«¿Qué gestión? Los cinco errores»

Cuando los sindicatos alertan del colapso inminente de las oficinas de Empleo en Balears por la entrada de 85.000 fijos discontinuos con la intención de tramitar -y cobrar, que es otra cosa- la prestación extraordinaria hasta el 31 de enero, el conseller de Turismo, Iago Negueruela, se ve obligado a admitir que hasta el 2021 no se podrán abrir corredores aéreos seguros con los países emisores.

La situación se está complicando extraordinariamente por los rebrotes, la segunda oleada y la tercera que se avecina. Todo ello agrava el escenario epidemiológico, crece la incertidumbre y resurgen las voces que, en el naufragio social y económico, vuelven a propugnar el decrecimiento -el modelo del exconseller de Podemos Javier Ares- como la mejor solución para reactivar la economía menorquina.

LOS CORREDORES SE RETRASAN. El conseller Negueruela, que el 24 de septiembre almorzó en Maó con ASHOME, admite el retraso en los corredores aéreos seguros. El secretario de Estado de Turismo no sabe, no contesta.

La pandemia ha provocado el desplome del consumo y la inversión en todos los sectores, con una mayor incidencia para los relacionados con el turismo, que en Menorca, al fin y al cabo, son todos.

Uno de los empresarios menorquines con mayor capacidad de liderazgo lo resume de forma gráfica: «ya hemos incorporado un ebita negativo en los presupuestos del 2021 el deseo de cerrar sin pérdidas el 2022 y el objetivo de obtener algún superávit el 2023».

Pero una cosa son los aspiraciones y la otra, las realidades.

Y los hechos son tozudos, como acreditan el aumento de impagados por la falta de liquidez, los cierres temporales -y también definitivosde empresas y los concursos de acreedores que ya están colapsando los juzgados mercantiles de las Islas.

El sector aéreo da por perdido el otoño y exige tests antes de Navidad, que no se realizarán porque en España aumentan las restricciones y los confinamientos por la elevada transmisión.

A mayor incertidumbre, más desconfianza. De ahí que el Fondo Monetario Internacional alerta que España será la peor economía desarrollada en 2020 y el Banco de España empeora sus previsiones.

La recuperación depende del paro de larga duración, la desaparición del tejido empresarial y destrucción de puestos de trabajo y el exceso de deuda en las empresas y el sector público. La proyección de estas apunta que a la reactivación se demorará hasta el 2025.

Invierno demográfico

Valoremos este dato: los centros de educación infantil 0-3 años en Menorca registran una caída de 200 matrículas para el próximo curso. En conjunto pierden el 18 por ciento de los alumnos. La caída de la natalidad, con una Menorca en invierno demográfico y un progresivo envejecimiento de la población, y la Covid originan este descenso. Padres desempleados o en ERTE han de hacerse cargo de sus hijos.

Para los defensores de la teoría del decrecimiento debe ser una buena noticia, pero es una realidad sociológica preocupante que pone de manifiesto la falta de dinamismo y de brío de aquella Menorca que fue emprendedora.

El efecto rebote

¿Por qué no hemos controlado la pandemia? y seguimos inmersos en la triple emergencia sanitaria, social y económica. Responde el doctor en Física Juan José Gómez Cadenas, (Cartagena, 1960), autor de «Virus. La guerra de los mil millones de años»: «la gente se tomó al pie de la letra que habíamos vencido al virus y hubo un tremendo efecto rebote». Al ser explicado sobre la gestión manifiesta: «¿Qué gestión?, porque el Gobierno decretó que habíamos vencido al virus y le pasó la responsabilidad a las autonomías».

Y enumera los cinco errores. «Uno: no habíamos vencido al bicho ni lo venceremos hasta que haya una vacuna efectiva y asequible.

Dos: las comunidades autónomas no pueden, ni deben, gestionar la epidemia solas. Unas lo han hecho mejor que otras, pero se precisaba una coordinación y comunicación que ha brillado por su ausencia. Tres: el Gobierno no puede pasar de imponer uno de los confinamientos más duros del mundo a desentenderse sin más. Cuatro: los datos públicos han sido erráticos e insuficientes.

Y cinco: los mensajes de los responsables nacionales han llamado a engaño. El doctor Simón no veía segunda oleada cuando el análisis más elemental demostraba que sí lo había».

Publicar los datos

Igual que hicieron una veintena de científicos este verano para pedir una auditoría sobre la gestión de la pandemia, ayer otro grupo de expertos difundió ayer una carta en la revista médica «The Lancet» para reclamar los datos de España sobre la Covid y que se haga de una forma más completa. «Los datos a nivel nacional y regional son insuficientes para comprender la dinámica del Covid-19 y tomar medidas», aseguran los firmantes.

El nuevo golpe de estado

Y mientras en Menorca prosigue la venta de activos hoteleros y de fincas rústicas -la tierra seguirá formando parte de la Isla y de su paisaje milenario- desde Barcelona el sabio notario Juan José López Burniol nos describa la nueva técnica del golpe de Estado, que consta de cuatro métodos.

Consisten en la instrumentalización de la historia, la utilización sistemática de la mentira -porque «no se trata de dilucidar cuál es la verdad, sino de imponer la propia verdad, difundiéndola más»- la decidida y constante erosión del entramado institucional y la descalificación del adversario hasta convertirlo en enemigo.

Pedro Sánchez, al ser amonestado desde Bruselas, se ve obligado a proponer al PP el pacto para el Consejo General del Poder Judicial.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Conseguirá el Club Marítimo de Mahón recuperar los 160 amarres en manos de Trapsa, pendientes del resultado de un contencioso?

¿Cuándo será nombrado el vicepresidente de la Junta Local de Fornells, donde tiene mayoría el PSOE?

¿Por qué quedó desierta la convocatoria de coordinador del 061 en Menorca?

¿A qué se refiere el conseller Martí March al afirmar que el nuevo colegio de Es Mercadal «depende del Ayuntamiento y el Consell»?

¿Cuáles son los datos del Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES) sobre la intención de voto en Menorca?

Leave a Reply