Archive for abril, 2018

Compromiso de los Rotger con Alaior

Martes, abril 10th, 2018

La trayectoria personal y empresarial de Vicente Rotger Buils (Alaior, 1916-Palma, 2014) marcó toda una época al reunir momentos de dificultad y de privaciones con una voluntad emprendedora, visión de futuro y acierto en las decisiones. Este próximo sábado el antiguo convento de Sant Diego acogerá un concierto de la Coral Studium Aureum con la que Joventuts Musicals de Alaior, en nombre de la población natal de “Don Vicente”, le rendirán público homenaje. En 1924 los Rotger se vieron obligados a marchar de Menorca por motivos económico. Se instalaron en Mallorca.

Vicente Rotger Buils, un niño que a los ocho años que vendía golosinas en el Teatro Balear, dos años después empezó a trabajar en el kiosko de Es Born con el sueldo de una peseta a la semana.

Aquel niño, que nunca dejó de sonreír, se hizo mayor y aquella familia de Alaior pasó a gestionar tres kioskos. Fundaron Distribuidora Rotger y lograron la confianza de las principales empresas editoras de Barcelona y Madrid para que los diarios de la península llegasen a las manos de los mallorquines. Después, a partir de 1958, con la intuición de la expansión del turismo, vinieron las publicaciones extranjeras, la edición de las postales turísticas y la empresa se consolidó como un potente negocio de distribución, con activos en otros sectores como el agrícola-ganadero, así como los hoteles Son Vida y Bellver. Vicente Rotger -definido acertadamente por Joana Maria Roque como un hombre en el que cada dia era el seu temps- cultivó siempre la música y el canto. Organizó inolvidables veladas en Son Ripoll y también llevó a cabo importantes inversiones en las fincas Sa Font y Son Ripoll, de Menorca, y Santa Catalina, de Menorca.

Sus hijos, Vicente y Margalida Rotger Rebassa, mantienen vivo el recuerdo y la memoria del hombre humilde y bueno que cedió su casa natal para convertirla en Espai Rotger. Es el compromiso de los Rotger con Alaior.

 

Los funcionarios, en el disparadero

Viernes, abril 6th, 2018

Las denuncias y acusaciones del GOB han puesto bajo sospecha a todos quienes desempeñan función pública -ya sea autoridad o funcionario público- que intervinieron en la gestión y resolución de los expedientes hoy cuestionados por Miquel Camps y Carlos Coll. Cuando el actual mandato arranca su tramo final se desempolvan actos administrativos del 2012, 2013 y 2014, se abren dudas que dañan la honorabilidad de los políticos que intervinieron y también ponen bajo la lupa de la sospecha a los empleados públicos que participaron en su tramitación.

Porque, según afirmó el conseller de Movilidad, bajo la atenta mirada de Miquel Camps, “se debe revisar todo”. Muy bien, Miquel Preto, ¿por dónde empezamos?, ¿dónde marca el GOB? ¿o dónde deberían fijar PSOE, Més y Podemos? No seamos malpensados. A lo mejor coinciden el gobierno tripartito y el GOB. En 24 horas pasamos directamente del debate político al terreno penal con acusaciones de tanta gravedad como un -presunto, naturalmente- delito de malversación de fondos públicos. Un ilícito severamente penado por el Código Penal en los delitos contra la administración pública cuyo sujeto activo “sólo puede ser la autoridad o funcionario público”.

Hacia la tierra prometida. Estos políticos afirmaron que, además de hacerlo estupendamente bien en la línea de “Me celebro y me canto” (Walth Withman, “Canto a mí mismo”), necesitan gobernar cuatro años más para llegar a la tierra prometida. Pero detrás, Ramon Llull les indica que hay otros caminos

Lo más sorprendente es que, ningún empleado del Consell ni tampoco los políticos del PSOE, PSM y Podemos -bien en la oposición o en el gobierno- hubieran advertido antes las presuntas fechorías que dice haber descubierto el GOB. ¿Para qué una comisión política de investigación, en lugar de acudir directamente a la Fiscalía o la flamante Oficina Anticorrupción? Vayamos al grano.

