque ahora mismo nadie sabe quien desempeñará la alcaldía durante los próximos cuatro años en un escenario endiablado que pone a prueba la cintura política de Coia Sugrañes. De lectura obligada la carta abierta que publica hoy en nuestras páginas de Opinión la presidenta del PP-Menorca, que, tras obtener el 26-M unos resultados muy dignos, demuestran la valentía y coraje que ha caracterizado su trayectoria política. Hoy, treinta años después, ya no es una forastera en Menorca.

Más dudas: ¿acabará Héctor Pons gobernando en minoría en Maó?, ¿hasta dónde y hasta cuándo mantendrá sus exigencias Conxa Juanola?, ¿aceptará el PSOE integrarse en el gobierno de Ferreries para volver a obtener un concejal dentro de cuatro años?. Prosigamos: ¿qué ofreció ayer Joana Gomila al PSOE y Podemos para que estas dos formaciones no caigan en la irrelevancia? El partido morado ha convocado consulta para decidir si se incorpora al gobierno municipal de Ciutadella, donde no es necesario en caso de acuerdo PSM-PSOE.

Donde no hay dudas es con José L. Benejam en Alaior y con Antònia Camps en Es Migjorn.

De adversarios a socios-muleta

junio 2nd, 2019

Sostiene Mae de la Concha, secretaria general de Podemos-Balears, en su peculiar análisis de los resultados obtenidos por el partido morado en las elecciones municipales y autonómicas que «si empezamos a contar desde cero, ha ido muy bien». Proclama la exdiputada de Podemos, que fracasó frente a la socialista Carme García Querol en su intento de ser elegida senadora por Menorca el 28-A, que «todo es relativo» y que «depende de cómo se cuenten».

Pero las cuentas son muy tozudas y los números no son relativos. Escribe Nekane Domblás que «Podemos puede estar preocupado. La lista de Juan Pedro Yllanes y sus colegas de Menorca y Eivissa han perdido cuatro diputados de diez en el Parlament, lo que supone que han perdido el 40 por ciento de los diputados y su caída porcentual en Balears ha sido del 33,9 por ciento, sin llegar siquiera al diez por ciento de votos».

LA CAMPAÑA DE LOS DOS PONS DEL PSOE. La estrategia diseñada desde hace meses por Marc Pons y Héctor Pons logrará su objetivo el 15-J: desalojar a Conxa Juanola de la alcaldía de Maó. Nada volverá ser igual entre Més y PSOE

Este 26 de mayo Podemos no partía de cero y el domingo la coalición de los morados con Izquierda Unida perdió en Menorca la mitad de votos que había obtenido un mes antes en las generales. En el Consell insular queda con un único conseller -repite Cristina Gómez- que ya no es imprescindible para sumar. PSOE y Més pueden formar gobierno sin Podemos. Igual que en el Ayuntamiento de Ciutadella, donde suman PSM y PSOE. Podemos también ha retrocedido y pierde uno de sus tres concejales.

Al titular «Podem aposta per continuar en el govern del Consell de Menorca, tot i no ser necessari», olvidan que es Gómez quien desea continuar cuatro años más en el gobierno de la institución insular. La decisión no puede ser unipersonal, y debería ser consultada a las bases. ¿Convocarán consulta interna en esta ocasión?, dado que «esta vez las negociaciones van a ser más complicadas». De la Concha dixit.


¿QUIÉN SE BENEFICIA MÁS?

El PSOE es quien más y mejor ha rentabilizado en las urnas la gestión realizada durante estos cuatro años con el apoyo de Més per Mallorca (interno), Podemos (externo) y Més per Menorca, que pagó los platos rotos del ‘caso Contratos’ y fue expulsada del Govern por decisión de Fina Santiago que el 31 de marzo de 2017 ejecutó Francina Armengol.

Un desaire que Nel Martí no ha perdonado a la secretaria general del PSIB-PSOE, porque este caso quedó archivado en sede judicial. Pero antes se llevó por delante toda la conselleria ‘menorquinista’ del Govern del Pacte.

Después de las elecciones vienen los pactos. Dice Armengol que «las negociaciones irán en base a los resultados obtenidos» e invoca el valor de la complicidad. Pero, qui prodest? O sea, muleta del PSOE -Susana Mora en Menorca, Francina Armengol en Palma-, ¿a cambio de qué?

La clave está en marcar distancias con perfil propio. El PSOE no cederá dos años la presidencia del Consell a Més, como sucedió el anterior mandato; ni tampoco compartirá la alcaldía con Ara Maó, a lo que se negó Conxa Juanola. ¿Quién se beneficiará más?

