Archive for Noviembre, 2015

Mestre Pere Cortès, industrial y político

Jueves, Noviembre 19th, 2015

Hábil, emprendedor e intuitivo, Pere Cortès Moll (Ciutadella, 1842-1915) aprendió con Jerónimo Cabrisas y Caymaris, otro patricio local, los secretos de la manufactura del calzado.

En 1866 fundó su propia empresa: Fábrica de Calzado Pedro Cortés y Cia, que arrancó con un capital de casi 10.000 pesetas, procedentes de préstamos, alquileres y ahorros personales, que aportaron los socios que confiaron en su iniciativa y capacidad. Entre otros, su hermano Josep; Joan Camps, feneret; mestre Miquel Casasnovas de Binigafull; Josep Gornés y mestre Torres. De baja estatura y apodado Ximot, empezó con nueve operarios, pero veinte años después daba trabajo a ochenta empleados y más de cincuenta ajuntadores en el taller de la calle Nueve de Julio.

Pionero de la industria moderna del calzado en Ciutadella, según el historiador Joan Martínez Bosch, que ha investigado el hombre y el industrial, «mai cap altre mestre sabater havia assumit un paper tan fonamental com Pere Cortès». Industrial y político, implicado con el republicanismo federal, mestre Ximot se mueve entre la élite social de Ciutadella, la fracmasonería, los empresarios del Foment del Treball Nacional de Catalunya y la política local.

Es Martínez Bosch quien denuncia «la rapinya d’alguns erudits locals disfressats d’historiadors contra la família Cortès» y como caso llamativo expone el de la fotografía del interior de la fábrica que se guardaba en la casa paterna de los Cortés, que correspondía a la familia Anglada.

El ayuntamiento de Ciutadella  celebra mañana, con motivo del centenario de su fallecimiento, un homenaje a Pere Cortès, de quien escribió el escritor catalán Eugeni d’Ors, Xènius, «ell amà son ofici de mestre en l’art del calçat, que convertí poc a poc en la indústria típica dins l’illa. Ell polí son ofici i em diuen que els models no conegueren, dins son gènere, de parions, en lo ben finit i en l’elegància».

Más Podemos y menos Som Menorca

Lunes, Noviembre 9th, 2015

Cerramos la semana con todas las dudas instaladas sobre la candidatura conjunta al Senado -que pudo ser y no será- gestada en silencio y con ilusión por los dirigentes más cualificados de Més per Menorca, Podemos y Esquerra de Menorca.

La candidata posible, Marga Benejam, que ejerció como periodista y desde el 2000 desempeña la gerencia del Fons Menorquí de Cooperació, había aceptado, pero ayer, al constatar que la ruptura con Podemos era irreversible anunció su renuncia.

El jueves los mensajes eran contradictorios porque no estaba todo atado. En el partido de los círculos reclamaban más datos sobre «quiénes son estos señores de Més per Menorca», exactamente igual que cuando Francina Armengol intentaba explicar a Pedro Sánchez que iba a formar gobierno en Balears con Més per Mallorca, y el secretario general del PSOE mostraba su inquietud e interrogantes sobre una coalición cuya existencia desconocía.

El proyecto embajadores, Alberto Palatchi y la Menorca Maxi.  Presentación de la regata Menorca Maxi de este año, impulsada por Salomé Cabrera a través de Alberto Palatchi

El proyecto embajadores, Alberto Palatchi y la Menorca Maxi. Presentación de la regata Menorca Maxi de este año, impulsada por Salomé Cabrera a través de Alberto Palatchi

Con esta historia lo único que ha quedado claro es que las decisiones de Podemos, que puedan afectar la estrategia electoral de Pablo Iglesias, diseñada exclusivamente en clave estatal, se adoptan en Palma y en Madrid. Después de lo ocurrido en las elecciones catalanas, la dirección de Podemos presenta urticaria a todo lo que se asocie a nacionalismo… el ADN de Més per Menorca.

La cada vez más intensa incertidumbre que destilaban los mensajes de Podemos en la noche del jueves motivaron que, en un ejercicio de prudente responsabilidad, titulásemos que «Marga Benejam será, salvo sorpresa, la candidata de la coalición de la izquierda». Las negociaciones estaban atascadas, como admitió, horas antes, una apesadumbrada Mae de la Concha, secretaria general de Podemos-Menorca.

24 horas después, en la noche del viernes, cuando iba a finalizar el plazo para formar las coaliciones con las que concurrir a los comicios del 20-D, saltó la sorpresa. Ardían los whatsapps y comunicaban los móviles. Porque desde Madrid llegó la orden final, que descolocó a todos: la coalición para el Senado formada por Més, Podemos y Esquerra de Menorca no ha sido autorizada. Entre otras cuestiones, porque la candidatura debía identificarse con Podemos, no con Som  Menorca; el nombre pactado aquí, dinamitado fuera. La vicepresidenta del Consell, Cristina Gómez, que sintoniza más con Maite Salord que Javier Ares, aún no acierta a comprender por qué ha sido posible este acuerdo.

