Es Migjorn: una crisis sin ‘plan B’

Los partidos del Pacto -tanto los dos que están en el Govern, o sea PSIB-PSOE y Més per Mallorca; como los que están fuera, léase Més per Menorca y Podemos- han empezado a reunirse para negociar e intentar pactar los presupuestos autonómicos del 2018. Los últimos que gestionará íntegramente el actual Govern, porque en junio de 2019, después de las elecciones, esta responsabilidad corresponderá a otro Ejecutivo.

Nos hallamos ante una prueba de fuego para materializar el traspaso de la promoción turística a Menorca. En 2016 no fue posible el acuerdo para el 2017. Biel Barceló no cedió. La redacción de los presupuestos para el 2018 coincide con el proceso de primarias que culminará con al relevo en la dirección de Podemos-Balears. Cuatro grupos aspiran a suceder a Alberto Jarabo en la secretaría general: El Podem que volem, inspirado en el ‘documento de Sineu’; Amb Mae Podem, que postula a la diputada menorquina Mae de la Concha; Construint Podem, cuya candidata es la parlamentaria autonómica Laura Camargo; y Som Bases Illes Balears, que propugna la ‘reconexión’ con las bases del partido morado.

La nueva ejecutiva insular de los socialistas menorquines arranca el curso con el problema de la crisis política de Es Migjorn. El único municipio de la Isla donde obtuvo mayoría absoluta el 2015 y ahora se encuentra en la oposición con el PP

Saben Armengol y Marc Pons -que traspasó la portavocía a Pilar Costa para ejercer de Mefistófeles del Govern- que no es lo mismo negociar los presupuestos más importantes de la legislatura con Jarabo que con De la Concha -afín a Pablo Iglesias- o la anticapitalista Camargo. Escribe Amaya Michelena: «Mae de la Concha tiene 63 años, así que ya está de vuelta, con la mirada puesta en la jubilación. Añora el estilo de vida de antes, cuando comprábamos en el pequeño comercio; dedicarse a la agricultura y la ganadería era una opción viable y las omnipresentes franquicias no lo habían invadido todo. Así que reivindica este retorno al pasado feliz, al tiempo que ella misma explica que regentó durante años en Menorca una librería que resultó un ‘negocio ruinoso’ y se vio obligada a compaginarlo con otras ocupaciones para seguir adelante».

Resiste Pere Moll
El PSOE provocó la mayor crisis en la historia municipal de Es Migjorn sin haber previsto un ‘plan B’. O sea, qué harían si no funcionaba el ‘plan A’: el alcalde Pere Moll dimitiría después de las presiones ejercidas contra él, amenaza de moción de censura incluida, y dejaría vía libre a la que era alcaldesa in pectore Marimar Ametller. El desconcierto va en aumento y las sucesivas improvisaciones conducen al actual escenario, absurdo e incontrolable.

Moll seguirá gobernando en solitario, con la excepción de la presencia puntual de un exótico concejal catalán que vive en Eivissa, Enrique Berlinghiere. El PSOE, que ganó el 2015 con seis concejales (único municipio de Menorca donde obtuvo mayoría absoluta) pasa a la oposición. Los tres concejales del PP, que advirtieron todas las irregularidades, pero el PSOE-Menorca hizo oídos sordos, ultiman nuevas actuaciones. La última jugada socialista consistía en que dimitieran los integrantes de la candidatura del 2015 hasta llegar a los tres incondicionales del partido. O sea, Marga Febrer, el exalcalde Pere Riudavets y Joan Sánchez. Así reconstruirían un nueva mayoría absoluta de cinco ediles que les permitiría controlar la corporación mediante una moción de censura, hasta 2019. Para conseguirlo no se han ahorrado presiones de todo tipo. También han influido los recientes problemas conyugales del alcalde.

En este contexto aparece, inesperadamente, Berlinghiere, personaje pintoresco que escapa de los potentes radares del conglomerado del PSOE local. Su apoyo a Pere Moll hace inviables los planes socialistas (cuento de la lechera), que reaccionan con la acusación de transfuguismo, difundida por María José Camps.

Dos décadas después, el exalcalde Manuel Triay se reencontrará con Pere Riudavets, que ‘torna Dalt La Sala’, de donde fue expulsado judicialmente. Este curso, Riudavets cambiará la Escola des Migjorn por la Escola d’Adults. El triángulo dialéctico Pere Moll-Manolo Triay-Pere Riudavets+Joan Sánchez augura nuevas tardes de gloria en el Saló Verd, mientras el Ayuntamiento migjorner sigue en activo gracias a los funcionarios.

Mesquida-Gabilondo
Ideas claras, planteamientos valientes. Joan Mesquida, exdirector general de la Policía Nacional y la Guardia Civil, e Iñaki Gabilondo han conversado mucho durante esta semana en Menorca sobre los atentados de Barcelona. Mesquida -repudiado por la dirección del PSIB-PSOE- reproduce en su Twitter esta información de es.diario: «El juez Andreu se harta y expulsa a los Mossos de la investigación del atentado». Sostiene Eduardo Jordá que «el odio mortífero existe entre muchos musulmanes y no podemos hacerle frente si nos negamos a reconocerlo. Hay gente que prefiere gritar ‘pax, paz, paz’ y cree que así lo ha arreglado todo. Esa gente no sabe lo equivocada que está. Y lo mucho que aún nos tocará sufrir en el futuro».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué han tardado cinco años en ser retirados los dos obuses hallados por un aficionado mahonés a la pesca submarina en aguas de Favàritx?

¿Con quiénes se han entrevistado este verano en Fornells el expresidente de la Generalitat Artur Mas y el exalcalde de Barcelona Xavier Trias?

¿Logrará introducir Més per Menorca la creación de la policía autonómica en la Ley de Coordinación de Policías Locales?

¿Quedará en una advertencia o presentarán querella contra Francesc Ametller los propietarios del Arenal d’en Castell por el ruido de los hoteles?

¿Cuál es el criterio de los tres partidos del gobierno del Consell sobre la ejecución de demoliciones en suelo rústico?

Leave a Reply