Quatre capellans, quatre carrers

La colección “Monografies Ferrerienques”, que edita el Ajuntament de Ferreries, arrancó en 1988 con el estudio del sacerdote e historiador Josep Sastre Portella titulado “Emigració ferrerienca a Alger des del port de Ciutadella”. Treinta años después prosigue con la publicación del volumen número 23, dedicado a cuatro presbíteros que dan el nombre a otras tantas calles de la población. Son el canónigo Josep Febrer Al.lès (1853-1920), que fue proclamado hijo ilustre de Ferreries el ecónomo Bartomeu Florit Janer (1883-925) el sacerdote mártir Joan Huguet Cardona (1913-1936), beatificado por la Iglesia católica y Guillem Coll Pelegrí (1910-1964), que ejerció durante 25 años como rector de la parroquia de Sant Bartomeu

Joan Janer Martí es el autor de la semblanza biográfica del ecónomo Florit Janer, mientras que el sacerdote e historiador Guillermo Pons Pons ha redactado las trayectorias de los otros tres presbíteros.

Explica en el prólogo el concejal de Cultura, Bep Cardona: “veim com una necessitat deixar constància escrita de qui som, d on venim, de quines són les nostres arrels per tal que les generacions futures coneguin millor la nostra història”.

Una monografía de 145 páginas que nos desvela aspectos inéditos sobre la actividad pastoral, social y cultural de estos cuatro sacerdotes, así como su compromiso con Ferreries. Así, descubrimos el trabajo desarrollado por el deán Febrer en el ámbito de la prensa católica menorquina y como rector del Seminario durante 23 años el impulso dado por el ecónomo Florit a la construcción del convento para las religiosas Hijas de la Misericordia (Ca ses Monges) el estremecedor testimonio de fe cristiana de Joan Huguet, asesinado en el zaguán del Ayuntamiento por el brigada Pedro Marqués, autoproclamado gobernador militar de Menorca en julio de 1936 y el impulso dado por el senyor Guillem, sacerdote culto y piadoso, a la Acción Católica, la caridad y la devoción mariana.

 

Leave a Reply