Los ‘marrones’, para Miquel Company

Cuando Francina Armengol comunicó a Miquel Company que cubriría la vacante de Marc Pons en el Govern -o sea, la cuota menorquina del PSOE- le anunció que no iba a gestionar las mismas áreas (Movilidad y Vivienda) porque le asignaba Fondos Europeos, Universidad y Cultura.

Pero desde el primer momento quedó claro que el ‘hombre fuerte’ para que Balears obtenga fondos Next Generation UE no iba a ser el menorquín sino un hombre con experiencia previa en la gestión económica y de entera confianza de Armengol.

Es el economista mallorquín Joan Carrió, hasta ahora responsable de la gestión económica del hospital Son Espases, puesto al que llegó desde la dirección general de Financiación de la Conselleria de Hacienda en agosto de 2019. Durante el primer Govern Armengol, Carrió desempeñó un puesto clave: la dirección general de Presupuestos con la entonces consellera Catalina Cladera, hoy presidenta del Consell de Mallorca. Así, Company Pons es el titular de la conselleria, pero Carrió será el responsable de la Oficina para la Gestión de los Fondos de Reconstrucción, un organismo de nueva creación en el Govern que se encargará de reclamar las ayudas de la UE.

CARTERAS Y ‘MALDECAPS’ PARA MIQUEL COMPANY. El conseller menorquín antes de recibir las carteras que le entregaron los consellers que le traspasan las materias para la nueva conselleria patchwork del Govern Armengol

Esta oficina asumirá la planificación, coordinación y ejecución de los proyectos estratégicos de Balears que reciban fondos europeos. Y Balears aspira a obtener más recursos comunitarios al ser la comunidad que mayor incremento de desigualdad salarial y pobreza ha registrado con la aplicación de las medidas de distanciamiento social y confinamiento para combatir la propagación de la pandemia, con un aumento del 19 por ciento, mientras que en Navarra ha sido del 8 por ciento.

Las dos ‘herencias’

¿Y Miquel Company? Al estar en manos de Joan Carrió la gestión y coordinación de los fondos europeos, al conseller menorquín ha de lidiar con dos grandes ‘marrones’: Universidad y Cultura, dos ‘herencias’ que recibe de Martí March y Pilar Costa.

Tras relevar a Marc Pons, plantean a quien hasta ahora se encargaba, en Menorca, de la revisión del Plan Territorial Insular, que el Govern ha recortado en 4,3 millones de euros el gasto en investigación en los Presupuestos de este año. Responde Company Pons: «es evidente que yo no estaba cuando se hizo el presupuesto». Son los costes de incorporarse a un Govern en marcha con una consellera ibicenca que se refugia en el Parlament tras entregar la cartera de Cultura, vacía de contenido, al menorquín.

Insisten los periodistas: «hay críticas por incluir Cultura en su conselleria», y Company pide que le den «una oportunidad para ver qué dirección coge la conselleria, donde la Cultura es totalmente importante». Cuando la legislatura alcanza su ecuador y en una remodelación aún no explicada, llega el turno de Miquel Company, el quinto conseller de Cultura en el Govern en cinco años. «Això no pot ser bo per a la Cultura», ha escrito Sebastià Portell.

«Hi ha un caliportal tal de competències en les institucions de Cultura que no s’hi pot fer cap pla», añade la periodista Cristina Ros. El conseller debe dar respuesta al comunicado con el que le dan la bienvenida las asociaciones de profesionales de músicos de Balears. El título del comunicado no necesita más comentario: «Los músicos denuncian que el Govern ignora a la gran mayoría del sector».

30 millones a devolver

Y a pesar de que Balears ha vuelto a quedar este año por debajo de la media en financiación autonómica -recibe menos recursos que otras comunidades- y el Régimen Especial sigue sin aplicarse, un tribunal de la Audiencia Nacional ha condenado al Govern a devolver 37,5 millones al Gobierno central al incumplir el convenio firmado en 2009 para realizar mejoras en infraestructuras de las Islas.

Suscribieron aquel convenio, dotado con 87,5 millones, José L. Rodríguez Zapatero y Francesc Antich, hoy presidente de Autoritat Portuària de Balears, por obra y gracia de Francina Armengol. El dinero se debía invertir en mejorar el tren de Mallorca, concluir el puerto de Son Blanc en Ciutadella y la autopista de Eivissa, pero como los gastos no se han justificado -incluso se presentaron facturas con fecha anterior al convenio- hay que devolver 37,5 millones, que en realidad fue casi todo el dinero que se recibió. Pero, ¿por qué no se ejecutaron las obras previstas en el puerto de Son Blanc?

Destino seguro

El presidente del lobby turístico Exceltur y consejero delegado de Meliá Hotels Internacional, Gabriel Escarrer, afirma, preocupado, que «el ritmo de vacunación no es suficiente: tras dos meses del inicio de la vacunación, en España sólo se ha vacunado al 2,6 por ciento de población».

Advierte Escarrer, a quien han impedido llevar a cabo la reconversión de los hoteles de Son Bou, que «no podemos continuar a este ritmo, el empleo y la reactivación económica necesitan ofrecer un destino seguro ya este verano».

Otros destinos competidores ya han adelantado a Balears en reservas para este año. Y no conseguimos que el Govern establezca unos criterios distintos para Menorca, con unas restricciones que están provocando movilizaciones y protestas. ¿Por qué no llegan más vacunas y se aplican criterios para cada isla?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Se exigirá PCR y prueba de antígenos a todos los que entren en Menorca en Semana Santa para evitar los nuevos rebrotes?

¿Por qué el Govern ha rechazado adelantar una semana la revisión a la baja de las restricciones en Menorca?

¿Logrará el Govern vacunar a toda la población de las Islas antes de la Semana Santa?

¿Cuántas viviendas conseguirá expropiar este año el Govern en Menorca y cuándo se podrá acceder?

¿Modificará el Consell la calificación urbanística que prevé el PTI para la Illa del Rei y permitirá que pueda acoger equipamientos culturales?

Leave a Reply