Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Llorenç Carretero pide que le investiguen

miércoles, febrero 14th, 2018

La solicitud de una comisión para investigar cómo actuó Llorenç Carretero en la concesión de licencias a Binifadet y Orfila SL, formulada el martes por el exalcalde de Sant Lluís Cristóbal Coll, hoy concejal portavoz del PP, en la oposición, motivó que 48 horas después el exalcalde del PSOE presentase una propuesta en este mismo sentido.

Al ver concluida su trayectoria política en el PSOE, donde perdió la confianza de sus compañeros, Llorenç Carretero dio el salto al PI, formación política por la que fue elegido concejal en mayo de 2015 y hoy es el segundo teniente de alcalde en el tripartito gobierno local integrado por Volem Sant Lluís, PSOE y Carretero.

Busquets pone nerviosa a Armengol. La decisión de nombrar a Bel Busquets como vicepresidenta del Govern y consellera de Turismo para relevar a Biel Barceló -arrasado por un huracán caribeño- fue adoptada por Més al constatar que pone nerviosa a Francina Armengol. Tiempos revueltos. Foto: JOAN TORRES

El exprimer edil alude a las sentencias condenatorias que hipotecan la hacienda municipal de Sant Lluís por el pago de millonarias indemnizaciones «lo que genera dudas sobre los actos o acuerdos adoptados desde junio de 1999 a junio de 2015» y se refiere a «la responsabilidad que como alcalde tenía en aquellos momentos».

La «comisión de investigación urbanística» que reclamó primero el PP-Sant Lluís y de la que después se apropió Carretero Tudurí para investigarse a sí mismo tiene por objeto «aclarar de una vez por todas las dudas y sospechas que tienen algunos». Naturalmente, la propuesta de autoinvestigación del exalcalde bajo sospecha fue aprobada por unanimidad. Otra cosa será, a 18 meses de las próximas elecciones, el contenido, el ritmo al que avanzará y las conclusiones de la «comisión Carretero».

El hoy concejal del PI -autor del insuperable titular «Nitratos ha habido siempre y nadie se ha envenenado» (octubre 2007)- arranca con pase de balón al Consell, a quien pide la Norma Cautelar de 2001, la aprobación del PTI de 2003 y la modificación del mismo plan en 2006. ¿Comisión o espectáculo mediático? Continuará.

Los relevos
Cambios en entidades y asociaciones. Cesa Jaume Obrador en la presidencia del GOB-Menorca, que ha desempeñado desde diciembre de 2013, y es relevado por el polifacético Carlos Coll, empleado de banca en la feliz jubilación, que había desempeñado la presidencia de Cruz Roja en Maó y organizado viajes de grupos de menorquines a Londres donde ofrecieron varios recitales.

Hace pocas semanas Coll, que ya formaba parte de la directiva del GOB, y su esposa, Deborah Heyller, que ejerció como cónsul honoraria del Reino Unido en Menorca, se incorporaron a la junta directiva del Cercle d’Economia de Menorca.

El presidente de Artiem Hotels, José Guillermo Díaz Montañés, que a partir de enero empieza a gestionar un nuevo establecimiento en Asturias, releva a Joan Melis en la vicepresidencia menorquina de CAEB. La reelección de la farmacéutica Carmen Planas al frente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares implica la renovación en las vicepresidencias de la confederación en Menorca y Eivissa.

Planas vendrá en enero a Menorca para oficializar el relevo y para reconocer la doble dedicación de Joan Melis a ASHOME y CAEB.

Diaz Montañés, que en su momento declinó la propuesta política para ser nombrado conseller de Turismo del Govern, formará tándem con Luis Pablo Casals. Ambos quieren implicar al empresariado menorquín, con independencia de su afiliación a CAEB o a PIME, en proyectos insulares y objetivos comunes.

El presidente de la Asociación Hotelera de Menorca mantuvo un muy discreto encuentro con la presidenta Francina Armengol, del que evitó informar el Govern. Se celebró, en presencia de Susana Mora, en la mañana del sábado 9 de diciembre. La reunión no apareció en la agenda oficial de la presidenta. Sobre la mesa se pusieron tres grandes cuestiones: la transferencia de la promoción turística a Menorca, sin fecha para su entrada en vigor los criterios y el destino de los recursos obtenidos con la ecotasa y el alquiler turístico, aún sin concretar.

Las duras críticas difundidas por ASHOME al conseller de Trabajo Iago Negueruela, que vio frustrada su intención de forzar una reunión con la junta que preside Luis Casals, movilizaron a Armengol.

Conclusión: las anuncios y buenas intenciones deben dar paso a las realizaciones. El traspaso de la promoción, anunciado al inicio del mandato para el 1 de enero de 2017, no está cerrado en muchos aspectos.

El encuentro Armengol-Casals se celebró cuando aún no había decidido Més per Mallorca ningunear a la secretaria general del PSIB-PSOE y presidenta del Govern con el nombramiento unilateral de la nueva consellera de Turismo. Desahuciado y ejecutado Biel Barceló por su partido, gracias a sus torpezas y errores, Armengol se traga el sapo de Bel Busquets, que aún no se ha reunido con los hoteleros. Todos piden datos sobre la exprofesora del colegio «Mata de jonc» de Palma.

