Archive for Abril, 2016

‘El diari des doctor Seguí’

Jueves, Abril 28th, 2016

Vivió el final del franquismo y la Transición en las corresponsalías de La Vanguardia en Londres (1974-1980) y Washington (1981-1982). Lluís Foix, siempre observador, mirada crítica, juicio certero, fue efímero director del histórico rotativo catalán. Solo seis meses, «perquè no donava prou suport a CiU», revela.

Es el autor de un espléndido aguafuerte, Aquella porta giratòria, en referencia al icónico acceso a la antigua sede de La Vanguardia en la calle Pelayo, 28 de Barcelona. La presentación en Menorca del Premi Josep Pla 2016  tendrá lugar hoy en la biblioteca de la Fundació Rubió i Tudurí  con la intervención del autor y el economista Miquel Seguí Puntas, consejero de Editorial Menorca.

Foix dedica dos capítulos a Menorca (Un any a Menorca y El diari des doctor Seguí) que despiertan el interés de los menorquines para asistir al acto que vamos a celebrar esta tarde, en el marco de las actividades del 75 aniversario de MENORCA «Es Diari». Contamos con un protagonista de excepción, que nos descubrirá, desde otra visión, el rotativo insular de los años 60 así como el papel clave desempeñado por el doctor Mateo Seguí Mercadal.

Estas memorias profesionales son calificadas por el notario Juan José López Burniol como «una crónica en blanco y negro de una época del periodismo barcelonés». Sostiene Lluís Foix -al evocar aquellas redacciones en las que «se hablaba, se bebía, se fumaba y se criticaba mucho»- que el periodismo ha cambiado hoy calidad por inmediatez y que los periodistas nos hallamos ahora en un situación  más frágil.

Foix nos hablará de su etapa menorquina y del doctor Seguí, pero también sobre la socialización del oficio de periodista, la futbolización de la escritura y los impactos de la Red. Porque este periodista de raza reivindica la ironía y la lectura atenta de Pla, Dostoievski y Tolstoi para escribir bien y entender el mundo.

No podía ser «per vida d’hereus»

Miércoles, Abril 27th, 2016

Lo que, para el Consell, estaba llamado a convertirse en un pleito per vida d’hereus ha motivado una justa y necesaria rectificación en los planteamientos y declaraciones de Maite Salord.. Nos referimos a la reclamación patrimonial de Princesa Son Bou, que hace saltar chispas entre el ayuntamiento de Alaior y la administración insular.

Con una sentencia firme, de 2008, que reconoce el derecho de la promotora a ser indemnizada, o se da una solución vía planeamiento urbanístico -lo que implica tanto al Consell como al municipio de Alaior- o alguien tendrá que pagar. ¿Qué sentido tiene ganar tiempo?, ¿por qué traspasar el ‘muerto’ a quienes gobernarán después?, cuando el origen de este conflicto jurídico-político es el PTI del 2003, que ya ha provocado el estropicio del ‘Cesgarden 1.’

La sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Balears, vitoreada y celebrada con demasiada alegría por el Consell, será recurrida por el ayuntamiento y también por gobierno tripartito PSOE-Més-Podemos. Se impone  el sentido común y la prudencia. Hemos pasado del provocador «¿que ya se ha agotado el área de reconversión territorial y su hotel no tiene cabida?, que ejerzan sus derechos y ya se verá» al más humilde y razonable «hemos cambiado nuestra estrategia para ayudar al ayuntamiento de Alaior». La cuestión de fondo consiste en qué día podrán ejercer sus derechos los promotores de Princesa Son Bou con el Plan General de Alaior anulado y sin cambiar el PTI. No ganaba nadie con este pleito per vida d’hereus, porque perdíamos todos.

ESPERANDO AL NUEVO OBISPO. La presidenta del Consell y los ocho alcaldes de Menorca despidieron en Monte Toro el 17 de septiembre al anterior obispo Salvador Giménez. Siete meses después, la diócesis sigue en situación de sede vacante. Realizadas las consultas y remitida la terna a la Santa Sede, ahora debe pronunciarse el Vaticano.

