Fraccionamiento de contratos

mayo 27th, 2018

El debate político ha dado paso a otro ámbito de responsabilidades, más arriesgado, tras la difusión del “Informe conjunt de Secretaria i Intervenció” sobre la adjudicación del dispositivo de seguridad (informadores) para las fiestas de Sant Joan, firmado el 16 de junio de 2017 por la secretaria y la interventora del Ayuntamiento de Ciutadella, Caterina Barceló Martí y Elvira Capó García respectivamente.

El PP-Ciutadella ha dado a conocer este informe, hasta ahora desconocido, al quedar desierto el concurso para contratar los agentes de seguridad privada que han de intervenir en las fiestas de este año. La licitación se publicó tarde -el 3 de mayo- y sin margen para una nueva convocatoria. No queda otra opción que las adjudicaciones directas, como ya se hizo el año pasado, con fraccionamiento de contratos.

Susana Mora, Marc Pons y el informe putativo. En marzo de 2017 Luis Corral participó en la presentación de la nueva ley urbanística de Balears. A Corral se la atribuye la autoría del informe cuya conclusión fue que era inviable la zona escolar para el nuevo centro de salud de Alaior. Ahora es viable.

Las rectas funcionarias Barceló y Capó concluyen (informe conjunto sobre los cuatro expedientes para los informadores del 2017) que “la Ley de Contratos del Sector Público prohibe el fraccionamiento del objeto del contrato”, “hay fraccionamiento cuando se contratan de manera separada mediante expedientes independientes” y “en consecuencia, en el caso de los expedientes objeto de este informe, estamos ante un caso de fraccionamiento del objeto del contrato”. Ante estas advertencias, ¿incurrirá el gobierno municipal en nuevos incumplimientos de la Ley de Contratos?, ¿qué responsabilidades asume quien los tramita, firma y adjudica, sea funcionario o político?, ¿a qué sanciones se expone? Terreno proceloso, que conduce hacia la Fiscalía o la Sindicatura de Cuentas.

Vayamos más lejos: ¿por qué no se actuó con más previsión y se publicó la licitación en febrero? Y, sobre todo, ¿por qué Antonio Bádenas, gerente de Control Steward, no se presentó al concurso convocado por el Ayuntamiento de Ciutadella?, ¿o espera, al quedar desierto, cobrar más por el mismo servicio, ahora que el tiempo apremia?, con sobrecostes que ya han denunciado Juana Mari Torres y Joan Benejam. Como diría el gran Joan Pla, ¿todo esto quién lo paga? Políticamente porque económicamente va a cargo de los ciudadanos-contribuyentes-sujetos pasivos.

Es Mercadal/Alaior
Publicó Alfons Méndez en este papel, 21 de noviembre de 2017 “El clavegueram d un camí i les lleis irracionals” que el proyecto de la nueva escuela de Es Mercadal, demandado desde hace años por padres y profesores, estaba paralizado “porque, para calificar la zona, el Consell insular pide una modificación de planeamiento, como si se urbanizara una calle, lo que provoca situaciones cómicas, como requerir un estudio económico, cuya única conclusión consistirá en que la corporación tendrá que destinar recursos a mantener las infraestructuras sin ningún recurso”. Añadió Méndez que “los promotores privados también se encuentran con obstáculo de esta naturaleza, que eternizan su aprobación por cuestiones formales de escasa entidad”.

Mediante el Decreto 1/2018 y la declaración de interés autonómico para el proyecto se solucionó un problema nada menos que de planeamiento urbanístico y se dio rápida luz verde a la escuela de Es Mercadal.

En cambio, se niega la aplicación de esta misma fórmula para el nuevo centro de salud de Alaior, que el Ayuntamiento quiere construir en la zona escolar (Es Pouet) siendo rechazada mediante un uso torticero de informes contradictorios.

¿No hay problema para aplicar el decreto del Govern que permite eludir trámites para la escuela de Es Mercadal porque el alcalde Francesc Ametller es del PSOE, y, en cambio, se niega para el centro de salud de Alaior porque la alcaldesa Misericordia Sugrañes es del PP? En el Ayuntamiento de Alaior aún no ha tenido entrada el informe putativo (*), atribuido al director general de Ordenación del Territorio, Luis Corral, quien en marzo consideró inviable el centro de salud en la zona escolar, pero ahora es posible, según otro informe del Govern.

(*) Putativo: adjetivo. Que es considerado como propio o legítimo sin serlo. Etimología, latín: puto (verbo).

Pregunta sin respuesta
Desacuerdo político entre el Govern del Pacte y el Consell de Menorca al exigir la consellera Catalina Cladera (PSOE) la devolución de ocho millones de euros y negar el pago de otros 8,5 millones.

Son las bestretes , anticipos de las cantidades que aporta el Govern a los consells. En total, 16,5 millones de euros en el aire.

Sostiene Cladera que realiza una “aplicación estrictamente técnica” de la Ley de Financiación de Consells, aprobada por el PP en la anterior legislatura, mientras Cristina Gómez desliza que el conseller y el director general de Presupuestos eran ibicencos… .