Alquiler turístico
Ha pasado prácticamente desapercibido, pero el Gobierno alertó el miércoles de «conflictos» por la disparidad de leyes sobre el alquiler turístico. La heterogénea regulación de autonomías y municipios es fuente de «incertidumbres». El sector reclama una normativa estatal para regular el mercado del arrendamiento en España. El Gobierno endurecerá el control fiscal sobre las plataformas de alquiler vacacional.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué no llegó a celebrarse la mesa redonda prevista para el miércoles en el Ateneo sobre las modificaciones en la Norma Territorial de Menorca?

¿A qué política, que está en las filas del PP, empiezan a llamar la Arrimada de Balears?

¿Cuántos políticos en ejercicio asistieron a la manifestación para rechazar el requisito del catalán en la sanidad pública?

¿Dónde se ubicará el centro de baja exigencia para personas sin hogar en Maó que promueve el Consell y cuándo se construirá?

¿Cuándo será reparado la climatización de los cines de Ciutadella, de propiedad municipal, averiada hace dos semanas?

 

La Navidad no es el solsticio de invierno

martes, enero 16th, 2018

En la tertulia celebrada antes de Navidad en el Ateneo el obispo Francesc Conesa propuso redescubrir la laicidad ante el laicismo.

Nuestras raíces culturales se nutren de la herencia cristiana, pero el laicismo intenta negar esta evidencia. Los vientos del laicismo intentan cambiar la historia y la tradición por otros conceptos equívocos para introducir confusión y desvirtuar aquellos elementos religiosos que forman parte de nuestra sociedad, sentimientos y convicciones. Los belenes laicos -un oxímoron-, la transformación de la Navidad en el solsticio de invierno y una exaltación del consumismo, o la negativa a utilizar y colocar símbolos religiosos en los espacios públicos evidencian esta burda voluntad de manipulación.

Estados Unidos y Francia nos dan lecciones cuando el Consejo de Estado francés concluye que si el cristianismo es un elemento de la cultura gala, los belenes pueden instalarse en los espacios públicos en el marco de actividades culturales, artísticas y festivas, sin ánimo de proselitismo. No los erradica como han hecho algunos ayuntamientos de España. Y el Tribunal Supremo norteamericano ha considerado legítima la colocación de un belén cristiano en un parque público al tener en cuenta el valor de la tradición y el carácter cultural que aporta a la historia de la civilización. Porque todo belén es una bella representación de la Navidad, no del solsticio de invierno. Rafael Navarro-Valls, presidente de las Academias Jurísticas de Iberoamérica, destaca que los grandes protagonistas de la unificación europea eran políticos de extracción cristiana y, por tanto, amantes de la libertad. Su sueño de una Europa unida derivaba directamente de su odio a la tiranía. Pero hoy hay quienes están empeñados en negar y dar la espalda a los fundamentos cristianos de nuestra civilización. Pero vuelven a emerger para recuperar los valores espirituales y entender el sentido de la Navidad.

 

Los otros exiliados

lunes, enero 8th, 2018

Ha escrito Mario Benedetti que «el olvido está lleno de memoria», y para recuperar una parte de la memoria de los hechos registrados en la Menorca del siglo XX, Josep Portella ha redactado durante siete años el «Llibre d’exilis», que acaba de editar el Consell insular. Un denso volumen de 670 páginas con la biografía de 953 menorquines que -según el autor- «se exiliaron, de una u otra forma, después de la guerra civil». Miquel Àngel Maria afirma que «ha constituido un error colectivo confundir la reconciliación y la concordia con la continuación de la losa del silencio impuesta a los vencidos». Cuando ya han transcurrido ochenta años de la guerra 1936-39 «ya no estamos a tiempo de restituir la memoria y la dignidad de las víctimas en vida», añade el conseller de Cultura.

Cierto. Hay que levantar las losas del silencio, todas, porque en Menorca también hubo vencidos y exiliados a partir de julio de 1936. Aquí hubo persecución, represión, fusilamientos en masa -las tristemente célebres matanzas en La Mola y en el Atlante han caído en el olvido-, y también asesinatos en las carreteras.

La primera Ley de Memoria de España, aprobada en 2007, establece medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura. El extraordinario trabajo de investigación de Josep Portella, que arranca en febrero de 1939, al concluir la historia de la Menorca republicana, exige ser ampliado porque hay otras víctimas silenciadas. Por ejemplo, los que huyeron a Mallorca para salvar la vida unos lo consiguieron, otros, en cambio, fracasaron en el intento y fueron fusilados.

La oficialidad diezmada, los presbíteros de la diócesis los diputados menorquines Teodoro Canet, de Unión Republicana, y Tomás de Salort Olives, de la CEDA, asesinados en la cuneta, junto a Ferreries, y en la cárcel Modelo de Madrid respectivamente, merecen ver recuperada su dignidad. La memoria histórica debería empezar en 1936, no en 1939.

