‘Splash’: indemnización sin cuantificar

Cuando España es el país de Europa con más contagios -lo corrobora la universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, no lo dice la oposición- cuando el director general de Empleo del Govern balear, Llorenç Pou, alter ego del conseller Iago Negueruela, confirma que «el invierno será muy difícil en Balears» y cuando la mayoría de hoteles de Menorca cierran entre el 17 y el 30 de agosto, seguimos inmersos en el debate sobre el parque acuático de Biniancolla y el puerto de Ciutadella. También persiste la indefinición sobre las obras de la carretera Maó-Alaior y el futuro de las estructuras construidas en Rafal Rubí y L’Argentina.

Panorámica del tramo litoral urbanizado entre Biniancolla y Punta Prima

Demasiadas prisas

El Tribunal Supremo, a través de la Sala de lo Contencioso, concluye que es una cuestión autonómica el interés general para el parque acuático «Splash SurMenorca», de Biniancolla, promovido por el Grupo Galdana, que encabeza Luis P. Casals, ha sido galardonado por tercer año por TripAdvisor, la primera plataforma de viajes del mundo.

En lugar de adelantar acontecimientos, anunciar derribos y pronosticar el pago de indemnizaciones millonarias que nunca han sido reclamadas, la prudencia exige esperar. El Tribunal Superior de Justícia de Balears aún debe pronunciarse sobre la admisión del recurso interpuesto por el Consell, el Ayuntamiento de Sant Lluís y la compañía promotora. Hay quienes además de prisa, le tienen muchas ganas.

No hay nada decidido, porque el TSJB ya resolverá en segunda instancia. La «indemnización más grande de la historia» queda en una declaración de intenciones. El demandado es el Consell, y en la institución insular optan por la discreción, aunque hay quien ya quisiera ver todo el parque acuático arrasado sin valorar el daño reputacional para las empresas afectadas.

Había fórmulas para hallar una solución, porque los famosos ANIT (Area natural de interés territorial), presentados como corredores ecológico, en realidad fueron concebidos para impedir desarrollos ya proyectados e incluidos en los planes de ordenación urbanística. Se aplicaron en terrenos turísticos sin desarrollar o sin acabar que fueron declarados zona protegida de carácter muy especial.

El esponjamiento

Mediante una modificación de los criterios de esponjamiento y siempre para otros usos de equipamiento -no hotelero- se habría podido resolver. No hubo voluntad a pesar de que era una propuesta de carácter global, no a la carta, para un caso determinado.

¿Qué ocurrirá ahora con Son Bou?, la respuesta es evidente: no se podrá modernizar nunca. Y esto no es acertado.

Gobernar implica adoptar decisiones, gestionar y resolver.

Lo más fácil es culpar a la oposición cuando gobernaba para dejar pudrir el problema. Si hay mecanismos jurídicos para evitar un Cesgarden 2 hay que impedirlo.

Las historias deben explicarse desde el principio. Y los terrenos del «Splash SurMenorca» (77.000 metros cuadrados) fueron adquiridos en 1996 por la empresa por 600.000 euros, sencillamente porque no eran rústicos.

Es el resort, no el parque

Afirma el director general Llorenç Pou que «la temporalidad no tiene por qué ir ligada a la estacionalidad» y alude a los fijos discontinuos como «una manera de dar continuidad a la estacionalidad».

Pero la desestacionalización continúa siendo, hoy, una asignatura pendiente en Menorca y en el caso de Biniancolla va vinculada a un proyecto global de resort, planteado como un hotel con un gran equipamiento lúdico. Pasar de 74.000 estancias a 176.000 y abrir de febrero al 3 de noviembre, ¿es una iniciativa desestacionalizadora?

Se elevó la categoría del establecimiento a 4 estrellas, estuvo operativo para alojar al turismo del Imserso, y con el parque se logró un contrato de garantía del 75 por ciento de ocupación mínimo, con ocupaciones finales que alcanzaron el 97 por ciento. Se incrementó la plantilla en un 32 por ciento con un 82 por ciento de empleados fijos y se cedieron 60.000 metros cuadrados a compensación por la edificabilidad de los 17.000 del parque.

Por cierto, las licencias se concedieron con la Ley Turística del 2012, porque la Norma Territorial Transitoria es posterior.

Luis Casals declina realizar declaraciones, pero manifiesta que «haremos todo lo posible para evitar la demolición, porque el Splash SurMenorca es un valor añadido para Menorca hoy no nos planteamos ninguna indemnización porque no damos por perdido un parque acuático que ha obtenido cada año una positiva valoración».

El puerto de Son Blanc

Hubo dos personas cuyo criterio pesó decisivamente tanto en la construcción como en la ubicación del nuevo puerto de Ciutadella en Son Blanc. Fueron el ingeniero Joaquim Coello, persona de gran ingenio e inteligencia, que aportaba su experiencia como presidente del Puerto de Barcelona y el empresario Adolfo Utor, primer ejecutivo del transporte marítimo en España, que empezó a operar en Menorca con la desaparecida Flebasa cuando Trasmediterránea decidió retirarse de las líneas con Ciutadella.

Alega el GOB contra la inversión que ejecutará el Govern, consistente en la construcción de los duques de alba que incrementarán la seguridad de las maniobras de los barcos en Son Blanc e y aumentarán la actual línea de atraque. Se está recuperando el proyecto inicial, que incluía dos muelles frente a Son Oleo.

Recuerda la entidad ornitológica que a 45 kilómetros está el puerto de Maó, pero precisamente por su emplazamiento en el levante de la Isla las navieras optan por el trayecto más corto -con menos coste en combustible y tripulación- y el puerto más próximo está situado en el poniente.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cómo afectará a Menorca la remodelación del Govern que, desde hace varias semanas, prepara Francina Armengol?

¿Cuándo se sabrá el uso que dará el Ayuntamiento de Maó a la nave de la Seat que compró hace dos años?

¿Qué otras visitas en Menorca valoró y estudió la Casa Real para incorporar a la agenda de los Reyes del próximo jueves?

¿Por qué no se incluyó la visita a la Isla del Rey ni a la rehabilitada farmacia Llabrés, de la fundación Hesperia, en Ciutadella?

¿Por qué el Govern balear y el Consell insular aportan «cero euros» a la rehabilitación de la Isla del Rey, según desvela su presidente, Luis Alejandre?

Leave a Reply