El acuerdo satisfactorio que no estaba cerrado

Tras anunciar que el Consell aceptaba una aportación del 1,5 millones para asumir la promoción turística y que se comprometía a aportar fondos propios para llegar a los tres millones -lo que implica que la competencia está mal dotada-, ahora Maite Salord abre la puerta a renegociar un acuerdo que dio por cerrado el 20 de octubre, porque el acuerdo… no estaba cerrado. Aquel día la expresidenta y consellera de Promoción Turística, que compareció junto a la presidenta Susana Mora, dijo que aceptaba la promoción y declaró que «es un día importante para Menorca, el acuerdo es satisfactorio si se tiene en cuenta el punto de partida. Hemos estirado todo lo que hemos podido». Pero ahora se dan cuenta de que no estiraron lo suficiente.

La promoción turística, sin previsión ni acuerdo. Maite Salord admite ahora que el «acuerdo satisfactorio» anunciado el 20 de octubre no estaba cerrado. Susana Mora empieza a impacientarse y a Biel Barceló solo le preocupa la Brigada de Delincuencia Económica.

¿Qué ha ocurrido para que quien negoció y calificó de «satisfactorio» el acuerdo ahora descubre que «todavía hay margen y que no se descarta encontrar la manera de mejorar la dotación»? La respuesta la hallamos en el tenso y proceloso pleno que el 9 de noviembre celebró el Consell Econòmic i Social. Fue la Asociación Hotelera de Menorca quien propuso abrir una renegociación, en la línea de las críticas difundidas por el PP-Menorca, que calificó aquel anuncio del 20 de octubre de mal acuerdo y de «pan para hoy, hambre para mañana».

Porque además de una competencia mal dotada -el Govern solo aporta el 50 por ciento y el Consell debe cubrir con fondos propios la misma cantidad- es una transferencia parcial porque el Ejecutivo autonómico seguirá controlando desde Mallorca los principios generales de la promoción, las líneas de marca, los grandes eventos, la creación y comercialización de productos turísticos y la prestación de servicios de marketing en el exterior. El error se llama ATB, o sea, la Agencia de Turismo de Balears. Si existiera voluntad política para transferir la promoción turística, la primera cuestión que tenía que haber puesto Salord Ripoll sobre la mesa del Govern del Pacte era suprimir la ATB para dar plenas competencias a los consells y exigir una mejor distribución insular de los 80 millones de euros que gestiona la Conselleria de Turismo.

PROMESA INCUMPLIDA
Pero como todo puede empeorar cuando las cosas no se han hecho bien, según determina la Ley de Chisholm, nos encontramos con la doble dimisión -Pere Muñoz primero como director de la ATB y ahora Pilar Carbonell como directora general de Turismo- que dejan amortizado políticamente al vicepresidente Biel Barceló. Con la que cae en su Conselleria, que el viernes volvió a recibir a los agentes del Grupo de Blanqueo de la Policía, lo último que espera Barceló es la revisión del traspaso de la promoción.

Otra gran promesa incumplida, que debía haber entrado en vigor el 1 de enero de 2017. Hoy, además de carecer de fecha, desde el Consell de Menorca cuestionan aquel magnífico «acuerdo satisfactorio» los mismos que lo negociaron. Y desde el Consell de Mallorca también protestan, como advierte el conseller de Hacienda, Cosme Bonet (PSOE). Una patata caliente para el exalcalde de Artà Jaume Alzamora Riera, nombrado nuevo director de ATB en sustitución de Pere Muñoz. Actor aficionado, Alzamora actuó en el Auditorium de Palma en una obra que escenificaba el Full Monty. No sabe ahora qué papel le corresponde desempeñar en la alegre troupe «Biel Barceló & dimisions vàries».

LO QUE DIJO CASTELLS
Ha habido rectificación, reclamada por el diputado de Més per Menorca Josep Castells. La periodista parlamentaria Nekane Domblás difundió un tuit en el que, tras las quejas y protestas de Castells, aseveró «Lo peor que le puede pasar a un periodista es equivocarse hasta cuando rectifica. Me ha pasado. Pido disculpas a @pepcastells que jamás ha animado a @bielbarcelo a que suba la ecotasa hasta que no vengan un millón de turistas». Lo que dijo Castells fue: «si fuese usted, tal vez haría una apuesta al sector turístico, si no baja, si no se cumple el pronóstico del millón de turistas, continuaremos subiendo el impuesto de turismo sostenible. A ver si así los mensajes que lanzan, evidentemente para hacer presión totalmente legítima al Govern, los moderan un poco».

EL CONSELLER DESATADO
El conseller Miquel Àngel Maria ha remitido a los concejales de Educación de Menorca un escrito en el que expone la «firme oposición» del Consell al proyecto del Govern para crear una doble red de centros de atención a la infancia: las escoletes (vía Educación) y la asistencial (vía Bienestar Social). En el escrito arremete contra el concejal de Alaior Cristóbal Marqués, descalifica sus artículos en prensa y comentarios en las redes sociales, y hace de oposición a la oposición, al criticar el anterior mandato.

Marqués, que también rechaza este proyecto del Govern del Pacte, lamenta que el conseller cuestione su libertad de expresión cuando «vostè pot dir qualsevol cosa a la premsa, però un servidor no pot estar en contra d’una decisió del Govern». El debate continuó en Twitter, con un Miquel A. Maria desatado, que tildó al concejal de Educación de Alaior de «demagog impresentable, lamentable, mesquí i gens, gens ètic». ¿Qué te pasa Miquel Àngel Maria? ¿Y la lealtad institucional y el fair play?

 

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Volverá a funcionar en 2018 la Cámara de Comercio de Menorca, hoy en stand by?

¿Para cuándo la construcción, y dónde se ubicará, la estación de autobuses de Ciutadella, un equipamiento del que carece la ciudad de poniente?

¿Cuándo publicará el Govern el decreto para volver a autorizar la celebración de los funerales de cuerpo presente?

¿En qué porcentaje incrementará el bus lanzadera la afluencia de usuarios el próximo verano a Macarella?

¿Conseguirá Cristina Gómez que los ocho municipios de Menorca dispongan de un piso social de estancia temporal para personas en reinserción?

 

Leave a Reply