«O ‘Balti’, o rompemos el Pacte…»

El Acord de Governabilitat per a les Illes Balears, firmado por PSOE, Podemos y los dos Més en junio de 2015, anunció un «tiempo nuevo para las instituciones y la ciudadanía», con la coletilla «del autoritarismo al diálogo y la radicalidad democrática».

Lo han cumplido al cien por cien, sin necesidad de modificar el reglamento -tal como también prometido- al conseguir que «el Parlament será el centro de la vida política de Balears». Aprobado con nota alta, porque, día sí, día también, toda la atención política y mediática está centrada desde hace cuatro meses en la sede del antiguo Círculo Mallorquín.

AUMENTA LA TENSIÓN ENTRE LOS SOCIOS. PSOE y los dos Més se sienten muy incómodos con la propuesta de Podemos para que sea el diputado Baltasar Picornell quien asuma la presidencia del Parlament, así como por los constantes desmarques del partido morado y su afán por marcar perfil propio para desgastar al Govern.

Tiene razón el diputado Josep Castells al manifestar que la elección del presidente del Parlament corresponde a los diputados de la mayoría de la Cámara. Pero olvida el expresidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Menorca, que durante esta legislatura el nombramiento está en manos de Podemos, según el reparto de cargos aprobado en junio de 2015, cuando se firmaron los pactos. PSOE y Més entregaron al partido morado la presidencia del Parlament.

Podemos invoca su derecho natural, fruto del pecado original de junio de 2015, y propone a Baltasar Picornell, Balti, el carpintero metálico cuya imagen no gusta al PSOE ni a Més. Se repite la historia: Antich se enteró por la prensa, en el primer Govern del Pacte, de que el PSM había relevado a Joan Mayol por Mateu Morro en la Conselleria d’Agricultura. ¿Ganará Armengol o Jarabo?

A todo ello, la consellera de Servicios Sociales del Govern, Fina Santiago, de Més per Mallorca, asegura que la diputada por Formentera, Sílvia Tur, opción de Més per Menorca, nunca ha estado entre las candidatas a presidir el Parlament.

Siguen las grabaciones
Apesar de haber dimitido como secretario jurídico del Comité de Garantías de Podemos-Balears, Joan Canyelles ha difundido esta semana, a través de Telegram, una información reservada y confidencial sobre una militante expulsada al trascender que tenía una cuenta opaca en Panamá.

Es Ainhoa Barajas Nájera, hija de la exalcaldesa socialista de Calviá Margarita Nájera. Tuvo que dimitir Canyelles y quedó disuelto el comité al ser reproducida una conversación con una militante crítica de Podemos, Carmen Azpelicueta, a la que le ofreció un puesto de trabajo a cambio de su silencio: «Si eres buena niña, cerramos tu tema y te buscamos trabajo».

Cristina Gómez, vicepresidenta segunda del Consell, cuestiona, como abogada, los expeditivos y dudosos procedimientos para expulsar a Montse Seijas y Xelo Huertas y enviarlas al Grupo Mixto y espera con expectación las próximas resoluciones judiciales.

Esta historia no ha acabado. Al mismo tiempo, Gómez Estévez expresa su sorpresa en el canal Debat polític de Telegram en el que participan 109 miembros de Podemos. La consellera de Podemos-Menorca no comprende cómo Joan Canyelles aún recibe, desde Madrid, información de la Comisión de Garantías Democráticas, encargada de investigar las grabaciones y de sancionar a los autores de estos diálogos, que provocaron la disolución del Comité de Garantías de Podemos en Balears.

Presidenta y madre
El PSOE-Menorca no está dispuesto a renunciar a ninguno de los días que le corresponde presidir el Consell insular. Con un comunicado contundente ha zanjado el debate sobre la oportunidad de aplazar a final de año el relevo en la presidencia. Los socialistas, molestos con este controversia que no esperaban, reivindican el pleno derecho de Susana Mora a ser madre y a ejercer la presidencia.

A principios de julio debería celebrarse -por tanto- el pleno de investidura, con votación secreta. Antes debería dimitir Maite Salord, pero se siguen escuchando voces desde algún socio del tripartito gobierno insular que proclaman, con la excusa de la maternidad, que «se impone» la revisión del pacto suscrito in extremis en julio de 2015, apenas 24 horas antes de la constitución de la actual corporación. Todo ello para mantener a Maite Salord en la presidencia hasta final de año, porque plazos, ritmos y realizaciones no se corresponden ni con las promesas ni con las previsiones.

Lo que se avecina
S e cierra la semana con el veredicto de culpabilidad del tribunal del jurado de la Audiencia contra la exconcejal de Ciutadella Antònia Salord, pero aún desconocemos la sentencia. Tampoco sabemos cuál es el impacto real y la propagación que ha alcanzado la plaga de xylella en Menorca. Ni cómo acabará la detención del exconcejal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona Antoni Vives, que fue adjudicatario del estudio encargado por el vicepresidente del Govern, Biel Barceló, para implantar la ecotasa, cuyo reparto motiva la queja unánime de los alcaldes al reclamar otros criterios de distribución. La próxima hablaremos de Luciano Parejo.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Se resolverá en este mandato el conflicto de los 28 núcleos de ‘hortals’, que persiste trece años después del PTI?

¿Acogerá la Sala Augusta la sede del Conservatorio o, tras muchas idas y venidas, habrá que buscar otra ubicación?

¿Cuándo presentará el Govern el resultado de las catas y el informe sobre la estructura del antiguo hospital Verge del Toro?

¿Qué empresas incurren en ‘baja temeraria’ en las ofertas presentadas para ejecutar las obras en el tramo de la carretera Ciutadella-Ferreries?

¿Logrará el conseller de Educación, Martí March, firmar el tratado de paz para acabar con la ‘guerra de las calderas’ iniciada en Menorca?

 

Leave a Reply