Por cierto, ¿tiene franco acceso Miquel Camps a todos los expedientes, facturas y pagos de la institución insular o no son de aplicación las prescripciones de la Ley de Protección de Datos?

El funcionario Preto
En este asunto político, con el que ya ha empezado la campaña para las elecciones de mayo de 2019, tendrán que comparecer ante la comisión de investigación los funcionarios de la conselleria.

Entre ellos, Miquel Nicolau Preto Fernández (Maó, 1964), técnico auxiliar del servicio de Carreteras del Consell, director insular de Transportes (junio 2015-julio 2016) y hoy conseller de Movilidad.

¿No vio, observó o detectó el funcionario Preto, hoy autoridad, ninguna irregularidad -o delito, puestos a especular- como empleado público adscrito al departamento donde se habrían producido estas tremendas infracciones? Cabe exigir responsabilidades in vigilando.

Hay que investigarlo todo, según la doctrina Preto , pero, ¿por qué ahora?, ¿por qué se concatenan durante la misma semana la aparición de la “interferencia” de las navetes de Rafael Rubí, la prórroga del Ministerio de Fomento para continuar las obras de la carretera hasta el 2023 y la denuncia del GOB? ¿Mera coincidencia?

 

Sigue teniendo vigencia esta frase: “Extraño país en el que no puedes dar un paso sin topar con un privilegio dar una vuelta a una piedra sin alterar una costumbre abrir un nuevo camino sin perturbar un derecho civil”. (Antoine de Causan, intendente del conde Lannion, gobernador de Menorca 1756-1762 y fundador de Sant Lluís).

Ciudadanos, de perfil
Las encuestas -tanto del CIS en el conjunto de España como del IBES en Balears- que pronostican un incremento en la intención de voto para Ciudadanos hallan su contrapunto en la calculada indefinición que practica el partido de Albert Rivera. Para evitar pronunciarse utiliza el ni sí, ni no, sino todo lo contrario que le permite aplicar el escaqueo político, eludir compromisos y mantenerse en una áurea imprecisión.

En el Senado se abstuvieron ante la moción del PSOE para aumentar el descuento de residente al 75 por ciento en los trayectos con la península. Pero en el Consell de Mallorca los dos consellers de Ciudadanos votaron a favor, como hicieron todos los partidos.

De las 35 proposiciones de ley que durante esta legislatura han sido tomadas en consideración en el Congreso, los diputados de Rivera se han abstenido en once casos. Entre estas abstenciones, la prisión permanente revisable, la subida del salario mínimo interprofesional, la derogación de la ley mordaza , la reparación jurídica de las víctimas del franquismo y la reversión de la Ley del Aborto. El aumento del descuento de residente que reivindica el PSOE para las rutas con la península fue aprobado con el voto en contra de los socialistas en el Congreso. En este caso Ciudadanos votó a favor al aprobar los Presupuestos Generales de 2017.

Los progresistas y el PI
Con todas las dudas abiertas sobre si la propuesta de zonificación para el alquiler turístico será presentada al próximo pleno del Consell, la imagen de esta semana la protagonizan los partidos que apoyan el Govern del Pacte. Elogiaron, sin rubor, su propia gestión. Miquel Payeras, que califica la escena de “enternecedora”, escribe: “Faltaba el PI, un partido que al parecer ya no es de derechas según se desprende del olvido significativo por parte de nuestros dirigentes izquierdistas que se conjuran para evitar un gobierno del PP con Ciudadanos. Es el principio del proceso de desderechización del PI por parte de los que todavía se llaman izquierdistas y que a no tardar ya se sólo se dirán progresistas para poder pactar con los regionalistas”.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Con qué disfraz recorrieron el viernes las calles de Ciutadella los concejales del gobierno municipal encabezados por Joana Gomila?

¿Se llegará a construir el rocódromo en Ciutadella?

¿A quién ha propuesto el PI encabezar la candidatura municipal de Ciutadella el 2019?

¿Pactarán gobierno y oposición el cierre y peatonalización de Es Cós de Sant Lluís?

¿Quién será el juez instructor del expediente municipal para nombrar hija ilustre de Ciutadella a Pilar Benejam?

¿Qué entidad decidió no firmar el escrito sobre el enlace de la carretera en Rafal Rubí?