ESPERANDO AL NUEVO OBISPO. La presidenta del Consell y los ocho alcaldes de Menorca despidieron en Monte Toro el 17 de septiembre al anterior obispo Salvador Giménez. Siete meses después, la diócesis sigue en situación de sede vacante. Realizadas las consultas y remitida la terna a la Santa Sede, ahora debe pronunciarse el Vaticano.

Y las elecciones…
A ocho días de la cuenta atrás para convocar nuevas elecciones, cuando aún todo es posible, se observan movimientos y posicionamientos. Més per Mallorca y per Menorca,  dolidos por el gasto realizado el 20-D y el mal resultado obtenido -cero diputados, cero senadores- piensa en listas unitarias que, naturalmente, excluyen al PSOE. Pero desde la dirección de Podemos-Balears advierte Alberto Jarabo: podemos hablarlo, pero el 1 y 2 de la candidatura al Congreso en Balears han de volver a ser el juez Juan Pedro Yllanes y la menorquina Mae de la Concha. Tiempo de silencio en Més. En el PP balear, y por supuesto en el PSOE, la cuestión se resume «si hay elecciones, ¿repetirán los mismos candidatos que concurrieron el 20 de diciembre o habrá que convocar un nuevo proceso para elegir entre los militantes?» En Menorca preguntaremos a Águeda Reynés y Juana Francis Pons Vila; a Javier Tejero y Gràcia Mercadal. Habrá varias sorpresas.

Xerra i xala, 20 anys
La revista de Es Mercadal Xerra i Xala alcanza los veinte años gracias a la constancia y el esfuerzo de quienes, durante dos décadas, perseveran en su compromiso con la publicación trimestral. Margarita Borrás, concejal de Cultura, impulsó en 1995 la creación de esta revista local, ejemplo de buen trabajo en equipo. Quienes hoy dan vida y continuidad a la publicación afirman: «Vivim l’era digital, de les xarxes socials i la tecnologia en tots els àmbits de la vida. Xerra i Xala, però, és el reducte de la premsa en paper, de la premsa de proximitat que puntualment us farem arribar a casa vostra cada trimestre si decidiu seguir recorrent amb noltros aquest camí de història local». El presente y futuro de los medios escritos pasa por la prensa local y de proximidad. Per molts d’anys!

El oficio de periodista
Sa incorporó a La Vanguardia en 1969 como sustituto de los traductores en los teletipos. Lluís Foix Carnicé (Rocafort de Vallbona, Lleida, 1947) ejerció primero como corresponsal en Londres (1974-1980) y Washington (1981-1982); y después fue director, director adjunto y subdirector del rotativo catalán entre 1982 y 2001.

Ha reunido sus vivencias en Aquella porta giratòria, Premi Josep Pla 2016, un libro que reivindica el oficio de periodista, del que explica sus miserias y grandezas,  y describe  el universo de las redacciones y sus personajes en el tiempo, ay, del plomo y las linotipias. El próximo jueves, en la Biblioteca de la Fundació Rubió (Claustre del Carme de Maó), Foix comentará su etapa en Menorca y su relación con es doctor Seguí, el médico, periodista y político Mateo Seguí Mercadal. Será presentado por su hijo, el economista Miquel Seguí Puntas, consejero de MENORCA «Es Diari».

Frase de la semana
Reflexión de Antonio Maura (1914): «Si alguna vez la política española ha de rescatarse del cautiverio en que la tienen los profesionales y los vividores, único caso para el cual me quedaría vocación para seguir sacrificando mis personales conveniencias y aficiones, será necesario que pongan en el empeño algún mayor esfuerzo los partidarios de la enmienda».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué la exdiputada Gràcia Muñoz aspira a ser inspectora de Educación y, en cambio, Jaume Mascaró, inspector interino, no optará?

¿Nito Coll propuso a Anselm Barber, de Junts per Lô, incorporarse al Consell Escolar de Menorca en representación del profesorado del centro?

¿Cuándo se construirá la estación de autobuses en Ciutadella, se reabrirá el Teatre des Born y entrará en servicio la nueva sede judicial?
¿Entrará en vigor esta temporada la nueva normativa del ayuntamiento de Ciutadella para las terrazas interiores?

