Ni crecemos ni generamos bienestar

La doble presentación, en Ciutadella y Maó, organizada por el Cercle d’Economia, del libro «Menorca i Eivissa, dos relats històrics i econòmics», redactado por Miquel Àngel Casasnovas y Guillem López Casasnovas, reabre el debate sobre el modelo económico de la Isla.

Acotemos el análisis: no es cierto que Eivissa tenga, a diferencia de Menorca, altas productividades. Eivissa obtiene parte de su mayor crecimiento de un ritmo de acumulación más intenso que el de Menorca, lo que explica que Menorca siempre crezca menos, porque el modelo menorquín es menos acumulativo.

Menorca vs. Eivissa: modelos que no son defendibles. Miquel Puig, Guillem López, Miquel À. Casasnovas y Joaquim Coello en la presentación del libro sobre estas dos islas. Si fuese funcionario, optaría por el modelo de Menorca; como empresario por el de Eivissa

Pero Menorca, a pesar de haber decidido, acertadamente, acumular menos, no está siendo capaz de crear un modelo intensivo en aprovechamiento. El resultado es que ni crece ni genera bienestar. Admitir esta realidad no significa tomar partido a favor de unos (acumuladores) u otros (desacumuladores), sino encender la luz del túnel por el que atraviesa la economía menorquina. El principal problema de Menorca consiste en tener que escoger entre uno de los dos bandos, cuando ambos son perdedores y el ganador es el de los que se aprovechan. No aciertan quienes defienden la posición de un bando frente al otro. Tampoco es correcto vincular alto crecimiento con bajada de productividad estos últimos treinta años, y menos hacer economía ficción.

La evolución del PIB per capita a precios constantes de 2010 (datos Eurostat) concluye que en Menorca bajó un 25,7 por ciento entre 2000 y 2015, mientras que en Balears se redujo un 16,5 por ciento. En cambio, en España creció un 7,8 por ciento y en la zona UE-28, un 15,8 por ciento.

El modelo económico actual de Menorca no es defendible, tampoco el de Eivissa, aunque por distintas razones. Puestos a escoger, no elegiría ninguno de los dos. Si fuese funcionario, optaría por el de Menorca; como empresario, por el de Eivissa.

Además de la acusada estacionalidad, cuando hay que dar vacaciones en julio al personal contratado para la temporada, algo no funciona. Y desautorizar la encuesta de gasto que realiza PIME-Menorca porque son «percepciones» no parece razonable. Por cierto, aún no ha difundido la correspondiente a julio.

Los silencios del PSOE
El PSOE-Menorca vive un verano apacible, interrumpido únicamente por las fotografías con los ministros de Pedro Sánchez. Primero con el segundo titular de Cultura, José Guirao, en la reapertura del Museo de Menorca, el 19 de julio; y el jueves en la isla del Rey con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, con la que tendrán la oportunidad volver a fotografiarse en la tertulia que se celebrará en Es Mercadal el 20 de agosto.

Pero los socialistas menorquines mantienen absoluto silencio sobre las dos grandes cuestiones que Més per Menorca ha puesto sobre la mesa: la demolición del puente construido en Rafal Rubí y su sustitución por una rotonda al nivel del suelo; y la rehabilitación de una parte de la memoria y la dignidad de las víctimas de la guerra civil y el franquismo en Menorca. Es Més quien marca el calendario político al PSOE, con una Susana Mora que elude debates. Pero en política los silencios también tienen su coste.

Las obras ejecutadas en la rotonda, hoy nudo, de Alaior, duplican -por coste y consumo de territorio- las proyectadas en La Argentina y Rafal Rubí, que ha sentenciado el gobierno tripartito del Consell. Su tamaño es muy similar: 65 metros de radio en Alaior frente a los 50-55 de Rafal Rubí y La Argentina. La diferencia sustancial se produce en el impacto sobre el terreno, porque la rotonda de Alaior se ha construido en un punto donde ha sido preciso excavar y desmontar un gran volumen de tierra, y después construir los taludes, con pendientes del seis por ciento en los ramales de incorporación. Aquí surge el diferencial de coste (1,2 millones de euros Alaior frente a los 0,7 de los enlaces previstos en Rafal Rubí y La Argentina) y más consumo de terreno.

Y además del Colegio de Arquitecto, ¿tiene algo que decir el Colegio de Ingenieros?

Después de Sant Joan
Los caixers senyors de Ciutadella han celebrado esta semana su anual encuentro después de las fiestas de Sant Joan. Tuvo lugar en Can Olivar de davant l’Església en la tarde del martes. Fue un encuentro tranquilo y distendido al que asistió, por primera vez, el caixer senyor del bienio, Julio de Olives. Efectuaron una valoración de las fiestas de este año y comentaron distintos aspectos relacionados con los Protocols, cuya aplicación corresponde a la Junta de Caixers Senyors.

No tienen previsto reunirse hasta el próximo año, después de Sant Joan, para decidir el nombramiento del caixer senyor del bienio 2020-21, designación que algunos pretenden ocultar en la era de las redes sociales, a la que se dará lectura después en la sesión extraordinaria del 9 de julio en el Ayuntamiento, junto con el nombramiento -que habrá efectuado el rector de la Catedral, Josep Manguán- del caixer capellà.

Para el segundo año de su bienio, Julio de Olives ya ha previsto que su hijo mayor, Guillermo de Olives Victory, salga en su representación en la mañana del día de Sant Joan. El segundo hijo, Luis, desempeñará otras funciones.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo podrá instalar Telefónica la anunciada red de fibra óptica en el centro urbano de Ciutadella?

¿Aceptará el Consell la petición de los arquitectos para que se autorice el alquiler de casas de más de 40 años?

¿Habrá concluido este mandato sin que se haya iniciado la demolición de la estructura construida en Rafal Rubí?

¿Quién está detrás del perfil CDR Menorca en las redes?

¿Cuándo iniciará Gas Natural-Nedgia las obras de canalización de la red en Menorca?

¿Por qué se retrasa la publicación de las bases de la oferta de ocupación del Consell?

 

Leave a Reply