Criterios técnicos y debate de naturaleza política. El expresidente Santiago Tadeo acusa al Govern del Pacte de dañar a Menorca al “inventarse una metodología perjudicial para el Consell menorquín, que aplica de forma unilateral y sin consenso”. Dijo Cladera, alegre, que “el Govern ha de fijar una metodología y después calcular una liquidación que se está elaborando”. Entonces preguntó Tadeo “si no había ninguna metodología establecida, ¿por qué aplican esta y no otra?”. La consellera no respondió. Esperemos que ahora conteste a Susana Mora y a Cristina Gómez.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo desatascará el Consell la tramitación y emisión de cédulas de habitabilidad?

¿Por qué se retrasa la puesta en marcha de la comisión para la educación 0-3 años y con cuánta demora se presentará el informe de conclusiones?

¿Lograrán ponerse de acuerdo Govern y Consell sobre la reclamación de las bestretes que afecta a 16,5 millones del presupuesto insular?

¿Quiénes son los promotores de una nueva página web en Menorca en catalán?

¿Por qué son tan contradictorias las valoraciones de Jeroni Galmés (UIB) y Miguel Clüsener (Unesco) sobre la Reserva de la Biosfera de Menorca?

 

Vigilantes de Sant Joan a 20 euros limpios

mayo 24th, 2018

En sólo tres semanas hemos pasado de “111 personas para garantizar la seguridad en el primer toc de fabiol” y que “este año será personal de seguridad privada el encargado de los filtros de acceso a los actos más destacados de la fiesta” a “el concurso para contratar la seguridad privada de las fiestas de Sant Joan queda desierto”.

Algo falla cuando, desde el Ayuntamiento de Ciutadella distribuyen un comunicado para anunciar, ayer, 23 de mayo, a tres semanas del primer toc del Diumenge des Be, que “el equipo de gobierno ya trabaja para poder contar con los efectivos de seguridad privada que marca el Plan Director de Seguridad de las fiestas de Sant Joan”. Más tranquilos habríamos quedado si esta nota de prensa se hubiera difundido el 23 de enero porque habría dado tiempo a convocar un segundo concurso. Ahora el tiempo apremia y como la licitación se publicó a principios de este mes con un precio de 85.000 euros para dos años, ya no da tiempo a otra convocatoria.

El gobierno municipal se ve obligado, a contrarreloj, a una adjudicación directa lo que implicará entrar en el tan peligroso como dudoso terreno del fraccionamiento de contratos, práctica que ya se aplicó el año pasado, a pesar de las advertencias por escrito de la secretaria y la interventora.

El tripartito formado por PSM, PSOE y Gent per Ciutadella apela al interés general, porque los plazos corren y los funcionarios vigilan las prácticas administrativas procelosas. Cabe esperar que este año las advertencias de quienes invocan la defensa de la legalidad no caigan en saco roto. En las redes sociales ya circulan mensajes que, bajo el título Ofertas de trabajo buscan “vigilantes de seguridad para las fiestas de Sant Joan las horas se pagan a 20 euros limpios, en horario comprendido entre las 13 y 24 horas”.

La cita del año más importante de Ciutadella debe ser organizada con menos precipitaciones e improvisaciones.

 

Transparencia con registro de entrada

mayo 20th, 2018

Atiende, el periodista, la llamada-reprimenda del conseller de turno y cumple disciplinadamente sus instrucciones. El derecho a la información y el ejercicio de la transparencia -más allá de su mero enunciado, que siempre queda bonito- exigen registrar en la sede del Consell una petición por escrito para que la redacción de MENORCA “Es Diari obtenga una copia del informe emitido, el 7 de marzo pasado, por la responsable del Servei de Patrimoni, M. Cristina Rita, “en relació a l’afectació de les obres de la carretera general a les navetes d’enterrament de Rafal Rubí”.

La solicitud administrativa, con RE 1152/2018, de 16 de mayo, es respondida dos días después por el conseller Miquel A. Maria Ballester, que adjunta el hasta entonces secreto informe “relatiu al viaducte de Rafal Rubí”. La conclusión de la exdiputada autonómica del PSOE consiste en que “considera necesaria la elaboración de un informe sobre las afectaciones visuales a los bienes del patrimonio histórico de Menorca y al paisaje cultural por una persona especialista en paisaje”. O sea, de informe a informe, cuyo origen hallamos en la petición para “analizar y reconsiderar la solución del viaducto en construcción frente a las navetes de Rafal Rubí”, formulada el 7 de febrero por Enric Taltavull, presidente de la demarcación de Menorca del Colegio de Arquitectos Miquel Angel Limón, presidente del Institut Menorquí d Estudis Margarita Orfila, presidenta del Ateneu Carlos Coll, presidente del GOB Montserrat Anglada, vocal de Menorca de la sección de Arqueología del Colegio de Doctores y Licenciados de Balears y Carolina Desel, directora del Museu de Menorca. Hubo entidades menorquinas que declinaron firmar esta petición.

