El buen ‘decreto Mora’ que no se aplica

julio 19th, 2020

La presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora, dictará mañana un decreto, de obligado cumplimiento a partir de las 00 horas del martes, para aplicar severos y estrictos controles sanitarios en el aeropuerto así como en los puertos de Ciutadella y Maó.

Las medidas, que se exigirán a todos los pasajeros que lleguen a la Isla, incluyen, en lugar de rellenar cuestionarios en los que cada uno escribe lo que quiere, una prueba PCR que se habrá practicado 48 horas antes de emprender viaje rumbo a Menorca. Con este decreto se impedirá de manera efectiva la entrada de nuevos infectados en nuestra región insular, que a pesar de haber alcanzado el contagio 0, registra rebrotes. Al mismo tiempo se evitará la transmisión comunitaria.

MIRANDO HACIA LA OMT. En Fitur de enero pasado -y cuando el coronavirus era una lejana epidemia en China- Bel Oliver ya otea su futuro fuera de la Secretaría de Estado mientras Armengol intenta ganarse a la ministra Reyes Maroto

La presidenta Mora decidió actuar tras las declaraciones del director del Centro de Enfermedades Transmisibles Emergentes, Juan José Badiola, quien califica de «insuficientes» las medidas que se aplican hoy para evitar que lleguen turistas contagiados a Balears. «La persona a la que estás tomando la temperatura puede ser una portadora asintomática o, simplemente, puede no haber comenzado a manifestar síntomas». Entonces, ¿qué hacemos? Y el doctor Badiola responde: «Pediría a todos los turistas que lleguen al aeropuerto que trajeran una PCR negativa realizada en su país de origen una semana antes del viaje».

El ‘decreto Mora’ es fruto de estas manifestaciones de una autoridad nacional en materia sanitaria y dará respuesta a la ausencia de controles que debe exigir la Conselleria de Salud del Govern a AENA en el aeropuerto; a Autoridad Portuaria de Balears en el puerto de Maó; y a la empresa pública Ports de les Illes Balears (o sea, al propio Govern) en el puerto de Son Blanc. Son las tres puertas de entrada a Menorca por las que se inocula de nuevo el coronavirus a la Isla. Porque, ¿de qué habrá servido el estado de alarma y el confinamiento si llegan continuamente -de Barcelona, Palma y Madrid- viajeros que, asintomáticos o no, son potenciales portadores de la covid?

Debemos aprovechar y transformar en ventaja, por una sola vez, nuestra condición insular, lo que no logramos al intentar que Menorca que fuera zona piloto de España para el desconfinamiento. Y a pesar de que la situación epidemiológica menorquina, con muchos positivos e ingresos en UCI, era mucho mejor que la de Eivissa, y, naturalmente, Mallorca.

La exigencia de test PCR a quienes lleguen a Menorca es demasiado buena noticia para que sea cierta. No existe este decreto de la presidenta del Consell ni se espera que entre en vigor; por tanto, no se aplica.

El cese de Bel Oliver

Con una ocupación turística que se sitúa en torno al 25 por ciento y numerosos hoteles que no han abierto, la mallorquina Bel Oliver empezó la semana como secretaria de Estado de Turismo pidiendo a los hoteleros que mantengan los precios.

Solo dos días después, Oliver, que forma parte del núcleo duro de Francina Armengol, fue destituida por la ministra Reyes Maroto y designada para un cometido -de contenido aún incierto- en la Organización Mundial de Turismo. Se desconoce en qué consistirá la ‘coordinación de objetivo de desarrollo sostenible’ que a partir de ahora ejercerá la bióloga Isabel Oliver Sagreras (Campos, 1961) en la OMT. Pero, ¿por qué ha sido cesada quien antes fue concejal de Palma, consejera de Turismo del Consell de Mallorca y diputada del Parlament, funcionaria autonómica hoy en excedencia?

La destitución de Bel Oliver como secretaria de Estado llegó 24 horas después de que «El Confidencial» publicara que el ‘sello de turismo responsable anti-covid 19’ «es un coladero», porque «permite que cualquier usuario, con cualquier identificación falsa, pueda obtener sin verificación alguna de datos, una garantía de estar libre de coronavirus en sus establecimientos turísticos».

Después de perder Armengol el único cargo con que contaba el PSOE balear en el Gobierno de Pedro Sánchez, y haber relevado el madrileño Fernando Valdés a la mallorquina Oliver, el Ministerio de Industria, Comercio anunció que impulsará cambios en la verificación del certificado de turismo responsable «tras el fiasco del sello para la covid-19». Según «El Confidencial», Isabel Oliver, su equipo de gabinete y dos subdirectores generales «impulsaron la creación del sello de turismo responsable, que ha creado un grave problema de imagen para la Marca España, como ha reconocido el sector y consejeros de Turismo como el de la Junta de Andalucía, ignorando las recomendaciones de expertos turísticos que les instaban a una verificación exhaustiva para examinar la identidad de los que solicitaban el sello».