 

El PSOE no quiere a una filóloga en Turismo

lunes, enero 8th, 2018

Durante lo que falta para terminar este mandato la segunda presidenta del Consell mantendrá, deliberadamente, un perfil plano, incluso incoloro, inodoro e insípido para algunos. Susana Mora quiere evitar cualquier salida de tono u ocurrencia. Por ello gestiona sus declaraciones en los medios para no meterse en charcos, cortocicuitar los conflictos y, sobre todo, esquivar y soslayar cualquier desacuerdo con Més y Podemos, que son socios y adversarios.

Desde la sede la plaça Biosfera de Maó, PSOE, Més y Podemos contemplan, con estupor, el circo ambulante -con enanos, saltimbanquis, leones sin melena y elefantes tristes- en que se ha convertido el Govern de Francina Armengol por las crisis que, a pesar de haber sido urdidas por el «núcleo duro» del PSIB-PSOE acaban siempre incendiando las conselleries gestionadas por Més, mientras Nel Martí sigue atizando al Govern del Pacte.

Podemos, en el Pacte pero fuera del Govern. Alberto Jarabo saluda a Bel Busquets, que -sí o sí- quiere ser la sucesora del defenestrado Biel Barceló en el Govern «porque mi partido ha dicho a Armengol que me corresponde a mi y porque no hay plan B». La mirada de Jaume Font lo dice todo.

Més per Menorca, que dio portazo y abandonó con enfado el Govern por el ‘caso contratos’, no perdona a Armengol que obligara a dimitir a la consellera Ruth Mateu para asumir responsabilidades por un tema detectado por la socialista Catalina Cladera en la Conselleria de Hacienda, que investiga la Fiscalía Anticorrupción.

Los desmarques de Més per Menorca se suceden con enmiendas retiradas tras crispar al grupo parlamentario socialista. O la proposición en defensa del modelo de ‘escoletes’ de Menorca que el PP apoyó el viernes en la Junta de Portavoces y cuya tramitación vetó el PSOE. El travieso Martí activa otra bomba de relojería política contra el PSIB-PSOE con una propuesta para reconocer a Puigdemont como presidente legítimo de Catalunya. Más enfados.

El Pacte y el Govern
El Pacte y aquellos famosos «Acords pel canvi», que conviene releer, es una cosa, porque aún incluye a Podemos y Més per Mallorca pero el Govern es otra, ya que está formado únicamente por el PSIB-PSOE y Més per Mallorca. Dos partidos que se odian, que pugnan por un mismo espacio político, pero que deben soportarse para evitar que todo salte por los aires. El Govern no sabe cómo salir de su propia trampa-atolladero -la peor crisis que habrá afrontado- provocada por la destitución de Biel Barceló. El vicepresidente ha caído después de una sucesión de torpezas, entre las que el viaje al Caribe, como tertuliano de un programa deportivo en una radio, no es el peor error. Los sacrificios anteriores del director general de la Agència de Turisme de Balears, Pere Muñoz, y de la directora general de Turismo, Pilar Carbonell, no han evitado la inmolación de Barceló y ocasionan que la izquierda repita el penoso espectáculo de los desacuerdos internos que arruinan su credibilidad. Crédito de confianza agotado.

Al grano. El PSIB-PSOE rechaza -aunque en público diga lo contrarioa Bel Busquets (Palma, 1973). Los socialistas no se fían de la secretaria general del PSM-Entesa de Mallorca para desempeñar la vicepresidencia del Govern y gestionar la potente y estratégica Conselleria de Turismo durante el cruel tramo final de la legislatura, en la que habrá más turbulencias, porque lo peor está por llegar. Busquets ha sido vetada.

De Bel a otra Bel
El «núcleo duro» de Armengol, formado por Pilar Costa, Iago Negueruela, Marc Pons, Catalina Cladera, Bel Oliver, Mercedes Garrido y Cosme Bonet no acepta a Busquets, que el viernes se presentó como nueva vicepresidenta y consellera, transmitiendo que «quien nombra somos nosotros, los de Més no la presidenta del Govern». Armengol no se ha reunido con Bel Busquets, porque quiere a otra Bel en Turismo. Es Bel Oliver, secretaria de Organización del PSIB-PSOE.

Su duro núcleo no acepta a Busquets, licenciada en Filología Catalana y profesora de Secundaria, activista de la «marea verde», y porque, dicen, carece de experiencia y conocimientos sobre el turismo. En el sector no entienden nada.

‘Vices’ intercambiables
En Menorca, la primera presidenta -hoy transmutada en vicepresidenta primera, no es un juego de palabras- y la vicepresidenta segunda mantendrán la entente cordiale, porque uno de los ejes sobre los que sustenta el tripartito gobierno insular consiste en que Maite Salord y Cristina Gómez son intercambiables.

La primera opción que, en aquellos alegres días de rosas y vino de junio de 2015, barajaron Més y Podemos fue la exclusión del PSOE para formar un gobierno integrado únicamente por estos dos partidos, hasta que Santiago Florit y María Cabrisas les pararon los pies al anunciar que no apoyarían la investidura de una Salord Ripoll que ya se veía presidenta durante cuatro años.

El viejo truco había funcionado en Maó ante un timorato Vicenç Tur que no supo hacer valer el peso del PSOE, lo que permitió a Conxa Juanola asegurarse la alcaldía durante todo el mandato.

