El fiscal del giro copernicano

Ni en la Fiscalía ni en el Consell de Menorca comprendieron la rapidez y la contundencia con que fue rechazada, por Piedad Marín, titular del Juzgado número 4 de Palma, la querella de la Fiscalía Anticorrupción por el ‘caso Cesgarden’. En apenas 48 horas, la juez resolvió que «los hechos objeto de la querella no son constitutivos de un delito de estafa procesal», tal como había señalado el fiscal Pedro Horrach, que no vaciló al calificar los hechos a investigar como «maquinación fraudulenta» contra el Consell insular. Con la misma rapidez se pronunció el arquitecto Miguel Barca Mir -uno de los implicados en el caso, que debía ser investigado-  al reclamar que «se reponga mi dignidad». Gobierno y oposición se reunieron en el Consell con el penalista Fernando Mateas y acordaron recurrir, en apelación ante la Audiencia, el auto de archivo de la juez Marín. Al concluir la reunión, Mateas razonaba: «la juez afirma en su auto que el Tribunal Superior no fue engañado. Pero, ¿ella qué sabrá?, porque no es la encargada de dirimirlo».

El 27 de mayo el Consell presentó su recurso contra la inadmisión de la querella y reiteró los argumentos para instruir una causa penal contra el presidente de Cesgarden, Miquel Ramis, y el administrador de Siteme Menorca, Miquel Barca. Pero, al mismo tiempo, Horrach no quiso precipitarse y pidió más tiempo para redactar su recurso. No en vano está en juego el pago de una indemnización de 28,8 millones de euros, con el dinero de todos los menorquines, por una sentencia firme que ha condenado al Consell.

DE LA INDUSTRIA DEL CALZADO (2013) A LA VACA’STREET ART. Durante el verano pasado, las calles de Alaior acogieron los monumentales zapatos del Instituto Tecnológico del Calzado. Este año, Ayuntamiento y Consell sorprenderán a los visitantes con trece ejemplares de ganado vacuno creados por artistas de Menorca. Foto: GEMMA ANDREU.

DE LA INDUSTRIA DEL CALZADO (2013) A LA VACA’STREET ART. Durante el verano pasado, las calles de Alaior acogieron los monumentales zapatos del Instituto Tecnológico del Calzado. Este año, Ayuntamiento y Consell sorprenderán a los visitantes con trece ejemplares de ganado vacuno creados por artistas de Menorca. Foto: GEMMA ANDREU.

Un  recurso contundente
El contundente recurso del fical Horrach, que da un giro copernicano al ‘caso Cesgarden, sorprende tanto por su contundencia como por la dirección hacia la que apunta. Ya no se dirige tanto conta el conglomerado Siteme-Cesgarden como contra el propio Tribunal Superior de Justícia de Balears y pone en un difícil brete al magistrado menorquín Gabriel Fiol Gomila, que presidió la sala redactora de la sentencia condenatoria. Nos preguntamos: ¿es la estrategia acertada?, porque reitera expresiones como «pronunciamientos de difícil comprensión» o «absurda consecuencia» en referencia a los contenidos de aquella sentencia del 5 de mayo del 2011. Expresiones que, de entrada, resultan excesivas.

Al mismo tiempo, pone sobre la mesa de la segunda instancia muchas cuestiones que no se abordaron en primera y que, prima facie, sobrepasan el ámbito punitivo del delito de estafa procesal. En este aspecto se suscitarían graves problemas de constitucionalidad. La Fiscalía Anticorrupción afirma que «es de difícil comprensión es que la Sala no practicase diligencia alguna en relación a la titularidad de los terrenos rústicos de destino antes de fijar el derecho a indemnización». Y a continuación añade que «porque si los mecanismos de control hubiesen sido efectivos, la circunstancia anterior hubiese determinado la inexistencia de indemnización alguna a favor de Siteme Menorca SL y Cesgarden SL como sucesora». Con estas tremendas afirmaciones, el Ministerio Público ya no dirige sus acusaciones contra Siteme-Cesgarden, sino que está incriminando, aunque sea implícitamente, a los magistrados de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior. O sea, está declarando que los jueces no actuaron correctamente en la tramitación procesal del recurso presentado por Siteme-Cesgarden contra el Consell de Menorca, pero no sólo ésto, sino que, además, su actuación fue de «difícil comprensión». ¿Acaso insinúa la Fiscalía algún tipo de connivencia entre la Sala del TSJB y las dos empresas a las que acusa de maquinación fraudulenta? El recurso de apelación de la Fiscalía es una caja de truenos que abre nuevos interrogantes, de enorme calado, y plantea cuestiones que pueden incomodar severamente a los magistrados de la Audiencia Provincial encargados de sustanciarlo. Aceptar los argumentos y la exposición fáctica del fiscal Horrach significaría abrir una investigación, totalmente inusual, contra sus compañeros de la Administración de Justicia en el Tribunal Superior. En este ámbito imperan el corporativismo y el conservadurismo. El ‘caso Cesgarden’ sigue en ebullición, pero nadie sabe adónde nos conducirá finalmente.

