En Eivissa se espabilan mucho antes

Los presupuestos de la Comunidad Autónoma para el 2020 destinan 125 millones de euros a Eivissa, de los que sesenta corresponden a inversiones previstas -otra cuestión es que se ejecuten- y 58 a las aportaciones para el Consell de la Pitiusa mayor.

Por primera vez las cuentas autonómicas incluyen inversiones por la «capitalidad de la ciudad de Eivissa», en cumplimiento de la ley aprobada el pasado 8 de abril, en el tramo final de la anterior legislatura. La aportación del Govern por este novedoso concepto a Eivissa ascenderá el próximo año a 3,76 millones de euros.

En cambio Menorca, que carece de una partida similar con cargo a los presupuestos del Govern, empieza ahora a redactar el proyecto de Ley de Reserva de Biosfera con la que espera obtener compensaciones, no por razón de una inexistente capitalidad, sino por el modelo de protección derivado del Plan Territorial Insular que en 2003 se aprobó sin consenso político.

El Consell de Menorca abrió ayer un periodo de «consultas públicas» sobre esta Ley de Reserva de Biosfera, cuyo anteproyecto ha encargado a Ferran Pons Cánovas, profesor de Derecho Administrativo. Lo más llamativo es el periodo escogido por Susana Mora, Maite Salord y Cristina Gómez para formular «consultas y opiniones en torno a los fundamentos y objetivos» de la ley. Del 4 de diciembre al 7 de enero, periodo festivo del año por excelencia, con el puente de la Constitución , Navidad, Fin de Año y Reyes. Y con el documento de la «Consulta pública previa sobre el anteproyecto de proposición de Ley de Menorca Reserva de Biosfera» redactado slo en castellano. Más allá de las formas, la cuestión de fondo consiste en si el modelo de Reserva de Biosfera es sostenible y ha mejorado la economía de Menorca. De momento, en Eivissa se han espabilado antes que nosotros y con la excusa de la capitalidad ya reciben 3,76 millones extras este año.

Leave a Reply