Y en Ciutadella, como ha desvelado recientemente el ex concejal socialista Juan García Corró, cuando empezaron las negociaciones para formar el gobierno municipal el PSM ya se había adjudicado la alcaldía y la primera tenencia de alcaldía -despachos incluidospor la bisoñez del PSOE y Gent per Ciutadella. Hubieran escuchado a Joana Barceló y Salo Moll el reparto de áreas y la composición del gobierno municipal habrían sido muy distintas.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo empezarán las obras, presentadas y anunciadas para noviembre, en los muelles del puerto antiguo de Ciutadella?

¿A qué atribuye el gobierno municipal de Maó el mínimo interés y la escasa concurrencia a la presentación de los presupuestos de 2018?

¿Logrará la exvicepresidenta del Consell Carme García Querol la plaza de gerente del Geriátrico de Ciutadella?

¿Concurrirán dos candidaturas a las elecciones del Nàutic Ciutadella tras quedar desierta la primera convocatoria?

¿Cómo se explica que el gasto fijo y de personal del Consell haya aumentado un 46 por ciento en dos años y medio?

 

La riqueza de los dialectos insulares

martes, enero 2nd, 2018

Aquella fabulosa coma introducida en el artículo cuarto del Estatut d’Autonomia de Balears motivó esta redacción: «La llengua catalana, pròpia de les Illes Balears, tindrà, juntament amb la castellana, el caràcter d’idioma oficial». Pero las referencias a los temas lingüísticos en nuestro Estatut no acaban aquí, porque en el título tercero, que desarrolla las competencias autonómicas, el artículo 38 también determina que «las modalidades insulares del catalán, de Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera, serán objeto de estudio y protección, sin perjuicio de la unidad de la lengua».

Esta exigencia estatutaria, que ha sido tan silenciada como incumplida, nos recuerda que el «Diccionari Alcover-Moll», la magna obra iniciada por el canónigo mallorquín Mn. Antoni Maria Alcover y concluida por el filólogo menorquín Francesc de B. Moll se titula «Diccionari Català-Valencià-Balear». El primer tomo, publicado en 1930, incluye un didáctico «Mapa dels dominis de la Llengua Catalana» que han sido transformados, desde estrategias con intereses políticos nacionalistas, en los Països Catalans.

Albert Pla Nualart da respuesta a la pregunta de Víctor Montencino: «¿tenc dret a escriure l’examen en tortosí?». Un tema «complejo y espinoso», según el responsable lingüístico del diario «Ara» porque abre el debate entre la diversidad de los dialectos y la unidad formal del estándar exigida por los expertos en sociolingüística como el profesor Jesús Tusón. Pla Nualart recomienda mantener las formas de cada dialecto en su ámbito de uso, incorporando registros formales -es la función que corresponde a los medios escritos y audiovisuales y mantener en la lengua oral todos los rasgos dialectales con la única excepción de aquellos que, puntualmente, puedan dificultar la comunicación. Unidad y diversidad.

¿Sabremos proteger, usar y defender la gran riqueza -sintáctica, morfológica y fonética- que aportan nuestros dialectos insulares a la lengua propia?

 

De la ‘ley Marc Pons’ a la ‘ley Matutes’

viernes, diciembre 22nd, 2017

No estaba alegre ni dicharachera ayer, en Menorca, la habitualmente risueña y vivaz presidenta Armengol. Sabía que los desplantes de Més y Podemos -socios poco, adversarios mucho- se irían acentuando a medida que se aproximasen las elecciones. Pero no había calculado ni el portazo de Més per Menorca, que abandonó el Govern por el ‘caso contratos’, ni que la Ley de Urbanismo, llamada a ser un proyecto-estrella de esta legislatura, se convirtiera en una cruz para ella y para Marc Pons.

El pleno del Parlament evidenció el martes que aquí cada uno va a lo suyo. Més crispó mucho al PSOE cuando votó en contra de una disposición de esta ley. Podemos también ejerció de oposición en lugar de apoyar al Govern. Al final salió adelante con el voto favorable del PP. La discrepancia se centró en la disposición que legaliza una zona de la Platja d’en Bossa (Eivissa), construida hace años y desarrollada en un 90 por ciento. Parte de los terrenos pertenecen a la familia Matutes, pero no son los únicos beneficiados.

 

Marc Pons no convenció a Més ni a Podemos. El pleno del martes evidenció la minoría de Francina Armengol, Marc Pons, Iago Negueruela y Catalina Cladera por los desmarques y las enmiendas de Podemos y Més. Jarabo y Pons protagonizaron momentos de tensión. Foto: MIQUEL À. CAÑELLAS

Nadie lo había cuestionado hasta que el GOB difundió un comunicado en el que criticó esta decisión. Aquí cambió todo, de forma que PSOE y PP acabaron votando juntos. Para más inri, la que debía ser ‘ley Marc Pons’ fue bautizada ayer por Terraferida como ‘ley Matutes’ con el pronóstico de que «traerá más urbanización, amnistías y un marco inestable».