¿Qué cambios quieren introducir los organizadores en la edición de Innovem 2017?

Listas de espera y decreto de demora

Jueves, Abril 21st, 2016

La fiabilidad, eficacia y profesionalidad de la sanidad pública en Balears están ampliamente acreditadas, con un altísimo nivel de calidad.

Su asignatura pendiente son las listas de espera, que mejoran muy lentamente pero, en conjunto, presentan demasiados pacientes inscritos que aguardan quirófano para ser intervenidos o atendidos en la consulta del especialista.

Cuando hay 13.845 personas en los hospitales públicos del archipiélago que esperan una intervención quirúrgica y 57.491 pendientes de la cita con el especialista todavía queda muchísimo trabajo por hacer.

En el caso de Menorca las listas recogen a 1.356 a la espera de una operación -con una demora media de 72,85 días, que hace un año era de 76,8 días-; 3.748 que han de ser atendidos por médicos especialistas; y 5.033 que precisan una prueba radiológica. Datos de la Conselleria de Salut a 31 de marzo.

En doce meses, los pacientes que han de entrar en el quirófano del Hospital Mateu Orfila han de esperar cuatro días menos, pero estamos hablando de retrasos medias de dos meses y medio en Menorca. Por ello, el director general del IB-Salut, Juli Fuster, pone el acento en la necesidad de acortar estos plazos.

En el conjunto de Balears, 1.831 ciudadanos podrían invocar y acogerse, si estuviera en vigor, al decreto de demora en el apartado quirúrgico y 21.390 para la consulta especializada. Pero fue derogado por el anterior Govern y aún no ha sido recuperado por el actual Ejecutivo autonómico. Un decreto que obligaba al IB-Salut a pagar, fuera de la sanidad pública, los retrasos quirúrgicos superiores a seis meses y la demoras con el especialista al rebasar los sesenta días.

Precisamos más recursos, una mejor financiación autonómica. Pero, ¿qué comunidad renunciará a parte de sus ingresos a favor de Balears y del IB-Salut?

La consellera que no conoce al sector

Martes, Abril 19th, 2016

La imprevisible y contundente realidad, que nos golpea e interpela con sus contradicciones y advertencias, supera siempre la ficción, por fértil que sea la imaginación de novelistas bregadas como Maite Salord y Esperança Camps.

«Se respetaban como escritoras, pero teníamos una relación que iba más allá de la política, y ahora está herida. Se recuperará, somos adultos, y lo personal está por encima», desveló ayer Nel Martí al ser preguntado sobre «Camps y Salord, los terribles celos entre escritores».

ASAMBLEA Y CONGRESO DE NOVELA NEGRA. Mientras en Es Mercadal se celebraba la asamblea-terapia de Més per Menorca para explicar la «sorprendente» dimisión de Esperança Camps, la exconsellera comentaba un congreso sobre novela negra en el que había participado. Históricos como Ramon Orfila aún no comprenden el desenlace

ASAMBLEA Y CONGRESO DE NOVELA NEGRA. Mientras en Es Mercadal se celebraba la asamblea-terapia de Més per Menorca para explicar la «sorprendente» dimisión de Esperança Camps, la exconsellera comentaba un congreso sobre novela negra en el que había participado. Históricos como Ramon Orfila aún no comprenden el desenlace

Porque Maite Salord, Nel Martí y Mateu Martínez, que aún se pregunta por qué se metió en este berenjenal, conocieron la dimisión de la consellera -la decisión, no la intención- cuando volvieron a conectar sus móviles al regresar a Menorca aquel viernes y empezaron a saltar mensajes y llamadas perdidas. Un aciago dia d’enganar que ya forma parte de la historia de Més per Menorca. El comunicado difundido al final de la asamblea para analizar el estropicio explica que «Esperança Camps no havia dit res de dimitir aquell mateix divendres dia 1 de abril després de parlar amb Salord, Martí i Martínez a Palma. Es quan de tornada a Menorca, poc després d’aterrar a Maó, que reben una telefonada d’Esperança Camps en la que els anuncia que havia dimitit i que presentava el fosquet una roda de premsa per explicar els motius».