Obras en Es Migjorn
Según el alcalde de Es Migjorn Gran, Pere Moll, la decisión del ayuntamiento que preside, al dejar caducar varios expedientes urbanísticos, entre ellos uno que afecta a su propio domicilio, responde a un uso torticero  de la información a la que tiene acceso la oposición, en este caso el PP, para «carregar-se i desprestigiar a les persones que democràticament varen ser elegides per la ciutadania del nostre poble per ser Equip de Govern». Filtraciones al margen, que todos los partidos utilizan -porque aquello que oculta el gobierno de turno lo explica siempre la oposición-, sería deseable que Pere Moll aclarase cómo es posible que ha permitido la caducidad de estos expedientes.

Josep Pons Lluch
El maestro investigador de la historia de las fiestas de Sant Joan

Con motivo del centenario de su nacimiento, la familia de Josep Pons Lluch (1910-1987) ha publicado uno de los trabajos de investigación que dejó inédito al fallecer: El cas d’un caixer senyor qui volia qualcar dalt d’un matxo. Con corrección de sus hijos Antoni y J. Bosco Pons Marquès («la nostra feina ha estat ara prou fàcil, ja que ho tenia quasi enllestit»), ha sido editado por Miquel A. Anglada Marquès en la Co.lecció Jamma. Pons Lluch, apreciado, respetado y conocido popularmente como en Bep Padet, porque su padre regentaba el Forn de can Padet, fue el hombre metódico, entusiasta de su trabajo, que con un esfuerzo vocacional supo desentrañar los misterios del origen, los cambios y la evolución de las fiestas de Sant Joan de Ciutadella. Investigador autodidacta, en la historia de las fiestas hay un antes y un después con Josep Pons Lluch, porque él fue el único que logró, un día, descifrar y leer el mítico Llibre de ses Set Sivelles.

Pedro J. Bosch Barber
La lealtad del decano delos  articulistas del ‘Menorca’

Cincuenta años después, Pedro J. Bosch Barber mantiene viva la «eterna duda de si acerté en mi elección vital de subordinar el periodismo que brotaba de dentro a la medicina que me venía de herencia». El decano de los columnistas de MENORCA l «Es Diari» optó por el olor de los antisépticos en lugar de la tinta de las rotativas. El 4 de junio de 1964 aquel joven estudiante de bachillerato, de cas Morenet, publicó, bajo la firma ‘Bob’, su primer artículo. Durante medio siglo, ha mantenido, con lealtad, disciplina y fidelidad, su compromiso. Sostiene quien piensa y escribe como buen periodista: «El enloquecido mundo actual precisa más que nunca de un periodismo de calidad que abone el terreno a la reflexión serena y fundamentada, lo que se llamaría criterio (experiencia + estudio), más que evanescentes opiniones de tanto indocumentado sectario que con la ‘destral’ enarbolada contribuyen denodadamente a la actual olla de grillos». Un abrazo, amigo Pedro.

PREGUNTAS DE LA SEMANA
¿Cuándo se forma la comisión, impulsada por Govern y Consell, para llevar el gas natural a la Isla?

¿Cuántos presidentes de consejos escolares han rechazado la campaña de FAPMA para pedir la dimisión de la consellera Joana Camps?

¿Repetirá García Gasulla como candidato del PSOE al Congreso en las elecciones de 2015?

¿Cuántos expedientes urbanísticos habrá dejado caducar el alcalde de Es Migjorn Gran, Pere Moll Triay?

¿Logrará el fiscal Pedro Horrach, con su demoledor recurso, evitar el archivo del ‘caso Cesgarden’?

Leave a Reply