Memoria viva del turismo en Menorca

El Fomento del Turismo de Menorca nació en 1909 en el seno del Ateneo de Maó como Sociedad de Atracción de Forasteros y Excursiones, una filial de la institución científica, literaria y artística para atraer a visitantes y darles a conocer el patrimonio histórico y cultural de la Isla.

A partir de 1932 el Fomento empezó a tener vida propia, con una trayectoria encabezada por veinte presidentes: desde Juan Gomila Borrás a Nicolás Bordoy, que aún no da por cerrada la historia de esta entidad que también ha atesorado un archivo de extraordinario interés, formado por 26.000 documentos. Gracias a un convenio de donación, ya han sido entregados al Institut Menorquí d’Estudis.

La perseverancia y el esfuerzo de Emili de Balanzó -alma, corazón y vida del Fomento menorquín- han permitido ordenar y clasificar este rico fondo documental en el que descubrimos la evolución y los cambios de la que es hoy se ha convertido en la primera industria y primera actividad de la economía menorquina.

Los orígenes del turismo, los primeros materiales de promoción de la Isla Blanca y Azul, las gestiones para la construcción de los hoteles, las peticiones de los promotores y las autoridades menorquinas para abrir las carreteras de acceso a las playas en torno a las que se crearon las urbanizaciones y se edificaron los establecimientos turísticos; la mítica visita del entonces ministro de Información y Turismo, Fraga Iribarne, a Cala Galdana; los intentos para crear un parador turístico nacional; las iniciativas e ideas para desmarcarse de Mallorca y conseguir marca e imagen propias… Todo ello forma parte de este archivo histórico que a partir de ahora estará a disposición de los investigadores en las dependencias del IME.

Estos 26.000 documentos constituyen la memoria viva de la transición de una Menorca rural e industrial a una Isla turística.

One Response to “Memoria viva del turismo en Menorca”

  1. neme dice:

    Eso es lo que nos diferencia a todos los menorquines del resto del mundo, la defensa de nuestra cultura, de nuestra historia y de nuestras ideas. Todos nosotros , los nativos , los adoptados y los adaptados queremos y amamos esta tierra a pesar de las enormes dificultades con las que veces nos encontramos. El trabajo y la dedicación de nuestro amigo Emilio Balanzo al sector turístico menorquín es un ejemplo a destacar, enhorabuena a todos lo que como lo han hecho posible. Gracias.

Leave a Reply