Palatchi y la Maxi
Todo ocurre la  misma semana en la que el vicepresidente del Govern y conseller de Turisme, Biel Barceló, compara la ecotasa con las propinas en Londres: «Con las propinas de un día en la capital inglesa se puede pagar una semana de ecotasa», y el Consell difunde que «los armadores han decidido aplazar la tercera edición de la Menorca Maxi».

Esta regata fue el resultado del ‘proyecto embajadores’ impulsado por el anterior gobierno del Consell y las gestiones de la consellera Salomé Cabrera, hoy en la oposición, con el empresario Alberto Palatchi. ¿Habrá Menorca Maxi en 2017?, esta es la pregunta.

Predicar y dar trigo
Cuando aún resuenan en la sala de las cariátides el Parlament -pleno del 15 de marzo de este año, penúltimo de la anterior legislatura- las muy indignadas palabras de Marc Pons, con referencia incluida a Josep M. Vidal Hernández: «Menorca és una illa a la mesura de l’home», no hallamos en el proyecto de presupuestos autonómicos del 2016  la partida que destinará el Govern del que forma parte el conseller Pons al Consell de Menorca para pagar la ‘sentencia Cesgarden’.

Hace ocho meses en los bancos de la oposición, y hoy sentado cada viernes junto a la presidenta Armengol en torno a la mesa del Consell de Govern, el conseller portavoz del Ejecutivo debería demostrar, por coherencia, la misma vehemencia y espíritu crítico. «Con la sentencia Cesgarden -proclamaba Marc Pons- no hay solo en juego la gravosa factura económica que pesa sobre el Consell y las consecuencias que tendrá para las arcas insulares. També esta en juego un modelo territorial, una fórmula válida para la preservación de los recursos naturales de Menorca y el valor de nuestro paisaje».

Porque no es lo mismo predicar que dar trigo. Ocho meses después, ni el Govern ni el Consell invocan el caso ses Covetes i es Trenc de Mallorca, en alusión a los 68 chalés construidos en este espacio natural cuya demolición ordenó el Tribunal Superior.  En el pleno del 15 de marzo exigía Marc Pons al Govern (del PP) que ayudase a nuestro Consell a pagar la onerosa sentencia 338/2011 porque «ha concedit ajudes per fer front a gravoses sentències judicials, com ara la de ses Covetes al municipi de Campos, on el Govern de les Illes Balears abonà íntegrament una sentència condemnatòria que requeia sobre l’ajuntament». Mansa, la vicepresidenta del Consell, Cristina Gómez, alude ahora a las novedades procesales y se justifica, para eludir la exigencia, en un «cambio de escenario que ha rebajado la presión inicial para que el Govern ayudara a pagar la sentencia millonaria que pesa sobre el Consell de Menorca».

PREGUNTAS DE LA SEMANA
¿Se llegará algún día a conocer la relación de funcionarios-políticos de Menorca beneficiados con el plus salarial del ‘nivel 33’?

¿Cuándo decidió la junta directiva de Ashome no acudir este año, como asociación profesional, a la World Travel Market?

¿Cómo convenció Francisco Tutzó a Isidre Fainé para que aceptase participar en una sesión con los socios del Cercle d’Economia?

¿Qué criterios se aplicarán mientras el Consell no apruebe -en 2017, según anuncia- el nuevo reglamento de alquiler turístico?

Salvar el patrimonio industrial

Lunes, Noviembre 9th, 2015

Con el propósito de presentar la situación -presente y pasado- del patrimonio industrial de Menorca para concienciar a los menorquines sobre la importancia de su preservación y sus potencialidades, el Institut Menorquí d’Estudis ha convocado las primeras Jornades de Patrimoni Industrial de Menorca.

El empresario Santiago Pons-Quintana Palliser abrirá mañana este encuentro -que reunirá en la sede del IME a expertos, industriales, profesores e investigadores- con la ponencia titulada «Alaior, una vila consagrada a la manufactura de la sabata».

Jaume Sastre, profesor de la UIB, explicará cómo se ha producido la pérdida y la recuperación del patrimonio documental de las fábricas de calzado en Ciutadella; Miquel Àngel Marquès, la historia de sa farinera de s’Arangí; Joan Elorduy y Alfons Méndez, el ejemplo de CATISA, una empresa a la japonesa; Antoni Vidal Jordi, el caso de la fábrica de Can Codina de Maó; Manuel Vecillas, la maquinaria de la industria de la alimentación procedente de El Caserío; Adolf Sintes, el mundo del mar: de la construcción naval a los faros; y Josep Maria Cardona Natta, la preservación de la imprenta La Moderna (Borrás) de Es Castell en la isla del Rey.

Son algunos de los contenidos que se expondrán en estas jornadas que concluirán el sábado con una mesa redonda sobre la industria en Menorca planteada desde el motor del pasado al diseño del futuro. La actividad manufacturera y el desarrollo industrial de Menorca marcan la historia contemporánea de la isla, en sus transformaciones económicas, sociales; también políticas.

Más de un siglo de industria ha creado un patrimonio que no puede caer en el olvido. El Institut Menorquí d’Estudis acierta al organizar estas jornadas porque reivindica la recuperación y protección de edificios, maquinaria, muestras y productos que forman parte de nuestra historia.