La consellera Cladera. Sonrisas y lágrimas. En octubre de 2015 Catalina Cladera se reunió con Maite Salord y Susana Mora, que aún no se habían intercambiado la presidencia. Ahora Salord y Mora quieren que Cristina Gómez lidie las ‘bestretes’ con la astuta consellera poblera y socialista

Cuando se puso a exposición pública -durante el anterior mandatoel proyecto de las obras de la carretera en el tramo Maó-Alaior ningún técnico del Servei de Patrimoni del Consell ni tampoco ninguno de los seis firmantes de esta solicitud efectuó queja, advertencia, reclamación u objeción. Pero ahora hay que hallar algún pretexto para justificar el derribo del viaducto de Rafal Rubí. Para ello se aplica la fórmula magistral del “ya que nos lo piden, vamos a encargar un informe externo”. ¿Por qué no quieren asumir esta responsabilidad los funcionarios del Consell? El informe bis, que debe estar redactado a finales de junio, ha sido encargado al geógrafo paisajista Rafael Mata, que forma parte del equipo revisor del Plan Territorial Insular. El doctor Mata, catedrático de análisis geográfico regional en la Universidad Autónoma de Madrid, “ha recomendado a su compañero de departamento, Daniel Ferrer, para ayudar en la redacción del estudio e informe”, según informó el Consell el 10 de mayo.

Naturalmente, nadie pone en duda cuál será el resultado y las conclusiones del informe que, contrarreloj, elaborará el compañero recomendado por su jefe de departamento. Ferrer Jiménez ejerce como profesor ayudante y su tesis versó sobre la conservación de la naturaleza y el desarrollo local en Chile, centrándose en el parque nacional Torres del Paine y la ciudad de Puerto Natales. Más garantía nos daría si hubiera estudiado estos mismos aspectos en Menorca.

El debate se sustancia entre una afectación visual (Patrimonio) que irrumpe de repente como elemento nuclear del proyecto paralizado y la mejora de la seguridad para la circulación rodada (Carreteras).

En el Ministerio de Fomento siguen con atención los pasos que está dando el Consell de Menorca en esta obra pública, financiada por el convenio de carreteras. ¿Cómo justificará el informe del profesor asociado Daniel Ferrer el derribo de la estructura del viaducto, ya construida? En este caso, ¿quién asumirá el coste y demoras de la demolición?

“Con vigencia indefinida”
Quienes antes reclamaban la tarifa plana, atribuyen ahora a “la presión de los partidos no estatales y la sociedad civil balear” la consecución del descuento del 75 por ciento para los residentes en territorios extrapeninsulares en los trayectos con la península.

Quien aprueba esta medida y la incorpora en los Presupuestos Generales del Estado de este año es el Gobierno del PP.

Forma parte de los acuerdos con otras formaciones en el Congreso de los Diputados, como el PNV, al carecer Rajoy de la mayoría parlamentaria suficiente. Pero el PSOE no aprobará estos presupuestos que aumentan del descuento de residente del 50 al 75 por ciento en las rutas con la península. Exigir y reclamar desde la oposición es fácil, sobre todo cuando gobiernan y deben pactar son otros.

En este contexto contextualizamos la enmienda de adición registrada el jueves por el Grupo Parlamentario del PP en el Congreso para añadir que “se autoriza al Gobierno para que, durante el 2018 y con vigencia indefinida” el 75 por ciento de descuento. El siguiente paso consistirá en blindar esta medida mediante su integración en el Régimen Especial que negocian con discreción, a tres bandas, la socialista Catalina Cladera, la consellera de Hacienda del Govern que quiere cobrar las bestretes al Consell de Menorca Gabriel Company y Antoni Costa, en nombre del PP balear y el siempre correoso ministro Montoro.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Optará Nati Benejam a liderar la lista al Consell de Podemos o repetirá en Ciutadella?

¿Cuáles son las ubicaciones alternativas que barajó y valoró el Grupo Juaneda para construir la nueva Clínica Menorca en Ciutadella?

¿Cuándo afrontará el Consell la creación de una ruta, alternativa y realmente operativa, a la carretera entre Ferreries y Ciutadella?

¿Cuál será el futuro de Villa Luisa, tras desistir los promotores del geriátrico de ejecutar este proyecto?

¿Qué medidas se aplicarán para reducir la elevada concentración de nitratos en el municipio de Maó?

 

El juez anacoreta de Menorca

mayo 17th, 2018

Con más de 25 años de trayectoria en la magistratura en Menorca, el juez decano de la Isla, Bartomeu Mesquida Ferrando, ejerce de felanitxer cuando, tras calificar la movilidad como el principal problema de los juzgados menorquines, asevera que “o viene un anacoreta como yo, un loco que se queda aquí, o el cambio es continuo”. El Colegio de Abogados de Balears concedió ayer a Tomeu Mesquida el premio Degà Miquel Frontera que reconoce la ética jurídica. Este galardón fue creado por los letrados del archipiélago en 2013 para premiar a los juristas que se hayan distinguido por su compromiso activo con los valores de la solvencia ética y deontológica en el ejercicio del Derecho.

A los 60 años el juez Mesquida, sobrio, discreto y eficaz, sabe que concluirá su periplo profesional en esta Isla, de la que conoce en profundidad tanto el paisaje como el paisanaje.

A través de la lectura de atestados, informes policiales, calificaciones de la Fiscalía, conclusiones provisionales y en la redacción de numerosas sentencias ha penetrado en la psicología de quienes viven y trabajan en Menorca. Conoce los límites y las reacciones de la naturaleza humana por los comportamientos, conflictos y pleitos que sustancia como decano de los Juzgados de Maó desde 1999 y magistrado juez del único juzgado de lo Penal, con jurisdicción sobre toda la isla, desde 2002.

