Archive for agosto, 2015

El nuevo orden económico de Internet

lunes, agosto 17th, 2015

Convocados y espoleados por el Cercle d’Economia de Menorca, cuatro sabios menorquines -uno de adopción, Alfred Pastor, exsecretario de Estado de Economía- debatirán este jueves 13 de agosto en Es Castell el impacto enorme y las letales consecuencias de la digitalización para el mercado del trabajo.

Intervendrán el catedrático Guillem López Casasnovas, que ocupa hoy el puesto que desempeñó Pastor en el consejo del Banco de España; Gregorio Martín Quetglas, catedrático jubilado de Ciencias de la Computación y del Instituto de Robótica de la Universidad de Valencia; y el rector de la Universitat de les Illes Balears, Llorenç Huguet, experto en Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial, que desempeñará esta tarde la función de moderador.

El doctor Martín Quetglas, que en 2006 reivindicó con energía los valores de la cultura del esfuerzo, el estudio, la innovación y la legítima recompensa por el trabajo bien hecho, nos advierte que «un nuevo orden económico con serias consecuencias para el empleo se ha instalado entre nosotros sin que las autoridades europeas, por descontado tampoco las españolas, ni las patronales ni los sindicatos parezcan haberlo comprendido».

Nos hemos sumergido en la era digital, que se ha instalado para no marchar; irrumpe la generación digital; la red de redes es la telaraña que todo lo envuelve, procesa, conoce y desconocemos hasta dónde controla. Google, la compañía más potente de Internet, se llamará Alphabet a partir de ahora, lo que significa que vamos a alfabetizarnos, sí o sí, con el doctor Google.

En la mal llamada Tercera Revolución Industrial las ‘máquinas inteligentes’ destruyen miles de empleos y modelos de negocio. Todo esto y el futuro que ya ha llegado, vamos a debatirlo esta tarde, a partir de las 19 horas, en el hotel Carlos III de Es Castell.

Relevos en ASHOME y en la diócesis

miércoles, agosto 12th, 2015

El nuevo presidente de la Asociación Hotelera de Menorca es un hombre discreto, afable en el trato y observador. Luis Pablo Casals (Mahón, 1963), que pertenece a una saga familiar menorquina pionera en la industria turística, recibió en febrero la propuesta para relevar a Joan Melis al frente de ASHOME.

Pidió tiempo y planteó cuatro condiciones. Entre ellas, formar su propio equipo; mantener a Azucena Jiménez como gerente y que no existan ‘derechos sucesorios’ ni ‘mochilas’. Todas fueron aceptadas, al ser hijas del sentido común. Reconoce el nuevo presidente de los hoteleros -cuyo padre, Pepe Casals Thomas, militó en la democracia cristiana en los años de la clandestinidad y la Transición- el complicado papel desempeñado por Joan Melis, que acertó con los convenios con los mayoristas. Con conocimiento y elegancia explica la difícil travesía del anterior presidente de ASHOME durante los peores años de la crisis y su capacidad para reincorporar a las empresas menorquinas a la asociación. Melis sigue batallando al frente de CAEB-Menorca y Luis Casals pilota la nueva etapa de ASHOME.

En Lleida, 21 de septiembre de 2008.  Las autoridades menorquines que asistieron a la toma de posesión de Joan Piris conocieron en Lleida el nombramiento de Salvador Giménez como administrador apostólico

En Lleida, 21 de septiembre de 2008. Las autoridades menorquines que asistieron a la toma de posesión de Joan Piris conocieron en Lleida el nombramiento de Salvador Giménez como administrador apostólico

Cambios en la diócesis
El domingo 21 septiembre de 2008, tras haber dirigido la diócesis de Menorca desde abril de 2001 -cuando fue ordenado en la Catedral de Ciutadella-, Joan Piris tomaba posesión de la sede episcopal de Lleida. En aquella solemne ceremonia los consellers menorquines Joana Barceló y Albert Moragues, acompañado por su esposa, la diputada autonómica Cristina Rita, representaron al Govern balear. En los bancos de la Catedral de Lleida reservados para las autoridades civiles se sentaron junto a Josep Lluís Carod Rovira, entonces vicepresidente de la Generalitat.