Análisis político: «Un fet que va sorprendre molt als tres representants de Més per Menorca». Fin de la cita. Gran sorpresa.

Líder del partido
La exconsellera, que ha desmontado el piso alquilado en Palma, dedicó el fin de semana a comentar un congreso sobre novela negra. Ante la gran sorpresa que ha provocado su dimisión, los adheridos a Més per Menorca reclaman «disociar las funciones de los cargos institucionales de las funciones orgánicas» para atender y resolver mejor las futuras crisis. Más vale prevenir. Hoy no desvelaremos quienes discrepan en Menorca con el nombramiento de Ruth Mateu, que califican de «error».

Nel Martí, que calificó el lunes lo sucedido como «doloroso y desagradable», afirmó ayer que «nos gustaría que Camps hubiera continuado, porque es una persona querida en Menorca, pero no pudimos gestionar los tiempos». Debería aclarar si hoy es querida en el Més menorquín. El diputado portavoz califica de «falso» que «Camps le calentaba la silla a Maite Salord hasta que dejara el Consell de Menorca». Sostiene Martí que «Salord es la candidata de Més per Menorca, y no vino a Palma a resolver la situación como presidenta del Consell, sino como líder del partido». En una palabra, no supieron controlar la situación ni comunicar.

Ruth y la cultura
Lo que preocupa es el cambio de actitud que «Més ve mostrant des de fa un temps respecte del sector cultural i els seus agents» (Pere Antoni Pons, escritor. Més i la cultura. ULTIMA HORA, 15 de abril).  Afirma Pere A. Pons que se habría montado un escándalo si el PP hubiera nombrado a un conseller de Cultura que, en su presentación ante los medios de comunicación, hubiera reconocido que no conocía a fondo el sector que le han encargado gestionar y dirigir. «Precisament, admetre que no coneix el sector cultural és el que va fer en el seu discurs de presa de possessió la nova consellera Ruth Mateu», denuncia Pere Antoni Pons.  ¿Qué dirán ahora los adheridos?

Tic-tac, tic-tac…
El papa Francisco y el Consejo de los nueve Cardenales (C9) ha abordado esta semana el perfil de los futuros obispos. Han valorado los criterios «para recoger la informaciones que sirven para nombrar a los nuevos obispos, a la luz de su identidad y misión pastoral», explica el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi. Así, el candidato adecuado ha de ser «de buen ejemplo, de oración y de la cultura, y demás aptitudes necesarias y normales para desarrollar una tarea particularmente importante». Sigue avanzando el reloj hacia la fecha en la que se dará a conocer el nuevo obispo de Menorca. Tic-tac, tic-tac…

Esta semana, Luis Argüelles, vicario general de Valladolid, ha sido nombrado nuevo obispo auxiliar de la misma archidiócesis; y el obispo de Plasencia ha sido trasladado a Jaén. Ya no queda, en España, ningún obispo mayor de 75 años. Solo Palencia supera a Menorca en tiempo de sede vacante. La Nunciatura apura los tiempos; vencen los plazos.

También es la semana en que el nuevo arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, acompañado por el obispo auxiliar, Sebastià Taltavull, ha sido recibidos por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien difunde, rápida, la imagen del encuentro a través de su cuenta en Twitter. En cambio, el arzobispado de Barcelona no incluye ninguna referencia ni fotografía a esta reunión en su página web, que informaba con detalle de la actividad diocesana.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Aparecerán algunos nombres menorquines en los ‘papeles de Panamá’?

¿Quién entregó el plano ‘equivocado’ del Pati de sa Lluna?

¿Será elevado al Tribunal Superior de Balears el caso de las obras de reforma de 91 apartamentos en Sant Tomàs?

¿Ha identificado la Policía al individuo denunciado por el Consell por pedir 20 euros para la recolocación del cableado aéreo en Alaior?

¿Quién acabará pagando los platos rotos de la reclamación patrimonial de la promotora Princesa de Son Bou?

¿Qué ayuntamiento de Menorca funciona con un equipo de gobierno a media jornada?