Reflexión semanal

La frase de la semana corresponde a Iñigo Errejón: «Podemos no existe, ahora se llama UP y tiene los resultados de IU». También prestamos atención al analista Marc González: «Negueruela, el superconseller del Govern, presenta los ERTE como el colmo del progresismo socialista y la medida idónea para salvar puestos de trabajo. Lo chusco de la historia es que su regulación vigente forma parte esencial e indisoluble de la anatemizada reforma laboral de 2012, que Sánchez e Iglesias y el coro sindical subvencionado han acordado derogar, básicamente porque la hizo el PP».

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo empezarán las obras de los nuevos Juzgados de Ciutadella y la Comisaría de Maó?

¿Por qué relevaron Susana Mora y Bárbara Torrent a Pilar Simón por Carol Cerdà en la dirección insular de Gent Gran i Dependència?

¿Cuántas playas de Menorca quedarán este verano sin el alquiler de hamacas, tumbonas y sombrillas?

¿Estarán acabadas ‘en cuatro meses’ las obras para la apertura al público de la Cova de s’Aigua de Cala Blanca?

¿Prosperarán las alegaciones del GOB contra la ampliación del atraque del puerto de Son Blanc con la construcción de cuatro ‘duques de alba’?

Retrasos, olvidos y comitivas de autoridades

julio 16th, 2020

Tres titulares de portada de esta semana, y sólo estamos a jueves: «Mallorca retiene un 12 por ciento más de inversión de la ecotasa que Menorca», «El Gobierno relega la obra del segundo cable y evita ponerle fecha» y «El Gobierno pretende que los ayuntamientos le cedan todos sus ahorros» (y el Consell también). ¿Quiénes protestan?

Añadamos, en relación a las famosas cuevas de Cala Blanca que, según anunció ayer la vicepresidenta Maite Salord, «las obras tendrán una duración de cuatro mesos y después ya podremos visitar la Cova de s Aigua». O sea, a partir de noviembre, cuando ya habrá concluido la temporada más corta, atípica y que menos volumen de negocio habrá generado en Menorca estos últimos años.

Preferimos olvidar lo anunciado en julio de 2018: «la Cova de S Aigua y la nueva cavidad hallada recientemente en Cala Blanca de Ciutadella se abrirán al público antes del verano de 2019».

Ahora bien, los anuncios, las comparecencias y las comitivas institucionales no se interrumpen. Por ejemplo, ¿cuántos cargos públicos se desplazaron a Ciutadella para celebrar que Red Eléctrica ha concluido la instalación del segundo cable Mallorca-Menorca, transformado hoy en primero y único?

Un acto de 45 minutos de duración movilizó, entre otros, a la ministra vicepresidenta cuarta del Gobierno la presidenta del Govern, con el vicepresidente y dos consellers la presidenta y vicepresidenta del Consell la alcaldesa la presidenta de Red Eléctrica y la delegada del Gobierno en Balears. Algunos vinieron a Menorca el día anterior. Lo que más interesaba, los recursos y el calendario de ejecución del segundo cable, quedó sin respuesta. «Ahora ya no es prioritario», admitió la exministra Beatriz Corredor, que ha relevado al exministro Jordi Sevilla al frente de Red Eléctrica. Era también el día para preguntar a Armengol por qué la distribución de la ecotasa no es equilibrada entre islas.

Temporada 2020: entre ‘poca’ y ‘muy poca’

julio 13th, 2020

Somos la segunda comunidad autónoma que menos ha utilizado la mascarilla en España, justo por detrás del País Vasco. Según el estudio de seroprevalencia realizado por el Ministerio de Sanidad un 22,4 por ciento de los habitantes de Balears no se colocó la mascarilla, ni en los momentos en los que no podían guardar el distanciamiento recomendado por las autoridades sanitarias.

Únicamente las tres provincias de Euskadi -Guipúzcoa, Vizcaya y Álava- nos superaron con un 29,6 por ciento de ciudadanos reacios a utilizar esta protección, que será obligatoria en Balears a partir de este lunes.

NEGUERUELA, EL CONSELLER GALLEGO. El conseller de Turismo y Trabajo del Govern aleccionó el lunes a los empresarios de Menorca, pero se olvidó comentarles que los turoperadores están exigiendo descuentos del 50 por ciento.

Resurge el debate entre reactivación económica y salud pública. El director ejecutivo de Meliá Hotels y presidente de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), Gabriel Escarrer Jaume, desvela que «en las ultimas 48 horas el ritmo de reservas en Cataluña y Balears se ha frenado notablemente, porque no es atractivo saber que siempre habrá que llevar mascarilla». ¿Dónde leyó antes que usted no escogerá como destino para sus vacaciones un lugar donde le exijan la mascarilla?

Explica Escarrer que «ante la necesidad de llevar la mascarilla constantemente, los turistas prefieren otros destinos españoles de costa que no son tan estrictos en este sentido». La nueva exigencia en Balears es interpretada «en los mercados emisores como que hay algún problema lo que provoca la cancelación de reservas», proclama Gabriel Llobera, presidente de la Agrupación de Cadenas Hoteleras.

Efectivamente, tenemos un problema porque no surten efecto las reiteradas apelaciones a la ‘responsabilidad individual’ y los jóvenes asintomáticos constituyen un peligroso vector de transmisión del virus que ha venido para quedarse.

«Poca temporada»

El muy gallego Iago Negueruela, conseller de Turismo y Trabajo -siempre por este orden- afirma que «si hubiese cualquier brote en cualquier isla, se acaba la poca temporada que tenemos y se pone en riesgo la del año 2021».

