Los payeses no son los jardineros del paisaje

El secretario del Consejo Rector de Coinga, Santiago Lafuente, afirmó ayer que «la actividad que desarrollamos no es de jardinería, somos una empresa que genera valor, economía, puestos de trabajo y medios de vida».

Al recoger el premio otorgado a la Cooperativa Insular Ganadera de Menorca como mejor cooperativa de España en el ámbito del desarrollo rural, Lafuente tuvo que recordar y reivindicar algo tan evidente como son las funciones que realizan los payeses en las explotaciones agrícola-ganaderas de la Isla. Es verdad que el sector primario ha ido perdiendo peso en el conjunto del PIB menorquín, pero no es menos cierto que son los agricultores y ganaderos quienes gestionan y cultivan la mayor parte del territorio de esta región insular declarada Reserva de Biosfera.

Y también modelan el territorio, porque el paisaje rural menorquín -elemento que configura la identidad de la Reserva- es el resultado del trabajo realizado por muchas generaciones que hoy constatan, con desánimo y preocupación, como el campo no genera los rendimientos para seguir. Hay muchos ‘llocs’ amenazados a pesar de la ilusión y el relevo de jóvenes agricultores.

Coinga, que es un ejemplo de colaboración de payeses y propietarios, se ha ganado el reconocimiento que ayer entregó en Madrid el ministro de Agricultura, Luis Planas a Santiago Lafuente. Porque la cooperativa creada en 1966 recoge y procesa hoy el 50 por ciento de la leche de Menorca, elabora el 40 por ciento del queso Mahón-Menorca con denominación de origen -de cuyo consejo regulador fue socio fundador-, y comercializa sus productos en más de 35 países. Son datos que avalan el esfuerzo y el compromiso de todos los que forman Coinga. Y al mismo tiempo constituyen una garantía para la continuidad al sector primario, del que depende el mantenimiento del paisaje rural de la Isla. Que no sea necesario volver a explicar el trabajo de los payeses de Menorca.

Leave a Reply