Forges y el egregio colega Zaca

En abril de 2015, al editar el libro “Humor propi + 12”, que recopila las mejores viñetas publicadas por Zaca en MENORCA “Es Diari” durante los últimos doce años, pedí a Forges que viniera para intervenir en el acto de presentación. Agradeció de inmediato “vuestra invitación y haberos acordado de mi”, pero a continuación explicó que “lamentablemente, me es imposible actualmente hacer desplazamientos, ya que mi mujer está en tratamiento radioterápico recién empezado y no debo comprometerme”. La sincera respuesta, desde Madrid, concluyó con un “abrazos para todos y especialmente muy fuertes para el egregio colega Zaca”.

Comprendí que aquellas razones impedían contar con la participación de Antonio Fraguas, pero el mismo día insistí, atreviéndome a pedir un “texto o dibujo” para entregar a nuestro humorista de cabecera. 48 horas después, llegaba a la Redacción este mensaje de Forges: “Hola, menorquines de pro. Como sigo sin poder comprometerme con fechas ni actos, os mando este dibujo, por si lo queréis adjuntar a la presentación”. Una maravillosa viñeta con un lápiz forgiano y esta dedicatoria: “Para el gran Zaca, agradeciéndole su maestría, proclamo, ¡y abrazos! de Forges”.

Por supuesto, Zaca desconocía estas gestiones. El obispo Salvador Giménez le entregó aquella sencilla pero maravillosa obra, cuidadosamente envuelta en un papel que, intrigado, abrió el periodista homenajeado.

Fue el momento más emotivo. Zaca no pudo ocultar su sorpresa y sentimiento. Trayectorias paralelas, Forges y Zaca, compromiso cívico y atenta mirada periodística.

Nos queda la obra de Antonio Fraguas, que resume su sabiduría y escepticismo. Porque, como ha escrito Antonio Caño, Forges era “un filósofo de la vida cotidiana, un debelador de entuertos, un defensor de causas pendientes o un juez implacable, dotado de un envidiable sentido espíritu. Un periodista que habitaba detrás de las noticias”.

 

Leave a Reply