170 abogados ejercen en Menorca

Cuando la victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana; cuando Units Podem Més —eufóricos por las encuestas que pronosticaban un avance que a la hora de la verdad se convirtió en la pérdida de más de un millón de votos— daba por hecho el tercer diputado en Balears; y cuando la izquierda menorquina ya había previsto cómo escenificar la elección de Marga Benejam como senadora, llegaron los silencios atronadores y las caras largas, ojos tristes, con la expresión noquedada del «pero, qué nos ha pasado».

La reelección de la senadora Juana Francis Pons Vila —con la que el PP de Santiago Tadeo se saca la espina de los resultados de las municipales y autonómicas de mayo de 2015— frena en seco todas las expectativas. Momento de inflexión que coincide con el primer año de la legislatura 2015-2019, y cuando Maite Salord ya ha consumido la mitad de su presidencia. En política el tiempo avanza muy rápido, mientras los procesos administrativos son cada vez mas lentos.

PEDRO MONJO CERDÁ, DECANO DE LOS ABOGADOS DE MENORCA.   Licenciado en Derecho por la Complutense de Madrid (1970), Monjo ejerce desde 1971. Es el decano de la curia menorquina. Compagina su actividad letrada con la secretaría de la Cámara de Comercio. Cedió su puesto en la presidencia a José Seguí Diaz

PEDRO MONJO CERDÁ, DECANO DE LOS ABOGADOS DE MENORCA. Licenciado en Derecho por la Complutense de Madrid (1970), Monjo ejerce desde 1971. Es el decano de la curia menorquina. Compagina su actividad letrada con la secretaría de la Cámara de Comercio. Cedió su puesto en la presidencia a José Seguí Diaz

Hallamos respuestas en Gaspar Llamazares: «la campaña fue desconcertante, porque pasamos de ser el 15-M a Zapatero». De la indignación a la socialdemocracia sin despeinarse. Miquel Payeras aporta la clave de la doble derrota de Podemos y Més: «La alianza entre Més y Podemos no solamente fracasó, es que ni siquiera existió», afirma. ¿Quién lo explicará y habrá quiénes admitirán sus responsabilidades?

Ante el silencio de Miquel Àngel Maria, Maite Salord, Nel Martí, Cristina Gómez y Javier Ares, el primer análisis de Més per Menorca —que distingue entre los columnistas adversos y los opinadores dignos (sic)— admite que «La unitat de les forces d’esquerra (Podem, Més per Menorca i Esquerra de Menorca), en l’anomenada candidatura d’Units Podem Més, no ha funcionat. Allò que havia de ser una suma en base als resultats del passat 20-D no ha tingut l’aritmètica esperada i l’escó de senadora segueix en mans de la popular Juana Francis Pons Vila. La suma ha restat en aquests comicis».

Mientras Juan P. Yllanes habla de «resultados espléndidos y éxito», sobre todo para él, que ha sido reelegido diputado, Alberto  Jarabo elude la autocrítica y atribuye los malos resultados a la desmovilización de las bases de Més y a «causas estatales», que no explica. Francina Armengol, todo un año esperando un cambio en el Gobierno estatal, ya sabe que no se producirá.

Pactos entre abogados
En la fiesta anual de los abogados de Menorca, la intervención más breve y de mayor enjundia fue la de Pedro Monjo. Sobrio y contundente, pidió respeto a la palabra dada y que no sean vulnerados los acuerdos entre los letrados. Pacta sunt servanda, vino a decir el decano de la curia menorquina. Hoy, Menorca cuenta con 170 letrados ejercientes. José Seguí Díaz, que tomó la palabra en nombre de quienes llevan 25 años de profesión, evocó aquellos tiempos sin ordenadores, sin internet y sin móviles. Otros ritmos; menos casos, menos abogados y menos órganos judiciales. Pero se respetaba escrupulosamente la palabra dada.

En el ámbito judicial sobresale, esta semana, que el Juzgado nº 8 de Palma abre diligencias contra los responsables de Cesgarden por los presuntos delitos de estafa y fraude procesal. Y en el político, la fórmula que el PSOE quiere sea aprobada por Més para prolongar la moratoria que permita construir sin alcantarillado.

El director del ‘Guàrdia’
En el Institut Josep M. Guàrdia de Alaior todo estaba preparado para que David Font Mampel fuera director durante el cuatrienio 2016-2020. Pero la Comisión de Selección cometió un error (?) al asignar 0’14 puntos a Francisco Pons Olives, que fue delegado de Educación en Menorca con el PP, por el concepto de «formación específica», cuando le corresponde un punto.

A finales de mayo, el afectado recurrió en alzada ante el director general Antonio Morante Milla, quien todavía no se ha pronunciado. Entre tanto, alguien activó el mecanismo del «nombramiento extraordinario», que requiere del parecer del Consejo Escolar y el informe de inspección educativa. El Consejo del Institut se reunió este jueves pero no pudo tomar ninguna decisión al no alcanzar los asistentes el quorum mínimo exigido.

Del informe de Inspección sólo se sabe que el inspector interino Jaume Mascaró Moll, profesor del mismo instituto y con conocida vinculación al PSOE, declinó realizarlo después de que Pons Olives lo recusase al haber sido uno de sus principales críticos en el proceso selectivo de 2014. Sin embargo, el viernes a mediodía, el inspector Mascaró se personó en el centro de Alaior para informar a los trabajadores de que David Font era el nuevo director y de que debían hacerle entrega de las llaves. Aunque su nombramiento, hasta la fecha, no ha aparecido en el BOIB. A todo esto, el delegado de Educación en Menorca, Joan Marquès, aún no ha dicho ni ‘mu’.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Harán públicos sus análisis postelectorales las direcciones insulares del PP, PSOE, Més per Menorca y Podemos?

¿Conseguirá el operativo policial, con la colaboración ciudadana, la detención de los autores de la quema de 40 contenedores en Ciutadella y Alaior?

Cuando haya concluido la instrucción judicial del ‘caso Nerer’, ¿cuántos investigados serán acusados por el fiscal?

¿Darán respuesta el Govern, el Consell, el PSOE o Més per Menorca a las críticas de los padres por los recortes en Educación para el próximo curso?

¿Qué concejal de la corporación municipal de Ciutadella contraerá matrimonio durante este mes de julio?

Leave a Reply