Hombre reflexivo, que admira desde “s’altra banda” el skyline de Maó y hombre de acción, que practica la natación a diario, Bartomeu Mesquida, a diferencia de sus hermanos Antoni y Joan, renunció a desempeñar funciones políticas en Madrid. Decidió seguir en Menorca, aunque esta isla sea un trampolín para distintos cargos, y ha seguido haciendo su trabajo con dignidad y con vocación de permanencia. Se equivocó el director del instituto de Felanitx cuando le dijo que no sería nunca nada en la vida. Fiscal primero y ahora juez, una profesión dura pero enriquecedora.

 

Un informe a medida para Rafal Rubí

mayo 13th, 2018

Observó, Armengol, desde su habitación en el hotel Cala Galdana aquel espejo de agua remansada, tan transparente y limpia, que constituía una tentación magnética para disfrutar del baño en la tarde primaveral del viernes. La presidenta de la Comunidad había llegado de Palma, después del Consell de Govern, y aún faltaban dos horas para que diera comienzo el acto conmemorativo del cuarenta aniversario de la Asociación Hotelera de Menorca.

En pocos minutos se zambulló en la piscina del establecimiento del Grupo Galdana y pasó desapercibida. Los clientes no identificaron aquella mujer con la primera autoridad política de Balears, y porque tampoco aún no habían llegado los fotógrafos. Sin prisas hizo unos largos y pensó en la intervención que iba a pronunciar más tarde ante los más de 200 invitados a la Gala Ashome organizada por Azucena Jiménez, Marta Febrer y David Casals. No existe foto de la zambullida ni de la posterior imagen de la presidenta siempre sonriente, envuelta en el mullido albornoz, aunque fue descubierta con este atuendo cuando, después del baño, contemplaba la panorámica de «es riu de Cala Galdana» desde el balcón de su habitación.

Necrópolis de Cala Morell. Los visitantes acceden sin dificultades a las cuevas y necrópolis de Cala Morell, situada a quince metros de la carretera. ¿Encargará también el Consell un informe sobre el impacto y las afectaciones visuales por la proximidad de este enclave a la carretera?

Intuyó, la secretaria general del PSIB-PSOE, que el presidente de Ashome aludiría a la subida del Impuesto de Turismo Sostenible -cuya tarifa se ha duplicado del 1 de mayo hasta el 31 de octubre- pero Armengol no recogió el guante. El presidente del PP balear, Gabriel Company, y la presidenta del PP Menorca, Coia Sugrañes, aguardaban la respuesta de Armengol, que después del baño refrescante aportó titulares tan novedosos como «el turismo es el motor económico de nuestras islas», «somos unas islas eminentemente turísticas», «las islas son realidades diferentes» y «el turismo es una palanca para diversificar la economía». Pero una mención a las quejas, de usuarios y empresarios, por el aumento del impuesto que denunció Luis Pablo Casals así como los «incrementos salariales muy por encima de otros convenios de otros sectores» que pagan los empresarios menorquines tras ser aprobados por el conseller Iago Negueruela con los hoteleros mallorquines. Company y Sugrañes mantuvieron allí discretos y eficaces contactos para el 2019.

El juego de los informes
«L’informe considera necessària l’elaboració d’un informe sobre les afectacions visuals als béns del patrimoni històric de Menorca i al paisatge cultural per part d’un expert en paisatge», proclama el Consell el jueves. O sea, los técnicos del Servei de Patrimoni, los mismos que no formularon advertencias ni objecciones ni recabaron informes paisajísticos cuando aprobaron el proyecto del tramo Maó-Alaior, ahora reclaman un dictamen que antes no era necesario.

De informe a informe, y tiro porque me toca, puestos a pedir, habría que valorar las «afectaciones visuales» de todos los yacimientos y monumentos arqueológicos similares, no sólo en el caso de Rafal Rubí, donde el pacto de izquierdas busca -y no encuentra- el pretexto para justificar la demolición de una estructura similar a la construida en la entrada a Alaior. Según explica el PP-Menorca, en la candidatura talayótica para ser declarada Patrimonio de la Humanidad, once monumentos de 32 están a cincuenta metros o menos de las carreteras de la isla. Nadie dijo nada, ni la Unesco ni los técnicos del Servei de Patrimoni del Consell. El mismo criterio que se pretende utilizar en Rafal Rubí sería de aplicación para el hipogeo de Torre del Ram, la necrópolis de Cala Morell, Binissafullet, Cornia Nou, Sa torreta de Tramuntana, Son Olivaret Vell, Trebalúger y Torelló.

Solicitamos al Consell -viernes, a las 10.17 hores- el informe del Servei de Patrimoni, emitido el 7 de marzo, para conocer los motivos del cambio de criterio. La respuesta de la directora insular de Comunicació, Magdalena Arnau, que llega a las 17:07 horas, indica: «En Miquel Maria havia de xerrar amb serveis jurídics per saber si es podia compartir l’informe. No li han respost encara. Així que ja serà dilluns». La transparencia en la gestión del tripartito y la solución, si la hay, mañana. Passa dilluns!

Dos alcaldes en minoría
A medida que se aleja la moción de censura en Sant Lluís, reclamada por los mismos que instaban al PP a asumir con urgencia áreas de gestión en Es Migjorn Gran, queda claro que la alcaldesa Montse Morlà acabará el mandato en minoría, igual que el alcalde migjorner Pere Moll, recabando apoyos externos al PP.

