El PSOE tiene un problema en Alaior

El ingeniero naval y empresario Joaquim Coello Brufau, que mantiene una constante relación con Menorca -su casa en Ciutadella es punto de cita de muy interesantes y amenos encuentros veraniegos- afirma que «los independentistas no han podido probar de manera fehaciente que hay una mayoría de ciudadanos a favor de la independencia y, en consecuencia, no cuentan con la necesaria justificación política para declarar la independencia, más allá de la legitimidad legal de poder hacerlo, porque no existe una mayoría comprobada que la apoye».

En septiembre de 2016 Coello fue nombrado presidente de la Fundació Carulla -accionista del diario Ara- en sustitución del poeta y lingüista Carles Duarte, es patrono de Femcat, la Fundació Pasqual Maragall, la Fundació Catalunya Europa y el Palau de la Música Catalana, que preside Mariona Carulla. Advierte que la declaración unilateral de independencia «sería un salto al vacío que tendría escaso reconocimiento internacional, provocaría el desorden en la calle y abriría un camino de incertidumbre».

Los candidatos del PSOE-Menorca (mayo 2015). En la presentación de los ‘número 1’ para las anteriores municipales, apadrinados por Susana Mora y Francina Armengol, el PSOE-Menorca no incluyó a ningún candidato al Ayuntamiento de Alaior. FOTO: GEMMA ANDREU

El ‘procés’ catalán ocasiona otro efecto, con repercusión en la política balear, que aún no ha detectado Coello: está complicando do la gestión del Govern del Pacte, además de colocar a Francina Armengol en una posición muy difícil, tanto en sus relaciones con la dirección del PSOE -porque el Partido Socialista Obrero Español y el PSIB-PSOE mantienen criterios discrepantes sobre Cataluña- como con Més, que acentúa su deriva soberanista.

Dos almas
Armengol no es independentista, como dice, pero es -y se siente- muy nacionalista, como el senador Antich, porque ambos proceden del PSM, al igual que Joana Barceló. En el PSOE-Menorca conviven dos almas, pero tras las derrotas de Vicenç Tur, que con Elena Baquero y Javier Tejero propugnaba el distanciamiento de las tesis nacionalistas, se impone la ‘línea Armengol’, aunque Marc Pons, Susana Mora y Francesc Ametller intentan que no se note demasiado. Joan Mesquida sigue proscrito.

Antich califica de ‘marrón’ el voto a favor del PSOE en el Senado para activar y aplicar el artículo 155. Desde la sede de Ferraz observan con atención los desmarques del PSOE balear para alinearse con Més y no comparten aquella doctrina de Antich de «primero somos del PSIB y después del PSOE». Las coincidencias con PSIB-Més no gustan en Madrid, concretamente cuando la consellera portavoz del Govern, Pilar Costa, califica de ‘cartitas’ los escritos que se ha intercambiado Rajoy y Puigdemont, abonando la tesis de una mediación internacional, rechazada por el PSOE nacional.

En cambio, los socialistas de Balears, que son de otro PSOE y van por libre, no aprueban la moción del PP para apoyar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que prospera en Navarra, Galicia y Castilla-León con los votos del PSOE.

Demasiado ruido
El Govern Armengol no logra marcar agenda por el excesivo ruido del ‘marrón’ de Cataluña, que lo contamina todo. Incluso afecta los presupuestos autonómicos de Balears para el próximo año porque si Rajoy se ve obligado a prorrogar los Presupuestos Generales del Estado, el Govern dejará de ingresar 154 millones lo que, de rebote, afectará a los presupuestos de los Consells.

Miquel Payeras alude a «una cada vez más irritada Armengol, que esta semana demostraba que ella no pertenece al PSOE español, aunque siga militando en él», y el vicepresidente Biel Barceló -cuestionado por la denuncia de la Fiscalía por el ‘caso contratos’pone la venda antes de la herida al declarar que el apoyo del PSOE nacional a Mariano Rajoy para la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña «no ha de ser un problema para la continuidad del Govern» en el que han de convivir, «sense fer-se mal», el PSIB y Més.

Con todo este ruido y con este ‘marrón’ la próxima semana se celebra el debate anual de la Comunidad Autónoma. Se enfrentarán, cara a cara, Armengol y Gabriel Company. La primera debe medir sus palabras para no incomodar a Més ni soliviantar a Podemos, que ejerce de gobierno y oposición a la vez. Company, en cambio, modulará su intervención con mensajes dirigidos a un triple electorado: el del PP, el del PI y el de Ciudadanos, para articular la alternativa del 2019.

¿Y en Alaior?
El PSOE-Menorca renueva, hasta donde puede, las ejecutivas en las agrupaciones locales. Héctor Pons releva a Damià Borràs en Maó y Noemí Camps a Pilar Carbonero en Ciutadella Teresa Borràs y Queta Camps han sido reelegidas en Sant Lluís y Ferreries y Jordi Vidal es el nuevo secretario de Es Castell -con el histórico conseller Benjamín Carreras en política municipal-. Francesc Ametller será reelegido en Es Mercadal… ¿Y en Alaior?

El PSOE de Susana Mora tiene un grave problema en Alaior. Su integración en Junts per Lô ha provocado que haya perdido visibilidad, peso y no consiga marcar discurso. Los socialistas de Alaior carecen de voz propia y se sustentan en antiguos militantes como Gómez Arbona, Pau Morlà y Angela Caules. ¿Habrá renovación generacional y dejará el PSOE-Alaior de ir a remolque?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Conseguirá el Consell que alguna aerolínea decida cubrir la rutal invernal al Reino Unido, suprimida tras la quiebra de Monarch?

¿Prosperará la propuesta de los taxistas de Maó para doblar la flota durante la temporada turística, a la que se oponen los taxistas de Ciutadella?

¿Aceptará Conxa Juanola negociar y publicitar el proyecto del ascensor de Rochina, tal como pide Agueda Reynés?

¿Cuántos aspirantes optarán a la gerencia del Hospital Municipal de Ciutadella, que se cubrirá por libre designación?

¿Dónde están los ocupantes de la patera de 4,5 metros de eslora que apareció en Biniparratx?

 

 

Leave a Reply