 

 

Menos población, pero más funcionarios

Viernes, abril 6th, 2018

A pesar de sumar 50.000 habitantes más que Menorca, Eivissa cuenta con menos funcionarios de la comunidad autónoma que Menorca.

En Eivissa, con el 11,8 por ciento de la población de Balears, hay 386 empleados públicos autonómicos, lo que representa el seis por ciento). En cambio, Menorca, donde reside el 8,8 de los habitantes del archipiélago, dispone de 417 funcionarios del Govern, 31 más que la Pitiusa mayor, lo que representa el 6,5 por ciento. La isla de Formentera, con el 0,9 por ciento de la población, es atendida por 26 trabajadores públicos adscritos a las conselleries y las empresas públicas del Ejecutivo autonómico.

Según Més per Menorca se registra un desequilibrio, porque Mallorca, con el 78,5 por ciento de la población, concentra 5.606 trabajadores, lo que supone el 87,1 de la plantilla autonómica. Por ello propone una desconcentración de los funcionarios mallorquines hacia las islas menores con el traslado de 150 empleos a Menorca, 370 a Ibiza y treinta a Formentera. La propuesta reabre el debate sobre la arquitectura institucional de la autonomía balear, donde coexisten el Govern de la Comunidad Autónoma y los consells insulars. Estas administraciones nacieron como organismos de Administración Local pero tienen doble naturaleza político-administrativa al ser también instituciones autonómicas.

Las cuestiones son otras: ¿aceptarán 550 funcionarios mallorquines ser desconcentrados , o sea trasladados a Menorca, Ibiza y Formentera?, ¿cuenta con mecanismos el Govern para realizar estos traslados?, ¿cuál será la reacción de sindicatos, comités de empresa y juntas de personal?

Vayamos más lejos, ¿son suficientes, sobran o faltan, 6.435 funcionarios -aquí no se incluyen los servicios territorializados de educación y sanidad- para garantizar el funcionamiento de la comunidad autónoma? Es una cuestión de competividad, competencia y eficacia, donde hay que descontar absentismos y los convenios de la función pública.

 

Los alcaldes, en el Bhondu de Ferreries

Jueves, abril 5th, 2018

Salió de Sant Lluís Montse Morlá a las diez de la mañana del jueves en dirección a Es Castell conduciendo el «Dacia Logan» color blanco identificado con el nombre y el escudo municipal del ayuntamiento.

La alcaldesa santlluïsera recogió en Es Castell al alcalde Lluís Camps. Después se dirigió a Maó donde se incorporó la alcaldesa Conxa Juanola, y a continuación hicieron parada en Sa Teulera de Alaior donde Coia Sugrañes se subió al coche ‘transporte-alcaldes’.

 

Café con leche en Can Bernat de Ferreries. Josep Carreres descubrió a los alcaldes tomando café con leche, tranquilamente, en el bar Can Bernat. Les indicó que debían empezar la reunión y preguntó si era necesario el ventilador para las altas temperaturas por el debate sobre el alquiler turístico. Foto JOSEP BAGUR GOMILA

 

Cuatro primeros ediles en dirección a Ferreries, donde, a las once, debía empezar la reunión mensual de la junta de alcaldes, denominada «Comissió de presidents de corporacions locals de Menorca» al participar la presidenta y la vicepresidenta primera del Consell en su condición de consellera de Cooperación Local.

En el trayecto entre Alaior y Es Mercadal llamaron a Francesc Ametller para comunicar al cuco alcalde que ha logrado exceptuar a Fornells del veto al alquiler turístico en suelo urbano que había una plaza disponible en el «Dacia Logan»: «donde van cuatro alcaldes, caben cinco, Xiscu». Le invitaron a sumarse. Pero advirtió primero Ametller a Lluís Camps que «fes bonda entre tantes dones» y explicó después que iría directamente a Ferreries porque estaba preparando otros jarabes medicinales y pactos rectos para Susana Mora. No lo aludió, pero se estaba refiriendo al voto favorable, en el pleno de Es Mercadal, a la moción presentada por el PP para que el catalán en la sanidad pública de Balears no sea exigido como un requisito, sino que tenga la condición de mérito.