El mejor queso del mundo

Viernes, Abril 15th, 2016

Explica el editor Pere A. Serra que, en el transcurso de una amena y fascinante conversación sobre temas gastronómicos con Josep Pla, en el Mas Pla de Llofriu (Palafrugell), el autor de «El que hem menjat» y «El quadern gris» afirmó que al queso de Menorca le faltaba una cualidad para ser el mejor del mundo.

-¿Y cuál es esta carencia?.- inquirió con interés el periodista y empresario mallorquín.

-Pues que debería ser un queso francés.- respondió, certero y sagaz, el genio ampurdanés.

También escribió Pla que si el queso menorquín fuera francés, difícilmente podríamos degustarlo con tanta frecuencia porque sería mucho más caro. Con estas dos afirmaciones, resumió gráficamente el gran problema, desde hace años, de este magnífico producto que elabora Menorca. La tradición, el oficio y los secretos transmitidos durante generaciones han dado fama a los quesos menorquines.

Producimos un queso excepcional, afinado en sus distintas fases de maduración, pero no sabemos venderlo. Lo que venía a decir Josep Pla a Pere A. Serra consiste en que no hemos dado el prestigio y el valor que se merecen los quesos semicurados y curados de Menorca.

Hallamos elogiosas y sorprendentes referencias históricas, sobre la ganadería y los quesos de la Isla, en documentos griegos, cartagineses, romanos, árabes y de la Corona de Aragón.

Hace pocos días, el artesano curado de Subaida -finca donde late el corazón de varias generaciones de la familia Montañés- ha sido premiado como el mejor queso de España en Madrid. En este certamen nacional, los semicurados de Son Vives de Ciutadella e Hijos de F. Quintana de Alaior han quedado clasificados en primer y tercer puesto.

No renunciamos a la menorquinidad de nuestros quesos, que no deben ser franceses para comercializarse mucho mejor.

Marc y Ruth, los últimos de la fila

Miércoles, Abril 13th, 2016

El «yo acuso» de Tià Servera, un demoledor alegato que desnuda las intimidades de  Més per Menorca, revela con detalle todo aquello que, por pudor e incomodidad, no quiso explicar Esperança Camps en la rueda de prensa-portazo de despedida y cierre del Govern.  Son las interioridades ocultas de la coalición política menorquinista, que no ha sido ágil ni hábil en la gestión y resolución de una crisis que ha cuestionado, salpicado y deja tocados tanto a Maite Salord como a Nel Martí.

Cuando ya era un clamor la rebelión de los directores generales contra Camps -excepto la jefa de gabinete, Angels Alvarez, y el asesor de prensa, Sebastià Sabater-  Més per Menorca seguía negando la mayor. Incluso después de haberse desplazado los directores generales a Menorca para exponer la explosiva e irreversible situación a la coalición que había propuesto a la novelista menorquina de origen, pero valenciana de vocación.

AL FINAL DE LA MESA DEL CONSELL DE GOVERN.  Armengol se distancia de Menorca al situar a los dos consellers menorquines al final de la mesa del Consell de Govern. El más damnificado es Marc Pons, que de sentarse junto a la presidenta ha pasado a una esquina. El espíritu y los reproches de Esperança Camps interpelan a todos los consellers

AL FINAL DE LA MESA DEL CONSELL DE GOVERN. Armengol se distancia de Menorca al situar a los dos consellers menorquines al final de la mesa del Consell de Govern. El más damnificado es Marc Pons, que de sentarse junto a la presidenta ha pasado a una esquina. El espíritu y los reproches de Esperança Camps interpelan a todos los consellers

Los errores y las torpezas estallaron el dia d’enganar: pillaron a Maite Salord, Nel Martí y Mateu Martínez en Palma; y abrieron una crisis en el Govern Armengol que ha desembocado en una triple remodelación cuyo parte de bajas aún no está cerrado. Las víctimas políticas -fallecidos y heridos- incluyen a huidos, defenestrados, removidos, cesados y dimitidos.

