Cristina, bonita, mejor te quedas en casa

julio 28th, 2019

Lo ocurrido esta semana no ha sido una tormenta en un vaso de agua, porque ha desnudado al nuevo gobierno de izquierdas del Consell, poniendo al descubierto sus miserias y debilidades.

Ha sido un incendio político de nivel 2 que amenazaba con devastar y arrasar al segundo tripartito que preside Susana Mora.

Mal comienzo en la misma semana que Pedro Sánchez pierde, por cuarta vez, una votación de investidura en el Congreso y fracasa en la formación del nuevo Gobierno que el rey Felipe VI le encargó el 6 de junio. Para el PSOE toda la responsabilidad es de Podemos, no de quien, durante ochenta días, se ha negado a pactar con el propósito inconfesable de gobernar en minoría aplicando la geometría parlamentaria variable. Y así nos dirigimos a nuevas elecciones en noviembre.

EL FUNERAL DEL PRIMER PLENO. El tripartito de izquierdas arranca su segundo mandato con desmarques y fuegos fatuos de oficio de exequias. Los semblantes de las tres damas y el conseller Company, un poema. Foto: GEMMA ANDREU

Regresemos al Consell. Los acords programàtics firmados el 5 de julio por las tres damas frente a la fachada de la institución insular escondían varios flecos pendientes que afectaban a las presidencias del Consorcio de Residuos y de la Agencia Menorca Reserva de Biosfera. Més per Menorca, peu a retxa, lanza varios mensajes, que incomodan al PSOE y a Podemos. Los nacionalistas reivindican el valor de la vicepresidencia única -nueva expresión que hasta ahora no se había utilizado cuando había una sola vicepresidenciatras haber perdido la batalla por la presidencia compartida, que reivindicaron después de las elecciones del 26-M, rechazada por el PSOE.

Ruptura unilateral

A las 7,24 de la mañana del lunes Més lanzó el órdago con la difusión de un mensaje de urgencia remitido a los adheridos de la coalición. La negativa del PSOE a delegar a Més las dos presidencias cuestionadas «representa una ruptura unilateral, por parte del grupo del PSOE en el Consell, de los acuerdos de gobierno firmados el 5 de julio», se afirmaba en el comunicado.

Més blandió el hacha de guerra: «si esta situación no se resuelve antes del pleno, los tres consellers de Més votarán en contra del cartapacio de este mandato, y al finalizar el pleno, los consellers y directores insulares abandonarán la institución, se solicitará la convocatoria urgente de la comisión de seguimiento del pacto, y se convocará una asamblea de Més per Menorca para decidir la posición y las acciones pertinentes». Casus belli.

Con una Susana Mora agobiada y desbordada -su frase los de Més nos extorsionan aún resuena en los pasillos del Consell- el primer pleno del mandato transcurrió en un ambiente de funeral, en el que se mascaba la tragedia. Més consumó su amenaza y votó en contra del organigrama. Las caras de cabreo de la presidenta Mora y del conseller Miquel Company eran todo un poema.

Més no quería a Cristina

Cuando los ánimos se caldean, fluyen las verdades. Los indignados socialistas confirmaron que los de Més no querían a Podemos, léase Cristina Gómez, en el gobierno del Consell.

De haberlo conseguido, habría pasado de tripartito a bipartito.

La pretensión de los nacionalistas consistió en «Cristina, bonita, mejor que quedes fuera del equipo de gobierno». Total, ¿para qué? si PSOE y Més (4+3) ya sumamos mayoría, más a repartir entre menos, relegando al PP, Ciudadanos y también Podemos a la oposición.

El PSOE-Menorca se negó, siguiendo las directrices emanadas de la calle Miracle, 1, de Palma, sede del PSIB-PSOE.

A Cristina Gómez, dolida, le pudo la indignación porque ya estaba sangrando por la herida. «Muy decepcionada», apoyó la crítica del PSOE tanto en las formas: las discrepancias se resuelven a puerta cerrada, como en el contenido: la no delegación [a Més] estaba pactada y «se ha demostrado que hay personas que ponen por delante sus sillas». La consellera de Podemos se la devolvió a Més.

