Queremos decidir nuestras restricciones

La semana en la que España entrega a Bruselas -eso sí, apurando el plazo hasta el último día- su plan nacional con el que aspira a recibir hasta 140.000 millones de euros para transformar la economía en los próximos cinco años, el aeropuerto de London City se ha convertido en el primero de importancia en el mundo donde no hay controladores en las operaciones aéreas.

En London City, como ha diseñado Aena para los aeropuertos de Menorca y Vigo, todo se controla remotamente con pantallas observadas por controladores que se encuentran a más de cien kilómetros de distancia, en el centro de control aéreo de Inglaterra.

ACUERDO DEL CONSELL. Susana Mora, muy sonriente ante Misericordia Sugrañes, que logró el acuerdo unánime del Consell para reclamar a Francina Armengol que Menorca decida sus restricciones. ¿De las sonrisas a las lágrimas?

Aunque habrá más protestas contra la torre virtual , toda la atención está centrada en la llegada de los fondos europeos, que tanta expectación suscitan. «Estamos hablando de 750.000 millones de euros», afirma el portavoz de la Comisión Europea, Eric Mamer, que se pone la venda antes de la herida al señalar que «no se puede resolver en dos días».

Entre mayo y junio la Comisión Europea revisará los planes nacionales de recuperación y resiliencia y los aprobará en la medida en que se superen los exámenes. Después la pelota pasa a los ministros de Finanzas de la UE, el Ecofin.

Lluís Pellicer, desde Bruselas, advierte que el calendario está muy ajustado, «por lo que cualquier derrape podría retrasar las emisiones de deuda a septiembre, dado que agosto es un mes considerado prácticamente inhábil». Un segundo obstáculo consiste en que aún quedan nueve países por ratificar el acuerdo. Persiste el interrogante de Polonia y ahora ha surgido el de Finlandia, donde se necesitará una mayoría de dos tercios del Parlamento.

Foro Illa del Rei 2021

Los proyectos menorquines que aspiran a obtener fondos Next Generation UE destinados a la transformación y modernización de la economía insular constituyen el contenido del Foro Menorca Illa del Rei de este año.

Se desarrollará con un doble formato: presencial, aplicando las medidas en vigor para el control de la pandemia y mediante emisión en directo desde el histórico enclave del puerto de Maó.

El jueves se reunió la comisión organizadora del Foro para avanzar en la definición y preparación de los múltiples aspectos que intervienen en la que se ha consolidado como la gran cita social del verano menorquín. Francisco Tutzó, que ya ha contado en el Cercle d Economia de Menorca con voces autorizadas sobre estos fondos europeos, lleva a cabo las gestiones para contar con ponentes de primer nivel que puedan dar criterio y opinión solvente.

El 12 de agosto, fecha del Foro Illa del Rei de este año, cuando aún no habrá concluido la selección de los proyectos que obtendrán financiación de la UE, es el momento para conocer las iniciativas de Menorca. Nos jugamos mucho, incluyendo el cambio de modelo económico con inversiones para la transición digital, el cambio climático y el impulso a nuevos sectores productivos.

El rechazo a los proyectos menorquines y no obtener fondos europeos creará enorme frustración. ¿Sabrá Menorca hacerse valer y verá aprobados sus proyectos?

Miguel A. Furones

Luchó contra la covid, pero ha fallecido en Madrid. Miguel Ángel Furones acreditó y llevó a cabo una prestigiosa trayectoria profesional en el sector de la publicidad.

Nos deslumbró en el Foro Illa del Rei 2012 con una maravillosa ponencia, que publicamos íntegramente en la edición de mañana.

Aquella inspirad intervención, ante la Reina Doña Sofía, era un canto enamorado a Menorca, definida por Furones como «la isla de Nunca Jamás».

Nos quedamos con dos frases, que condensan el sentido de su admiración a la isla que navega sobre el mar: «Menorca no es una marca. Por eso es tan difícil promocionarla. Desde fuera no la comprendes. Desde dentro no la abarcas». Y otro destello inteligente: «Menorca no es una isla. Es una historia. Y como toda narración grandiosa ha de basarse en una verdad universal y hacerla propia».

Decidamos nosotros

El interminable pleno que celebró el Consell el lunes -de ahí la acertada propuesta de la consellera portavoz y presidenta del PP, Misericordia Sugrañes, de que se convoquen cada quince días- volvió a debatir la situación de Menorca por la pandemia.

Cada isla tiene su propia situación con una evolución diferenciada de la incidencia de la covid, los repuntes y los contagios. Pero las medidas sobre la economía insular, las decisiones que afectan a Menorca y los menorquines -léase las restricciones- no se aprueban en Menorca, sino que se toman en Mallorca, concretamente en el edificio del Consulat de Mar, sede de la presidencia del Govern.

Es el Govern quien decide, tras interpretar y valorar los datos y las previsiones. Después viene un conseller a Menorca, que comparece con la presidenta Susana Mora, para explicar lo acordado.

Misericordia Sugrañes propuso que sea el Consell quien gestione la crisis del coronavirus y decida las restricciones de Menorca.

O sea, que en lugar de Francina Armengol sea Susana Mora quien acuerde las medidas. La propuesta del PP salió aprobada porque el voto en contra no se habría entendido aquí. Pero, ¿la comprenderán y aceptarán en el Consolat de Mar?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué los alquileres de Menorca son los únicos que no bajan de precio en Balears?

¿Cabe exigir responsabilidades al 30 por ciento del personal de los geriátricos de la Isla que no quiere vacunarse?

¿Por qué el Consell retrasa seis años la redacción del Plan Director de Carreteras?

¿Acudirá el jueves la secretaria de Estado de Energía al Parlament para explicar el aplazamiento del segundo cable eléctrico con Menorca?

¿Tendrá en cuenta el IB-Salut el acuerdo del pleno del Ferreries para que no aplique el recorte horario de 20 a 22 horas en el servicio de urgencias del Centro de Salud?

Leave a Reply