Sentenciada en septiembre
Esperança Camps estaba sentenciada desde septiembre, pero Més per Menorca ha tardado seis meses en enterarse: «La rúbrica del seu cessament en diferit es va estampar just després de la reunió que el Govern va fer al Santuari de Gràcia (19 de setembre). Un altíssim càrrec de l’esquerra confesava que tenien un problema greu, que l’escriptora no estava al nivell, que no coneixia les Illes, que li mancava iniciativa, que mai no piulava al Consell de Govern (per què havia de fer-ho si ja hi ha Twitter?)… la resta d’afirmacions que va evacuar són irreproduïbles» (Rafel Gallego. Ara Balears).

Porque aquí no ha habido dimisión. La novelista amiga de infancia de Maite Salord -ambas compartieron pupitre en la Consolación de Ciutadella- fue invitada a partir. Primero, amablemente por sus directores generales, con los que no se hablaba. Después, por Més per Mallorca, y finalmente por Francina Armengol, que miraba la puerta de salida cuando Camps se hundió aquel 1 de abril que lo cambió todo. Hablemos claro: ni Camps ha dimitido ni Més per Menorca ha resuelto su crisis/catarsis.

Es Biel Barceló, léase Més per Mallorca, el que gana la pugna interna con Més per Menorca al ser nombrada una militante de la coalición mallorquina, que reside en Mallorca y es concejal de Més per Andratx. Porque Ruth Mateu fue menorquina de origen, pero mallorquina de vocación. Sin solución de continuidad hemos pasado de una valenciana a una mallorquina.

Item más. Més per Mallorca coloca a un fontanero del partido, Xavier Bacigalupe Blanco, en la secretaría general técnica de la conselleria maldita para controlar a la consellera. Porque «no podem repetir un Esperança Camps dos». Bacigalupe por Mateu, otro puesto que pierde Més per Menorca. Como jefa de gabinete de la consellera tutelada por Més per Mallorca, Biel Barceló ha situado a otra de sus leales, Margalida Estelrich, secretaria general de Més en Sant Joan, municipio de Mallorca.

Més exige el 8%
Tià Sabater, que fue asesor de prensa de Camps, destapa la cantidad que exige Més per Menorca a sus cargos públicos: «Al poc temps de treballar, vaig rebre una comunicació de Més per Menorca en la que se’m requeria a signar el seu codi ètic. Aquest document incloïa una aportació econòmica mensual al partir del 8 per cent del salari net, percentatge que pot patir reduccions, depenent de les diferents situacions personals». Sabater se negó a firmar y a pagar. La entonces consellera le apoyó. Hoy ambos están fuera del Govern.

Esta primera remodelación del tercer Govern del Pacte no estaba prevista, pero ‘no hay mal que por bien no venga’, susurra un conseller sobreviviente. Para Armengol la salida de Esperança Camps representa un triple golpe de suerte. En primer lugar, puede organizar el Govern que quiso formar en junio de 2015. Entonces no prosperó por la negativa de Pilar Costa a encargarse de la Conselleria de Presidència y la portavocía del Ejecutivo.

Los cambios permiten a Armengol rearmar al PSIB-PSOE y  debilitan a Més per Menorca, el socio incómodo para los socialistas, más que Podemos, afirma el conseller susurrador. Los menorquinistas, que viven su ‘semana horribilis’ deben recuperar credibilidad y fiabilidad.

Marc Pons ya no es el brazo derecho de Armengol. Ha sido relevado por Pilar Costa. Pons, una de los perdedores de esta crisis, ha sido relegado  final de la mesa del Consell de Govern, frente a Ruth Mateu. Los dos menorquines, lejos de Armengol.

PREGUNTAS DE LA SEMANA
¿Cuándo decidió Bep Joan Casasnovas desempeñar «les tasques de comunicació i premsa de Més per Menorca»?

¿La trama de la próxima novela de Esperança Camps se basará en estos nueve meses, convulsos y complicados, que ha vivido en el Govern?

¿Era Ruth Mateu la primera candidata de Francina Armengol para relevar a Camps en la Conselleria?
¿Qué nombres pusieron Més per Mallorca y Més per Menorca sobre la mesa y cuál fue el orden de los descartes?

¿Cómo explicó Armengol a Marc Pons que debía renunciar a la portavocía del Govern dirigir la conselleria que había rechazado Pilar Costa?