Pretende Negueruela «tener una temporada este año para tener una mejor temporada en 2021» porque «si nos pasa como en Lugo o en Cataluña, la situación en nuestras islas sería dramática». Pero la Asociación de Comerciantes de Menorca ya ha hecho números: más del 20 por ciento de las tiendas de la Isla cerrarán este año. Decenas de establecimientos intentarán mantener la actividad durante el verano -aunque el momento es «dramático y crítico», según Vicente Cajuso-, pero después ya no continuarán.

Pronostica el conseller, desde un ¿alegre o inconsciente? optimismo, una recuperación del 80 por ciento del PIB en Balears -en todo caso será en Mallorca- para el 2021. La economía de las Islas sufrió el mayor desplome durante el primer trimestre y mayor ha sido la caída registrada en el segundo.

Asesora y sancionadora

Las sanciones que impondrá el Govern a quienes no utilicen la mascarilla no fueron anunciadas por la consellera de Salut, Patricia Gómez, ni por los directores generales de la Conselleria. Una decisión de esta envergadura fue dada a conocer el jueves por una investigadora, Margalida Frontera, que desempeña las funciones de «asesora técnica del Govern para el desconfinamiento».

Las únicas excepciones que admitió Frontera consisten en hacer deporte, acudir a la playa o a la piscina, o bien ser intérprete con un instrumento de viento. Atención: el aforo de los encuentros familiares y de amigos se reduce a un máximo de 30 personas en los espacios cerrados, y sólo se admiten hasta 70 en los lugares abiertos.

Hasta 600.000 euros

Al día siguiente de la avanzadilla-Frontera, el Consell de Govern aprobó el cuadro de sanciones, que en el caso de las muy graves prevé multas de 60.001 a 600.000 euros y el cierre de locales incumplidores.

Pero la consellera Pilar Costa no aclara cómo llevará a cabo el Govern la vigilancia, control y detección de los desenmascarados por tierra, mar y aire en Balears. ¿Serán fotografiados in situ quienes circulen sin mascarilla por la calle con homologados radares como los de Tráfico?, ¿y si en el previsible recurso para anular la sanción alegan que estaban haciendo ejercicio por prescripción facultativa?

La nueva promoción

Cuando se acelera la caída de la confianza empresarial y PIME-Menorca no ha difundido aún ninguna de sus mensuales encuestas sobre el negocio durante la temporada turística de este año, se reúne con discreción un potente grupo que diseña la nueva hoja de ruta para la promoción.

Más allá de la Menorca Talayótica, las cuevas de Cala Blanca, la rehabilitación del Lazareto y la Menorca Starlight, necesitamos un proyecto a medio y largo plazo que pivota sobre dos grandes ejes: desmarcarse de Mallorca con una promoción propia, valiente y sin complejos. Y, al mismo tiempo, recuperar el turismo de sol y playa, que ha sido descuidado y menospreciado durante estos últimos años. Porque no podemos aspirar a convertirnos en un destino para funcionarios, exquisitos y muy ricos.

Exigencia razonable

Para que Menorca sea un destino fuerte y seguro frente a la Covid, ¿por qué no se ha exigido el test PCR a todos los turistas que han llegado a la Isla?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo tramitará el Ayuntamiento de Ferreries la gestión global del servicio para poner en marcha el Geriátrico?

¿Mantendrán PSOE y Podemos la exclusión de la escuela concertada en el plan de ayudas a la enseñanza?

¿Por qué Ciutadella ha sido el municipio más restrictivo y el que más se ha negado a ampliar las terrazas por la crisis?

¿Habrá controles sanitarios en el aeropuerto en la llegada de turistas nacionales?

Tras la dimisión de Jordi Sevilla, ¿logrará el PP que la nueva presidenta de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, comparezca en el Parlament para explicar la situación de Menorca?

Memoria de la industria y el comercio

julio 9th, 2020

Los primeros textos son del 11 de enero de 1906. Cuando ya han transcurrido más de cien años, la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación concluye el proyecto para la recuperación y conservación de su valioso archivo histórico.

Un acervo documental que permite reconstruir la trayectoria, los proyectos y los esfuerzos de industriales, comerciantes y empresarios exportadores. El arduo trabajo de ordenación y recopilación de ese fondo histórico, que fue impulsado por la anterior presidenta de la entidad, Magda Pons-Quintana, ha sido realizado con esmero por Carmen Rodríguez y ahora ha sido presentado por el actual presidente de la cámara, Rubén Adrián.

La centenaria entidad ha añadido a sus apellidos iniciales: Industria, Comercio y Navegación, la actividad empresarial sobre la que pivota, se sustenta y depende un 80 por ciento de la economía menorquina: los Servicios. Era necesario seleccionar y clasificar la extensa documentación, que ha sufrido avatares y desgracias, como aquella inundación que anegó los locales ubicados en la calle Miguel de Verí.

Este archivo abarca la época de la Restauración, la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República, la guerra civil, el franquismo y la etapa democrática de derechos y libertades emprendida a partir de 1976, que consolidó la Constitución de 1978.