Armengol está triste e irritada. Ha citado a Més para pedirles seriedad, porque, como manifiesta un alto cargo socialista: «El ruido que fabricamos nosotros mismos impide escuchar lo que hacemos bien». Una enmienda de Nel Martí abrió la puerta a la retirada de la Ley de Coordinación de Policías Locales para evitar que PP y el PI apoyasen la propuesta de Més per Menorca. Los nervios de la consellera Catalina Cladera y las presiones del PSOE lograron que Martí renunciase a la enmienda. También tuvo que retirar Martí otra enmienda en la que pedía la supresión del Institut Balear de Seguretat Social i Salut, un tema crucial para Iago Negueruela. El conseller de Trabajo, más rebotado y enfadado que Armengol, dijo, a puerta cerrada, que «estos de Més son menos de fiar que los de Podemos».

Respetar el fair play
El Govern había organizado, con mimo y astucia, la presentación del servicio de radioterapia, que se celebró ayer en el hospital Mateu Orfila. El guión del acto incluía la imprescindible fotografía de las presidentas Francina Armengol y Susana Mora con las asociaciones de pacientes de Menorca, que habían sido invitadas y avisadas con tiempo.

También habían sido avisados y convocados otros políticos, como algunos diputados del Parlament como Josep Castells (Més) y María José Camps (PSOE). Pero no todos los diputados. Por ello la consellera de Salut, Patricia Gómez, quedó traspuesta y pasmada cuando vio llegar a Coia Sugrañes, que no figuraba en la «lista oficial» de invitados, avisados y convocados. La diputada autonómica y alcaldesa de Alaior participó en el acto con el concejal del Ayuntamiento de Maó Mateu Aínsa (PP), que tampoco figuraba en la relación de los convocados, a diferencia de Héctor Pons (PSOE).

Sugrañes manifestó a la consellera que era un día importante para toda Menorca y comentó, después, que la decisión de instalar la radioterapia en Menorca y Eivissa había sido aprobada por el anterior Govern del PP, que adjudicó el servicio. El fair play debe respetarse en estos actos institucionales para evitar que se transformen en actos partidistas, invitando a unos e intentando excluir a otros. En cualquier caso, cabe preguntar por qué sólo habían sido convocados los diputados y consellers de unos partidos, mientras que los de la oposición tuvieron que ser informados por las asociaciones de pacientes de la Isla.

El duque de Calabria
En el transcurso del homenaje al almirante mallorquín de la Armada española Antoni Barceló (1738-1792), es capità Barceló, organizado por la Orden Constantinina de San Jorge, el caixer senyor del próximo bienio, Julio de Olives, invitó al duque de Calabria, Pedro de Borbón-Dos Sicilias y de Orléans. Testigos de la invitación -que acogió con gran interés el decano-presidente de las órdenes militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, primo del rey Felipe VI- fueron Carlos de Salort, conde de Torre Saura, y Ramón Pita da Veiga.

El jefe de la Casa Borbón-Dos Sicilias vendrá a Menorca en junio de 2018 para presenciar la entrada del caixer senyor, al galope, en el Caragol des Born. Los integrantes de la Junta de Caixers del próximo bienio ya han mantenido un primer encuentro familiar, convocado por el vicario general de la diócesis y caixer capellà, Gerard Villallonga, que transcurrió en un ambiente ameno y de cordialidad en la parroquia de Es Mercadal. A seis meses vista ya han empezado los preparativos.

Frase de la semana
Escribe Miquel Payeras en «Última Hora»: «De nada vale el clásico cliché de lo ‘insostenible’. En 1990, con 6,4 millones de turistas, la izquierda y el ecologismo ya nos decían que el turismo era ‘insostenible’. En 2010, con once millones, igual. Ahora, con más de 16, lo mismo. Para saber si sobran o hay que disponer de datos objetivos. O sea, lo que todos los políticos no quieren saber».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cómo se ha pasado con tanta rapidez de reclamar la tarifa plana a reivindicar el descuento de residente del 75 por ciento?

¿Por qué no se ha llegado a formar en Menorca la asociación de la «Memoria Històrica» a diferencia de Mallorca, donde mantiene una gran actividad?

¿Qué políticos menorquines han marchado de viaje durante esta semana-puente?

¿En qué sustenta el Consell la esperanza de un «vuelco judicial» que permita la anulación de la ‘sentencia Cesgarden’?

¿Qué diputado de Podemos llamó a otro del PP en el Parlament para pedirle que le explicara algunos artículos de la Ley de Urbanismo que no entendía?

 

 

Sin acuerdo en los cambios ni el método

jueves, diciembre 21st, 2017

Los tres «padres» de la Constitución que viven en la actualidad -Miguel Herrero de Miñón y José Pedro Pérez Llorca, de UCD y Miquel Roca, de Convergència- han eludido pronunciarse sobre el alcance de los cambios, el método y las cuestiones de fondo de una eventual reforma de la Constitución.

El debate recurrente sobre la modificación del texto aprobado en diciembre de 1978 no se sustancia en un acuerdo político, hoy más difícil por el confuso intento de la Generalitat para proclamar, unilateralmente, la independencia de Catalunya y su transformación, de la noche a la mañana, en una república.

