Crisis de Govern en el bar Hat de Palma

Situado muy cerca de la Plaça Major de Palma y a escasa distancia del domicilio de la presidenta del Govern, Francina Armengol, el bar Hat, que ya es conocido hoy como el bar Mengol, pasará a la historia política de Balears como el establecimiento de copas que precipitó una crisis de gobierno en la Comunidad Autónoma y dinamitó la legislatura 2019-2023.

Los hechos acaecidos durante la noche-madrugada del martes 6 al miércoles 7 de octubre erosionan la credibilidad del Ejecutivo de izquierdas en conjunto y perjudican la imagen de la presidenta Armengol. También una profunda brecha de desconfianza en el segundo Govern Armengol, concretamente en Més per Mallorca, que ayer difundió un comunicado en el que lamenta «la falta de autocrítica por parte del Consolat», sede de la presidencia del Ejecutivo regional, y que «las declaraciones de la presidenta no se hayan acompañado con una disculpa».

EL EPICENTRO DE LA CRISIS. El bar Hat de Palma, según Enric Borràs, director de Ara Balears , «passades les 12 es va convertint en un antre, en el forat on cauen els que haurien d’anar a domir i no se n’adonen». Foto: ATIENZA /EFE

Podemos no ha sabido valorar el alcance de este tema, tan grave como incómodo. En cambio, desde Més per Mallorca afirman que «hay cosas que tienen que cambiar». ¿Y cuáles son?: el Govern, que Armengol, muy en contra de su voluntad, tendrá que remodelar, y ya no serán cambios de segundo nivel en las direcciones generales, sino que afectarán a varios consellers. Y replantear a fondo toda la política informativa del Govern.

Escribe Torres Blasco: «Lo que terminó de derrumbarlo todo fue cómo se gestionó la respuesta a un asunto que estaba sobre la mesa desde días atrás: que la presidenta y algunos colaboradores estuvieron en un bar de copas al que la Policía había levantado expediente por alargar su horario». Añade el periodista parlamentario: «Gabriel Company, el presidente del PP, jugó sus cartas. Este tema -presidenta de copas- es un caramelo para la oposición y ya ha tenido consecuencias que pueden ir más allá. Es un regalo a la oposición y un fallo garrafal, sumado a otros, de la estrategia de comunicación del Govern. Y una prueba para el periodismo».

Tres errores sucesivos

Y como las cosas empeoran, la situación se ha complicado extraordinariamente porque los tres movimientos posteriores del Govern son tres errores sucesivos que aumentan el malestar en el seno del Ejecutivo y -memes aparte que incendian las redes- engordan una polémica que ha adquirido repercusión nacional.

Nos referimos al desafortunado comunicado difundido el jueves donde el Govern reconoce que Armengol estuvo en un bar de copas hasta «alrededor» de la una de la madrugada con el conseller Marc Pons y otras personas, entre ellos el director general de Comunicación, Alvaro Gil.

El propietario del bar declara que marcharon a la 1,15 de la madrugada cuando hay que cerrar a la 1, según las restricciones dictadas por el Govern. Y en el acta de inspección de la Policía Local de Palma, firmada a las 2,10 horas, el propietario alega que no cerró «porque había una autoridad (la presidenta del Gobierno balear)».

Segundo error: las primeras declaraciones de Armengol, el viernes en Sant Lluís, incrementan el estupor y la tensión. La presidenta lamenta el incidente pero no pide excusas -dice que continuaron «hablando de trabajo» en el local de copas- y anuncia que no dimitirá, como ha solicitado el PP. Según Antoni Costa, portavoz adjunto del grupo parlamentario popular, «toma a los ciudadanos por tontos con una versión que no se cree ni ella».

Advierte Costa que «el contador para la dimisión de Armengol está en marcha».

Y el tercer error es la caza de brujas por la filtración del acta del bar, que publicó el diario «Ultima Hora». Siguiendo instrucciones del PSIB-PSOE, el Ayuntamiento de Palma y la Policía Local denuncian la filtración ante la Policía Nacional y piden que se investigue su origen. Torpedo en la línea de flotación del secreto profesional de los periodistas. Y como siempre, Marc Pons, perejil de todas las salsas y en el ojo del huracán como integrante del exclusivo núcleo duro de Armengol.

¿Y la remodelación?

Se gestiona este fin de semana. Gabriel Company ya reclamó el miércoles la reducción de la estructura del Govern. En esa misma línea se pronunciaron Josep Castells (Més per Menorca) y Patricia Guasp (Ciudadanos).

El ofrecimiento que hizo Company a Armengol para aprobar los presupuestos autonómicos del 2021 quedó sin respuesta. Una de las condiciones que puso el líder del PP balear consiste en la remodelación del Govern formado en junio de 2019 y que, como señaló Castells, no estaba pensado para afrontar la triple emegencia de la pandemia.

En el punto de mira de una crisis de Govern que afectará a Menorca, están las conselleras de Salud y Agricultura: Patricia Gómez (PSOE) y Mae de la Concha (Podemos), tan cuestionadas como erosionadas. El juez Yllanes, hoy conseller de asuntos varios, no ha entendido nada y defiende más a Armengol que algunos socialistas que, off the record, se muestran muy críticos. No será fácil cerrar una crisis de Govern con tres formaciones que han de ser aliados pero también son adversarios políticos.

Adiós a Joan Mesquida

La misma semana en la que despedimos a Pedro Comas, el periodista que –fortiter in re, suaviter in modo– dirigió «Ultima Hora», también ha fallecido Joan Mesquida.

En marzo me comunicó que le habían detectado un cáncer y que lo afrontaba sin miedo. La enfermedad doblegó su salud pero no hundió su ánimo ni sus sólidas convicciones. Definido con acierto por Nekane Domblás como «más socialdemócrata que conservador», Mesquida -que transitó del PSOE a Ciudadanos- afirmaba, en la mañana del día de Sant Joan del 2018 en Ciutadella, mientras esperaba a Joana Barceló, que «han faltado acuerdos de Estado a favor de la nación española».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Qué pasará con el 93 por ciento de los 10 millones de euros en multas impuestas por el Consorcio de Rústico que aún no ha cobrado?

¿Cuántos hoteles y complejos turísticos de Menorca se han puesto a la venta este año?

¿Por qué se suspendió la primera convocatoria para la selección del director administrativo de la Fundación de persones amb Discapacitat?

¿Aceptará el Gobierno pagar las obras de la carretera Maó-Alaior en tres fases con la demolición de la estructura ya construida en Rafal Rubí?

¿Eliminará la línea continua en la calzada los giros a la izquierda en este cruce?

Leave a Reply