Grandioso espectáculo

La ejecutiva del PSOE se reunió el lunes por la tarde. Ambiente caldeado y caras serias. Se valoró la ruptura anunciada por Més a sus adheridos. De haberse consumado habría significado el gobierno más corto en la historia del Consell y habría conducido a otro gobierno bipartito, pero en minoría, formado por cinco consellers PSOE (4) y Podemos (1). La oposición, con ocho consellers, sería mayoritaria: PP (4), Més (3) y Ciudadanos (1).

La sangre no llegó al río. En el PSOE lamentaban que la izquierda menorquina estaba dando un grandioso espectáculo gratuito, que decepcionaba y causaba honda frustración a sus propios votantes.

Un pregunta sobrevoló durante el encuentro, aunque quedó sin respuesta ¿por qué los de Més nos hacen eso? Los socialistas, ofendidos, acudieron el martes a la comisión negociadora del pacto triste y humillado con la consigna de no hacer sangre.

Había que cerrar la hemorragia.

Las desconfianzas

En sólo quince días los recelos y las desconfianzas mutuas se han instalado en el gobierno del Consell, que, más allá de las declaraciones y los discursos, ha sufrido unos daños que deja heridas. «Esto no quedará así», es la frase pronunciada el martes por un dirigente socialista que resume el sentimiento en la dirección del PSOE-Menorca.

De Podemos a portavoz

Amadeu Bernadet Castelló, de Som Bases, que intentó competir desde Menorca con Juan Pedro Yllanes para encabezar la lista de Podemos al Parlament, pero se retiró, es el portavoz del colectivo «NoTòxic Menorca». Bernadet lidera hoy la protesta contra la central térmica de Maó.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿De haber aceptado el PSOE la presidencia compartida del Consell, habría reclamado Més las presidencias del Consorcio de Residuos y la Agencia Reserva de Biosfera?

¿Por qué el impuesto turístico que se cobra actualmente en Menorca está entre los más caros de Europa?

¿Abrirá este verano el aparcamiento de Favàritx?

¿Protestarán el Consell y la Mesa pel Transport Aeri por la licitación de la OSP Menorca-Madrid con un recorte de 65.500 euros al mes?

¿Quién asumirá responsabilidades del 94,7 por ciento de las inversiones no ejecutadas con la ecotasa en Menorca?

Pedro Sánchez: yo o el caos

julio 25th, 2019

El 6 de junio, cuarenta días después de unas elecciones generales celebradas el 28 de abril, el rey Felipe VI encargó formar Gobierno a Pedro Sánchez. Transcurridos tres meses, el secretario general del PSOE no ha hecho los deberes. Ha acudido al Congreso sin los apoyos políticos necesarios. La primera votación del debate de investidura se ha saldado con un sonoro fracaso y el récord del candidato que menos apoyos ha obtenido en la historia parlamentaria de la democracia. Pero es la tercera votación de investidura que pierde Sánchez, después de marzo del 2016, por lo que ya está acostumbrado.

Para quien fue calificado de soberbio por la canaria Ana Oramas y de pésimo negociador por Joan Baldoví, de Compromís, la investidura es un trámite enojoso y molesto. El doctor Sánchez sigue pensando que si ganó las elecciones el 28 de abril le corresponde formar Gobierno y punto. Pero olvida que sólo logró 123 de los 350 diputados que deciden en una votación de investidura.

El presidente del Gobierno en funciones aspira a gobernar en minoría, aplicando la geometría variable para pactar con PP y Ciudadanos -que suman el mismo número de diputados que el PSOE-, y al día siguiente con Podemos y los independentistas. Para ello reclamó hasta la extenuación a Pablo Casado y Albert Rivera que se abstuvieran, lo que irritó más al conjunto de la izquierda.