Reforma, ¿para qué?, cuando el marco constitucional en cuya redacción también participaron Gabriel Cisneros, Manuel Fraga, Jordi Solé Tura y Gregorio Peces-Barba, tiene mecanismos para ser actualizada sin perder su sentido original. Admite numerosas lecturas e interpretaciones sin incurrir en la desnaturalización, como ya ha manifestado Oscar Alzaga. Mientras no se haya resuelto el «problema catalán» no tendrá sentido plantear una reforma que exige pactos con el adversario y renuncias. ¿A qué y hasta dónde? Porque, según advertía Tirso Pons, el problema es que sabes cuándo empiezas pero no cuándo acabas.

No cabe incluir en una reforma constitucional que aún carece de hoja de ruta la controversia entre independentismo y recentralización, con la extraordinaria dificultad de que hemos pasado del bipartidismo a un sistema de cinco partidos. En la comisión para la reforma territorial creada en el Congreso de los Diputados a propuesta por el PSOE -ante la que han aceptado comparecer Miquel Roca, Pérez Llorca y Herrero de Miñón- no participan Unidos Podemos, PDeCAT, ERC ni el PNV en desacuerdo con la aplicación, suaviter in modo, fortiter in re, del artículo 155. Mal comienzo para llegar a acuerdos.

La Constitución ha sido un instrumento útil para consolidar la democracia. ¿Hay capacidad de acuerdo para ser reformada?

 

Ametller se desmarca del PSM y la Entesa

jueves, diciembre 14th, 2017

Cuando el presidente del PSOE-Menorca y también alcalde de Es Mercadal, Francesc Ametller, pacta y aprueba en el pleno municipal la moción del PP para que el catalán sea un mérito y no un requisito en la sanidad pública de Balears no se desmarca del PSOE.

Ametller, con prolongada trayectoria en la política menorquina, además de dar la razón a los médicos y enfermeras -cuyos sindicatos y organizaciones profesionales también rechazan el decreto del Govern- no está únicamente dando la razón al PP. En realidad se desmarca del PSM y la Entesa, hoy Més y se alinea con el exalcalde y médico Antoni Gómez Arbona, hoy de nuevo al frente del IBSalut en Menorca. El doctor Gómez, consciente de las dificultades para cubrir las plazas en los hospitales de las Islas advierte que la exigencia lingüística constituye un problema que se añade y agrava la doble insularidad porque dificultará la llegada e incorporación de nuevos médicos y enfermera.

No hubo pacto PSOE-Entesa en Es Mercadal. Después de las elecciones municipales de mayo de 2015 se reunieron el PSOE y la Entesa para formar gobierno, pero no hubo acuerdo. Ametller gestiona en minoría, con la complicidad crítica del PP de Antònia Cantallops.
Foto: JOSEP BAGUR

Ametller justifica su desmarque de Més en la «aplicación del sentido común y que ha primado más la posición de alcalde que de representante de un partido político», con la leve circunstancia de que es el presidente de este partido en Menorca. Atención a la manifestación sin banderas convocada para el 17 de diciembre en la Explanada de Maó bajo el lema «Lo que importa a sa sanitat és sa salut, no sa llengua».

Sorpresas y comparsas
El desmarque del alcalde de Es Mercadal, que debe leerse en clave preelectoral, causa sorpresa en las filas del PSOE insular, según la diputada autonómica y vicesecretaria general, María José Camps, que insta a su presidente a «mantener una comunicación más ágil».

Ametller, hombre disciplinado tanto en su anterior etapa profesional en el Ejército como hoy al frente del doble municipio de Es Mercadal y Fornells, reclama que esta comunicación sea bidireccional.

En cambio, no causa sorpresa ni desazón en la dirección del PSOE-Menorca, con las funciones ejecutivas delegadas por Susana Mora a María José Camps, el desmarque de la alcaldesa de Ciutadella, Joana Gomila, de sus socios de gobierno. El PSOE-Ciutadella y Gent per Ciutadella han desaparecido de la escena política, carecen de discurso propio y visibilidad, de manera que Noemí Camps y Nati Benejam se han convertido en comparsas del PSM. Gomila, que controla con mano de hierro y fiscaliza la gestión municipal, ve al PSOE y Gent per Ciutadella como unos incómodos compañeros de viaje con los que no tiene por qué compartir la presentación de las propuestas -¿son de un gobierno tripartido o del PSM?para los terrenos de Santa Rita. Adquieren hoy más sentido las críticas del ingeniero Juan García Corro, que en abril renunció al acta de concejal del PSOE tras advertir que «de seguir esta deriva, el PSOE acabará en la irrelevancia en Ciutadella». No le escucharon.

Gatwick, muy lejos
Al no existir masa crítica que garantice una mínima ocupación y, por tanto, la rentabilidad, las aerolíneas optan por no operar durante el invierno en los trayectos con Menorca. El último fin de semana de octubre coincide con el final de la temporada. Cierran los hoteles, los restaurantes, las tiendas y las empresas de servicios y la Isla queda despoblada. Menorca para los menorquines.

Empieza la larga hibernación anual, hasta bien entrado abril, cuando la Isla volverá a recuperar el pulso. Febrero y marzo, y también las primeras semanas de abril se dedican a reparar, pintar y preparar la temporada que arrancará finalmente en mayo.

Durante el invierno de 2012 Menorca quedó sin trayecto directo con Madrid, porque no había suficientes pasajeros y no era rentable.

