El conseller nómada en La Vall

Cunde la preocupación en el tripartito gobierno del Consell por los modos, maneras y peculiares comportamientos del conseller de Medio Ambiente y Reserva de Biosfera. En abril de 2015 Javier Ares García (Betanzos, La Coruña 1965) se impuso a Cristina Gómez en las primarias celebradas por Podemos-Menorca y fue designado candidato a la presidencia del Consell insular.

En aquellas elecciones internas, de los 700 inscritos, sólo 192, un 27,42 por ciento- acudieron a votar. Se registraron 33 sufragios en blanco. Ares encabezó la candidatura al Consell, seguido por Cristina Gómez, Aram Ortega y Montse Seijas. El partido morado obtuvo dos consellers y después de las elecciones formó gobierno con PSOE y Més porque no prosperó la pinza que Més y Podemos intentaron imponer al PSOE mediante un inviable gobierno en superminoría de cinco consellers -formado por tres de Més y dos del partido de Pablo Iglesias- y una mayoritaria oposición de ocho, con cinco consellers del PP y tres del PSOE. Aquel imposible gobierno de cinco saltó por los aires antes de formarse y todo acabó con el armisticio por el que PSOE y Més se repartieron la presidencia de la primera institución insular: los dos primeros años del mandato para Maite Salord, y los otros dos para Susana Mora.

Hoy Javier Ares forma parte del gobierno del Consell en régimen de dedicación exclusiva. Pertenece al Consell Executiu, es vocal de la Comisión Técnica Asesora en materia de Urbanismo y Ordenación del Territorio y ejerce tres presidencias: el Consorcio de Residuos Urbanos y Energía de Menorca, la Agencia Menorca Reserva de Biosfera, y el Grupo de Acción Local Leader+.

PROTAGONISTA DE LA ‘NIT DEL VIATGER’.
Las andanzas de Javier Ares a lomos de su bicicleta por el alto Amazonas y su experiencia junto a los pueblos indígenas constituyeron el punto de partida de la IV Nit del Viatger, un proyecto audiovisual celebrado en abril de 2013 en la Sala Multifuncional de Es Mercadal

Nómada planetario
En la web oficial del Consell de Menorca leemos que Javier Ares «justo después de acabar los estudios de enseñanza media, se lanzó a viajar por el mundo a la búsqueda de las respuestas que la educación nunca le había dado, lo que le llevó a vivir durante veinte años como un nómada a escala planetaria, gestándose como adulto en el denominado Tercer Mundo hasta llegar a convivir con algunas de las tribus más remotas y primitivas de la Amazonia y el Papua». Añade esta autobiografía que «durante este periodo nunca no dejó de interactuar con importantes ONG en facetas diferentes y finalmente encajó profesionalmente en Greenpace, hasta que el 2009 decidió cambiar su lugar de residencia e instalarse en Menorca». Una vez elegido conseller insular, evocó aquellos años con las tribus del Amazonas y Papua: «aprendí de los indígenas que nada de lo que hay te pertenece. Hay una manera de hacer política que consiste en sacar rendimiento inmediato de los árboles que plantas, pero eso trae sus consecuencias. Y otra, que es sembrarlos para tus hijos y nietos.».

El cemento agresivo
También declaró Javier Antonio Ares García, a quien denominan ‘Japy’ en su Betanzos natal, que «las ciudades son focos de contaminación y el hombre se vuelve violento cuando pierde contacto con la naturaleza. Vivir en el cemento te vuelve agresivo. Por eso, hay que dar valor a lo que supone estar en Menorca, en contacto permanente con las leyes naturales».

El conseller de Medio Ambiente del Consell de Menorca decidió llevar la filosofía a la práctica cuando -a pesar de figurar inscrito en una casa del casco urbano de Ciutadella con su esposa e hija según el Padrón Municipal de Habitantes- fijó su vivienda en La Vall de Ciutadella, área natural de especial interés según la Ley de Espacios Naturales. El conseller y su esposa, Sonia Estradé, investigadora del Observatori Socioambiental de Menorca (Obsam), que depende del Institut Menorquí d’Estudis, huyeron del cemento agresivo y viven en plena naturaleza en lo que se conoce popularmente como ‘la cantina de La Vall’, que pertenecía antes a la familia Squella y después fue transmitida la propiedad de esta edificación que hoy se puede alquilar.

En el gobierno del Consell de Menorca cundió primero la preocupación por las dificultades para contactar con el conseller de Podemos, dado que la cobertura teléfonica de esta zona natural, al norte de Ciutadella, es muy deficiente, lo que obligó a Javier Ares a adquirir un teléfono con conexión vía satélite para atender las llamadas desde la presidencia de la institución. Pero hoy la preocupación es otra, y afecta a los usos permitidos en esta construcción que utiliza como vivienda familiar, pero carece de cédula de edificabilidad, documento que tramita y expide el gobierno del que el conseller Ares forma parte.

El adulto primigenio
En septiembre de 2015 El Ideal Gallego dedicó un reportaje a Ares, titulado «Un betanceiro en el gobierno del Consell insular de Menorca». Lucía Tenreiro escribió: «’Japi’ no reniega de sus orígenes, aunque en su momento sí lo hizo a una forma de vida en la que todo gira en torno a una mesa, porque quise salir del adulto adulterado al adulto primigenio».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Quién será el próximo presidente/a de la Fundació Rubió?

¿Emprenderá el PSM acciones legales contra el PP-Ciutadella por la denuncia de trato de favor en el mercado agrario al marido de una concejal nacionalista?

¿Qué alcalde de Menorca en ejercicio ha manifestado su intención/voluntad de no optar a la reelección en mayo de 2019?

¿Quién ha presentado alegaciones contra la ubicación de los depósitos de Gas Natural en Rafal Amagat (Ciutadella)?

¿Cuántas cuevas de la necrópolis de Calascoves han registrado presencia y ocupación humana durante este verano y el anterior?

¿Con quiénes se reunió GabrielCompany durante este pasado fin de semana en Menorca?

Leave a Reply