De ahí el debate abierto tanto en el seno de Més per Menorca y Podemos como en las tres confluencias de levante: Ara Maó, Volem Sant Lluís y Som Es Castell. Estas tres coaliciones han bajado en votos y concejales, y tanto en Maó como en Sant Lluís pierden la alcaldía… que desempeñará el PSOE. Qui prodest? Conxa Juanola, que en la noche electoral acusó el golpe, ha descubierto, aunque tarde, a quienes, a pesar de sus aliados, han desarrollado una incesante campaña pro domo sua durante estos cuatro años, con el estratégico apoyo de Marc Pons desde el Govern. Léase el «Manual del candidato astuto», cuyo autor es Héctor Pons.

Tampoco ha funcionado el frente de «tots junts contra el PP» de Junts per Lô, hoy cuestionado desde el PSOE, que el 2023 concurrirá con su propio candidato.

EL PSM EN CIUTADELLA

Ciutadella -antaño feudo del Partido Popular- se consolida como el granero de votos del PSM. La formación nacionalista hunde sus raíces en el municipio de poniente y sus dirigentes más representativos son de Ciutadella: Maite Salord, Nel Martí, Joana Gomila, Oriol Baradad…

Més debe averiguar por qué mantiene los tres consellers en el Consell y en cambio pierde un diputado en el Parlament. Le impedirá formar grupo parlamentario propio, pero le facilitará distanciarse del abrazo del oso del PSOE. Los socialistas crecen a costa de quienes, durante la campaña electoral, son presentados como adversarios y al día siguiente de las elecciones, adquieren la condición de socio-muleta. Todos han gobernado, pero unos se han quemado más que otros.

Joana Gomila consigue un potente resultado, que mejora sus propias expectativas, el PSOE repite con cuatro concejales; y el PP, que concurrió con un excelente candidato, Antoni Juaneda, empeora las cifras que logró Juanjo Pons en mayo del 2015. Pero Juaneda afrontará con serenidad la travesía del desierto que le conducirá a mayo del 2023.

En conjunto el PP-Menorca salva los muebles en la Isla, excepto en Ciutadella, y logra la remontada respecto a las generales de abril. La formación liderada por Misericordia Sugrañes pierde un conseller y un diputado autonómico, pero es la más votada al Consell; retiene la disputada alcaldía de Alaior y gana la de Es Migjorn, por el gran trabajo de Antonia Camps y Ramón Verdú, y por los múltiples errores-divisiones del PSOE local. Agueda Reynés también obtiene un digno resultado en Maó.

LAS ISLAS MENORES PESAN

En esta próxima legislatura los diputados del PP de las islas menores (cinco de Eivissa y cuatro de Menorca) suman más que los siete de Mallorca. Significativo.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo aprobará el Consejo de Ministros la ‘addenda’ para que el Consell pueda continuar las obras de la carretera?

¿Pedirá Susana Mora más informes sobre los puentes de Rafal Rubí y L’Argentina?

¿Aceptará el PSOE que Més siga gestionando la Conselleria de Turismo en Menorca a partir de julio ?

¿Se abrirá este mes el aparcamiento de Favàritx?

¿Quiénes son los candidatos para ser nombrados «caixer senyor» de Sant Joan del próximo bienio 2020-2021?

¿Formará Més per Menorca grupo parlamentario con Gent per Formentera?

 

Conciliar la economía local y la protección del entorno natural

mayo 29th, 2019

Intervención pronunciada en la apertura del Curso sobre Agricultura Orgánica. Es Mercadal, 10 de mayo

La isla de Menorca es un enclave estratégico en el centro del Mediterráneo occidental, al estar situada entre el este de España, el sur de Francia, el oeste de Italia y el norte de África. Es el territorio de España más oriental, y -durante varios meses del año- el primer lugar donde amanece en España. Es la Nura fenicia, la Meloussa de los focenses, la Minorica y la balearis minor del imperio romano y, también, la Minûrka musulmana.

94.559 habitantes censados en los padrones de los ocho ayuntamientos, pero en agosto -en el momento álgido de la temporada turística- supera las 200.000 personas. 701 kilómetros cuadrados de superficie con El Toro, centro geográfico y espiritual de la Isla, como principal elevación: 358 metros de altura.

Dividida administrativamente en ocho municipios, forma parte de la Comunidad Autónoma de Balears. Cuenta con una institución política creada el 1979 -el Consell- que ejerce el gobierno, la administración y la representación de la Isla. Los menorquines eligen trece de los 59 diputados del Parlament balear, la cámara legislativa del archipiélago. Diócesis de la Iglesia católica con 16 parroquias y obispo titular cuya sede episcopal es Ciutadella, junto a la Catedral.