La doctora Antonia Cantallops, concejal portavoz del PP, además de negociar y pactar los presupuestos municipales de Es Mercadal con el pragmático Ametller, también arrancó el apoyo del presidente del PSOE-Menorca a la moción de los populares que insta al Govern a retirar este decreto.

De Can Bernat al hindú
Descubrió el alcalde anfitrión, Josep Carreres, a los otros munícipes en Can Bernat, donde, sin prisas, habían pedido café con leche antes de empezar la reunión.

Pla Terme, Felib, Tetra IB y Orve fueron las primeras cuestiones abordadas. Sesudos temas para iniciados. Después, los refuerzos de las policías locales en las fiestas patronales, apoyos técnicos a los ayuntamientos para los planes de desarrollo turístico, el servicio de matadero con carácter insular y nueva Ley de Contratos.

El debate político arrancó con el alquiler turístico con la prohibición de esta actividad en Menorca. Quien llevó la voz cantante del ‘no’ a la propuesta-veto del Consell fue la alcaldesa de Alaior.

Coia Sugrañes, con los apoyos de Lluís Camps y Pere Moll, reiteró la petición del PP-Menorca para abrir una nueva ronda de negociaciones que permita alcanzar una solución consensuada.

El acuerdo en Menorca no ha sido posible por el rechazo de los alcaldes de Es Castell, Alaior y Es Migjorn Gran. Pere Moll recibe llamadas de propietarios de viviendas en el núcleo migjorner que le piden explicaciones por la prohibición ¿Por qué en Fornells sí y en Es Migjorn no, le preguntan. Y el alcalde migjorner dice a los afectados que «esto son cosas del Consell, porque a los alcaldes no nos han hecho caso».

El asunto se complica Més cuando el Consell no acepta la petición de Maó y Ciutadella para autorizar el alquiler de viviendas unifamiliares en suelo urbano. A ello se añade el desmarque de Gent per Ciutadella, con un criterio asumido por Podemos-Menorca, a favor de alojar a turistas en las casas hasta sesenta días.

La alcaldesa de Ciutadella agudizó en Ferreries su rictus de seriedad después del pleno extraordinario del martes donde se escenificó la división entre los tres partidos del gobierno municipal.

Es tiempo de rectificaciones en el Govern del Pacte y de ir reculando: empezaron con el decreto de las escoletes ahora el PSOE busca un acuerdo imposible para el decreto del catalán que permita superar la imagen de división ante el anuncio de movilizaciones en contra y el compromiso de convocar elecciones y sobre la mesa, el alquiler turístico, con criterios distintos para cada Isla, lo que implica no contentar a nadie.

Menú y pago a escote
A las 14 horas los alcaldes decidieron ir a almorzar al restaurante hindú «Bhondu», situado en la plaza Jaume II de Ferreries. Escogieron el menú del mediodía, a 8,70 euros por comensal, y como acostumbran, pagaron a escote. A pesar de las diferencias políticas, la relación personal es buena. Por ello no se comprende que cuando una alcaldesa acuda al pleno de otro ayuntamiento no sea saludada por la alcaldesa del municipio. ¿Será que no practica el fair play?

Durante el almuerzo no hubo referencias directas a la encuesta del IBES que abre la puerta a un cambio de gobierno en mayo de 2019, pero todos la llevan anotada en su agenda. Los ocho alcaldes de Menorca afrontan el año político más decisivo. Muchos frentes abiertos, como la gasificación de la Isla, hasta ahora cuestionada por los gobiernos municipales de Ciutadella, Maó y el Consell. Los alcaldes de Alaior y Es Migjorn asistieron al foro celebrado el martes en Ciutadella. Once meses para decantar posiciones y consolidar tendencias. La cuestión es ¿quiénes de los ocho actuales primeros ediles repetirán en las próximas municipales o irán en otras candidaturas? Continuará.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Impugnará finalmente UGT los tribunales de selección de personal del Consell que ha calificado de «ilegales»?

¿Cuándo conseguirá reparar el Consell los molinos averiados del parque eólico de Milà?

¿Por qué no tramita el IB-Salut la legalización del helipuerto en el hospital Mateu Orfila?

¿Cuándo volverá a contar con un jefe la agrupación de Protección Civil de Ciutadella?

