Sant Lluís: entre la confianza y la censura

Pasmada se quedó la aparejadora del Ministerio de Justicia que se desplazó el 15 de marzo a Ciutadella para visitar los terrenos de Santa Rita. Es el mismo emplazamiento donde, quince años después, vuelve a plantearse la construcción de los juzgados de Poniente.

Lo que debía haber sido una discreta y breve visita de trabajo se transformó en un acto político, de prensa y propaganda, transmitido por radio y televisión, con fotógrafos y cámaras.

La incógnita del tramo Maó-Alaior. Mientras toma forma la rotonda en el acceso a Alaior, cuyo impacto sobre el territorio se constata en esta imagen aérea, aumenta el retraso en el tramo Maó-Alaior, que sigue paralizado y persiste la incógnita de la supresión de los giros a la izquierda

La incógnita del tramo Maó-Alaior. Mientras toma forma la rotonda en el acceso a Alaior, cuyo impacto sobre el territorio se constata en esta imagen aérea, aumenta el retraso en el tramo Maó-Alaior, que sigue paralizado y persiste la incógnita de la supresión de los giros a la izquierdaLa Subdirección General de Obras y Patrimonio de Justicia, además de recabar información urbanística sobre la parcela, decidió que una funcionaria conociera, in situ, el solar municipal de 6.600 metros cuadrados. Cuando aún no se ha adoptado ninguna decisión, puesto que primero se debe verificar la viabilidad, la adecuación y los accesos de Santa Rita, ya hemos cobrado la piel del oso, naturalmente sin cazarlo. En la confusión de deseos con realidades, se “informó” alegremente (?) que “el Ministerio da el visto bueno a la ubicación de los nuevos juzgados de Ciutadella”.

Al ser preguntada si había realizado alguna declaración en este sentido, la estupefacta aparejadora respondió que se había limitado a visitar la parcela y que ahora redactará el informe. “Ja hem passat s arada davant es bou”.

“Diálogo de sordos”
Cuando el tercer teniente de alcalde de Sant Lluís, Llorenç Carretero, admite que “hablamos, pero es un diálogo de sordos”, reconoce que ha desaparecido la confianza entre los integrantes del tripartito gobierno municipal santlluïsser (4 Volem, 2 PSOE y 1 PI). Sin confianza no hay gestión.

A catorce meses de las elecciones municipales sobrevuelan sobre la alcaldesa Montse Morlà la moción de confianza -que, caso de presentarla, la perdería, porque ya no hay confianza- y una moción de censura, improbable, aunque implicase una nueva pirueta del exalcalde Carretero. Del PSOE al PI, debería pactar con el PP, formación mayoritaria al contar con seis de los trece concejales de la corporación. Hay quien interpreta -sarada i es bou de nuevoque el PP se ofrece a gobernar cuando Volem Sant Lluís aún no valorado, ni se ha pronunciado, sobre la conveniencia de mantener o romper un pacto que, de facto, saltó por los aires hace tiempo.

La alcaldesa Morlà ya ha averiguado quien filtró la factura del menú de 156 euros en el Vell Parrander y ha podido acotar con precisión el ángulo de disparo. Lo más divertido es que debían ser cuatro comensales y acabaron siendo cinco porque uno de ellos pasaba por allí de hecho ya había llegado al restaurante y se acabó incorporando al almuerzo. Ahora vendrán los rebotes, con las facturas de las visitas al dentista.

De la cocina al menú
La reunión que el miércoles celebró en el Consell el patronato del Fundació Foment del Turisme de Menorca se cocinó, elaboró y condimentó el lunes fuera de la sede de la institución insular.

A diferencia de la visita de la aparejadora del Ministerio de Justicia, este encuentro tuvo lugar a puerta muy cerrada, y, por supuesto, no se avisó a fotógrafos ni a cámaras. Al lastimero grito de “na Maite no s ho mereix”, difundido por Isaac Olives, acudieron al encuentro -en la sede de una empresa privada en Maó- los dirigentes de organizaciones empresariales del sector turístico menorquín, no todas. La saga-cita con la consellera de Turismo y su director insular se prolongó durante cuatro horas.

El menú, bien salpimentado, fue servido el miércoles. Incorporó cambios sustanciales en el orden del día, con la modificación del acta anterior, porque no había recogido fielmente lo manifestado y debatido la anulación de los puntos 2 y 3, porque ya se había efectuado delegación en el director insular y no se pondrán especiales dificultades a la designación de Irene Moyá, hasta ahora subdirectora de la Agència de Turisme de Balears (ATB), para la plaza de directora-gerente de la fundación. Duración del contrato: un año. A cambio se modifican las bases de la plaza del cap de Promoció para que el seleccionado-elegido-designado deberá acreditar una experiencia mínima de cinco años de ejercicio en turismo en la empresa privada naturalmente. Entre los requisitos exigidos, fluido conocimiento de inglés, francés y alemán (no aparece el catalán).

Los empresarios transmitieron a Maite a Isaac que es preciso incorporar a personas con trayectoria profesional, conocimiento y solvente capacidad para “vender el producto Menorca”, con respeto, sea dicho, a los historiadores. Con este menú se trocaron los votos negativos y las abstenciones por apoyos que ahora, promissio parit debitum, exigirán se sirva todo lo pactado en el menú de lunes.

El Govern no se inmuta
El Govern volvió a anunciar ayer -con visita de Francina Armengol incluida- que construirá cuatro pisos sociales en Sant Lluís.

Tenían que haber empezado el 2017. Pero este Govern no se inmuta, porque anula el concurso para la compra de coches con combustible (Marc Pons a Negueruela: “Han de ser eléctricos”) y no tiene inconveniente en calificar de opiniones -Patricia Gómez, consellera de Salut, dixit- los votos de tres miembros del Consell Consultiu (Felio Bauzá, Marta Vidal y José Argüelles) a pesar de ser juristas de reconocido prestigio contra el decreto del catalán y su advertencia de que incurre en inconstitucionalidad. Les da igual.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué insiste el Govern con la tarifa plana, a diferencia del Gobierno canario, al vulnerar la normativa europea?

¿Por qué ha encargado el Consell el informe externo sobre las deficiencias del Servei de Família a la Fundación Universitaria de Oviedo?

¿Hay coincidencias caligráficas en las pintadas de Sa Naveta des Tudons, Sa Bassa Verda, Torre Vella y Punta Nati?

¿Prosperará la idea de Marc Pons de construir una cantina en Fornells, a la que se oponen el PP y la Entesa?

¿Por qué optó a la convocatoria de fabioler una sola mujer de todas las que trabajan en el Ayuntamiento de Ciutadella?

 

Leave a Reply