Régimen especial, leyes y expectativas

Algo se ha roto esta semana cuando delegada de Pedro Sánchez en Balears, Aina Calvo, ha tenido que salir salido a la palestra, siguiendo instrucciones de Ferraz -sede nacional del PSOEen Madrid- para desautorizar al Govern de Francina Armengol. Ambas, Calvo y Armengol, militan en el PSOE, pero con planteamientos y objetivos políticos opuestos.

El rifirrafe Gobierno-Govern, Calvo-Armengol, esta a través de persona interpuesta, Rosario Saánchez, consellera de Hacienda, estalla por el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2021. Antes de su aprobación implicará una tercera prórroga de los Presupuestos de Mariano Rajoy, de mayo de 2018, que siguen vigentes, y con los que gobiernan Sánchez y Pablo Iglesias en el Gobierno PSOE-Podemos.

SONRISAS Y REPROCHES. Francina Armengol, presidenta del Govern, y Aina Calvo, delegada del Gobierno, dos mundos en el PSOE. Calvo reprocha los lamentos de Armengol a Pedro Sánchez porque no invierte en Balears.

Cuando aún resonaban en el Parlament los reproches por la polémica de la noche de copas de Armengol en el ya famoso bar Hat de Palma, que conducen a la inevitable remodelación del Govern, Balears vuelve a ser castigada. Escribió el jueves Nekane Domblás: «Gobierno nuevo, decepción recurrente. El proyecto de Presupuestos del Estado que presentó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, vuelve a situar a las Islas en el furgón de cola de las inversiones». Porque el Gobierno Sánchez-Iglesias sólo prevé invertir el próximo año en Balears 201 millones de euros y sólo dos autonomías están peor que las Islas. La Rioja y Navarra.

El «jutipiris» estatal

Este mismo día, Germà Ventayol aludió al «jutipiris» estatal a Balears: «el argumentario para explicar la tropelía que el Gobierno de Sánchez quiere perpetrar en Balears el 2021 será para enmarcar». Aludió Ventayol a «convenios imaginarios, promesas irrealizables, coros de diputados y senadores socialistas justificando a Sánchez y su tropa, los de Podemos mirando al tendido y los de Més lamentándose por las esquinas».

Armengol calló y comisionó a Rosario Sánchez. La consellera de Hacienda -antecesora de Calvo en la delegación del Gobierno- lamentó el trato injusto a Balears con el incumplimiento del Régimen Especial del PSOE, aprobado en febrero de 2019 por el Consejo de Ministros bajo la presidencia de Pedro Sánchez.

Todo ello cuando el Govern Armengol ha previsto una caída del 28 por ciento del PIB en el archipiélago hasta final de año, durante el tercer trimestre hemos registrado un 59,2 por ciento más de paro que el año pasado y las pymes de Menorca bordean el abismo por el desplome del consumo y la inversión. «Porque -como razonaba el viernes un conocido empresario de la restauración de Ciutadella- ‘aún no hemos tocado fondo».

El truco financiero

«No se cumple lo que prevé el REB», dijo la consellera Sánchez. Pero replicó la delegada del Gobierno. «No estamos incumpliendo ninguna ley», dijo Aina Calvo, que descalificó al Govern con un truco de prestidigitación financiera al pretender contar como recursos del Estado lo que en su día aportará la Unión Europea.

Desde la sutileza, la exalcaldesa de Palma a la que Armengol derrotó en las primarias del PSIB-PSOE, proclamó: «puede que se estén incumpliendo expectativas, pero no leyes». Un año y ocho meses después de haber sido aprobado, el REB del PSOE es -según Calvo- «un proyecto de largo recorrido».

Expectativas de muy largo recorrido como las que acumulan en Menorca el Centro de FP de Hostelería en Ciutadella, el Conservatorio de Música, la nueva Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Maó, los nuevos Juzgados de Ciutadella y el segundo cable eléctrico Mallorca-Menorca. Y tiro porque me toca.

Gabriel Company reclama a la oposición que se rebele contra el Gobierno Sánchez, porque «estos Presupuestos son una afrenta política para Balears y demuestran que Armengol no pinta nada en Madrid». Y Més per Mallorca insta a Aina Calvo que comparezca en el Parlament para explicar las ignotas bondades de un proyecto de ley de Presupuestos del Estado que han motivado el rechazo y la crítica conjunta del PP, Ciudadanos, Vox y el Pi, además del lamento del Govern.

Delitos muy secretos

Armengol quiso evitar que Aina Calvo fuera nombrada delegada del Gobierno de Pedro Sánchez en la Comunidad Autónoma. Su candidato era el expresidente y exsenador autonómico Francesc Antich, hoy al frente de Autoritat Portuària de Balears. Pero desde Ferraz le impusieron a Calvo, muy en contra del criterio de Armengol.

Antich no ve ilegalidades en la gestión de Joan Gual de Torrella, obligado a dimitir como presidente de APB al haber sido imputado por unos supuestos delitos que provocaron el registro de las sedes de Autoritat Portuària en Palma y Maó. Pero tres meses después desconoce de qué se le acusa con otros investigados, como Juan Carlos Plaza, que sigue como director de APB, y Dolores Ripoll como abogada del Estado. Por ello Gual pide que se levante el secreto de un sumario que es una incógnita.

Licencias en La Trotxa

Durante el mandato de Coya Sugrañes el Ayuntamiento de Alaior acordó costear el 50 por ciento de las obras para la electrificación del polígono La Trotxa de Alaior. Ahora el alcalde José L. Benejam y el concejal de Urbanismo, Cristóbal Marqués, han hallado la fórmula técnica para conceder las primeras licencias en diez años. Joan Huguet no ha sido ajeno a la solución a la que no ha puesto reparos la secretaria municipal.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Empezarán «a finals d’estiu de 2021» las obras del Centro de FP de Hostelería de Ciutadella que ya debía funcionar el curso 2020-2021?

¿La nueva Junta Local de Fornells se retrasará «meses», como dice Marc Pons?

¿Respetará ahora Ports de les Illes Balears el criterio de la Junta Local sobre la reforma del puerto de Fornells?

¿Estarán redactados el 2021 los proyectos para los nuevos Juzgados de Ciutadella y la nueva Comisaría para la Policía Nacional en Maó?

¿Por qué rechazó el Govern la propuesta de resolución del PP para ejecutar la recarga del acuífero de Migjorn?

Leave a Reply