El leve aleteo de Esperança Camps

Jueves, Abril 7th, 2016

La crisis larvada que, desde hace meses, minaba y paralizaba la Conselleria de Transparència, Participació i Cultura, estalló con la renuncia furiosa de Esperança Camps. La delegación de Més per Menorca, formada por Maite Salord, Nel Martí y Mateu Martínez, que se desplazó a Palma con el propósito de apagar el incendio, agravó el problema y precipitó el portazo de la periodista novelista, que aún resuena en el Govern.

Empezaba el tiempo de silencio para definir el alcance de una crisis que minimizaba y pretendía ocultar Més per Menorca.  La primera remodelación del Govern Armengol se resuelve en clave menorquina, con la salida de Camps, la entrada de Ruth Mateu y el traslado de Marc Pons. Además, se lleva por delante al ibicenco Joan Boned, que por mucho empeño personal, no podía continuar en el Ejecutivo porque así se lo habían aconsejado los médicos.

Marc Pons deja de ejercer como portavoz, tras negar, inútilmente, tras el Consell de Govern del viernes, la huida de la consellera que ya no se hablaba con sus directores generales.

El hijo del panadero de Es Mercadal, relevo natural de Joan Boned, seguirá ejerciendo sus habilidades como fontanero y enrollará, como le enseñó su padre, finas ensaimadas políticas  para Francina Armengol desde la Conselleria de Territorio y Transportes. Pero aún no se ha explicado todo. Falta por saber qué ha ocurrido estos días para que Ruth Mateu, militante de Més per Mallorca, haya ganado el pulso interno a Jaume Gomila.

El director general de Cultura, que el anterior mandato fue nombrado director de la Biblioteca de Maó por el PP, no es considerado un ‘pata negra’ de Més. El leve aleteo de Esperança Camps ha provocado cuatro cambios. De golpe, acaba la infancia de este Govern que entra en la pubertad. Ya vendrá la edad adulta.

Este Govern pierde la esperanza

Domingo, Abril 3rd, 2016

Se pone Marc Pons en ‘modo Joana Barceló’ y proclama, sin despeinarse, que «hay que pactar los acuerdos y los desacuerdos». Añade que «el Govern funciona razonablemente bien», pero sus pastoriles declaraciones son desmentidas por el voraz  incendio político -ni extinguido ni controlado- que ha arrasado la Conselleria de Participació, Transparència i Cultura, con la combustión espontánea de la consellera lanzallamas Esperança Camps. El  siniestro ya se ha propagado al Consulat de Mar y amenaza con provocar quemaduras de primer grado a Francina Armengol.

Esta sección transita del «Esperança Camps, entre Palma y Valencia» (13 de marzo) al «Esperança, entre el cese y la dimisión» (27 de marzo) que ha acabado con la esperpéntica salida ‘a la valenciana’ de Camps de un «Govern muy previsible, porque hemos fijado todo lo que haríamos» (Marc Pons forever).

¿También el espectáculo, tan ofensivo y gratuito con el que la novelista que no supo ser consellera se despidió el viernes? Una fastuosa exhibición pirotécnica de críticas, reproches y descalificaciones contra todo y contra todos en la que «ametralló al Govern con su ego» (Matías Vallés), disparando mascletá y traca final sobre Més per Menorca. «Morir novelando», tuiteó David Abril, que subrayó la falta de elegancia del sonoro portazo.

DE LAS RISAS A LOS SILENCIOS.  La acción política del Govern debe se colegiada, lo que exige la corresponsabilidad, la confianza mutua y la implicación de todos los consellers. Los gobiernos de cuotas acaban estallando. Armengol debe gestionar y resolver su primera crisis, pero ya nada volverá a ser como antes en el tercer Govern de Pacte

DE LAS RISAS A LOS SILENCIOS. La acción política del Govern debe se colegiada, lo que exige la corresponsabilidad, la confianza mutua y la implicación de todos los consellers. Los gobiernos de cuotas acaban estallando. Armengol debe gestionar y resolver su primera crisis, pero ya nada volverá a ser como antes en el tercer Govern de Pacte

La primera dimisión
Hace una semana, cuando  explicamos que «la salida de Esperança Camps del Govern se producirá después de Semana Santa; falta fijar la fecha, afectada por la baja del ibicenco Joan Boned» la consellera sin experiencia, propuesta -que no nombrada- por Més per Menorca ya había presentado su primera dimisión. Porque 48 horas antes, en la quietud del Viernes Santo, cuando Maite Salord degustaba formatjades y caramelos de Pascua y volvía a visionar ‘Ben Hur’, Camps ya manifestó a la presidenta del Consell su firme intención de renunciar. Se sentía agotada, dolida, desbordada y, sobre todo, muy traicionada.