¿Por qué el Ayuntamiento de Maó cuenta con 69 empleados más que el de Ciutadella teniendo menos población?

¿Evitará Joana Gomila el cierre del Centre de Professors de Menorca en Ciutadella?

 

Condenados a ser corruptos

Martes, abril 3rd, 2018

El inspector de Hacienda Jaime Far, primer director de la Oficina Anticorrupción de Balears, afirma que «toda persona está condenada a corromperse en algún momento». Precisa, a continuación, que «dependiendo de sus posibilidades». O sea que todos tienen un precio todos somos sopechosos, desde un auxiliar administrativo al mismo director de esta flamante Oficina Anticorrupción, un invento del Govern del Pacte que aún carece de reglamento y de funciones. Este organismo arranca con un presupuesto inicial de 500.000 euros, pero precisará un presupuesto anual de 2,5 millones y se solapará con el trabajo que realizan la Fiscalía Anticorrupción, la Sindicatura de Cuentas, la Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía.

El veterano abogado y exmagistrado del Tribunal Superior Rafael Perera discrepa, naturalmente, con el «todos corruptos» de Jaime Far, que califica de «pésimo estreno en el cargo» porque «hay muchas personas que tienen como norma de su conducta, pública y privada, la honradez y la rectitud, y por tanto tienen derecho a no ser considerados como personas anormales por su incorruptibilidad.

El director de esta nueva oficina, que ve a todos los ciudadanos un corrupto en potencia y un sospechoso, cobra el sueldo más elevado que paga el Govern: 95.000 euros. Dice que «es el que se fijó y es opinable si es alto o bajo, lo que no podía hacer era perder dinero». Pero añade, convencido, que «un sueldo alto no blinda contra la corrupción».

La cuestión de fondo, más allá de las opiniones de Jaime Far, es la utilidad y la eficacia de esta Oficina Anticorrupción de Balears, teniendo en cuenta la experiencia de organismos similares.

Como señala el periodista de tribunales Víctor Malagón, así como detrás de cada persona hay un corrupto, en toda institución nueva que se pone en marcha anida el germen de la ineficacia.

 

Hoteles de Son Bou: ¿a la carta o menú?

Martes, abril 3rd, 2018

El Govern del Pacte-1, porque en marzo del 2017 Més per Menorca ya se marchó, tiene tres frentes abiertos que le incomodan, especialmente con Menorca, en este año tan preelectoral: el decreto del catalán en la sanidad pública, que ha provocado el surgimiento -precisamente en Menorca-, de la plataforma Mos movem, una erizada cuestión que provoca discrepancias tanto en el seno del PSIB-PSOE como entre los socios del Govern.

Podemos califica este tema de «asunto delicado». El decreto sigue paralizado mientras aumenta la indignación de Més y se oyen con más claridad las voces del PSOE que piden una reflexión sobre la conveniencia y oportunidad, o no, de aprobarlo. Los socialistas quieren parar, ya, las movilizaciones que está provocando entre médicos y otros profesionales sanitarios, así como la percepción ciudadana de que es una imposición política que no beneficia a la asistencia sanitaria.

Del alquiler a los hoteles de Son Bou. El mismo día que Susana Mora destapa la caja de la revisión del PTI, Misericordia Sugrañes presenta la alternativa para los hoteles Milanos-Pingüinos. En el despacho de la presidenta del Consell se amontonan las cajas con las críticas a la propuesta del alquiler turístico. Foto: GEMMA ANDREU

En segundo lugar, el decreto de las escoletes, paralizado por las protestas que ha generado en la comunidad educativa menorquina y todos los partidos de la Isla, PSOE incluido. El rechazo menorquín se sustanciará en una proposición que debatirá el pleno del Parlament.

En caso de salir aprobada, el Govern tendrá que recular y retirar este decreto.

La tercera cuestión es, naturalmente, el controvertido alquiler turístico que, a pesar de haber traspasado hábilmente el Govern a Consells y ayuntamientos, sabe que le acaba salpicando. Además de abrir nuevas fricciones entre quienes deberían ser socios y aliados pero son adversarios y competidores por un mismo espacio electoral -véase el desmarque de Gent per Ciutadella respecto al PSM y PSOE- ha tenido la virtud de fastidiar, irritar y digustar a todos. Tanto en Mallorca como en Menorca, mucho más restrictiva, las propuestas de los consells no satisfacen a nadie.