En los dos municipios, desatadas las hostilidades entre Morlà y Moll con el PSOE -en Sant Lluís también con el PI- el PP, desde la oposición, tiene las llaves de la estabilidad y la gobernabilidad. Cristóbal Coll y Ramón Verdú ejercen este papel pacificador entre quienes fueron socios de gobierno hasta que se tiraron los trastos a la cabeza y fracasaron los pactos de izquierdas. Coll y Verdú darán paso, en 2019, a otros candidatos, mientras que Montse Morlà intentará un segundo mandato y Pere Moll optará por otra actividad al margen de la función pública.

Acudió la alcaldesa de Sant Lluís a la presentación, en el Ateneo, del último libro de Joan Huguet y escuchó con atención los consejos de Gabriel Cañellas. Morlà está ahora mucho convencida de haber hecho lo correcto.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Logrará Llorenç Carretero continuar como representante de Sant Lluís en la Felib?

¿Qué pensaron Jesús Méndez -padre e hijo- cuando escucharon la opinión de Luis Racionero sobre Ciudadanos?

¿Cuándo aprobará el Ayuntamiento de Maó el Plan Especial de la Illa del Rei que permitirá ejecutar las inversiones de Hauser & Wirth?

¿Convocará la Conselleria de Educación las becas-comedor que reclaman las Apimas de las ‘escoletes’ al Govern?

¿Sacará a concurso el Ayuntamiento de Ciutadella la gestión del kiosko de Es Born tras perder el PSM su apuesta a favor de la demolición?

 

El Macondo de Emili de Balanzó

mayo 10th, 2018

Advierte, pícaro, Emili de Balanzó, trasunto de Cris Robert, un ciudadano anónimo residente en Maó convertido en sagaz investigador circunstancial, que “la mayoría de los personajes de esta narración son tan reales que nunca han existido”.

Todos los protagonistas de “Del color dels ocells”, la primera obra de ficción que publica Balanzó, existieron alguna vez, a pesar del espejo de su irrealidad. Son personajes que forman parte del paisaje y el paisanaje de la Menorca de los años 90.

Porque los hechos, las circunstancias, las conversaciones y las coincidencias nos resultan tan familiares y naturales que nos conducen a la evidencia de aquello que, si lo hubiera sabido, habría podido suceder en el American Bar, la rectoría de Santa Maria, la tertulia de Can Dineret, los chalés de Cala Llonga, la “botigueta de n’Ita”, la oficina de La Caixa en S’Arravaleta o el Geriátrico de Vives Llull. Todos estos espacios locales configuran el Macondo particular, el lugar de todas las cosas de Emili de Balanzó que nos desvela su naturaleza tan polifacética como perspicaz y observadora.

Quien ha sido gerente del Foment del Turisme, concejal de Maó, promotor de la Enciclopèdia de Menorca y hoy forma parte de la primera Sindicatura de Greuges de la Isla ha redactado un texto -que navega entre lo novelesco y lo periodístico- de lectura amena, construido con eficaz carpintería literaria, que atrapa al lector menorquín desde el primer momento. El dramatis personae es el resultado de mucha psicología, siempre en clave menorquina, y el conocimiento profundo de la sociedad local.

Interesa tanto lo que cuenta como aquello que Balanzó no explica, pero los intuimos a medida que avanza la acción y encajan las piezas de la muerte inesperada de Nito Fullana. Envidias, infidelidades, intereses, resentimientos, traiciones y miserias también ilusiones y esperanzas. Y muchos guiños que nos hacen sonreír y evocar.

 

Un libro para comprender la Guerra Civil de 1936-39

mayo 7th, 2018

Intervención pronunciada en la presentación de “Guera Civil española. Los libros que nos la contaron”, de Fernando Calvo.

Un economista metido a investigador, llamado Fernando Calvo González-Regueral, que ha doblado el cabo de los 45 años y se define a sí mismo como “heterodoxo”. Este madrileño es el autor de un “libro de libros”, que llega hoy a Menorca de la mano de un emprendedor inquieto e intrépido, lector infatigable y con amistada cimentada en los años de la Transición, llamado Jesús Flórez, con amplia trayectoria en la política local y en distintos sectores de la economía menorquina

Esta sería la presentación corta de quien ha tenido la benedictina paciencia de leer, releer, condensar, interpretar, valorar y sintetizar los textos que se han escrito sobre la contienda que asoló España desde 1936 a 1939, aunque los años de plomo empezaron antes y acabaron después.

Fernando Calvo y su obra, un trabajo riguroso, de excelente factura, que denota el manejo ágil de muchas fuentes, se merecen mucho más.

¿Quién es este economista que define el libro que hoy presentamos como “una humilde antorcha que solo ha querido ser una historia de la Historia de la Guerra Civil”?, una antorcha que ilumina, aporta claves y desvela muchas conductas y comportamientos.

Fernando Calvo González-Regueral (Madrid, 1971) es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Alcalá de Henares y ha trabajado en distintos campos profesionales, que abarcan desde los servicios financieros y la formación para trabajadores a la publicidad y los servicios culturales. Es hijo de legionario. Su padre fue oficial de la Octava Bandera, en Larache, durante la época del Protectorado.

EN LA LITERATURA, ha sido finalista del Premio Feria del Libro de Madrid con su poemario “La soledad matemática” y publicó su primera novela en 2009, “Queridísima Elena: desde el frente de batalla”. También ha publicado ensayos históricos, entre los que destacan un “Atlas ilustrado de batallas de la Guerra Civil española” y “La Guerra Civil en la Ciudad Universitaria”, que cuenta con tres ediciones.