También se desplazaron a la capital de la comarca del Segrià Marc Pons, recién estrenado como presidente del Consell insular; Joana Barceló, que de la presidencia del Consell había saltado al Ejecutivo autonómico; el alcalde Llorenç Brondo; el director insular de la Administración del Estado, Javier Tejero; y el conseller insular de Cultura i Patrimoni, Joan Lluís Torres. Todos ellos supieron aquel mismo día que el nuncio del Papa en España, Manuel Monteiro de Castro, había nombrado administrador apostólico de Menorca a Salvador Giménez Valls, hasta entonces un desconocido, para los menorquines, obispo auxiliar de Valencia y titular de Abula. La fotografía deja constancia de aquel inesperado encuentro.

Siete años después, surgen las preguntas: ¿qué autoridades menorquinas asistirán el 12 de septiembre a la misa de despedida del obispo Salvador en la Catedral de Ciutadella, que coincidirá con la clausura del 50 aniversario de la creación de Caritas Diocesana de Menorca?, ¿quiénes se desplazarán el domingo 20 de septiembre a Lleida a la toma de posesión de Salvador Giménez como sucesor de Joan Piris? Contextualizamos: Giménez Valls entrará en la milenaria sede leridana el domingo anterior a unas elecciones que, en función de su resultado, serán autonómicas o bien podrían convertirse en plebiscitarias.

Pero la cuestión más relevante para Menorca consiste en si durante la etapa de sede vacante, que empezará el 20 de septiembre, nuestra diócesis será regida por un administrador diocesano, nombrado por el Colegio de Consultores de Menorca; o por un administrador apostólico, designado por la Santa Sede.

La responsabilidad de administrador diocesano es muy complicada porque ejerces de obispo -o sea, tomas decisiones propias del cargo episcopal- sin serlo. Durante esta etapa transitoria rige el principio canónico nihil innovetur, lo que implica cambios mínimos. Gerard Villalonga, nombrado delegado para la generalidad de los asuntos, ofrece las máximas garantías de solvencia por su experiencia curial, su excelente trato personal y su conocimiento del Derecho Canónico.

Un administrador apostólico aporta otra perspectiva. Entre los candidatos, Javier Salinas, hoy obispo de Mallorca, que antes fue titular de Eivissa primero y Tortosa después. Una opción que causa cierto desasosiego al recordar los artículos de Rafel Mª Oleo sobre los intentos de suprimir la diócesis de Menorca tras la muerte del obispo Bartomeu Pascual Marroig  (1875-1967) con el jienense Rafael Alvarez Lara -’don Rafaé’- como administrador apostólico durante el periodo 1966-69. Ha sido la única vez que un obispo de Mallorca ha desempeñado esta función en Menorca y con unas intenciones nada favorables a los intereses menorquines. La siguiente sede vacante, en 1977, cuando el mallorquín Miquel Moncadas Noguera fue nombrado obispo de Solsona, se resolvió con la elección de Rafel Mª Oleo como vicario capitular. No existía entonces la figura del administrador diocesano.

Después hemos contado con tres administradores apostólicos: Manuel Ureña, obispo de Eivissa, entre Antoni Deig y Francesc Xavier Ciuraneta; Jesús Murgui, auxiliar de Valencia, entre Ciuraneta y Piris; y Salvador Giménez, que cubrió la etapa entre la marcha de Piris a Lleida y su nombramiento como titular de Menorca.

A partir de ahora, ¿cuántos meses vamos a permanecer en situación de sede vacante?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Qué exministro fue a cenar a otro restaurante del puerto de Ciutadella cuando le indicaron que debía guardar cola una hora?

¿Ya han consensuado Ara Maó y el PSOE el formato, contenido y quién pronunciará el pregón de las fiestas de Gràcia de este año?

¿Convencerán los residentes en Cala Morell al Ayuntamiento de Ciutadella para que repare los deteriorados y peligrosos replans?

¿Logrará Juana Francis Pons Vila ser nominada, por segunda vez, candidata del Partido Popular de Menorca al Senado?