Junto a nombres señeros e ilustres del empresariado menorquín -desde José Codina a Pedro Montañés, incluyendo a los hermanos Fernando y Gabino Sintes, Rafael Timoner, Cristòfol Pons Pons, Francisco Vidal Venturini, Santiago Pons Quintana y Jaime Mascaró-, descubrimos el empeño y las inquietudes de muchos menorquines anónimos. Personajes desconocidos que crearon industrias y comercios, que se dedicaron a la exportación, que abrieron mercados y que, desde esta pequeña gran isla, demostraron un extraordinario espíritu emprendedor que hoy debemos recuperar y prestigiar.

Bon dia, Menorca!

Los fondos buitre sobrevuelan la Isla

julio 5th, 2020

Tienen, ordenada por municipios y clasificada por categorías, la relación de hoteles, aparhoteles y conjuntos vacacionales que esta temporada no abren sus puertas en Menorca. Conocen, también, las inversiones iniciadas y paralizadas por la crisis.

Cuentan con informes, elaborados al detalle por despachos especializados en valoración de riesgos, sobre la situación económico-financiera de cada una de estas empresas, sus niveles de endeudamiento y los ratings de solvencia e insolvencia.

REASIGNACIÓN EN ES CASTELL. La alcaldesa Joana Escandell tendrá que elaborar un nuevo cartapacio tras la dimisión simultánea de Salvador Moragues, Jordi Vidal y Gonçal Seguí. Se aplicará a partir de septiembre.
Foto: GEMMA ANDREU

A partir de estos datos ciertos preparan las ofertas que, a partir de septiembre, pondrán sobre la mesa de quienes carecen de liquidez y músculo financiero para afrontar la incertidumbre del 2020 y 2021, porque, tal como ya ha advertido el presidente de la cadena mallorquina Iberostar, Miguel Fluxà, el escenario socioeconómico de Balears no se normalizará hasta entrado el 2022.

Y Menorca no es Mallorca, que fue la isla escogida desde el primer día para el plan piloto ideado por el Grupo RIU Hotels para promocionar el turismo alemán que, con formidable entusiasmo, publicitó el Govern. En realidad, una operación de marketing para beneficiar exclusivamente al destino Mallorca, del que -como suele ser habitual- quedó excluida Menorca.

Activos y plusvalías

Los fondos buitre desde hace semanas sobrevuelan Menorca con el objetivo de cazar activos que revenderán a partir del 2022, obteniendo suculentas plusvalías. Habrá víctimas, con empresas locales que no lograrán sobrevivir y para sortear la situación concursal, optarán por malvender a estos quebrantahuesos profesionales que hacen negocio sobre las dificultades de los que no pueden resistir.

La breve temporada de este año empezará el 15 de julio, teniendo en cuenta este calendario: a partir del 1 de julio, operadores españoles hoy, TUI Germany 15 de julio, Jet 2 y 25 de julio, TUI UK.

Caída en picado de las reservas del mercado británico con la zona de Calvià -otra vez Mallorca- que impacta sobre los grandes turoperadores, y la situación interna de Gran Bretaña que no favorece en absoluto las vacaciones de los súbditos de su Graciosa Majestad.

En conjunto se espera alcanzar en Menorca una ocupación del 35-45 por ciento. Lo comenta un solvente empresario turístico menorquín: «Abrir en junio fue un experimento con gaseosa, y en julio seguiremos teniendo más gastos que ingresos». PIME no difunde la encuesta de gasto turístico de este año porque los resultados serían tan demoledores como decepcionantes por la caída del consumo y los negocios.

La subordinación de la economía menorquina del turismo es enorme: excluyendo a las administraciones públicas, el 83 por ciento del mercado laboral de la Isla depende de la actividad turística.

La crisis se constata con los centenares de curriculum con solicitud de trabajo que reciben quienes han tenido la valentía de abrir en Menorca, quintuplicando las peticiones de años anteriores.

Y la paralización de inversiones corrobora la severidad de la recesión.

Pero el crecimiento de plazas registrado estos últimos años no se ha producido en los hoteles, sino que ha sido fruto de las numerosas licencias aprobadas por el Consell para autorizar nuevas viviendas vacaciones y alquileres turísticos.

Tenemos potencial

A pesar de generar el menor PIB de Balears, Menorca cuenta con un extraordinario potencial como destino, pero durante los últimos cinco años se ha monopolizado la promoción en la cultura y la gastronomía, dejando de lado el turismo de sol y playa, que ha sido la gallina de los huevos de oro.

Se impone la autocrítica, lo que implica dejar de mirarnos el ombligo, valorar el error de apostar por una Menorca para visitantes ricos y ser conscientes tanto de nuestras limitaciones como de nuestras oportunidades, que debemos desarrollar. Y que no se lea como un alegato a favor de la masificación.

No ha funcionado la colaboración público-privada, con sonados desencuentros en la Fundació Foment del Turisme de Menorca, y el malestar de las organizaciones empresariales por la carga ideológica de planes que no han surtido ningún efecto, así como por el nombramiento de historiadores, arqueólogos y personas sin conocimiento cabal o experiencia en el sector.

Llega el momento de hacernos valer aprendiendo del ejemplo de territorios pequeños que son ejemplo de modernidad y prosperidad.