Con esta obra sobre la historia de la Guerra Civil española, que hoy presentamos en el Ateneo de Mahón, ve culminado un proceso de investigación al que ha dedicado años de trabajo, con entrevistas a protagonistas de los hechos, consultas a archivos y numerosas lecturas de textos relacionados con la materia.

Sostiene Fernando, en la entrevista que publicamos hoy en el diario MENORCA, que “la derecha más reaccionaria de nuestro país sigue manteniendo la tesis de los años cuarenta y a la izquierda más trabucaire le pasa lo mismo. Deberíamos hacer un esfuerzo para comprender las razones de los otros”.

ESTE VOLUMEN nos invita a reflexionar y a esforzarnos para comprender los motivos, los hechos y las circunstancias del enfrentamiento que desembocó en la Causa General, custodiada en el Archivo Histórico Nacional, al final de la calle Serrano de Madrid. Allí encontramos el testimonio de las dos Españas más grises, viscerales y virulentas, porque -como advierte el autor en cita acertada de Gregorio Marañón”ser liberal es estar siempre dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo”. Y en 1936 nadie estaba dispuesto a ceder.

Fernando Calvo ha ido tirando hilos y ha tejido una obra espléndida, donde escuchamos las voces -gritos, lamentos, órdenes, opiniones y decisiones- de requetés, falangistas, monárquicos, republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas, sacerdotes, militares, hispanistas, vascos, catalanes… y, por supuesto, historiadores.

Este libro, en su primer borrador, iba a titularse “Vamos a contar mentiras”, porque la Guerra Civil española nos había sido explicada de forma engañosa durante décadas. Pero, se pregunta en voz alta: ¿no es la suma de muchas realidades particulares lo que nos puede ayudar a comenzar siquiera a comprender los hechos históricos?, ¿no habrá residido el problema durante todos estos años en el propio lector?, ¿no habrá sido él quien haya preferido ser el engañado, leyendo sólo la parte de la historia que más se amoldara a sus ideas, a su tradición, a sus prejuicios?

Con esta obra dejamos de vernos en el espejo de San Camilo, únicamente de perfil. Fernando no quiere que sigamos de perfil, al proponernos una visión panorámica, mucho más amplia y rica, y desde las distintas perspectivas ideológicas.

Escribo hoy en “Es Diari” que en nuestra Isla, los relatos sobre la Guerra Civil española transitan entre “Menorca liberada” que en 1941 escribió José Cavaller Piris y el “Llibre d exilis” que este año ha publicado Josep Portella. Los menorquines del bando nacional sufrieron durante la guerra primero y en la posguerra, a partir de febrero de 1939, los del bando republicano.

En los libros hay publicados se condensan la historias de la Historia de la Guerra Civil en Menorca, pero aún nos sigue faltando un relato entero y global de lo que sucedió en la balear menor a partir de julio de 1936 y las repercusiones de la guerra tras la rendición de la Isla republicana a bordo del crucero inglés “Devonshire” a espaldas del Gobierno de la Segunda República, en febrero de 1939, cuando el final de la contienda ya era inminente.

Ojalá Fernando Calvo -aunque se confiese aburrido de la temática guerracivilista- acepte y asuma la redacción de este libro de libros de la Guerra Civil en Menorca una asignatura pendiente que se nos escurre entre los dedos porque apenas ya quedan testigos vivos en la línea de “Guerra civil española. Los libros que nos la contaron”, ensayo del que Luis Alberto de Cuenca ha escrito que “la Guerra Civil española tiene, a partir de ahora, una brújula en este tomo canónico, objetivo y riguroso”.

Aquí tenemos este libro con las vivencias y los ecos de vencedores y vencidos, contextualizadas en cada momento. Según Fernando Sánchez Dragó, “todo el mundo debería leerlo para entender un poco, o un mucho, lo que aquí sucedió entre el 18 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939”, aunque, insisto, la guerra empezó antes y acabó después.

Acabo, y lo hago con una reflexión lúcida de Fernando Calvo: “La Guerra Civil fue, por encima de todo, nadie lo olvide, una guerra civil. El drama de toda una sociedad desgarrada por la más cruel de las desgracias que la historia puede depararle a un país. Una tragedia en la que hubo cientos de miles de muertos, familias partidas, destrozos sin fin y consecuencias que se han prolongado en el tiempo mucho más de lo que hubiera sido razonable.

Un fracaso de la convivencia, una auténtica desmesura, un monumento a lo peor que somos capaces de hacer como país, una perenne lección negativa en la que mirarnos cuando el genio español vuelva a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y el apetito de la destrucción”.

Un drama que exige justicia, que reclama piedad y reconciliación.

Porque para que una guerra como esta no vuelva a repetirse debe ser recordada, eso es, conocida y estudiada con rigor y sin odio, como ha hecho Fernando Calvo. Porque la Guerra Civil de 1936 a 1939 pudo haber sido evitada, pero imperó el afán del enfrentamiento, la intolerancia, el rencor, la inquina, la ira y el encono, que triunfaron sobre la libre expresión de ideas, el afecto, el diálogo, el respeto, la tolerancia y el convencimiento de que, como dijo Voltaire: “No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla”.

