Semana de decepciones para Nel Martí

Esta semana hemos sabido quién sería el director general de IB3 si Més per Menorca gobernase en solitario en Balears, pero al no gobernar lo suficiente no ha conseguido designar a su candidato. La plataforma que agrupa en Menorca a PSM, Iniciativa-Verds, Equo y ERC se siente dolida y disgustada porque los aliados con los que firmó el Acord de Governabilitat per a les Illes Balears no han actuado como socios ni leales ni fiables.

Nel Martí, que ya conocía desde los bancos de la oposición los entresijos de la política, ha descubierto esta semana el triple juego de la política a la mallorquina, donde nada se corresponde con su apariencia virtual. La estrategia desplegada por el PP, que apoyó de entrada -como el PSOE con la OTAN- la designación del candidato propuesto por Més per Menorca, fue interpretada por PSBIB-PSOE y Podemos como una ‘pinza Més-PP’.

MAGRO CONSUELO.  La consellera Esperança Camps y Alberto Jarabo -el diputado de Podemos al que le gustaría ser director general de IB3- intentan aliviar el dolor de Martí. Detrás, Damià Borràs practica el beatus ille

MAGRO CONSUELO. La consellera Esperança Camps y Alberto Jarabo -el diputado de Podemos al que le gustaría ser director general de IB3- intentan aliviar el dolor de Martí. Detrás, Damià Borràs practica el beatus ille

Después de muchos titubeos, dobles discursos y grande oscuridad, el pleno del Parlament del martes al final no votó ninguna propuesta para la dirección general de IB3. Tenía que ser el tema más importante de esta sesión, pero el punto a votar fue retirado del orden del día porque los partidos de izquierda no lograron ponerse de acuerdo.

Martí, tras advertir que «en la moqueta de la vieja política de los partidos que lo quieren acaparar todo -y controlar todo, desde el Tribunal Constitucional al jefe de informativos- no nos encontrarán», denuncia el pánico a la pluralidad territorial: «hay periferia si hay centralismo, de la misma manera que hay menores si hay mayor. El problema surge cuando algunos han convertido a los menores en periferia». La conclusión no invita al optimismo: «por este camino no tiene futuro IB3 ni Balears, ni mucho menos ningún Govern de les Illes Balears». La designación del director general de IB3 ha evidenciado recelos, desconfianzas, así como unos usos y costumbres muy arraigados en la clase política mallorquina.

¡Deroguemos la ley!
En diciembre de 2010, a seis meses de las elecciones de mayo del 2011 que dieron la victoria de los 35 diputados  del PP, el Parlament balear aprobó una ley por unanimidad. Fue la norma que regulaba el funcionamiento de IB3, sus órganos de dirección y cómo elegirlos.

Impulsada por el segundo Govern del Pacte, obtuvo el apoyo del PP, en la oposición. También de Unió Mallorquina, que aún no había empezado su particular via crucis judicial. El entonces conseller de Presidència Albert Moragues -antecesor de Marc Pons en este cargo- destacó que los nueve integrantes del consejo que iba a dirigir la Ràdio i Televisió de les Illes Balears «serán escogidos por el Parlament, por una mayoría cualificada de la Cámara y por un periodo de seis años, una legislatura y media; obliga a un amplio consenso y garantiza la independencia de la radiotelevisión». Nueve personas de Balears, de reconocido prestigio. e independientes del poder político.

Pero esta ley, tan elogiada y tan aplaudida, no ha funcionado porque no ha sido posible el acuerdo. Lo confirma que hace meses deben ser renovados cinco de los nueve miembros del consejo de ‘profesionales independientes’ (?) pero aún no han sido nombrados. Y la posibilidad de elegir, transcurridos seis meses, al director general sin los dos tercios exigidos en primera instancia, desvirtúa el tan invocado consenso.

Cuatro años después, regresa la izquierda al Consulat de Mar y al empezar su andadura el tercer Govern de Pacte, constata, como Manolete, que no es posible aplicar aquella ley maravillosa, que debía perdurar sobre las legislaturas y sobrevivir a cambios de gobierno, ¿qué decide? Solución: derogarla, porque la letra y el espíritu no permiten nombrar de forma inmediata a quien interesa.

Delegados y gerentes
La indignada decepción y el severo reproche de Nel Martí por el cambalache-paripé del director general de IB3 que debía haber sido y no fue, quedaron recogidas el jueves en el blog del diputado de Més per Menorca. Este mismo día incorporó otro comentario demoledor (No tocava, sobre el delegat d’Educació i el gerent de Salut a Menorca) en el que critica al PSOE por los nombramientos del delegado en Menorca de la Conselleria d’Educació (el exconseller-portavoz del Grupo Socialista durante el anterior mandato, Joan Marquès) y el gerente del IBSalut en Menorca (exalcalde de Alaior, exconseller y exdiputado del PSOE en el Parlament Antoni Gómez Arbona).

El diputado del PSM-Més per Menorca afirma que «se han equivocado porque no transmiten la idea del cambio». Ante el estropicio, sale Vicenç Tur a la palestra para desvelar que el PSOE-Menorca propuso a «personas más alejadas de la estructura del partido, más jovenes y activas en sus respetivos sectores». Apunta los nombres de Jordi Guerrero, Ramón Fernández-Cid, Meritxell Mercadal y Enric Camps. Pero… «desde Palma se optó por políticos con más bagaje». ¿Y quién es ‘Palma-PSOE? ¿acaso son Marc Pons y Francina  Armengol? Palma, siempre miramos a Palma.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Qué concejales del equipo de gobierno de Ciutadella aplicarán finalmente el ‘Protocol per als mitjans de comunicació’?

¿Por qué el ahorro en el coste del nuevo gobierno del Consell asciende a 277.000 euros en lugar de los 340.000 que se anunciaron?

¿Qué municipios de Menorca quieren, además de Alaior, actualizar los valores catastrales para ajustarlos a precios de mercado?

¿Qué día realizará Francina Armengol su primera visita a Menorca como nueva presidenta de la Comunidad Autónoma’

Leave a Reply