La honda que tumbó el Plan de Alaior

Todos expresan ahora su sorpresa e indignación porque un Plan General de Ordenación Urbana, el de Alaior, haya sido anulado íntegramente por la simple omisión de un informe a partir del recurso interpuesto por un particular. Desde esta perspectiva, el desenlace no tiene mucho sentido, pero, ¿no ganó David a Goliat?

De entrada, este particular es un licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas que ha sido secretario del Ayuntamiento de Ciutadella y del Consell insular, Juan de Juan y Pi.

La honda que ha utilizado este experto en Derecho Administrativo tiene nombre y apellidos: acción pública urbanística, tal como subraya el Tribunal Superior de Justícia de Balears en la sentencia 578/2014. El carácter público de la acción urbanística está reconocida desde la Ley del Suelo de 1956, con una eficacia similar a la acción popular en el ámbito penal. Cualquier ciudadano, tenga o no interés propio, puede interponer una querella porque el ius puniendi del Estado lo podemos ejercer todos, no sólo la Fiscalía y la víctima del delito. Lo mismo ocurre en urbanismo, que al afectarnos a todos, todos tenemos derecho a actuar judicialmente, por mucho que Pau Morlà no lo entienda.

El exalcalde, hoy concejal en la oposición, afirma que «nadie nos advirtió de que faltaba este documento». O sea, la Dirección General de Telecomunicaciones, el Ministerio de Industria, la Comisión Europea, la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Casa Blanca debían recordar al Ayuntamiento de Alaior que la Ley General de Telecomunicaciones exige, con carácter preceptivo, la elaboración de un informe previo y vinculante, antes de la aprobación de un Plan General de Ordenación Urbana.

Una vez adquiera firmeza esta sentencia, será el momento de explicar cómo queda el planeamiento urbanístico de Alaior.

One Response to “La honda que tumbó el Plan de Alaior”

  1. BERN dice:

    Pons Fraga, aquesta Sentència la podríeu reproduir així tots seríem més savis i manco ignorants…

Leave a Reply