El relevo Maite-Susana, en el aire

El 2017 es el año del ecuador del mandato, con muchos acontecimientos y congresos que elegirán a quienes estarán al mando de las naves para las elecciones del 2019. Pero la primera decisión consiste en resolver quién accede a la presidencia del Parlament, lo que se sabrá el día que los partidos del tercer Pacte consigan ponerse de acuerdo, después de haber forzado el cese Xelo Huertas.

El miércoles se reanuda, con  el exconseller de Salut Vicenç Thomàs como presidente en funciones, el curso en la cámara autonómica. La presidenta defenestrada y la diputada menorquina Montse Seijas ya estarán en el Grupo Mixto. Los escaños que ocuparán ‘las xelis’, como son alegremente denominadas las dos expulsadas de Podemos, provocan nuevos desacuerdos. Ellas no aceptan la reasignación aprobada por el Pacte, que las coloca entre Ciudadanos y el PP. Jaume Font lamenta estas «peleas por los pupitres, perquè són com al·lots petits». Más vodevil.*

Coia Sugrañes, el relevo de Tadeo en el PP-Menorca. La alcaldesa de Alaior, que ha demostrado su destreza, el juego y habilidad para el debate y la gestión política en varios campos -municipal, Parlament y Consell- aglutina los apoyos para relevar a Santiago Tadeo y liderar la nueva etapa del PP-Menorca a partir de mayo.

Podemos reivindica que, a pesar del estropicio, según los acuerdos de junio del 2015, aún les corresponde la presidencia del Parlament, pero los socialistas -que no se fían después del grandioso espectáculo montado por la Jaramargo– piden garantías de estabilidad para evitar un ‘caso Huertas 2’ . El PSOE ni se imagina al diputado Balti Picornell en la recepción con el Rey Felipe VI en La Almudaina o en la Pascua Militar. Més per Menorca -que ayer anunció el primer congreso de la coalición- propone a Sílvia Tur, diputada de Gent per Formentera, pero olvida que ha de ser juzgada por el ‘caso Punta Prima’. El 7 de febrero el Parlament debería tener nuevo presidente. ¿Quién será?

Las dos presidentas
Al anunciar en junio del 2015 Santiago Florit, secundado por Mari Cabrisas, que no investiría presidenta a Maite Salord para propiciar un gobierno en minoría Més-Podemos con el pase del PSOE a la oposición, propició que -en 48 horas, y a contrarreloj- tuviera que negociarse otro pacto. La fecha clave es julio del 2017, cuando Més y PSOE se suceden en la presidencia, y Susana Mora debería relevar a Salord.

El mecanismo reglamentario prevé que primero dimitirá la actual presidenta. Después se convoca un pleno extraordinario para elegir -mediante votación secreta, con urna a la vista- al nuevo presidente del Consell. El estado de buena esperanza de la vicepresidenta primera -y presidenta en potencia- con el nacimiento de su segundo hijo previsto para agosto, ha puesto sobre la mesa la conveniencia, o no, de aplazar el relevo para que Susana Mora pueda dedicarse a esta nueva maternidad. Ello implica retrasar el pleno del relevo durante unos meses. En Podemos creen que es una opción muy razonable, y en Més, dicen que no saben ni contestan.

Los congresos del PP
El Partido Popular arranca en febrero los congresos con los que renovará sus órganos de dirección hasta culminar con la elección de las nuevas juntas locales. Santiago Tadeo confirmó en la junta insular del 18 de enero que no optará a la reelección, tal como ya anunció en junio del 2015, pero seguirá vinculado a la formación que hoy lidera. «Lo importante es estar en el sitio adecuado para seguir colaborando y aportando ideas», afirma.

Después del congreso regional del PP-Balears, que se celebrará el 25 y 26 de marzo, se convocará el 11 congreso del PP-Menorca. Tadeo cerrará la etapa iniciada en agosto de 2008 y empezará el mandato de la nueva junta insular. La alcaldesa de Alaior y diputada autonómica Misericordia Sugrañes, con dos mayorías municipales absolutas, se perfila  como la próxima presidenta del PP menorquín. Su trayectoria, instinto político y la experiencia cosechada en las instituciones, así como los apoyos con que cuenta entre los líderes locales, constituyen los avales para ser elegida presidenta insular.

Diferencial de 6 puntos
El primer reparto de los fondos de la ecotasa ha provocado malestar y frustración, con la protesta de los municipios, todos excluidos. La distribución entre las islas abre otro frente de discrepancias al vulnerar los porcentajes fijados por la  Ley de Financiación de los Consells, aprobada en la anterior legislatura, que la izquierda criticó, pero ahora invoca y aplica.

Maite Salord pidió en febrero del 2016 que el reparto de la ecotasa se efectuase según las cuotas de esta Ley de Financiación. A Menorca le correspondía un doce por ciento y a Eivissa, un trece. Pero los ibicencos saben hacerse valer más que los menorquines, y en la distribución final Eivissa se lleva un 19 por ciento, con un diferencial de seis puntos sobre Menorca, que obtiene un trece por ciento. Govern y Consell dicen que el próximo año lo harán mejor. Pero los alcaldes no tienen ninguna garantía mientras no cambien los criterios y el reglamento.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Logrará algún día el Ayuntamiento de Maó deshacerse de la central térmica a través de las energías renovables?

¿Cuándo empezarán las obras de la carretera general en la rotonda de Alaior y el tramo Ferreries-Ciutadella?

¿Estarán finalizadas antes del inicio de la temporada turística las obras en la carretera Es Migjorn Gran-Es Mercadal?

¿Qué propuestas presentarán mañana los empresarios de Menorca en el encuentro del Cercle d’Economia con los alumnos de Bachillerato?

¿Cuál será la solución del Consorcio del Patrimonio Histórico-Militar para que La Mola continúe siendo gestionada durante este verano?

Leave a Reply