El Ministerio de Fomento tuvo que incluir en sus presupuestos la dotación para aprobar la declaración de servicio público (OSP) y evitar que volviéramos a quedar sin esta ruta. Lo avanzó una noche la ministra Ana Pastor en el espacio «24 horas» de TVE.

Ahora se repite la historia y el Consell se ve obligado a ofrecer 150.000 euros a la aerolínea que cubra la línea con Londres durante el invierno para evitar que Menorca siga sin trayecto directo con Inglaterra. Como no puede ser una subvención directa a una empresa privada al estar prohibido por la Unión Europea se vehiculará a través de la fórmula del co-marketing, o sea, acciones promocionales conjuntas.

El trayecto con Inglaterra, que ahora no existe, se reanudará gracias a Easyjet. A partir del 6 de febrero habrá un vuelo a la semana y a partir de la última semana de marzo -coincidiendo con la Semana Santa- tres conexiones semanales. Es un primer paso para paliar el peor invierno en conectividad aérea que ha sufrido Menorca. Hay un pero. El aeropuerto desde el que operará Easyset con la Isla: Gatwick.

Está a 45 kilómetros al sur del centro de Londres, la misma distancia que separa Maó y Ciutadella, con Croyden en lugar de Es Mercadal.

El tren Gatwick Express cubre el trayecto en 35 minutos, y el Easy Bus tarda ochenta minutos en llegar a la Estación Victoria.

Mejor no pedir un taxi, con precios de 85 a 110 libras. La colonia británica en Menorca se queja. Un último apunte: mucha atención a las novedades para la gestión de la Promoción Turística.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Crearán Xelo Huertas y Montse Seijas un nuevo partido con exmilitantes de Esquerra Unida?

¿Cuáles serán los resultados y las tendencias que aportará la encuesta pre-electoral que está realizando el IBES en Menorca?

¿Creará el Govern las guarderías ‘low cost’ a pesar del rechazo frontal de la comunidad educativa de Menorca, los alcaldes y el Consell?

¿Quién advirtió el error y convocó, in extremis, a los alcaldes a la reunión con los consellers Martí March y Fina Santiago para las escoletes?

¿Encargará el PI un estudio técnico, económico y medioambiental sobre la viabilidad y los costes de un tren Maó-Ciutadella?

 

 

Tarancón en Menorca, ‘finezza vaticana’

lunes, diciembre 4th, 2017

Al cumplirse el 110 aniversario del nacimiento del cardenal Vicente Enrique y Tarancón (Burriana, Castellón, 1907-Valencia, 1994) ha sido valorada su trayectoria, sus discrepancias con el general Franco y el papel clave que desempeñó en la sociedad española de la Transición.

Según Juan G. Bedoya, Tarancón, al que define como «un eclesiástico liberal y naranjero», fue el cardenal que hizo llorar a Franco. Obispo a los 38 años -el más joven de España- de la pequeña diócesis de Solsona, que posteriormente fue regida por los obispos de Menorca Miquel Moncadas y Antoni Deig, Tarancón sobresalió por la valentía y de sus escritos que irritaban al régimen franquista. En la pastoral «El pan nuestro de cada día», publicada en 1950, denunciaba el hambre, el racionamiento, la prisión y la represión, lamentando que «después de la guerra, la guerra sigue». En sus memorias escribió: «no me lo perdonaron; alguien preguntó al nuncio Cicognani cómo yo seguía en Solsona después de 18 años, y el nuncio respondió: ‘mira, hijo, hasta que los del Gobierno no digieran el pan…».

En septiembre de 1976, siendo arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Tarancón vino a Menorca tras ser invitado por el obispo Moncadas. Ofreció una improvisada rueda de prensa en el aeropuerto, antes de concluir su estancia en la Isla. Recuerdo el cigarrillo humeante y unas cejas muy pobladas durante aquella conversación en la que afirmó: «es natural que en la Iglesia surjan tensiones porque, a pesar de que estemos de acuerdo en que la renovación es necesaria, en su intensidad es difícil ponernos de acuerdo». O sea, cómo acompasar el cambio.

Al preguntarle si Miquel Moncadas sería trasladado a una diócesis catalana, respondió que era «un rumor infundado, porque lo ha hecho bien en Menorca», pero al año siguiente Moncadas fue nombrado obispo de Solsona y después vino Antoni Deig. Finezza vaticana.

 

 

Primero el gas, después las turbinas

lunes, noviembre 27th, 2017

Quienes han demorado la gasificación de Menorca, lo que ha motivado que se hayan perdido dos años y medio, son los mismos que escribieron aquel apocalíptico «Menorca diu no al gas natural» y presentaron sesudas alegaciones contra la utilidad pública del proyecto.

Pero ahora quieren recuperar el tiempo perdido al propugnar el uso del gas natural como el combustible que permitirá reducir el elevado volumen de emisiones de la central térmica de Maó. Endesa tiene, hace meses, sobre la mesa la opción de reemplazar el fuel y el gasoil, que emplea en la actualidad, por el gas natural, menos contaminante y calificado como ‘energía de transición’ hacia las renovables. Todo esto, y mucho más, se explicó con detalle en el primer Foro Gas Natural Menorca celebrado en noviembre de 2016.