Las incoherencias
El gran error de la propuesta del Consell para regular el alquiler turístico en Menorca consiste en su incoherencia, que, al carecer de un criterio homogéneo, tiene un grave efecto discriminatorio, con unos menorquines perjudicados y otros beneficiados.

El principio inspirador de la prohibición general de esta actividad en todos los núcleos urbanos y en todo el suelo rústico de la Isla -con independencia de su clasificación y su nivel de protecciónchoca con la excepción de Fornells, que sería aplicable a otras zonas de Menorca la protesta de los vecinos de Cala Llonga, que rechazan el veto impuesto por el Consell el desmarque, sensu contrario, de los residentes en Es Murtar las críticas de los alcaldes de Alaior, Es Castell y Es Migjorn el desacuerdo de El PI, que rompe la unidad en el gobierno de Sant Lluís las alegaciones que anuncian los ayuntamientos de Maó y Ciutadella y la contundente crítica de PIME. Para la federación empresarial menorquina, la regulación que pretende aplicar el Consell, además de llegar tarde y mal, ni ordena, ni resuelve ni afronta el problema, porque se seguirán alquilando viviendas en toda la Isla. Como hasta ahora, sumergidas en la economía local opaca. Naturalmente, el PP-Menorca anuncia que, si recupera en mayo de 2019 el gobierno del Consell, una de las medidas de los primeros cien días será la derogación de esta norma, cuestionada y muerta antes de nacer.

«El alquiler no es malo»
Falta sensibilidad y sobra radicalismo. Escuchemos a Víctor Cornell, abogado de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH): «Mucha gente de la PAC ha podido pagar sus hipotecas gracias a que han ofrecido sus viviendas para alquiler vacacional», afirma.

A favor, de acuerdo, ¿pero cómo se regula? «Es tan fácil cómo ver cuántas propiedades tiene una misma persona. No es lo mismo un particular que alquila su piso que un fondo buitre que ha comprado veinte o treinta viviendas y las dedica a alquiler turístico», responde Cornell. A continuación añade: «alquilar un piso los meses de verano como ayuda para pagar la hipoteca no es negativo.

El problema es que también ha sufrido una burbuja y ha habido quienes han acumulado pisos para especular y sin pagar los impuestos.

Esto ha provocado un lógico rechazo al alquiler vacacional, pero como idea no es mala».

En ningún momento aparecen los tres conceptos -veto, prohibición y restricción- con los que el Consell de Menorca no da respuesta a la antigua demanda de la ordenación del alquiler vacacional, pero además la agrava.

Las casuísticas
La propuesta de la alcaldesa de Alaior, Misericordia Sugrañes, para los hoteles de Son Bou pilla con el pie cambiado a la izquierda y descoloca a Junts per Lô, con el GOB que quiere dinamitar los dos establecimientos. Susana Mora dice una cosa y otra, distinta, al mismo tiempo. Afirma que «no hará una revisión del PTI a la carta» y también admite que «existen casuísticas concretas que necesitan un trato personalizado».

¿En qué quedamos, señora presidenta? ¿A la carta (casuística personalizada) o menú (PTI)? Todo lo que implique reducir alturas será aceptado. Este asunto ya estaría resuelto si se pudiera aplicar el decreto del Govern para acelerar sus proyectos y soslayar los trámites y «papeleo» que exige a los ciudadanos corrientes.

Siempre gana la administración.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Seguirán aumentando los ‘hortals’ ilegales, con o sin PTI?

¿Cuándo conseguirá reparar el Consell los molinos averiados del parque eólico de Milà?

¿Acabará retirando el Govern el decreto para regular las escoletes, que provoca un amplio rechazo en Menorca?

¿Devolverá Trapsa a Autoridad Portuaria los amarres del Moll de Llevant de Maó?

¿A qué se refiere el comité de empresa de Quesería Menorquina cuando «reclama más implicación del Govern»?

¿Estarán concluidas la revisión del PTI y del Plan General de Ciutadella antes de acabar el actual mandato?