El Consell de Eivissa se preocupa de Menorca

Todo se mueve rápido: el Consell d’Eivissa alerta de que Mallorca recibe más competencias en Turismo que las recibidas por Menorca y las Pitïuses en 1997.

El Consell de Mallorca es la única institución insular que no gestiona aún esta materia, que hoy ejerce en exclusiva el Govern de la Comunidad Autónoma para esta isla.

Mallorca asumirá la competencia a partir del 1 de enero, y de esta forma todos los consells deberían gestionar tanto la ordenación como la promoción turística en igualdad de condiciones. Pero el Consell de Eivissa ha presentado alegaciones a la propuesta del Govern y advierte que «se pretende» ceder a Mallorca más funciones de las traspasar en 1997 a las islas menores.

CUATRO PRESIDENTAS DEL PSOE Y UN PRESIDENTE DEL PP. Alejandra Ferrer, presidenta de Formentera; Susana Mora, de Menorca; Francina Armengol, del Govern; Catalina Cladera, de Mallorca; y Vicent Marí, de Eivissa.

El informe redactado por el Consell ibicenco, que preside Vicent Marí (PP), se preocupa de Menorca al concluir que «corresponderá traspasar a los consells de Menorca, Formentera y Eivissa los mismos servicios y funciones que se prevén en esta iniciativa, que no fueron incluidas en la ley 3/1996, que regulaba el traspaso de la ordenación turística a las Pitïuses y Menorca».

Al mismo tiempo reclama la memoria económica con la «dotación de recursos humanos, técnicos y financieros que recibirá Mallorca para gestionar esta competencia». Porque ya han descubierto que el personal del Govern adscrito a ordenación turística será traspasado al Consell de Mallorca. «No viene ninguno a Eivissa, que buena falta hace», declara el vicepresidente primero del Consell de Eivissa, Mariano Juan.

La actitud muy reivindicativa y beligerante del Consell de Eivissa, que interpela al Consell de Menorca, motiva lógicas preguntas: ¿ya ha redactado el Consell menorquín alegaciones a la propuesta del Govern Armengol para el traspaso de las competencias de turismo al Consell de Mallorca?, ¿tiene intención el equipo de Susana Mora de reclamar y reivindicar, como han hecho en Eivissa?

Minoría del Govern   

En el pleno del Parlament el Govern vuelve a quedar en minoría porque una mayoría de 30 diputados -PP, Ciudadanos, Més per Menorca y El PI- rechaza el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.

Es la misma mayoría que consiguió presentar el recurso contra los Presupuestos del Estado de este año al no haber incluido el factor de insularidad. El acuerdo del Parlament -que votaron en contra PSOE, Unidas Podemos y Vox- constata que «el proyecto de Presupuestos para el próximo año vuelve a dejar a Balears por debajo de la media de inversiones territorializada». Se aprobó después de que el diputado Josep Castells (Més per Menorca) aceptara una enmienda en este sentido de El PI a una moción de los nacionalistas menorquines muy crítica con la gestión del Govern.

Trilerismo         

El portavoz del Partido Popular, Antoni Costa, recrimina a Armengol que «se están cumpliendo las peores expectativas, porque nos la insularidad por un lado y por otro nos quita el dinero de las carreteras». Un nuevo problema para el gobierno de Susana Mora, con la consellera Francisca Gomis, convertida en el nuevo Diógenes que ha sacado el candil para encontrar los recursos del convenio de carreteras, que, de momento, nos han birlado. De «trilerismo presupuestario» lo calificó Antoni Costa.

Y en el Senado el PSOE no logra evitar que salga aprobada la proposición del Partido Popular para que el Gobierno PSOE-Unidas Podemos desarrolle y aplique las medidas fiscales incluidas en el Régimen Especial de Balears que este mismo Gobierno aprobó en febrero de 2019. Además de perder la votación, los socialistas quedaron solos y ahora han de tramitar el régimen fiscal.

Marc, en Madrid       

Lo ha sido todo en la política de Menorca y de Balears -excepto presidente del Govern- con una trayectoria que inició en junio de 2003, cuando la entonces presidenta Joana Barceló lo nombró director insular de Ordenación del Territorio.

Marc Pons exhibe su capacidad de supervivencia y su instinto político desde tres premisas que aplica con determinación: lealtad al PSOE, y mucha discreción y fidelidad a Francina Armengol.

En el congreso del PSOE-Menorca de 2012, con cambios de bando como el protagonizado por Damià Borràs, fue derrotado por Vicenç Tur, desaparecido de la política menorquina. El hijo del panadero de Es Mercadal se refugió en Armengol, que en junio de 2015 lo incorporó al Govern.

En febrero la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que hace años viene a Menorca, lo fichó como jefe de gabinete. Marc Pons salió del Govern y emprendió otra etapa en Madrid. Ahora ha entrado en la ejecutiva del PSOEcomo responsable de la Secretaría para la Transición Ecológica Justa y la Preservación de la Diversidad. Es el hombre de Francina en Madrid.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Se destinaron recursos públicos para la grabación del espacio de MasterChef en Menorca, en junio pasado?

¿Por qué no se ha incluido dotación para el convenio de    carreteras en los Presupuestos del Estado de 2022?

¿Quién cubrirá la vacante de Ramón Herráiz (PSOE) en el Ayuntamiento de Sant Lluís y qué delegaciones gestionará?

¿Por qué rechazaron los partidos de izquierda un acuerdo en torno a Francisco Gimier Sintes, alcalde de Es Castell asesinado en 1936?

¿Aceptará el Ayuntamiento de Maó el recurso del GOB contra tres licencia de obras concedidas en Cala Llonga?

Leave a Reply