Declarada Reserva de Biosfera por la Unesco en 1993, Menorca acoge la sede de la Red Mundial de Reservas de Biosfera Islas y Zonas Costeras.

Menorca y sus islotes -Illa de l’Aire, d’en Colom, del Rei, del Llatzaret, des Porros… – constituyen un resumen del Mediterráneo occidental, donde hallamos los ecosistemas y biotopos propios de esta región, excepto los fluviales y de montaña. Con un clima mediterráneo, las precipitaciones medias anuales se sitúan en torno a los 600 milímetros, sobre todo en otoño y primavera. Destaca, en la climatología menorquina, el viento predominante de tramontana, de componente norte. Este viento provoca la salinización eólica de impacto, con un potente efecto del aerosol salino sobre la vegetación, modelando los árboles y arbustos abanderados en dirección hacia el sur.

La economía local

La economía menorquina, que el 2018 creció a un ritmo del 2,4 por ciento –con la construcción y el turismo como sectores más dinámicos- genera un Producto Interior Bruto total de 2.900 millones de euros, con un PIB per cápita de 26.300 euros. La actividad económica esta Isla depende cada vez más del sector servicios, que aportan el 83 por ciento a través de la hostelería; cafeterías, bares y restaurantes; comercio; alquiler de coches, actividad náutica, taxis; inmobiliarias, reparaciones y sanidad y otros servicios dedicados a la atención a los visitantes.

El punto más débil del turismo en Menorca consiste en su acusada estacionalidad, con una temporada que en realidad se desarrolla a partir de junio –aún cuando arranca a partir de mayo- y se cierra en octubre. Ello provoca un largo periodo de disminución de la economía local, desde noviembre a abril. Prácticamente, la mitad del año, con el cierre de numerosos establecimientos porque el consumo interno no garantiza su rentabilidad. Los nuevos hábitos, el uso generalizado de Internet para realizar compras y las grandes superficies están provocando un impacto irreversible sobre el comercio tradicional.

Dependemos en gran medida de los turoperadores y concretamente de los mayoristas británicos, de modo que Menorca sufre con mayor intensidad el impacto del brexit –con una disminución del 8 por ciento en las reservas de este año- y las ofertas de los destinos competidores.

En el modelo productivo de Menorca -basado hasta los años 80 en una vía propia de crecimiento- la industria manufacturera aporta el 9,2 por ciento del PIB insular, la construcción el 7,1 por ciento; y el sector primario, o sea, la agricultura y la ganadería, sólo el 0,8 por ciento. Pero con un valor esencial y capital para el mantenimiento del paisaje rural, uno de los valores principales de la Reserva de Biosfera menorquina.

Modelo de crecimiento

Menorca sigue debatiendo hoy su modelo de crecimiento para hallar nuevas oportunidades que permitan integrar desarrollo, riqueza y bienestar. Única isla de Balears que forma parte de la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la Unesco, explora las fórmulas para conciliar el dinamismo, la modernización de su economía y promoción de los productos locales con la protección del entorno natural, la diferenciación respecto a otros destinos y el aprovechamiento de esta tierra creada por Dios a la medida del hombre.

En el Foro Menorca Illa del Rei celebrado en agosto del 2015 bajo la convocatoria «El campo de Menorca a debate, presente y futuro, oportunidades y debilidades», Manel Adell calificó Menorca como «una isla mágica y una parte de su encanto consiste en que evoluciona a cámara lenta, a diferencia del resto del mundo, porque lo importante no es la velocidad, sino la dirección». Añadió Adell en aquel encuentro que «Menorca ha de apostar por la calidad y la diferenciación; no puede pensar en grandes volúmenes y siempre con canales de comercialización adecuados».

Y tras explicar las iniciativas a desarrollar en Son Felip y Algaiarens, en el entorno único de La Vall, advirtió que «el riesgo más grande de Menorca es la autocomplacencia y practicar el ja esteim bé com esteim ara». Manel Adell propugnó «seny, visión, inversión, ilusión y trabajo» para gestionar las 700 hectáreas –hoy ya son 1000- que había adquirido al norte de Ciutadella.

Con estos planteamientos, que compartimos, iniciamos hoy esta masterclass. Este Curso Internacional sobre Agricultura que ofrecen Joel Salatin y Darren J. Doherty, que constituye una oportunidad única, inédita y excepcional porque reúne aquí, en Menorca, a dos figuras cuya trayectoria y experiencia avalan su liderazgo en la gestión agrícola sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Darren J. Doherty es el primer exponente de la agricultura regenerativa, mientras que Joel Salatin, responsable de la finca Polyface de Virginia (Estados Unidos), es considerado por los medios internacionales, entre ellos la revista Time, como el mejor agricultor del mundo.

