Primero el gas, después las turbinas

Quienes han demorado la gasificación de Menorca, lo que ha motivado que se hayan perdido dos años y medio, son los mismos que escribieron aquel apocalíptico «Menorca diu no al gas natural» y presentaron sesudas alegaciones contra la utilidad pública del proyecto.

Pero ahora quieren recuperar el tiempo perdido al propugnar el uso del gas natural como el combustible que permitirá reducir el elevado volumen de emisiones de la central térmica de Maó. Endesa tiene, hace meses, sobre la mesa la opción de reemplazar el fuel y el gasoil, que emplea en la actualidad, por el gas natural, menos contaminante y calificado como ‘energía de transición’ hacia las renovables. Todo esto, y mucho más, se explicó con detalle en el primer Foro Gas Natural Menorca celebrado en noviembre de 2016.

De los combustibles fósiles al gas natural. La central térmica de Endesa en el puerto de Maó podrá alimentar sus turbinas con gas natural el día que Menorca cuente con depósitos de almacenamiento que garanticen las reservas y la logística necesaria

Se ha ido debilitando la feroz oposición que manifestaron al principio de este mandato las alcaldesas de Maó y Ciutadella, Conxa Juanola y Joana Gomila respectivamente, a la ubicación fijada en el proyecto de gasificación de Menorca adjudicado por el anterior Govern, en marzo de 2015, a Gas Natural Fenosa. No aceptaban el emplazamiento y propugnaban otras alternativas. La empresa adjudicataria no entendía nada. Hoy sólo Podemos mantiene el «no» al gas natural en Menorca, como reiteró David Martínez en el Parlament.

Para que las turbinas de la central de Maó funcionen con gas natural es preciso contar con reservas -léase depósitos de almacenamiento- que garanticen cualquier contingencia, teniendo en cuenta el hecho de la insularidad y las incidencias que registra el transporte marítimo. Primero el gas, después las turbinas. Pero, ¿vamos a gasificar Menorca únicamente para la central de Maó?

Planes y costes
Contactamos con la Secretaría de Estado de Energía para conocer, de primera mano, cuál es el criterio del Ministerio de Energía y Turismo sobre esta cuestión. El secretario de Estado, Daniel Navía, se reunió el pasado 13 de noviembre con el conseller Marc Pons. En primer lugar, el futuro de la central de Es Murterar de Mallorca, y después, la central de la Colársega del puerto de Maó.

-¿Cuándo dejará de funcionar esta central con gasoil y fuel?

– El Ministerio está todavía analizando los datos y son mayores las incertidumbres, tanto con respecto al coste de construcción de la planta de recepción de gas natural como respecto del coste de las modificaciones necesarias para adaptar las centrales a gas», responden por escrito desde Madrid. Añaden que «el Gobierno balear no parece haberlos computado, y además estamos simulando el ahorro en combustibles fósiles». Pero hay más: «se está trabajando en una próxima subasta de renovables en Baleares porque es una solución eficiente, tanto desde el punto de vista ambiental, ya que no emiten C02 en absoluto; como el económico, ya que reducen el coste de generación en Balears». Esperemos que, algún día, Gas Natural Fenosa pueda construir las plantas de recepción y almacenamiento.

Matadero insular
Las críticas difundidas por el ingeniero y exconcejal del PSOE-Ciutadella Juan García Corro han empezado a desvelar los verdaderos motivos de su dimisión. Primero sobre la ubicación de los depósitos de gas natural y después sobre el matadero municipal. En este caso las críticas han reavivado el antiguo proyecto de un matadero insular, que se gestionó y tramitó durante el mandato 2007-2011 desde el Consell insular pero al final no se llevó a cabo. El sentido común aconseja que Menorca cuente con un único matadero. El miércoles se debatirá de nuevo el proyecto y se sabrá cuál es el actual criterio.

¿Cuál es el margen?
La semana nos trae otras novedades. Sobresale el rechazo de la comunidad educativa a Menorca al modelo de ‘guarderías asistenciales’ que con ahínco propugna el Govern; que la exconsellera Ruth Mateu eche en cara al Govern que vuelva a presentar un código de ética deportiva que ella hizo público antes de ser destituida; y, de nuevo, la promoción turística. La vicepresidenta Salord Ripoll afirmó que «hay margen para la renegociación» pero la presidenta Susana Mora dice que «hay poco margen». ¿Cuál es este margen?

Advierte Gómez Arbona
Médico que ha protagonizado una larga trayectoria política -ha sido alcalde de Alaior, conseller del Consell de Menorca y también diputado del Parlament-, el gerente del IBSalut en Menorca, Antoni Gómez Arbona, manifiesta su desacuerdo con la exigencia del catalán como requisito obligatorio para los profesionales de la sanidad pública en Balears.

El doctor Gómez Arbona se añade al criterio de los sindicatos, contrarios a que sea un requisito en lugar de mérito como hasta ahora. Advierte que constituye un problema que se añade a la doble insularidad y que dificultará la llegada e incorporación de nuevos médicos y enfermeras.

El decreto que incorpora el catalán como requisito no cuenta con el apoyo de los sindicatos, porque en la Mesa Sectorial de Sanidad cuatro votaron en contra y dos se abstuvieron. Esta falta de acuerdo augura pleitos en los juzgados y movilizaciones.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Con quiénes se reunió el jueves el nuevo presidente de AENA en su primera visita a Menorca?

¿Logrará el Club Marítimo de Mahón seguir gestionando los amarres, de los que depende su supervivencia como entidad?

¿Convocará algún día el Consell de Mallorca becas para los estudiantes o seguirá favoreciendo el Govern a los estudiantes mallorquines?

¿Quería el diputado de Podemos-Menorca David Martínez que Laura Camargo siguiera como portavoz del grupo parlamentario en lugar de Jarabo?

¿Es cierto, como dice la revista «Tiempo», que la dirección del PSOE ha pedido al PSIB que no sea más nacionalista que el PSC?

 

Leave a Reply