La suerte quedó echada a las 19,38 horas de ayer tarde cuando el candidato altanero llamó a Pablo Iglesias y le confirmó que no les cederá Trabajo, Hacienda, Transición ecológica e Igualdad.

El mensaje de Sánchez, dirigido a todo el arco parlamentario, se resume en me tenéis que investir porque sí . Y añadirá: «o yo o el caos» para achacar su fracaso a Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, Junts per Catalunya y Compromís. El caos, para quien se cree ungido con una mayoría absoluta de la que carece, es que viene la derecha.

Los misterios de Cesgarden, capítulo 389

julio 21st, 2019

Celebradas las elecciones del 26 de mayo, trascienden las leyes promovidas por el primer Govern Armengol durante el anterior mandato que provocaron advertencias de inconstitucionalidad del Gobierno, aún sin presupuestos propios, de Pedro Sánchez. Mejor que lo sepan después.

Y cuando aún no han cesado los nombramientos del segundo Consell presidido por Susana Mora, nos desayunos con que «el Consell pierde el último recurso de Cesgarden y se entera un año después». Vamos a ver, ¿desde cuándo sabían tanto Mora como Maite Salord y Cristina Gómez que el recurso de apelación «contra una interlocutoria por una querella anterior por un delito de estafa con uso de fraude procesal» (?) fue resuelto por la Audiencia Provincial el 6 de marzo de 2018?

LOS PROMOTORES DE CESGARDEN ACEPTAN LA INDEMNIZACIÓN. Septiembre de 2013. Los responsables del grupo turístico mallorquín Garden Hotels (Cesgarden SL) aceptan en la Audiencia cobrar una indemnización de 28,8 millones de euros

Contactamos con el abogado Fernando Mateas, el penalista que contrató el Consell, con acuerdo del gobierno y la oposición, para intentar recuperar los 29 millones de euros que paga la institución insular por el ‘caso Cesgarden’. «Puede aportar su versión sobre este tema?», es nuestra escueta pregunta periodística. Aunque es la hora del almuerzo, Mateas responde diligente: «Prefiero no entrar en polémicas. Está todo recurrido. Sí es cierto que con la jubilación del procurador no se comunicó la última resolución, pero sobre la que no cabía recurso alguno».

O sea que «está todo recurrido». Nos hallamos ante el enésimo capítulo, el 389, de un asunto tan endiablado como misterioso que arrancó con el Plan Territorial Insular del 2003. Se han producido tantos errores que, 16 años después, los menorquines aún no sabemos por qué en mayo del 2011 el Consell fue condenado a pagar a una promotora mallorquina una indemnización de 16,1 millones de euros que, con los intereses, asciende a 29, que son 4.800 millones de las antiguas pesetas. Naturalmente, nadie de los que aprobaron el PTI del 2003 y gobernaron después, hasta el 2011, ha asumido responsabilidades -políticas y administrativas- por los desaciertos, lapsus, olvidos, negligencias, pifias y equivocaciones protagonizadas. Porque aquí han fallado políticos y funcionarios. Esta historia aún no ha terminado, y faltan por salir relevantes protagonistas.

«Nos humillan»

El coordinador general de Esquerra Unida en Balears, Juan José Martínez, afirma, cuando esta legislatura está arrancando, que «el Govern se quedará en minoría». ¿Cómo es posible? Llega más lejos al advertir que «se atengan a las consecuencias, nosotros somos una organización estatal y tiene que quedar claro que el PSIB-PSOE tiene solo 29 votos de 59 [los diputados que forman el Parlament], pues ni Gent per Formentera ni Més per Menorca están en el Govern».

Martínez negoció con Alejandro López, secretario de Organización de Podemos-Balears, el acuerdo para las elecciones del 26-M. Esta coalición aportó al diputado Pablo Jiménez, elegido por Menorca, al grupo de Unidas Podemos del Parlament. La ruptura provocará que Armengol quede en minoría parlamentaria.

