Una secretaría insular para Més (¿o2?)

El cuarto Govern del Pacte -segunda era Armengol- arranca mal, con Més per Menorca fuera del Ejecutivo, así como críticas y recelos en Més per Mallorca. Los ‘menorquinistas’, como les gusta definirse, quedaron escaldados en el primer Govern Armengol con la dimisión, primero, de Esperança Camps y el cese, disfrazado de dimisión, de Ruth Mateu, después.

El 47 por ciento de la asamblea de los nacionalistas mallorquines no ha apoyado un acuerdo extremadamente beneficioso para el PSOE que evidencia la enorme debilidad de Podemos y Més per Mallorca, así como el papel hegemónico que quieren desempeñar los socialistas en toda Balears, incluida Menorca naturalmente, después de los resultados electorales del 26 de mayo.

Més per Menorca y Podemos para negociar el acuerdo del Consell tuvo lugar en la sede insular del PSOE bajo la atenta mirada de su fundador, Pablo Iglesias. Foto: JAVIER COLL.

Porque el problema y la gran cuestión que demora siempre los pactos no son los programas, los objetivos y los grandes acuerdos, proclamados a partir de la relectura de lo anunciado hace cuatro años, sino los cargos. Son las sillas, estúpido; son los puestos y, por supuesto, son los sueldos.

Ya puede ir Maite Salord despidiéndose de la presidencia compartida porque el PSOE menorquín no cederá un ápice, siguiendo las instrucciones dictadas por Francina Armengol y Marc Pons. Ya pueden invocar los nacionalistas menorquines el acuerdo del Consell de Formentera, donde el PSOE desempeñará la presidencia durante 20 meses y Gent per Formentera lo otros 28 meses. Damià Borràs ha promulgado el «no es no» porque «lo que ocurre en Formentera es problema de Formentera» y, provocador, añade que «si Més no quiere entrar en el gobierno del Consell, es una decisión que adoptará Més». Hostilidades abiertas y guerra de guerrillas.

A lo sumo, el PSOE intentará camelar a los nacionalistas de Menorca con una Secretaría Insular (¿o dos?) en la línea de las dos secretarías autonómicas que Iago Negueruela, Marc Pons y Pilar Costa, siempre por este orden, se sacaron de la manga durante la negociación del ‘pacto de la pizza’ que han pagado los de Més y Podemos.

Cultura, disuelta

Porque, ¿a cuánto asciende el presupuesto de la Comunidad Autónoma que gestionarán los consellers del partido morado, Juan Pablo Yllanes y Mae de la Concha; y los consellers del Més mallorquín, Vicenç Vidal y Fina Santiago? Hagan cuentas y sabrán el poder real que han obtenido los socios abducidos y genuflexos. Los abucheos y el «ay, si lo hubiera sabido», después.

El PSOE se siente tan fuerte ante el silencio ovino de Més per Mallorca y, por supuesto, de Podemos que incluso ha osado hacer lo que ningún presidente de Balears ha hecho en 36 años de autonomía: suprimir la Conselleria de Cultura, lo que sería grande motivo de escándalo si gobernase el PP. Ni Gabriel Cañellas se atrevió a tanto. ¿Qué opina de esta afrenta la descabalgada consellera Fanny Tur?, ¿por qué cedió Armengol a las exigencias de Fina Santiago y Carlos Gonyalons?, ¿aceptará la menorquina Joana Català gestionar lo que queda reducido a una simple dirección general?

Las críticas y los lamentos de la Obra Cultural Balear y del Observatori de la Cultura de les Illes Balears quedarán en eso, en simples protestas. Ya no hay vuelta atrás, entre otras razones porque tanto los dirigentes del partido morado en Balears -aquel que calificaba al PSOE de ‘casta’- y Més per Mallorca han firmado y avalado el programa del PSOE que disuelve la conselleria propia de Cultura en el organigrama de la conselleria de Presidencia, con la durísima y fenicia ibicenca Pilar Costa al frente. La OCB califica de «decepcionante» el ‘Acord2 de governabilitat’ que con enorme regocijo de Armengol suscribieron, en nombre y representación de Podemos y de Més per Mallorca respectivamente, el exjuez Juan Pedro Yllanes y el presidente del Consell de Mallorca en funciones, Miquel Ensenyat, futuro senador autonómico.

El Observatori de la Cultura denuncia que «las negociaciones del nuevo Pacte de Progrés han destapado el desinterés de los partidos por reeditar la existencia de una conselleria propia para la cultura de Balears». ¿Pacte de Progrés dice?

«Payesía y mundo rural»

Al equivocarse Mae de la Concha en su estrategia para obtener el acta de senadora por Menorca, la exdiputada del Congreso y secretaria general de Podemos-Balears, que había quedado sin cargo público, se planteó incorporarse al Govern. Destapó sus deseos -que el PSOE ha transformado rápidamente en realidades- al afirmar en IB3 Ràdio el 10 de junio que le gustaría gestionar alguna de estas áreas: «infancia, payesía y mundo rural o cultura». Armengol, siempre al quite, comentó­: «ya tenemos asignada la conselleria de Agricultura». Así se escribe la historia.

Las lentejas

Més per Mallorca ha vendido la primogenitura por un senador autonómico. Antoni Noguera, exalcalde de Palma, que se abstuvo en la votación de Més per Mallorca para ratificar la foto de Bellver, califica de «mal pacto» el acuerdo que han suscrito los ecosoberanistas mallorquines con el PSIB-PSOE y Podemos para el Govern.

Empieza a aflorar entre los militantes críticos el malestar por haberse resignado a sólo dos conselleries. «Este pacto -indican los que votaron en contra- demuestra nuestra debilidad ante el PSOE. Ellos han enviado a tres negociaciones para todas las instituciones y nosotros, negociadores distintos, lo que ha sido un error». Recuerden, Negueruela, Marc Pons y Pilar Costa, siempre por este orden.

Las críticas van más allá: «ha parecido que Més sólo reclamaba sillas, cuando Més debe distinguirse por sus políticas valientes y transformadoras». En Menorca, de momento Més mantiene la dignidad. «No lo podemos asumir», afirma Nel Martí, al lamentar «la actitud que desde el principio ha tenido el PSOE, como si fuéramos prescindibles», en alusión a que los socialistas necesitan a Més para formar gobierno. Los nacionalistas deberán decidir si se comen las lentejas solos.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuáles son las condiciones y en qué consiste el acuerdo que cerró el jueves Joana Gomila con la Policía Local?

¿Se pondrán de acuerdo la Conselleria de Salud y el Abaqua para poner en marcha la desaladora de Ciutadella?

¿Reabrirá la consellera in pectore Mae de la Concha las ayudas del Govern para los jóvenes agricultores?

¿Se reunirán el PSOE, Més y Podemos el 26 de junio para reemprender los contactos dirigidos a formar el próximo gobierno del Consell?

¿Cuál es el origen del aumento de la salinidad en la balsa con el agua de la comunidad de regantes de Ciutadella?

Leave a Reply