Afortunadamente, hoy, más de ochenta años después, en esta España las libertades y los derechos, en este foro que es el Ateneo de Mahón, podemos debatir desde distintas ideologías sin afán de enfrentamiento, apelando a Cicerón, “historia est magistra vitae”.

Ateneu de Maó, 19 de abril de 2018.

 

Camí de Cavalls: sin público y sin debate

mayo 6th, 2018

Se quejó la poliédrica Maria Camps -concejal de Alaior en la oposición (Junts), sindicalista (STEI), articulista y cantante lírica en la manifestación unitaria del Primero de Mayo, que “aquí hay 200 personas cuando deberíamos ser 2.000”. Esta cita reunió a numerosos cargos de la izquierda menorquina, entre ellos un reaparecido Vicenç Tur, frente a una sonada ausencia de los pensionistas.

“Aquí somos demasiado pocos”, concluyó Camps, apesadumbrada ante la escasa concurrencia.

Lo mismo pensó la vicepresidenta Maite Salord al constatar el triste desinterés y la paupérrima respuesta que obtuvieron las “III Jornades Camí de Cavalls”. Este encuentro, “abierto al público en general” según la convocatoria difundida por el Consell, se celebró el sábado 28 de abril en la espaciosa sala de plenos de la institución insular, cuando habría podido realizarse en un cuarto de reuniones ordinarias. Las imágenes evidencian un mar de sillas vacías y unos cargos públicos que conversan entre ellos.

III Jornades Camí de Cavalls convocadas por el Consell. Los organizadores de este encuentro se equivocaron al elegir la sala de plenos para una cita donde el público brilló por su ausencia. ¿Explicará alguien los motivos del evidente desinterés por este debate frustrado?

El guión anunciaba intervenciones a cargo de la consellera Salord Ripoll el director insular de Promoción Turística Isaac Olives y el arquitecto Jesús Cardona, autor de la revisión del plan especial del Camí de Cavalls. La última parte debía ser un “espai de debat i recollida d aportacions”. Los organizadores esperaban que “los asistentes participen de manera activa para tener en cuenta sus propuestas, dar respuesta a las mismas y enriquecer el debate en torno al Camí de Cavalls, uno de los reclamos más importantes que tiene Menorca y que enlaza a la perfección con la política de promoción que lleva a cabo este equipo de gobierno”.

Escaso debate cuando todos ya estaban de acuerdo.

Sant Lluís: ¿moción PP-PI?
“El PP y el PI han abierto la puerta a una moción de censura contra el alcalde Bernat Roig (Endavant), que gobierna en minoría con tan solo cuatro ediles tras destituir en noviembre de 2016 a sus socios de pacto del PI”, según informa “Ultima Hora” el mismo día que Montse Morlà (Volem) retira las competencias a sus exsocios PSOE y PI.

Sucede en el municipio mallorquín de Ses Salines, con un escenario que presenta sorprendentes coincidencias con Sant Lluís. La alcaldesa Morlà, entusiasmada porque ya no deberá tomar omeprazoles después de las vitriólicas reuniones con Teresa Borràs y Llorenç Carretero, anuncia que a partir de ahora “gobernaremos sin oposición interna, sin incertidumbre y con el entusiasmo del primer día”. Muy felices se las promete la alcaldesa de Volem, que para el PP es “la marca blanca de Podemos y Més en el municipio”, porque queda con cuatro ediles. Idéntica situación que en Ses Salines, donde PP y PI ya están negociando para desalojar al alcalde de Endavant. Por cierto, ¿quién será, finalmente, el caixer batle o caixera batlessa de las fiestas de este año?

Cita del año con Ashome
La Asociación Hotelera de Menorca celebra este próximo viernes el cuarenta aniversario de su fundación. La cita, que se convertirá en uno de los grandes eventos sociales del año, es a las 20 horas en el Hotel Cala Galdana. El presidente de Ashome, Luis Pablo Casals, con el apoyo de la junta directiva que encabeza, desea que sea una efeméride recordada, que repasará los hitos más relevantes de la trayectoria desempeñada por esta organización profesional integrada en CAEB. El contenido de la gala, que ofrecerá numerosas sorpresas a los más de 200 invitados, incluye una intervención de siete minutos en la que Casals Villallonga, un empresario con las ideas claras que practica la discreción, analizará el momento presente, las expectativas y el futuro de la industria turística menorquina. Máxima atención entre los políticos y representantes de la sociedad civil menorquina. Un discurso que reflexionará en voz alta hacia dónde se dirige la Isla.

Cañellas y Huguet
Dos dinosaurios de la política se reencuentran mañana en el Ateneo.

Gabriel Cañellas, el abogado formado en Deusto que en 1983, ante el pasmo de Félix Pons y de toda la izquierda, fue investido primer presidente de la Comunidad Autónoma, presentará el libro “Comprometido con España” de Joan Huguet, con prólogo de Juan José Lucas.

La trayectoria política del político menorquín, que hoy también ejerce como abogado, está vinculada a Cañellas. Porque quien fue uno de los fundadores del Partido Popular lo catapultó a la política balear al nombrarlo, en 1983, vicepresidente del primer Govern autonómico, cargo que desempeñó hasta 1991. Cuando José Mª Aznar, en aquel aciago verano de 1995 le dijo a Cañellas aquello de “Gabriel, eres una piedra en mi camino hacia La Moncloa”, Huguet relevó al mallorquín en la presidencia del PP balear y al mismo tiempo pasó a presidir el Parlament en Palma.

