¡Qué escándalo!: botellón en Sant Joan

Hace 80 años el capitán Renault proclama, en la mítica e imprescindible película «Casablanca», cuando le preguntan por qué cierra el concurrido local de Rick:    «¡Qué escándalo, qué escándalo, he descubierto que aquí se juega!», segundos antes de que el jefe de sala le entrega un sobre con un fajo de billetes: «sus ganancias de esta noche, señor». Impostura.

También dicen escandalizarse -en una simulación similar- quienes este año se muestran sorprendidos e indignados al ‘descubrir’ los botellones, tan masivos como reiterados, en Ciutadella durante Sant Joan. Una desmadre etílico y descontrolado que tiene lugar y punto de encuentro: Es Pla.    ¿Cinismo o hipocresía?

ESTE AÑO, CORREGIDO Y AUMENTADO. El primer toc del 2020 fue emitido por todas las televisiones. TVE incluyó estos días las imágenes de los botellones de Es Pla de este año en las informaciones sobre el macrobrote de la pandemia.

Este año, como ya ocurrió el 2020, el Ayuntamiento y la Junta de Caixers acuerdan la suspensión de los actos festivos con caballos, caixers i cavallers, por las imprescindibles restricciones para evitar la propagación de la pandemia. Ciutadella llora porque ha de volver a renunciar a la nit de festers, el Diumenge des Be; los caragols des Born, ses Voltes i Santa Clara; y los jocs i ses corregudes des Pla. Dos años en blanco que ya no podremos vivir. Y la Junta de Caixers encabezada por Borja Saura -con el que se recupera la participación de los Saura en la gran celebración de Ciutadella- sigue esperando, mientras su bienio 2020-2021 se transforma en el cuatrienio 2020-2023, y las carotes dibujadas por Pau Faner han de ser sorteadas o rifadas.

Pero hay quienes se niegan a renunciar a la otra fiesta, la del alcohol y sustancias varias; su único objetivo son el jolgorio sin freno, los excesos y el desorden. No les interesan los Protocols, la historia y el origen de los actos ecuestres y religiosos. Así lo practican desde hace años, convirtiendo ‘su’ Sant Joan en unos días de embriaguez y evasión total, donde compiten por la tajada, el colocón y la cogorza más monumental.

Primer toc del 2020

No constituye ninguna novedad, pero hay quienes este año se escandalizan.

Pero el Dissabte de Sant Joan del 2020 ya se registró, a la hora del primer toc, una aglomeración frente a Cas Comte, cañas verdes incluidas, con unas imágenes que repitieron todas las televisiones. Imprevisión y fallos. No se había preparado ningún dispositivo policial para evitarlo. Se sucedieron las críticas y la petición de responsabilidades por parte de la oposición municipal se diluyó porque las explicaciones llegaron muy tarde en un pleno, cuando se había desvanecido la indignación.

Este año la historia se repite, corregida y aumentada, con varios macrobotellones en Es Pla que son el origen del macrobrote que sufre en estos momentos Menorca, con una elevada incidencia de contagios y la pandemia, de nuevo, disparada.  Cierran los bares a las 2 porque así lo determinan las restricciones en vigor, pero nadie se dispersa. Sant Joan de Ciutadella -la fiesta sin caballos, pero con flagrante vulneración de las normas en vigor- vuelve a aparecer en los noticiarios televisados.

Las consecuencias

Sostiene, denuncia y lamenta el médico epidemiólogo Maties Torrent que lo pagaremos muy caro. Califica de «hecatombe» la transmisión comunitaria incontrolada y anuncia «días muy duros». Las consecuencias ya se dejan sentir con la cancelación de reservas para desesperación de hoteleros y de todas las empresas menorquinas que aguardan, desde hace meses, la llegada de turistas a la Isla.

Con razón se quejan los presidentes de Caeb-Restauración, José Bosch, y de Ascome, Vicente Cajuso, que califican de «indignante e intolerable» lo ocurrido. «Nos jugamos la temporada», aseveran. Repercusiones sanitarias, sociales y económicas. Toda la temporada del 2021, bajo el signo de la incertidumbre, pende de un hilo.

Mañana, pleno

Este año la alcaldesa Joana Gomila no demora la convocatoria del pleno extraordinario reclamado por el PP-Ciutadella para analizar lo ocurrido. Se celebrará mañana.

Mientras, el gobierno municipal -PSM, PSOE y Gent per Ciutadella- sigue sin practicar la autocrítica y reclama al Govern que actúe contra quienes han utilizado publicidad engañosa. El director general de Consumo del Govern, Félix Alonso, responde: «Si podem demostrar que hi va haver publicitat enganyosa, estaríem encantats de rebre la denúncia de l’Ajuntament de Ciutadlela i obrir expedient sancionador». ¿Ya ha remitido la denuncia el concejal de Seguridad Ciudadana Sergi Servera a Félix Alonso? Ambos pertenecen a Podemos. ¿Lo han explicado al vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes -también elegido en las listas de Podemos- que vino este año a Ciutadella durante los días de Sant Joan? Todo esto, y más, en el pleno extraordinario.

Sant Joan: a on vas?

En junio de 1985 escribió Gabriel Squella Duque de Estrada al concluir su bienio como caixer senyor de las fiestas de Sant Joan de Ciutadella: «Per a molts, sa festa de Sant Joan és un pretext per beure sense cap mesura i per fer tot allò que li vengui en gana».

En un artículo titulado «Qualcada de Sant Joan: ¿a on vas?», advirtió que la gran fiesta de Ciutadella «du es camí d’esdevenir una espècie de ‘sanfermines’ a cavall, on tot allò que no signifiqui abusar de s’alcohol o fer botar es cavalls sempre que un li doni la gana, hi és de més».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Aplicarán los ayuntamientos las propuestas del alcalde de Alaior, José Luis Benejam, para agilizar las licencias?

¿Por qué la brigada municipal acabó las obras del intercambiador de autobuses de Ciutadella en lugar de la empresa concesionaria?

¿Cuándo comunicó Regina Sintes (PSOE) al alcalde de Es Mercadal su decisión de dimitir como concejal?

¿Prepara más cambios Més per Menorca en sus cargos públicos del Consell tras la renuncia de Maite Salord?

¿Cuántas reservas hoteleras han sido canceladas en Menorca tras al aumento de los contagios en la Isla?

Leave a Reply