Crisis en Es Castell

El primer año del mandato del PSOE-Som Es Castell se cierra con la renuncia del 40 por ciento del equipo de la alcaldesa Joana Escandell. Marchan los socialistas Salvador Moragues y Jordi Vidal, y Gonçal Seguí, de Som, implicado en una historia que recuerda el «no té llicència, però té permís» de Antonio Pons Timoner en Alaior.

Ahora se incorporarán Ana Til, Pedro Sánchez y Marisa Alvarez, con una reasignación de funciones para los próximos tres años.

En el Ayuntamiento de Maó renuncia la cuarta teniente de alcaldía Laia Obrador, de Ara Maó, y tomará posesión Catalina Ferrer Florit, cuyo hermano Basilio forma parte de la corporación como concejal del PP. Dice Laia Obrador que su renuncia «ha sido una decisión difícil». Pero, ¿por qué ha dimitido?

En Sant Lluís también

Donde también se escucha ruido de renuncias es en el Ayuntamiento de Sant Lluís, con epicentro en dos concejales del gobierno de la alcaldesa Carol Marquès: el segundo teniente de alcaldía, Ramón Herráiz (PSOE) y Fani Medina (Volem Sant Lluís). En los próximos días se sabrá si optan por seguir en el consistorio lluïser o presentan la dimisión. El exalcalde Llorenç Carretero, hoy en El Pi y desaparecido en combate, se encuentra muy bien en la oposición tras haber conseguido lo único que pidió a la primera edil Marquès Portella: seguir representando a Sant Lluís en la FELIB.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Logrará las autorizaciones administrativas el promotor de s Era Vella para instalar un parque solar de 6 MW, entre Punta Nati y Son Morell?

¿Abrirá diligencias la Fiscalía por las irregularidades en el Matadero Municipal de Ciutadella denunciadas por el PP?

¿Por qué no se llegó a construir el matadero insular promovido por Tuni Allès cuando fue consellera de Agricultura?

¿Qué acogida obtendrá la nueva línea marítima Tolón-Menorca con la llegada hoy del primer barco a Ciutadella?

¿Cuándo empezará la rehabilitación de los 41 edificios del Llatzaret, presupuestada en veinte millones de euros?

Menorca no es Malta

julio 2nd, 2020

Afirma el historiador colaborador Emili Pons que «l’illa de Malta, que té estat propi perquè és independent, ja se’n cuida prou de tenir un bon servei de transport». En la cuestión del transporte, que hoy se llama conectividad, no podemos comparar Menorca con Malta.

El principal motivo, y también el causante de las dificultades para entrar y salir de la Isla, consiste en la falta de masa crítica: 96.620 menorquines censados, lo que no significa necesariamente residentes, frente a los 493.559 de Malta, que no es una isla, sino un archipiélago con once islas y una densidad de población de 1.300 habitantes/km2, uno de los índices más altos de la UE, dado que su superficie terrestre es de sólo 316 kilómetros cuadrados.

Si aplicásemos esta misma densidad a Menorca, nuestros 695 kilómetros cuadrados acogerían a 903.500 habitantes, lo que choca con el modelo de alta protección y decrecimiento que se viene aplicando. Además, Menorca no es ultraperiférica, como son las Canarias. Sostiene, con razón, el analista Marc González que «desde siempre la comunidad canaria ha recibido un trato más benévolo por parte del poder central, en tanto que Balears viene siendo despreciada sistemáticamente».

El tercer gran drama de Menorca, además de la falta de masa crítica y de no ser isla afortunada-ultraperiférica como el archipiélago atlántico, consiste en una severa dependencia política y administrativa de Mallorca. Cualquier iniciativa local es automáticamente cortocircuitada, boicoteada o copiada descaradamente desde la balear mayor.

No podemos aspirar a ser una segunda Malta, pero reivindiquemos -y nuestra singularidad como Reserva de Biosfera lo justifica, sin que pueda imitarlo Mallorca- un régimen especial específico para Menorca, recuperando la antigua exigencia del puerto franco.

Y, al mismo tiempo, un sistema fiscal propio. Gestión directa con Madrid y Bruselas, sin la injerencia mallorquina.

El plan de TUI para Mallorca

junio 18th, 2020

El plan piloto Islas seguras no tiene incidencia ni arranca la temporada en Menorca porque ha sido diseñado, gestionado y concebido en y para Mallorca. Nuestra recibirá un único vuelo, que corresponde a un trayecto regular de Eurowings, que llegará el 28 de junio, cuando ya estarán abiertas las fronteras para los países del espacio Schengen. Otro vuelo posible ayer quedó descartado. No nos engañemos, es el plan de la todopoderosa corporación TUI, la primera compañía turística del mundo, que con 79 turoperadores, siete líneas aéreas, 48.000 trabajadores y unas ventas que 2019 ascendieron a 19.000 millones de euros logró 30 millones de clientes. Su principal mercado es Alemania.

En Menorca de nada nos ha servido nuestra mejor situación epidemiológico que Mallorca y Eivissa, los 48 días sin nuevos contagios ser la única isla de Balears declarada Reserva de Biosfera y ser destino Starlight. Se convirtió en una frustración el intento de ser zona piloto del desconfinamiento en España, a pesar de los esfuerzos y apoyos recabados, con el plan Menorca sobre las mesas de La Moncloa. Pero lo que no logró Menorca lo consiguió Mallorca a través de Riu Hotels, una compañía mallorquina de la que TUI es propietaria del 50 por ciento. Como escribe Agustín Sintes en «El Periódico de Ibiza y Formentera», TUI tenía los clientes, tenía los aviones, tenía los hoteles programados y planificados y tiene suficiente poder para presionar a quien haga falta para que el 15 de junio empiece la temporada turística para ellos.

