Govern y oposición al mismo tiempo

Desempeña la tarea de oposición, o sea el control del gobierno de turno, quien no forma parte del ejecutivo. Esta regla de oro de los sistemas parlamentarios ha saltado por los aires en Balears en los primeros compases de esta legislatura.

Corresponde a los diputados del PP, PI y Ciudadanos ejercer las funciones de oposición, porque el PSOE y los dos Més (el de Mallorca y el deMenorca) forman parte del Govern, cuya gestión debería
ser colegiada, cohesionada y en sintonía con el Acord de Governabilitat per a les Illes Balears suscrito
por estas formaciones.

¿Y Podemos? Reclamó la presidencia del Parlament, votó a favor de la investidura de Francina Armengol como presidenta de la Comunidad Autónoma y firmó el acuerdo, pero optó por no entrar
ni participar en el Govern cuyos consellers y directores generales nombran PSIB-PSOE, Més per Mallorca y Més per Menorca.

JEFE DE LA OPOSICION. El diputado portavoz de Més per Menorca, J. Manel Martí, ha irritado al PSOE al ejercer como jefe de la oposición con sus desmarques y exigencias. El jueves le quieren leer la cartilla.

JEFE DE LA OPOSICION. El diputado portavoz de Més per Menorca, J. Manel Martí, ha irritado al PSOE al ejercer como jefe de la oposición con sus desmarques y exigencias. El jueves le quieren leer la cartilla.

La realidad con la que se ha encontrado la presidenta Armengol es otra. El PP -sobre todo en Menorca, que sigue el criterio de Santiago Tadeo de dar cien días de cortesía- toma nota y se pronunciará cuando arranque el periodo de sesiones en el Parlament.

Por cierto, aún desconocemos si prosperará la petición de diez diputados de Menorca para que las sesiones parlamentarias no empiecen el 8 de septiembre, al coincidir con las fiestas de la Mare de Déu de Gràcia.

Corazón loco
Podemos y Més per Menorca lideran la oposición al Govern y se disputan con ganas el control del Ejecutivo, lo que está provocando al PSOE muchos más disgustos, problemas y tensiones de los que habían previsto los tres grandes negociadores socialistas del tercer pacto de gobierno de izquierdas:
Marc Pons, mano derecha de Armengol y portavoz del Govern; Pilar Costa, portavoz del grupo parlamentario socialista; y el veterano abogado Antoni Diéguez, que ha pasado a un segundo plano,
lo que demuestra su astucia.

En el PSIB-PSOE se han cabreado por los constantes desmarques y el perfil propio tanto de Podemos como de Més, que practican la doble estrategia de formar parte del Govern o apoyar al Govern y ejercer la oposición al mismo tiempo. Armengol, al borde de un ataque de nervios, no entiende esta imposible cuadratura del círculo, que le irrita.

Podemos ya ha registrado en el Parlament más preguntas que el PP. No se explica la presidenta de
la Comunidad el ‘corazón loco’ de Nel Martí, Alberto Jarabo y Montserrat Seijas, por lo que ha convocado para el próximo jueves la segunda reunión, en pleno mes de agosto, de la comisión de
seguimiento del pacto de la izquierda para 2015-2019. Tatarea la presidenta de Govern: yo no puedo comprender cómo se pueden querer dos mujeres a la vez, y no estar loco, merezco una explicación porque es imposible seguir con las dos.

El PSOE leerá en voz alta a los socios díscolos la cartilla del segundo punto del Acord de Governabilitat. La interpretación de los socialistas es que impide a Més y Podemos, como aliados del Govern, desempeñar acciones de control y oposición. Determina este punto que «facilitaremos la labor de oposición, de manera que las fuerzas que apoyen al Govern no harán el control, que será exclusivo de la oposición». Los socialistas exigirán lealtad a Més y Podemos, pero a medida que se aproximen las elecciones generales aumentarán las diferencias.

Presupuestos y generales
El primer desacuerdo surgió con el nombramiento del director general de IB3. Més per Menorca se sintió burlado por PSOE y Podemos porque vetaron a su candidato, tras obtener el plácet del PP. Tres meses después de las elecciones, el ente público de Ràdio i Televisió de les Illes Balears sigue gobernado por el equipo que nombró el PP, con Josep Maria Codony en la dirección general. En agosto debía haberse reunido la comisión para determinar el nuevo modelo de televisión, pero el Govern no sabe cómo afrontar el cambio de la actual Ley de IB3, promovida por el segundo Govern del Pacte, que
fue aprobada por unanimidad.

Las discrepancias se acentuaron al manifestar Més perMenorca su desacuerdo con el nombramiento,
por el Govern, del exconseller Joan Marquès como delegado de la Conselleria de Educació; y del también exconseller, exdiputado autonómico y exalcalde de Alaior Antoni Gómez Arbona para repetir
como gerente del IBSalut. El PSOE-Menorca propuso otros nombres, pero no prosperaron.

Persiste el rechazo de Podemos a la designación de Francisco Fernández Terrés como gerente del SITIBSA, con la amenaza de una interpelación en el Parlament. Y Més per Menorca amenaza con no votar a favor de los presupuestos autonómicos del 2016 si no incluyen la residencia para pacientes
de Menorca y Eivissa junto al hospital Son Espases. Estos presupuestos abrirán la caja de los truenos. Su debate coincidirá con la campaña para las generales. Esto no ha hecho más empezar.

PREGUNTAS DE LA SEMANA
¿Para cuándo ha previsto su primera visita al puerto de Maó el nuevo presidente de Autoritat Portuària, Joan Gual de Torrella?

¿Por qué no ha nombrado aún el nuevo Govern al director general de ABAQUA (Agencia Balear de
l’Aigua i Qualitat Ambiental)?

¿Reconsiderará la Conselleria de Educació la anulación del acuerdo para que el Colegio La Salle Maó pueda impartir Bachillerato?

¿Autorizará el Ajuntament de Ciutadella el 2016 la participación de Foment Cultural de Menorca en la Festa del Llibre Menorquí?

Leave a Reply