Mañana, en el Ateneo, “en Joan es mestre de Ferreries” analizará los motivos de por qué en España no existe un sentimiento nacional como en otros países. Al mismo tiempo se posicionará en favor de una reforma de la Constitución de 1978, tras haber pronosticado, en 2014, lo que ocurriría con el proceso catalán. Una cita interesante por las “perlas” que, sin duda, nos ofrecerán tanto Huguet como Cañellas.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué no habrá servicio de bar en el Lazareto durante esta temporada?

¿Se pondrán de acuerdo Govern y Ayuntamiento de Ferreries en el precio de la sede de la Cámara Agraria

¿Qué posibilidades hay para que prospere una moción de censura en Sant Lluís y quién accedería a la alcaldía?

¿Encabezará Joaquima Sintes la candidatura de Ciudadanos al Ayuntamiento de Ciutadella en las elecciones municipales de mayo de 2019?

¿Aprobará el Consell, antes de concluir este mandato, el Plan Insular de Costa (PIC, que la izquierda reclamaba cuando estaba en la oposición?

 

Del puerto de Maó al dique de Ciutadella

mayo 3rd, 2018

Sostiene hoy el ingeniero y expresidente del puerto de Barcelona Joaquim Coello que “la coordinación entre los puertos de Maó y Ciutadella es escasa e insuficiente”. Coello fue el moderador de la mesa redonda celebrada el viernes sobre “Port i ciutat”, organizada por el Colegio de Arquitectos y el Ateneo. Esta coordinación, que ya fue reclamada en el Foro Isla del Rey celebrado en 2014, debería permitir el control de los precios y la priorización de los tráficos marítimos. Los puertos de Maó y Ciutadella deben ser complementarios, aunque la proximidad geográfica del dique de Son Blanc a Mallorca y la península juega a favor del nuevo puerto construido en la bahía de Ciutadella al reducir trayectos y costes de personal y combustible, tal como señala el presidente de Baleària, Adolfo Utor.

Pero, ¿se reúnen los presidentes de Autoritat Portuària de Balears y de Ports de les Illes Balears (Ministerio de Fomento y Govern de la Comunidad Autónoma respectivamente) para impulsar esta coordinación? Nos referimos a Joan Gual de Torrella y Marc Pons. Fomento y Govern son administraciones diferentes con ámbitos competenciales distintos pero coinciden en la gestión de los dos puertos comerciales de Menorca.

Por su parte, la diputada y exalcaldesa Agueda Reynés advierte que el tráfico de cruceros en Maó se reduce: “pasaremos de las 115 escalas de este año a sólo 56 para el año que viene” y recuerda que “se hizo el dragado, se quitó el tacón y se alargó la línea de atraque con un duque de alba” para recibir más cruceros. Tema de vivo debate porque, tras señalar Joaquim Coello que “la llegada de grandes cruceros comporta inconvenientes”, plantea: se ha alejado el tráfico de pasajeros de la ciudad y acercado el de cruceros. ¿No debería hacerse lo contrario? A la espera de respuestas queda por concretar el proyecto de Cala Figuera, la nueva terminal de pasajeros y cómo gestionar el atraque de los cruceros.

 

Nadie quiere dimitir en Sant Lluís

abril 22nd, 2018

Después de las elecciones de municipales de mayo de 2015, el PI -que obtuvo en Menorca dos concejales- decidió mantener el pacto con el PP en el gobierno municipal de Es Castell, encabezado por el alcalde Lluís Camps y Florencio Conde como primer teniente de alcalde. En cambio, en el Ayuntamiento de Sant Lluís el exalcalde socialista Llorenç Carretero, optó por formar gobierno con Volem Sant Lluís y el PSOE, a pesar de que el PP de Cristóbal Coll había sido la opción más votada. Carretero, consciente de que carecía de opciones y de recorrido en el PSOE, dio el salto al PI. Entre los seis concejales del PP y los seis ediles de Volem y el PSOE, se decantó por el bloque de izquierdas e invistió alcaldesa a Montse Morlá, ingenua y neófita.

El gobierno tripartito de Sant Lluís ha fracasado por las desconfianzas y discrepancias entre quienes tenían que haber actuado con lealtad.

El pacto está roto desde hace meses por las crisis sucesivas -la caza de las cabras silvestres, la dimisión de Adelaida Ponsetí (PSOE), la peatonización de Es Cós, la renúncia de Llúvia Juncadella (Volem) y la filtración de la factura del almuerzo en Es Vell Parrander-, pero aquí nadie quiere dimitir.

Montse Morlà dice estar dispuesta a gobernar en minoría y amaga con retirar las delegaciones a los ediles que conspiran a sus espaldas las dos concejales del PSOE anuncian que “seguirán trabajando hasta ahora, con competencias o sin” y Sino Carretero lamenta que sus áreas de gestión, que califica de muy importantes para el municipio, sufran las consecuencias del desinterés de la alcaldesa. Reproches mutuos, pero nadie se mueve. Patético espectáculo en el que Montse Morlà es acusada de haber provocado la crisis con sus declaraciones por quienes le han hecho la cama desde el primer día y han segado la hierba bajo sus pies. Mientras, aún no se ha constituido aquella comisión de investigación que propuso Carretero. Qui dia passa, any empeny!