Al carecer Menorca de potentes compañías como las gestionadas en Mallorca por los Escarrer, Fluxá, Riu y Barceló, el camino a recorrer era un acuerdo público-privado que el Consell tenía la obligación de liderar, impulsar y gestionar. ¿De qué sirve la Fundació Foment del Turisme? Por cierto, hace más de diez años que todo el sector reclama un promoción específica de Menorca en Alemania.

Motín de los alcaldes contra el Govern

junio 14th, 2020

Primero fue la rebelión de los alcaldes porque el Govern les anula las inversiones aprobadas con fondos de la ecotasa, y después, las críticas de los empresarios turísticos, que ya se habían desmarcado en la Fundació Foment del Turisme de la compra de una nueva sede, por el enorme fiasco del plan piloto mallorquín para traer turistas alemanes, naturalmente a Mallorca.

La semana se estaba torciendo para Susana Mora, ante la mirada distante de Maite Salord y el ojo escéptico de Cristina Gómez, que no quieren arriesgar para evitar ser arrastradas por la sucesión de acontecimientos muy incontrolados.

MORA, ARMENGOL Y PONS. La presidenta del Consell y la presidenta del Govern se dirigen a la reunión con los alcaldes. Detrás, siempre presente, Marc Pons vigilando la jugada y preparando la estrategia. Foto: JOSEP BAGUR GOMILA

Todo ello, con el debate abierto sobre los efectos, directos y colaterales para Menorca, de los decretos que aprueba el Govern en Palma sin tener en cuenta a los consells ni atender sus peticiones.

¿Cuándo conoceremos las propuestas que remitió el gobierno tripartito del Consell menorquín al Consulat, mallorquina sede del Govern, para incorporar al decreto económico y no fueron tenidas en cuenta?

Este primer decreto pierde su urgencia porque tendrá que ser tramitado ahora como proyecto de ley, porque las precipitaciones y las imposiciones del Ejecutivo Armengol han logrado unir a derecha e izquierda en el Parlament, cosechando el voto en contra del PP, PI, Ciudadanos, Vox, Més per Menorca y del diputado menorquín de EU, Pablo Jiménez. El mismo que fue amenazado por Juan Pedro Yllanes, juez en excedencia y hoy vicepresidente de Armengol, de chivarse al primo de Zumosol, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al haber tenido la osadía de votar con los diputados de la derecha balear.

Que venga Armengol

Los alcaldes se amotinaron al comunicar a la presidenta Mora su negativa a firmar el «Acord de les administracions locals de Menorca en relació a les inversions del Govern de les Illes Balears a Menorca després de la covid-19», un primoroso documento, festoneado con los escudos de lo ocho ayuntamientos y el Consell, pero que a día de hoy sigue sin fecha: «A Menorca, dia XX de juny de 2020».

Y como la tormenta, en lugar de escampar, arreciaba, los primeros ediles reclamaron que la presidenta Armengol viniera a dar la cara. Al estar ya convocada para el jueves la reunión mensual de presidentes de corporaciones locales de la Isla, Mora le transmitió esta petición municipal. Este día la presidenta autonómica se desplazó a Menorca -con Marc Pons al lado en todo momento, por si acaso- y la sala de plenos del Consell acogió el fastidioso encuentro.

Los alcaldes hicieron piña y, aún aceptando la remodelación de los presupuestos por la covid-19, dejaron muy su clara su negativa a renunciar a las inversiones aprobadas en sus respectivos municipios con cargo a la ecotasa. Le cantaron las cuarenta, unos de forma más cauta, como Héctor Pons y Francesc Ametller, y otros, con más contundencia, como Antonia Camps y José Luis Benejam. Armengol recibió, incómoda, el chaparrón de críticas.

No se decidió nada, porque en los próximos días -en política sin calendario no hay compromiso- tratarán de alcanzar un acuerdo imposible para definir los proyectos reprogramables . Son aquellos que no se sabe cuándo ni cómo se ejecutarán, porque el Govern se quiere quedar ahora con toda la recaudación de la ecotasa.

Volver a aplazar

Cada alcalde tiene sus razones, pero hay inversiones menorquinas del Govern, aún ni empezadas, que claman al cielo y demandan responsabilidades.

Por ejemplo, ¿pretende volver a aplazar el centro de FP de Hostelería en la antigua estación marítima de Ciutadella?, una inversión que contaba con partida finalista en el capítulo de inversiones del Govern para 2018 y 2019. ¿Ha de renunciar Menorca al Conservatorio de Música?, Alaior a concluir el Pati de Sa Lluna, Es Migjorn al equipamiento en Binicodrell, y Sant Lluís a adquirir Sa Tanca.

Turistas para Mallorca

La marginación que sufre Menorca con el plan piloto del Govern para que empiecen a venir visitantes germanos -una humillación , en palabras de Luis Pablo Casals, presidente de Ashome- evidencia que este proyecto, al haber sido impulsado por los hoteleros mallorquines, margina y no tiene en cuenta a Menorca. Carecemos de peso y de capacidad de reclamación política.