Decisiones ‘sub secreto pontificio’

viernes, agosto 7th, 2015

En la mañana del martes 28 julio había en España dos diócesis que se encontraban en situación de sede vacante: Mondoñedo-Ferrol y Palencia. En otras cuatro, sus obispos ya han cumplido los 75 años y, tal como ordena el Código de Derecho Canónico, pusieron sus cargos a disposición de la Santa Sede: Barcelona, Lleida, Vitoria y Burgos.

Las últimas quinielas de mitrables apuntaban a que el ordinario de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente, iría a Burgos mientras que el de Ibiza -Vicente Juan Segura, exjefe de la sección de la Lengua Española en la Secretaría de Estado del Vaticano y titular de la diócesis pitiusa desde mayo de 2005- sería trasladado a Castellón. Nada de esto sucedió, porque lo que iba a ocurrir se había decidido y escrito desde hacía bastantes días.

A las doce del mediodía, de manera simultánea en Roma, Ciutadella y Lleida, se difundía que Il Santo Padre Francesco ha accettato la rinuncia al governo pastorale della diocesi di Lleida (Spagna), presentata da S.E. Mons. Joan Piris Frígola. A continuación el Vaticano
anunciaba que Il Papa ha nominato S.E. Mons. Salvador Giménez Valls Vescovo della Diocesi di Lleida (Spagna), trasferendolo dalla Sede di Menorca. Este es el comunicado oficial que abre, de nuevo, el proceso sucesorio en la diócesis de Menorca.

EL MARTES 28 DE JULIO, A LAS 12 HORAS. El encargado de negocios de la Nunciatura Apostólica, Santiago de Wit, comunicó al obispo, dos semanas antes, el día y la hora en que se haría público su nombramiento.

EL MARTES 28 DE JULIO, A LAS 12 HORAS. El encargado de negocios de la Nunciatura Apostólica, Santiago de Wit, comunicó al obispo, dos semanas antes, el día y la hora en que se haría público su nombramiento.

«Bajo estricta reserva»
Solo Salvador Giménez sabe aquel día lejano en el que el nuncio apostólico en España, el arzobispo italiano Renzo Fratini, que también desempeña las funciones de observador permanente de la Santa Sede ante la Organización Mundial del Turismo, le comunicó que sería el sucesor de Joan Piris en Lleida. Porque el 14 de julio el encargado de negocios de la Nunciatura en Madrid, Santiago de Wit Guzmán, comunicó -bajo secreto pontificio, según se observa de forma destacada en el oficio- al aún obispo de Menorca que «la noticia del nombramiento de VE como Obispo de Lleida se hará pública en Roma el martes 28 de julio de 2015, a las 12 horas». El escrito prosigue con esta advertencia: «Hasta este momento continuará bajo estricta reserva».

Lógicamente, el vicario general, Gerard Villalonga, y el resto de miembros del Colegio de Consultores de nuestra diócesis (los presbíteros Bosco Faner, decano, por haber sido ordenado hace más años; Jesús Llompart, Bosco Martí, Rafel Portella y Joan Miquel Sastre) fueron informados antes del 28 de julio, pero todos respetaron la «estricta reserva».

Salvador Giménez, hoy obispo electo de Lleida, tiene la potestad de administrador diocesano en Menorca hasta que tome posesión del nuevo cargo. Entonces la Isla pasará a situación de sede vacante. A partir del martes y hasta la toma de posesión en Lleida, Gerard Villalonga, que ha cesado en la facultad de vicario general, desempeñará las funciones de delegado para la generalidad de los asuntos. A mediados de  septiembre, cuando se produzca la entrada del obispo Salvador en Lleida, sabremos si durante el periodo de sede vacante la diócesis de Severo será regida por un administrador apostólico -nombrado por la Santa Sede- o bien por un administrador diocesano. En este caso el nombramiento corresponde al Colegio de Consultores.

