En la Unesco todos llevan corbata

El fulgor -y el fragor- del big bang por el rechazo de la Unesco al proyecto Menorca Talayótica, fracturan este mandato, provocan dolorosas frustraciones, acidez  y quemaduras políticas de primer grado.

Los ocho errores e incumplimientos, así como las siete recomendaciones recogidas en el  «Talayotic Minorca (Spain) nº 1528», el demoledor informe del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), aprobado el 10 de marzo pasado, constituyen una enmienda a la totalidad y abren una serie de debates sobre responsabilidades y porqués que aún no se habrán cerrado en mayo de 2019.

OCTUBRE 2016: Inauguracion del curso en el Ateneo. El arqueólogo Eudald Carbonell, invitado por Margarita Orfila, intervino en la inauguración del curso del Ateneo para apoyar Menorca Talayótica. El símbolo de la candidatura menorquina iba acompañado con sonrisas, que se truncaron el 19 de mayo. Solo detectamos una corbata.

En una primera lectura del dictamen llama la atención que no se haya recibido asistencia por parte del Fondo de Patrimonio Mundial en la preparación de la nominación, ¿por qué?, y que Icomos solicite clarificar la definición de ‘talayótico’- ¿es una cultura o un periodo?-; reformular la nominación (o sea, empezar de nuevo); realizar un nuevo análisis comparativo basado en los argumentos de Valor Universal Excepcional; crear una estructura de gestión que sea responsable de la coordinación de todo el bien; un plan de gestión que sea distinto al de gestión del patrimonio histórico de Menorca; establecer un foro de propietarios; y aplicar un programa de vigilancia.
Nos presentamos ante la Unesco -donde todos llevan corbata y se tratan de usted- sin haber hecho los deberes. Explicado  el episodio del incumplimiento del dossier que nunca recibió Doña Sofía, la Reina emérita, y arqueóloga, negamos la mayor.

Recepción: enero 2016
El informe Icomos, que tanta desazón como tristeza ha ocasionado, explica que la propuesta menorquina quedó incluida en la Lista Indicativa para ser declarada Patrimonio de la Humanidad el 29 enero de 2013. Pero la fecha de recepción de la candidatura en el Centro de Patrimonio Mundial fue el 14 de enero de 2016.

Una misión técnica de evaluación del instituto vino a Menorca en septiembre de 2016. Un mes después, Icomos remitió un informe al Gobierno de España donde solicitó información adicional. Fue contestado en noviembre de 2016. El 18 de  enero de este año Icomos envió otro informe interno al Ministerio de Cultura. Pese a no formular preguntas, el Gobierno contestó el 27 de febrero.

La tramitación efectiva de Menorca Talayótica se sustancia a partir de enero de 2016. Y aquí es donde cabe preguntar sobre los nombramientos y los cambios introducidos en el comité técnico y el comité asesor de la candidatura menorquina; el papel desempeñado por la arquitecto Angela Victoria Rojas Avalos (Santa Cluba, Cuba, 1947); y las observaciones-advertencias efectuadas por la catedrática de Prehistoria y Arqueología en la Universidad de Granada Margarita Orfila, también presidenta del Ateneo de Maó, que ha actuado con prudente discreción y lealtad.

Menorca acogió, del 2 al 5 de mayo, el IIICongreso Internacional de Buenas Prácticas en Patrimonio Mundial. Ya estaba redactado, pero aún no se había difundido -el ‘día D’ era el 19 de mayo- el informe negativo de Icomos. Sería interesante conocer las conversaciones de aquellos días y las reflexiones posteriores de Francina Armengol, Marc Pons y Joana Català, la nueva directora general de Cultura del Govern.

La consigna, hoy, consiste en mantener el acuerdo institucional porque Menorca Talayótica sigue siendo una cuestión de Estado. Pero el PSOE discrepa, aunque se niegue a reconocerlo públicamente, sobre la gestión realizada a quien correspondía el seguimiento en primera persona -los gobiernos de cuotas acabando siendo departamentos estancos- y cuestiona la falta de gestiones de fair play, encuentros diplomáticos y al más alto nivel, donde siempre se lleva puesta la corbata y todos se tratan de usted. Apunten para otro día el proyecto del parque solar fotovoltaico en Son Salomó, y las quejas remitidas desde Menorca que llegaron a la sede de Icomos.

Cabrisas, cuestionada
El poderoso impacto del big bang de la candidatura que pudo haber sido y no fue, así como sus efectos colaterales oscurecen otros temas tan relevantes como que no habrá tarifa plana, porque Canarias, y también Balears, tendrán un descuento de residente del 75 por ciento en los vuelos interinsulares; y que el desbloqueo de la Ley Montoro y de la denostada ‘regla de gasto’ implicará inyectar más de treinta millones de euros a las haciendas de los ayuntamientos de Menorca.

En el ámbito de la política local, el PSOE cuestiona la gestión de la consellera de Bienestar Social del Consell, Maria Cabrisas, y plantea su relevo por la directora insular, Bárbara Torrent, pero Cabrisas se resiste. El cambio se haría coincidir con la toma de posesión de la presidenta dos de este mandato, Susana Mora. Y el exalcalde José Mª de Sintas ha declinado la propuesta para relevar a Bartolomé Carrasco y desempeñar la presidencia del Club Nàutic Ciutadella. Su próximo horizonte se llama mayo de 2019, pero no en clave municipal.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Se logrará acabar algún día el vial de Es Cós Nou, a pesar de los deficiencias que advierten los funcionarios del Consell?

¿Habrá pagado el Govern en julio los 3,5 millones de euros que adeuda a los agricultores y ganaderos de Menorca?

¿Habrá acuerdo o convocatoria de huelga en las negociaciones FCC para la limpieza de Maó, Alaior, Es Castell, Sant Lluís y Ferreries y las playas?

¿Qué día tradujo el Consell del inglés al castellano el informe de Icomos que rechaza el proyecto Menorca Talayótica?

¿Cuándo volverá a ser admitida a trámite la candidatura Menorca Talayótica para optar a la declaración de Patrimonio de la Humanidad?

Leave a Reply