Numerosos negocios siguen cerrados y los que han abierto constatan que no les salen las cuentas porque el consumo se ha desplomado.

Cuando persiste la incertidumbre, todo se fía al espejismo de julio. Por supuesto, en las administraciones y las empresas públicas no se aplica ningún ERTE. Es un instrumento solo para la empresa privada.

Encuestas para el puerto

El 86 por ciento de los negocios ubicados en el puerto de Maó se ha pronunciado en contra del cambio de circulación y la aplicación del sentido único, decidida por el gobierno de Héctor Pons. Es el resultado de una encuesta entre 114 empresarios de la rada mahonesa.

Durante su etapa en la oposición -octubre de 2014- el PSOE realizó una encuesta a la que respondieron «unas setenta empresas» sobre las medidas impulsadas por el gobierno municipal del PP, encabezado Agueda Reynés, para reordenar el puerto. La mayoría no las aceptó.

¿Qué valor da a la encuesta realizada ahora entre 114 negocios del puerto de Maó?

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuántas inversiones aprobadas por el Govern para Menorca con la ecotasa no serán reprogramadas?

¿Qué propietarios de terrenos han solicitado informes jurídicos para reclamar indemnizaciones por el nuevo decreto urbanístico?

¿Cuándo darán comienzo las obras del Centro de FP de Hostelería en Ciutadella, anunciado en febrero de 2018?

¿Se aplicará algún ERTE en las administraciones o en las empresas públicas de Balears?

¿Qué turoperador pidió que los turistas alemanes del plan piloto fueran alojados gratis en Menorca en concepto de imagen y promoción?

Réquiem por la Menorca emprendedora

junio 11th, 2020

Conversación, por videoconferencia, con Joaquim Coello, Guillem López y Alfred Pastor, convocada por el Cercle d Economia de Menorca. Es la trobada virtual de primavera para analizar cuál será la salida de Menorca después de la covid.

Tras constatar que «la temporada está perdida» y la imposibilidad de cumplir todas las instrucciones y ordenanzas para reabrir los hoteles (López Casasnovas), hay coincidencia en reclamar una «administración a la altura de las circunstancias» para afrontar un cambio profundo que aumentará el coste del transporte y porque vendrá un turismo diferente. «Los dos principales activos de Menorca son los menorquines y su paisaje», proclama Alfred Pastor, mientras que Joaquim Coello nos insta a transformar la insularidad en ventaja con el teletrabajo y ser muy imaginativos a la hora de presentar proyectos propios para obtener fondos europeos.

Apelamos, una vez más, a nuestra condición de Reserva de Biosfera, cuando protección se conjuga con el verbo prohibición y la selva normativa ahuyenta a los inversores porque se convierte en un obstáculo insalvable.

Invocamos la colaboración público-privada cuando desapareció, hace años, aquella via menorquina del creixement basada sobre la triple producción del sector primario, la industria manufacturera y el turismo, al que nos incorporamos más tarde. Hoy el PIB de Menorca depende, en más de un 80 por ciento, de los servicios, turísticos naturalmente. Lo constatamos estos días, con hoteles cerrados, el consumo hundido y sin plan piloto.

El sector público es el que ha adquirido mayor peso y dimensión, y las dos empresas de la Isla con más empleados son el IBSalut, que mantiene abiertos todo el año el hospital Mateu Orfila y los centros de salud y la Conselleria de Educación. Menorca no volverá a ser la isla emprendedora mientras no se desmarque de Mallorca, tenga perfil propio y sea mucho más exigente con las administraciones.

500 días para recuperar la normalidad

junio 10th, 2020

Cuando Abel Matutes, desde la experiencia empresarial de sus 79 años, afirma que «en estos momentos vamos hacia un desastre económico y social; y hemos de intentar que los daños sean los menores posibles» hay que preguntar al gran emprendedor ibicenco que unos años fue ministro de Asuntos Exteriores las razones de tan severo diagnóstico.

«No se trata de buscar una solución para ir tirando, sino de afrontar un problema que tiene mucha profundidad y que afecta directamente a dos millones de familias», responde Matutes, quien advierte que hay crisis para rato. «Será más larga que la del 2008, el próximo invierno será terrible y la recuperación será en U». Pero el problema es que desconocemos cuán largo será el tramo horizontal de esta U, porque ya nadie cree en el espejismo de la recuperación en V, pregonada con tanto entusiasmo como irresponsabilidad por las alegres comadres de La Moncloa.

LA TEMPORADA NO HA EMPEZADO. Con abril y mayo perdidos, los hoteles cerrados porque no hay visitantes, no arranca el motor de la economía insular. La falta de consumo provoca una situación insostenible. Foto: JOSEP BAGUR GOMILA

Preocupados por el análisis del veterano batallador pitiuso, curtido en mil batallas, vamos a buscar los últimos indicadores y nos damos de bruces con una realidad durísima: en Menorca el paro interanual ha aumentado un 109 por ciento y hay 5.531 menorquines inscritos en las listas de desempleo, mientras que 12.842 trabajadores están en situación de ERTE, lo que significa el 36 por ciento de los afiliados a la Seguridad Social en la Isla.