Diócesis de entrada
Menorca entrará, dentro de unos días, en la tercera etapa de sede vacante de este siglo. La primera, entre Francesc Xavier Ciuraneta y Joan
Piris (1999-2001) fue cubierta por Jesús Murgui, exobispo de Mallorca y hoy obispo de Orihuela-Alicante; y la segunda, entre Piris y Salvador Giménez (2008-09) contó con Giménez Valls, que era obispo auxiliar de Valencia, como administrador apostólico.

También fue administrador apostólico de Menorca el entonces obispo de Eivissa Manuel Ureña (1990-91), que cubrió el periodo entre la marcha de Antoni Deig al ser nombrado obispo de Solsona, y Francesc X. Ciuraneta.

La sede episcopal en Ciutadella se confirma, por tanto, como una diócesis, que en la jerga eclesial se denomina ‘de entrada’. Un pequeño territorio que se configura como un espacio idóneo para que los nuevos obispos se estrenen y adquieran la experiencia necesaria que podrán aplicar después en otros destinos pastorales de mayor magnitud.

No es una situación óptima para los menorquines, que constatan cómo sus obispos se marchan tras aprender a manejarse en su complicado oficio. Menorca necesita hoy una nueva e intensa evangelización que solo puede emprender y desarrollar con eficacia un prelado de pontificado largo, de entre diez y veinte años.

Salvador Giménez, que presenta un fructífero balance de su gestión pastoral realizada durante siete años en nuestra Isla –primero como administrador apostólico, después como ordinario– tenía todas las cualidades para ser este obispo que marcase una época, como lo fueron el ibicenco Juan Torres Ribas y el mallorquín Bartomeu Pascual Marroig. Pero estas virtudes y cualidades son precisamente los motivos que se
lo llevan fuera de la isla.

PREGUNTAS DE LA SEMANA
¿El Protocol per als mitjans de comunicació inventado por el Ayuntamiento de Ciutadella será aplicado por otros municipios?

¿Quién ya se ha postulado para ser el candidato unitario al Senado de las formaciones de izquierdas de Menorca en las generales?

¿Cómo convenció la alcaldesa de Sant Lluís a José María Gay de Liébana para ejercer como pregonero en las fiestas patronales?

¿Formalizará Joan Huguet su alta como afiliado del PP-Ferreries para optar a ser candidato al Congreso de los Diputados?

Menorca: Lo posible y lo deseable

miércoles, agosto 5th, 2015

Sostiene el conseller de Medi Ambient, Javier Ares, que Menorca vive en la actualidad siete veces por encima de sus posibilidades.

Reabre con estas afirmaciones,que ahora debería argumentar de forma empírica, el antiguo debate sobre los recursos naturales, la sostenibilidad, la estructura social y el modelo de actividad económica en una región insular, Menorca. Porque, ¿a qué debemos renunciar
los menorquines, según Ares, para vivir de acuerdo con nuestras capacidades?

Estamos hablando de redimensionar la Isla -leamos reducir, recortar, adaptar- siete veces menos en relación a las actuales magnitudes. Ares vuelve a poner sobre la mesa la cuestión vital que no hemos conseguido cerrar los menorquines, porque no logramos ponernos de acuerdo.

La transición desde aquel tantas veces elogiado equilibrio intersectorial -la famosa vía menorquina del creixement- al actual modelo donde el turismo es hoy el gran motor de la economía menorquina ha provocado tensiones y transformaciones. Los menorquines han demostrado, y así lo confirman los sucesivos ciclos históricos, una gran capacidad de adaptación y también iniciativa emprendedora.

Evocar el equilibrio entre sectores productivos como el paraíso perdido no aportará soluciones, cuando ya no es posible renunciar
al turismo, porque ha abierto las puertas de Menorca a la modernidad y las oportunidades.

Pero, ¿a qué modelo turístico aspiramos en el 2015? Diversificación versus estacionalidad. Este es el debate sobre la Menorca del futuro; una isla con ubicación estratégica en el Mediterráneo occidental; un breve territorio de 702 kilómetros cuadrados donde coinciden el todo incluido masificado y la calidad del agroturismo Torralbenc y la atención de Can Faustino de Ciutadella. ¿Quién vive por encima
de sus posibilidades?