Desde MENORCA «Es Diari» queremos destacar y apoyar la iniciativa conjunta de Organic Managers, la editorial Diente de Leon y el proyecto innovador que desarrolla el eficaz e inquieto equipo de Manel Adell en los llocs Son Felip y Algaiarens, liderado y eficazmente gestionado por Francesc Font. Será una experiencia única para poner de manifiesto, con la teoría y también con la práctica, mediante visitas a Son Felip y Algaiarens que es posible la viabilidad y la rentabilidad de la agricultura, y que al mismo tiempo puede llevarse a cabo con criterios de sostenibilidad y respeto.

El patrimonio de las casas señoriales

mayo 15th, 2019

El palacio de Liria, el edificio privado de Madrid más importante del siglo XVIII, tendrá la condición de museo que se podrá visitar todos los días, previo pago. En este momento se realizan las obras de acondicionamiento de la legendaria casa de los Alba con la reforma de taquilla y la instalación de una tienda.

La familia Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo quiere abrirla al público antes del verano. Según desveló ayer Peio H. Riaño en «El País», se exhibirá tal como se ha mostrado desde 1975, como un palacio habitado y habitable. Hasta ahora solo puede ser visitada los viernes por la mañana, de diez a doce, en turnos de 16 personas, lo que provoca largas listas de espera de dos años para acceder a los salones de Liria.

El actual duque de Alba, Carlos Fitz-James, dará a conocer la decisión junto con la Fundación Casa de Alba, creada en 1976 por Cayetana, la anterior duquesa, con el objetivo de mantener íntegro e inviolable un legado histórico único que incluye óleos, dibujos, acuarelas, miniaturas, tapices y la biblioteca, así como muebles, alfombras, relojes, bronces y esculturas.

Estas visitas guiadas al palacio de Liria ya se organizan hoy en algunas casas señoriales de Ciutadella, concretamente en Can Olivar de davant l Església, antigua casa de la familia Olives y también en Can Salort, segunda rama de los Martorell. Una buena iniciativa que permite conocer el patrimonio, la arquitectura y las obras de arte que atesoran estos edificios singulares, que gozan de protección por sus valores histórico-artísticos.

Es el momento de pensar también en la documentación de los antiguos archivos familiares, teniendo en cuenta el gesto del general Luis Alejandre al hacer donación del «legado Martorell» al Archivo Diocesano y los objetos litúrgicos de varios llocs de Menorca con capilla propia. Se trata de evitar la pérdida o deterioro de todos estos objetos y materiales que se deben conservar y mantener.

Zannier, Varsavsky, Chillida y Branson

mayo 2nd, 2019

El empresario suizo Roger Zannier, presidente de la compañía que lleva su apellido y de la Fundación conde de Torre Saura, acaba de manifestar que «la burocracia en Menorca es excepcional nunca he visto nada igual».

Siete años después de haber proyectado unas inversiones que superan los 90 millones de euros admite, con pesar, que «si hubiera sabido de estas dificultades no habría invertido ese dinero».

Se refiere Zannier a los más de 300.000 euros que ya lleva gastados en proyectos y trámites.

Estas interminables tramitaciones que se pierden en un vericueto de despachos cuya piedra filosofal son las matrices de suelo rústico, o sea, el Llibre de les set sivelles del Plan Territorial Insular. Funcionarios, secrearios y directores insulares del Consell, ayuntamientos y el Govern, a los que debemos añadir empleados públicos de Costas -tres administraciones distintas-, Patrimonio, Defensa y la omnipresente Comisión Balear de Medio Ambiente, interpretan el arcano de múltiples leyes, normas, planes y reglamentos.

La queja de Roger Zannier no es nueva. En abril de 2009 -ya han transcurrido diez años- Martin Varsavsky denunció a las administraciones «por poner trabas a los emprendedores en Menorca». El creador de Jazztel lamentó «no haber conseguido permisos para arreglar las fincas y poder destinarlas a iniciativas que permitirían traer personas influyentes que podrían invertir y relanzar la imagen y las grandes posibilidades de Menorca». Recuerdo los proyectos singulares que Eduardo Chillida explicó una tarde de verano en el jardín de Quatre vents, en Alcalfar. Desistió. El PTI censuró y vetó el genio creador del autor de «El peine del viento». Los Chillida Belzunze marcharon de Menorca apesadumbrados.

Nunca más regresaron. Richard Branson aún espera que alguien le explique porqué denegaron sus proyectos para el puerto de Maó. Porque, ¿ser Reserva de Biosfera implica impedir todos estas inversiones?