Es el alto coste del monocultivo turístico, del que depende en conjunto la estructura socioeconómica de Menorca, porque nueve de cada diez empleos que no se han cubierto corresponden a trabajadores de temporada que no han podido incorporarse a su puesto de trabajo.

EN LA CUARTA FASE

La temporada aún no ha arrancado, ya se ha perdido abril y mayo, y nadie sabe aún cuando empezará. Todo es un magma de incertidumbres, dudas, anuncios que se incumplen y contradicciones sobre los criterios de fases, medidas, desfases y restricciones.

Precisemos: la fase tres será la cuarta, porque la primera fue la fase cero; la segunda fue la uno; y la tercera fase fue la dos. Al habernos vinculado siempre con Mallorca -sí o sí, a pesar de nuestra mejor situación epidemiológica- nos hemos demorado quince días, cuando teníamos incluso mejores opciones y argumentos que Formentera. Carecemos de lobby y de peso político.

La ministra de Turismo, Reyes Maroto, dice que el 22 de junio abrirán las fronteras con Francia y Portugal, pero es desmentida por el ministro Salvador Illa; y el ministro José Luis Ábalos anuncia movilidad entre las comunidades en la misma fase, lo que de nuevo contradice Illa. La coordinación en el Gobierno brilla por su ausencia.

Tampoco ha sido autorizado y carece de fecha el plan piloto -prometido hace una semana, que mereció honores de portada- para la llegada de 500 turistas alemanes durante la quincena de junio, lo que permitiría reabrir… dos hoteles.

SE ADELANTAN LAS REBAJAS

Es mucho mejor no crear falsas expectativas, porque después se genera una enorme insatisfacción, como ha ocurrido con la crónica anunciada sobre la recuperación de los trayectos interislas. Se ha demorado quince días, a pesar de haber sido proclamada reiteradamente. Todo se está retrasando, excepto el comercio, que adelanta las rebajas por el derrumbe de las ventas.

Las grandes empresas plantean iniciarlas el 25 de junio, mientras que algunas franquicias y pequeñas tiendas ya anuncian descuentos para los días 19 o 20. El sector comercio, uno de los motores de la economía insular, está gripado porque no recibimos turistas. Los bajísimos ingresos desde que se autorizó la reapertura de las tiendas por la falta de consumo están provocando una situación insostenible.

El último informe del Banco de España confirma que la economía de Balears será de las más afectadas por su exposición al turismo, con mayor impacto en Eivissa y Menorca -por este orden-; y la crisis económica es lo que más preocupa a la población de Balears según el último informe Gadeso.

Para un 62 por ciento constituye el principal motivo de desasosiego, seguido por la falta de trabajo, la inestabilidad laboral y el coronavirus. La pandemia que, según la EASA (European Union Aviation Safety Agency), provocará violencia y pánico en los aviones: «Debe esperarse un aumento de casos de pasajeros violentos o disruptivos, antes del despegue o durante el vuelo. Hay un fuerte potencial de conflicto si no se gestiona adecuadamente», advierte este organismo de la Unión Europea.

500 DÍAS DESPUÉS

Las asociaciones empresariales de restauración y hostelería de Balears reclaman al Gobierno «acciones necesarias» para la recuperación de este sector, que, como el comercio, hoy carece de clientes.

Un IVA ‘superreducido’ para reactivar el consumo y ayudar a la tesorería de bares y restaurantes, una mayor ‘claridad’ en los ERTE y un ‘plan de reconversión’ son algunas de las peticiones. Pero lo inquietante el pronóstico del restablecimiento de la normalidad: «tardará al menos unos 500 días, porque muchos negocios no van a poder abrir sus puertas este año». «Esta crisis será larga, la recuperación tardará varios años», afirma Matutes. Para recuperar la normalidad económica y laboral tendrán que transcurrir «tres o cuatro años», porque «el tejido social y de empresas que se perderá son difíciles de reemplazar». Por ello reclama un pacto de los partidos constitucionalistas que prime la iniciativa privada para evitar que las empresas vayan a la suspensión de pagos.

UN PUENTE SÍ; EL OTRO, NO

Pero en el Consell preocupa el futuro de las dos estructuras construidas entre Maó y Alaior, pagadas por el Ministerio de Fomento. Ahora la institución insular quiere destinar al menos un millón de euros de sus fondos propios a derribar uno de estos puentes. No comparecieron la presidenta Mora, la vicepresidenta Salord y la consellera Gómez para anunciar una decisión política que ha tardado seis años, tan incomprensible como inoportuna, que -nos dicen- empezará a ejecutarse en un año. Un intento desesperado de ganar tiempo.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Qué plan ha diseñado la Policía Local de Ciutadella para evitar que haya «aglomeración o concentración» en la vía pública el 23 y 24 de junio?

¿Participarán efectivos de la Policía Local y la Guardia Civil en la aplicación de este plan?

¿Qué peticiones formuló el Consell al Govern para el ‘decreto Covid’ de reactivación y cuántas aceptó el Govern?

¿Qué significa para el Consell que 8 de los 13 diputados menorquines en el Parlament votasen en contra del decreto?

¿Cuenta con informes jurídicos, técnicos y económicos la decisión del Consell de derribar uno de los puentes construido en la carretera?