Aguanta, Esperança. Ho aclarirem. Jo aniré a Mallorca i amb en Nel ja veurás com posarem a retxa a tots aquests directors generals mallorquins tan punyeteros que te fan la guitza.- le contestó quien, en junio del 2015, le llamó a Valencia para ofrecerle ser consellera del Govern.

Però jo no som política!

Ja n’aprendrás!

Maite Salord calificó de «mentira» que Camps deja la Conselleria, «allà és, lluitant per tirar endavant el projecte de Més per Menorca amb ganes i responsabilitat aliena a rumors malintencionats», dijo la presidenta. Nel Martí añadió que «des de fa unes setmanes corre un fals rumor. La inminente destitución de Esperança Camps. Una destitució que després es va convertir en dimissió, i que encara no s’ha produït, tot i que ja han passat setmanes».

En una semana, lo que era un «falso rumor» para el diputado portavoz de Més per Menorca y una «mentira» para la presidenta del Consell se ha convertido en una crisis de órdago en el tercer Govern del Pacte, un terremoto político que desnuda al Ejecutivo de Armengol, destapa los desacuerdos internos del Govern de cuotas y abre muchos melones: una remodelación cuya salida aún no se vislumbra, porque vienen más curvas  y más cambios.

Dejan caer a Camps
Todo se precipitó el viernes, cuando se consumó la segunda dimisión. Era el día en el que la consellera debía presentar el proyecto estrella de su departamento: la ley para la Oficina Anticorrupción. Se torció el guión cuando Maite Salord y Nel Martí se desplazaron a Palma para resolver el problema ‘a la menorquina’. Pero nada sucedió como habían previsto, porque los doce directores generales de Participación, Transparencia y Cultura se habían conjurado previamente para dimitir en bloque si continuaba la consellera.

O n’Esperança o noltros.- advirtieron gracias a los sólidos apoyos, entre otros, de Més per Mallorca. Lucha fratricida.

Salord y Martí pretendían solventar la megacrisis con una miniremodelación: destitución de Sebastià Sabater, asesor de prensa, y traslado de Angels Alvarez, jefa de gabinete, a una asesoría. Camps cesaría a algunos directores generales contrarios. Pero la conselleria estaba rota. La desconfianza y la falta de cintura de la consellera habían provocado los desacuerdos y las tensiones.

Cuando Esperança Camps no acudió a la rueda de prensa para presentar el proyecto de ley de la Oficina Anticorrupción, Marc Pons y Armengol supieron que su suerte estaba echada. La presidenta del Govern dejó caer a la consellera de Més per Menorca porque no le garantizaba la estabilidad en su departamento. Empezaba el tiempo de silencio para la gran remodelación.

Este Govern ha perdido la esperanza. Habrá que averiguar si aún mantiene la fe y la caridad, virtudes teologales que no se practicaban en la conselleria que debía ser el emblema de la buena gestión de Més per Menorca.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Convocará Més per Menorca primarias «per a trobar la persona adient per a liderar la Conselleria»?

¿El elegido será Miquel Àngel Maria (novelista), Francesc Florit Nin (pintor y poeta) o Jaume Gomila Saura (actor)?

¿Pagará Més los billetes de ida y vuelta del desplazamiento de la presidenta del Consell el viernes a Palma?

¿Quién redactó los dos comunicados de Més sobre la dimisión de Esperança Camps?

¿Cuándo se dio cuenta Més per Menorca de que no le corresponde «nomenar la persona que ha de substituir la consellera dimitida» para gestionar «la conselleria assignada a la nostra coalició»?