De los combustibles fósiles al gas natural. La central térmica de Endesa en el puerto de Maó podrá alimentar sus turbinas con gas natural el día que Menorca cuente con depósitos de almacenamiento que garanticen las reservas y la logística necesaria

Se ha ido debilitando la feroz oposición que manifestaron al principio de este mandato las alcaldesas de Maó y Ciutadella, Conxa Juanola y Joana Gomila respectivamente, a la ubicación fijada en el proyecto de gasificación de Menorca adjudicado por el anterior Govern, en marzo de 2015, a Gas Natural Fenosa. No aceptaban el emplazamiento y propugnaban otras alternativas. La empresa adjudicataria no entendía nada. Hoy sólo Podemos mantiene el «no» al gas natural en Menorca, como reiteró David Martínez en el Parlament.

Para que las turbinas de la central de Maó funcionen con gas natural es preciso contar con reservas -léase depósitos de almacenamiento- que garanticen cualquier contingencia, teniendo en cuenta el hecho de la insularidad y las incidencias que registra el transporte marítimo. Primero el gas, después las turbinas. Pero, ¿vamos a gasificar Menorca únicamente para la central de Maó?

Planes y costes
Contactamos con la Secretaría de Estado de Energía para conocer, de primera mano, cuál es el criterio del Ministerio de Energía y Turismo sobre esta cuestión. El secretario de Estado, Daniel Navía, se reunió el pasado 13 de noviembre con el conseller Marc Pons. En primer lugar, el futuro de la central de Es Murterar de Mallorca, y después, la central de la Colársega del puerto de Maó.

-¿Cuándo dejará de funcionar esta central con gasoil y fuel?

– El Ministerio está todavía analizando los datos y son mayores las incertidumbres, tanto con respecto al coste de construcción de la planta de recepción de gas natural como respecto del coste de las modificaciones necesarias para adaptar las centrales a gas», responden por escrito desde Madrid. Añaden que «el Gobierno balear no parece haberlos computado, y además estamos simulando el ahorro en combustibles fósiles». Pero hay más: «se está trabajando en una próxima subasta de renovables en Baleares porque es una solución eficiente, tanto desde el punto de vista ambiental, ya que no emiten C02 en absoluto; como el económico, ya que reducen el coste de generación en Balears». Esperemos que, algún día, Gas Natural Fenosa pueda construir las plantas de recepción y almacenamiento.

Matadero insular
Las críticas difundidas por el ingeniero y exconcejal del PSOE-Ciutadella Juan García Corro han empezado a desvelar los verdaderos motivos de su dimisión. Primero sobre la ubicación de los depósitos de gas natural y después sobre el matadero municipal. En este caso las críticas han reavivado el antiguo proyecto de un matadero insular, que se gestionó y tramitó durante el mandato 2007-2011 desde el Consell insular pero al final no se llevó a cabo. El sentido común aconseja que Menorca cuente con un único matadero. El miércoles se debatirá de nuevo el proyecto y se sabrá cuál es el actual criterio.

¿Cuál es el margen?
La semana nos trae otras novedades. Sobresale el rechazo de la comunidad educativa a Menorca al modelo de ‘guarderías asistenciales’ que con ahínco propugna el Govern; que la exconsellera Ruth Mateu eche en cara al Govern que vuelva a presentar un código de ética deportiva que ella hizo público antes de ser destituida; y, de nuevo, la promoción turística. La vicepresidenta Salord Ripoll afirmó que «hay margen para la renegociación» pero la presidenta Susana Mora dice que «hay poco margen». ¿Cuál es este margen?

Advierte Gómez Arbona
Médico que ha protagonizado una larga trayectoria política -ha sido alcalde de Alaior, conseller del Consell de Menorca y también diputado del Parlament-, el gerente del IBSalut en Menorca, Antoni Gómez Arbona, manifiesta su desacuerdo con la exigencia del catalán como requisito obligatorio para los profesionales de la sanidad pública en Balears.

El doctor Gómez Arbona se añade al criterio de los sindicatos, contrarios a que sea un requisito en lugar de mérito como hasta ahora. Advierte que constituye un problema que se añade a la doble insularidad y que dificultará la llegada e incorporación de nuevos médicos y enfermeras.

El decreto que incorpora el catalán como requisito no cuenta con el apoyo de los sindicatos, porque en la Mesa Sectorial de Sanidad cuatro votaron en contra y dos se abstuvieron. Esta falta de acuerdo augura pleitos en los juzgados y movilizaciones.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Con quiénes se reunió el jueves el nuevo presidente de AENA en su primera visita a Menorca?

¿Logrará el Club Marítimo de Mahón seguir gestionando los amarres, de los que depende su supervivencia como entidad?

¿Convocará algún día el Consell de Mallorca becas para los estudiantes o seguirá favoreciendo el Govern a los estudiantes mallorquines?

¿Quería el diputado de Podemos-Menorca David Martínez que Laura Camargo siguiera como portavoz del grupo parlamentario en lugar de Jarabo?

¿Es cierto, como dice la revista «Tiempo», que la dirección del PSOE ha pedido al PSIB que no sea más nacionalista que el PSC?