Las restricciones logran unir a CAEB y PIME

Arrecian en Menorca las críticas por las incomprensibles y confusas medidas de una desescalada de imposible aplicación, aprobada por el Govern, con unos atribulados Miquel Company y Susana Mora que deben dar la cara por Francina Armengol.

Ya no es el PP de la reelegida presidenta insular Misericordia Sugrañes y su nueva Junta Insular, con la vista puesta en las elecciones de 2023, quienes reclaman desde hace semanas un trato diferenciado para Menorca, que reconozca el extraordinario esfuerzo realizado por los menorquines y para desmarcarnos de Mallorca.

Susana Mora intenta averiguar los arcanos del PP-Menorca en el móvil de Coya Sugrañes. Cristina Gómez medita.

Esta vez levantan la voz y expresan su desacuerdo UGT-Menorca: «Es imposible contratar a más personal que trabaja en interiores dejando las restricciones solo con un aumento del 20 por ciento» Esquerra de Menorca: «Preocupació per les restriccions que pràcticament són imperceptibles, insubstancials i mantenir unes condicions tan restrictives no ajuda a recuperar una certa normalitat i activitat neessària» Més per Menorca: «El Govern segueix generant confusió amb els canvis en la normativa covid» y la consellera Cristina Gómez (Podemos): «Yo tampoco estoy de acuerdo y ya lo he hecho saber». ¿Por qué se niega el Govern a aplicar unas medidas acordes con la realidad epidemiológica de cada isla? ¿Lo piden en el Consell de Govern los consellers Miquel Company y Mae de la Concha?

Frente CAEB-PIME

Las críticas y el malestar que provoca en Menorca la incoherencia de estas medidas contradictorias ha unido en un frente común a dos organizaciones con una larga trayectoria de discrepancias: CAEB y PIME.

Los presidentes de las asociaciones de cafeterías, bares y restaurantes de ambas entidades empresariales -José Bosch y Antoni Sansaloni- difunden un comunicado conjunto en el que, tras constatar con asombro que las restricciones se prolongan un mes, Semana Santa incluida, califican de «tomadura de pelo» los cambios imperceptibles aprobados por el Govern. Afirman que «la decepción ha sido inmensa y el sector no lo va a entender».

Prohibido criticar

Todos los que expresan públicamente su malestar y desacuerdo con la gestión de la pandemia se equivocan, según afirmó el jueves el jurista Antonio Garrigues Walker en el encuentro virtual con los socios del Cercle d Economia de Menorca. «No hay mal que por bien no venga y no tenemos derecho al pesimismo, hemos de convivir con la incertidumbre y la duda», proclamó el abogado liberal. «No hay que buscar culpables», insistió, mientras aumenta la pobreza y la desigualdad salarial cierran empresas y se siguen destruyendo puestos de trabajo. Y tanto Caritas Diocesana como Creu Roja constatan como aumentan las peticiones.

Más remodelación

Mañana conoceremos la propuesta del gobierno municipal de Ciutadella para la plaza de Es Born. Atrás queda la dimisión del director general de Energía y Cambio Climático del Govern, Aitor Urresti, de Podemos, que ya no cobra los 22.000 euros de sobresueldo porque no reside en las Islas. Atribuyen su renuncia a «motivos personales».

Y el Govern dice que por «motivos de salud» ha sido relevado el coordinador de la vacunación en Balears, Carlos Villafáfila, que se inmunizó el mismo día que empezó la campaña en Balears.

PP y Més per Mallorca habían reclamado su dimisión.

Historia y concordia

«La guerra la perdimos todos y ahora lo que habría que ganar es la concordia, pero no a base de afrentas, prejuicios e insultos», afirma Pedro Jaime Capó Trias (Ciutadella, 1972), presidente de Menorca, Historia y Concordia.

Esta nueva asociación menorquina ha conseguido, tras un trámite que el Govern ha demorado más de un año, la aprobación de sus estatutos. Una entidad, constituida en la Isla como «respuesta y reacción» a cómo se está aplicando la Ley de Memoria y Reconocimiento Democrático, aprobada en 2018, advierte que «se aplica mal y se trata de imponer un relato único». Pedro Capó declara que «empieza a ser hora de que alguien haga el contrapeso del relato único sobre la Guerra Civil que se quiere imponer». Concluye que «no es memoria ni democrático borrar datos y vestigios, porque se falsea la realidad y se comete una injusticia con muchas víctimas del conflicto».

En esta línea, Joan Pons Moll, que en 1977 participó en la fundación del PSM y fue concejal de Maó tras las primeras elecciones municipales democráticas (1979-1983) denuncia en MENORCA «Es Diari» que desde Mallorca, «amb la connivència també de menorquins», se pretende uniformar la historia de Balears y solo existe la memoria histórica de Mallorca.

«En Menorca los dos bandos, sucesivamente, fueron víctimas y verdugos, unos y otros tienen muertos y asesinos y esto precisamente tendría que facilitar la reconciliación sincera, porque no se puede homenajear nunca más a asesinos, sean del bando que sean, ni silenciar tampoco a todas las víctimas», concluye Pons Moll.

Y el jurista e investigador Josep Maria Quintana escribe hoy que «las víctimas son el único elemento capaz de romper el mito idílico de lo que nos pensábamos que había sido la verdad.

Ya que -no lo olvidemos- las víctimas, con sus razones y sus motivos, también pueden haber sido verdugos en otro momento.

He ahí la sensata advertencia de Joan Pons Moll».

Las Pedres de la Memòria que el Govern coloca pertenecen a las víctimas de un único bando. ¿Favorece la reconciliación y la concordia?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Qué repercusiones tendrá el pleno sobre la compra de Sa Tanca que mañana celebra el Ayuntamiento de Sant Lluís?

¿Cuándo será proclamado Miguel Angel Maria candidato de Més a la presidencia del Consell para el 2023?

¿Cuándo solucionará la Conselleria de Educación las goteras en el Institut Pasqual Calbó de Maó que se registran desde hace tres cursos?

¿Cuáles son las próximas incorporaciones que efectuará Coya Sugrañes a la nueva Junta Insular del PP-Menorca?

¿Por qué no paraliza el IB- Salut el lote de AstraZeneca sospechoso que se sigue administrando en Menorca?

Leave a Reply