2016, el año de todos los congresos

Las incertidumbres y la espera cargada de dudas que han abierto los resultados de las elecciones del 20 de diciembre, con una investidura que se resiste y el nuevo Gobierno que no cristaliza, se resolverán de manera inesperada e imprevista. Hay opciones y espacio para la sorpresa.

Después empezará el tiempo de los congresos. El 2016, tras el intenso ciclo electoral del 2015 (municipales y autonómicas, catalanas y generales) será el año de los congresos para definir nuevos equipos de dirección al frente de las principales formaciones políticas, tanto en el PPcomo en el PSOE; y también en Més, Podemos y Ciudadanos. Todos, a rebufo de los resultados electorales.

Será el momento de formalizar las retiradas, el gran fin de ciclo que marcó el 2015, y de abrir nuevas etapas, con otros presidentes y secretarios generales; otros perfiles y voces; algunas desde la experiencia. Llamará la atención su contraste con el  ímpetu de quien descubre, por primera vez, los ritmos de la política municipal, del Cónsul, el Govern y el Parlament. Entonces cambia la perspectiva y se dan cuenta de que no caben las improvisaciones, la revolución no es posible, y que quien fija los plazos en las administraciones son los funcionarios. En el ayuntamiento de Ciutadella, Catalina Barceló Martí -después de la etapa en Ferreries- releva a Ester Allès en la secretaría municipal.

PACTO TUR-MARC. Por aquello de «no mos hauríem de fer mal», Vicenç Tur y Marc Pons han acordado un pacto de no agresión. Joana Barceló prefiere mirar hacia otro lado. Sabe que ahora no es su tiempo

PSOE: perfil propio
El gran reto del PSOE en Menorca consiste en marcar perfil propio respecto a Més y Podemos, incluso antes de que se formalice -en julio de 2017- el relevo en la presidencia del Consell insular. Susana Mora será la presidenta y Maite Salord desempeñará la vicepresidencia primera. Vicenç Tur es consciente de su situación de equilibrio inestable al frente de los socialistas menorquines, por lo que no optará a  la reelección como secretario general para evitar las tensiones que se registraron en aquel congreso de 2012, donde Francina Armengol vivió en directo el asesinato de su muy querido Marc Pons.

Hay un pacto tácito para cerrar las antiguas hostilidades porque la prioridad es la gestión de las instituciones. Los pactos postelectorales que han dado presidencias, vicepresidencias, conselleries y alcaldías han ocultado los malos resultados obtenidos por el PSOE en Menorca y en Balears.

El congreso federal, que se celebrará del 20 al 22 de mayo, tras el acuerdo alcanzado ayer entre Ferraz y las federaciones que rehazaban tuviera lugar en junio, abrirá la puerta de los congresos regionales y después, los insulares y locales. Todo cambiará.

Voto útil de la izquierda
Tur y Marc Pons, que cuenta con el  apoyo estratégico de Carol Marquès en la Conselleria de Presidència, saben que el adversario es Podemos, instalado en la comodidad de los diez escaños del Parlament, desde los que controla, exige y marca el día a día de la acción del Govern.

El vicepresidente Biel Barceló, tras los malos resultados de Més en las generales -no consiguió el ansiado diputado, mientras que Podemos logró dos- insiste en la incorporación del partido de Pablo Iglesias al Ejecutivo autonómico. Pero Marc Pons, cap fred, peus calents, piensa que el remedio puede ser peor que la enfermedad. Para Més, y también para el PSOE, Podemos se ha convertido en un temible competidor.

En Mallorca, Més elegirá una dirección colegiada y Barceló será portavoz institucional. El PSM mallorquín celebrará su congreso el 13 de marzo y una semana después tendrá lugar el de IniciativaVerds, escisión de EU. Y en abril la asamblea de Més per Mallorca,  para elegir a una nueva dirección. Antoni Verger no logró el acta de diputado en Madrid, pero aspira a ser conseller del Govern tras renunciar a ser secretario general del PSMen Mallorca. Todos estos movimientos son observados de reojo por Més per Menorca, que también celebrará sus asambleas para conciliar las responsabilidades institucionales y orgánicas de Maite Salord, Nel Martí, Joana Gomila y Josep Carreres. El objetivo del PSM-Més se cifra en aumentar su implantación en el levante menorquín, porque el evidente mayor peso de Ciutadella desequilibra toda la coalición. Sam Gomila teje el nuevo encaje de bolillos.

El PP después del 2015
En el PP-Menorca aguardan el desenlace de la investidura y el próximo Gobierno. Hasta que no se esté resuelto no se fijará el calendario de los congresos. Mientras, resisten los comités ejecutivos y juntas que aguardan un proceso de renovación sin fecha.

Santiago Tadeo, que desempeña su actividad política en el Parlament y el Consell, ya ha advertido que después de dos mandatos al frente del PP insular no opta a la reelección, lo que implica la formación de nuevos equipos de dirección, de ámbito insular y en las juntas locales, para coordinar la acción de oposición y preparar las elecciones del 2019.   El secretario general, Juanjo Pons, que perdió en las municipales de Ciutadella y en las primarias para designar el candidato a diputado, ya gestiona su salida. Habrá más cambios antes de los congresos.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Quién será el próximo jefe del servicio de Urgencias en el hospital Mateu Orfila tras la dimisión de Bernardo Pax?

¿Cuándo supieron en Podemos que ni el GOB ni ASHOME participarían en el debate en Ciutadella sobre la ecotasa?

¿Aceptarán las agrupaciones de Protección Civil de Mallorca la petición municipal para volver a las fiestas de Sant Joan?

¿Formalizará el Govern balear en enero del 2017 el traspaso de la Promoción Turística al Consell de Menorca?

One Response to “2016, el año de todos los congresos”

  1. manumenorca dice:

    … ¿”la revolución no es posible”? me chirría esa frase. Me parece una presunción fuera de lugar… vamos a ver qué pasa cuando prospere el pacto de izquierdas, las de verdad, a nivel nacional.

Leave a Reply