En el año V de la era de los puentes

Al grano. ¿Habría creado el Govern esta nueva dirección general de Drets i Diversitat si Pau Morlà hubiera revalidado el escaño en el Congreso de los Diputados? Si tantas funciones desempeñará el nuevo departamento, ¿por qué no se aprobó al inicio de la legislatura, hace seis meses?

Prosigamos: ¿aparecerá otra nueva dirección general para colocar a Carme García Querol al no haber ratificado el acta de senadora por Menorca para el PSOE? Y lo más relevante, ¿creará también el Govern del Pacte una direcció general de Deures i Obligacions?

EN EL TRIPARTITO SIGUEN DELIBERANDO. PSOE, Més per Menorca y Unidas-Podemos se reunieron el 15 de diciembre de 2018 para valorar las consecuencias del derribo de los puentes. Aún prosiguen las valoraciones. Foto: JAVIER COLL

La semana transcurre muy rápida. El presidente de Red Eléctrica de España, Jordi Sevilla, dimite por sus discrepancias con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. En esta sección ya leyó que Mariano Bacigalupo, marido de la ministra Ribera, es el candidato del PSOE para relevar al presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, a pesar de rozar el conflicto de intereses por la regulación del sector energético. De confirmarse el nombramiento de Bacigalupo, hoy consejero de la CNMV, el matrimonio Ribera-Bacigalupo controlaría el estratégico negocio de la energía en España.

El padre de Mariano y suegro de la vicepresidenta cuarta del Gobierno Sánchez-Iglesias es Enrique Bacigalupo, abogado de Messi y magistrado de la sala segunda de lo Penal del Tribunal Supremo durante veinte años. Ribera llamó a Sevilla para influir en las decisiones de Red Eléctrica. La ministra niega las ingerencias, pero Sevilla ya ha renunciado, tras pedir en vano a Nadia Calviño y a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que frenase las ansias controladoras de la todopoderosa Ribera.

Todo ello con Menorca como contrapunto, porque es en Cala Morell donde veranean, hace años, los Bacigalupo-Ribera.

Comparecencia frustrada

Se va el exministro Sevilla sin haber acudido a la Comisión de Economía del Parlament, cuya comparecencia reclamó para explicar las actuaciones de Red Eléctrica, preventivas y ejecutivas, por el gran apagón de octubre de 2018. Aún hoy 38.000 usuarios menorquines siguen esperando explicaciones. Ahora mismo desconocemos si Sevilla quería comparecer en el Parlament y la ministra de Transición Ecológica se lo prohibió.

También ha sido esta ministra -a pesar de saber lo que es una isla, al tener casa en Menorca- quien plantea la imposición de una ‘tasa ecológica’ a quienes tengan la ocurrencia de viajar en avión. Según Ribera, quienes se desplazan en avión son «los que tienen más recursos o son billetes sufragados por la empresa». En una palabra, somos ricos los residentes en Menorca al subir al avión por motivos de salud, estudios, empresa o asuntos familiares. La ministra rectifica tras escuchar que «viajar en avión no es un capricho, sino una necesidad para los isleños».

Comisión de insularidad

El proyecto de Vicenç Vidal (Més per Mallorca) para crear en el Senado una comisión sobre los problemas de la insularidad fue vetado por el PSOE. Al día siguiente los senadores socialistas presentaron la misma propuesta. Al mismo tiempo, la Conselleria de Educación, que se niega a consensuar con la comunidad educativa de Menorca la ubicación del nuevo centro integrado de Formación profesional, opta por retirar el decreto sobre acreditación del catalán para los docentes.

El Gobierno de Pedro Sánchez se niega a devolver los 78 millones por el IVA de 2017 que adeuda a Balears. El Govern dice que si falla la vía política acudirán a los tribunales. También anuncia recurso judicial, aunque propugna la vía política, el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, por el sobrecoste de 46,3 millones de euros de las desaladoras de Ciutadella y Santa Eulàlia (Eivissa). Y más de 200 plazas ofertadas por la Conselleria de Salud -pediatras, médicos de familia y anestesistas- han quedado desiertas. Todo esto ocurre en el año quinto de la era menorquina de los puentes, cuando persisten todas las dudas sobre si algún día serán demolidos o terminados.

Libro escrito en Menorca

Doctor en Ciencias Empresariales y en Derecho, José Mª Gay de Liébana, ha declarado esta semana en Castellón que «una ley no puede regular el salario mínimo, debe hacerlo el mercado». El martes presenta en Madrid, en la sede del Consejo General de Economistas, su último libro, que se titula «Revolución tecnológica y nueva economía», con un subtítulo rotundo y clarificador sobre la obra: «Todos los secretos contables de Apple, Google, Facebook y Amazon al descubierto».

Este nuevo libro de Gay de Liébana, profesor de Economía Financiera en la Universidad de Barcelona, empieza en Menorca, que define «la Isla que navega por el Mediterráneo». Nos desvela que «Menorca fue el refugio donde este verano, luchando con el enemigo [léase un bache de salud que afrontó y superó], lo rematé y allí llegaron horas de inspiración. En la bahía de Binisafúa empiezan las disquisiciones».

Añade el académico y comentarista amigo: «hora crepuscular, algún rincón de la costa sur de Menorca», evocando los atardeceres menorquines que le inspiran y le enriquecen. Tendremos la oportunidad de organizar un acto para presentar en Menorca, en coloquio ameno, este nuevo libro que nos explica la disrupción.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿A cuánto ascendería la indemnización por la rescisión del contrato para la redacción del proyecto en el
tramo Maó-Alaior?

¿Se reunirá el conseller Martí March con los directores de los institutos de Menorca para consensuar el mapa de FP?

¿Participará el sector privado en la gestión de las visitas a la Cova de s’Aigua de Ciutadella?

¿Aceptará comparecer el nuevo presidente de Red Eléctrica ante el Parlament por el gran apagón que sufrió Menorca?

¿Logrará el Colegio de Arquitectos que los ayuntamientos y el Consell agilicen la tramitación y aprobación de las licencias de obras?

One Response to “En el año V de la era de los puentes”

  1. manumenorca dice:

    … yo circulo a velocidad de crucero en ese tramo… y adelanto a toda prisa a cualquier automóvil que sospeche que pueda ser susceptible de ser buen conductor y ponerse a circular a 70 y crear la consabida caravana… un día de éstos descubrirán que las señales habrán sido vandalizadas con pintura negra cambiando ese siete por un nueve… y ya estamos tardando

Leave a Reply