El origen de la gran irritación de EU lo hallamos en la singular interpretación que hace el partido morado del acuerdo para el 26-M, al concluir que no les obliga a dar cargos en el Govern a EU. Y que la subvención para el grupo parlamentario «será al cien por cien para Podemos y cero para EU». Así se aplica la solidaridad entre partidos aliados.

Enojado, mosqueado y enfadado, Juan José Martínez declara que «nos humillan desde el primer momento y hacen con Esquerra Unida lo mismo que ellos censuran a Pedro Sánchez en su relación con Pablo Iglesias». Por supuesto, Armengol no sabe, no contesta. El PSIB-PSOE ha reunido esta semana a su ejecutiva y al concluir proclama que su objetivo consiste en «ganar las elecciones del 2023» para gobernar durante doce años consecutivos.

Las públicas discrepancias entre EU y Podemos estimulan, naturalmente, este propósito.

La ira del doctors Fayas

El ingeniero José Antonio Fayas es ejemplo de persona culta, amable y sosegada. Pero quien ha sido presidente del Ateneu y máximo responsable de la política hidráulica en Balears se irrita profundamente, y con gran razón, cuando constata que este proyecto -que debía ser pionero en Balears- para infiltrar agua depurada en el acuífero de Migjorn aún no se ha adjudicado.

El primer Govern Armengol lo empezó a tramitar en febrero de 2017 con fondos de la ecotasa del 2016 «pero hoy aún no se ha iniciado, y carece de calendario y previsión para su ejecución». La indignación del doctor Fayas Janer aumenta ante otro incumplimiento en materia de recursos hídricos en Menorca: de la anunciada comunidad de regantes de aguas subterráneas, promovida y presentada en el Ayuntamiento de Maó, nunca más se supo.

Sociedad «Villalarpa»

Este próximo miércoles, en el marco de las fiestas patronales de Sant Jaume, se presenta en sociedad la Sociedad Gastronómica de Es Castell «Villalarpa».

Según explican por escrito sus promotores, el objeto de esta nueva entidad consiste en «procurar el recreo y el esparcimiento de sus asociados con la finalidad de mantener el carácter típico y las costumbres gastronómicas de las Illes Balears». Para ello van a elaborar «platos típicos de la localidad que serán confeccionados por los propios asociados o por invitados especiales».

El presidente de «Villalarpa» es el popular empresario Alfredo de la Puerta, mientras que el concejal popular Jaume Fedelich ejerce las funciones de secretario.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Quién aplicará medidas tras denunciar la Sindicatura de Cuentas de Balears el descontrol de los complementos y los pluses salariales que cobran los funcionarios?

¿Tendrá en cuenta e incluirá el Govern las escoletes de los centros concertados en la oferta educativa 0-3 años?

¿Por qué han suprimido ahora PSOE, Més y Podemos la dirección insular de Agricultura en el Consell?

¿Prosperará el contencioso contra las oposiciones de psicólogo del Consell que excluye a más de 40 aspirantes?

¿Logrará impedir la Societat Martí i Bella la ampliación del parque de Son Salomó?

El bloqueo político de Pedro Sánchez

julio 18th, 2019

Sostiene Francina Armengol que «la presencia de Podemos en el Govern me da sosiego y tranquilidad», mientras Pedro Sánchez se niega obstinadamente a dar entrada a Unidas Podemos en el Consejo de Ministros, incluyendo un veto personal a Pablo Iglesias.

Consciente de su situación de minoría parlamentaria, Armengol ha firmado en el castillo de Bellver el Acord2 de Governabilitat que adjudica al PSIB-PSOE la gestión de las áreas clave del Govern, mientras los socios a la fuerza (Podemos y Més per Mallorca) se quedan con áreas menores y una vicepresidencia de relumbrón para el exjuez Juan Pedro Yllanes, a la que aspiraba un Iago Negueruela cabreado.

El PSOE, transformado en PPS, partido de Pedro Sánchez, culpa a Podemos de la ruptura de la negociación para la frustrada investidura, mientras ya prepara las máquinas para las elecciones generales del 10 de noviembre. Quien propugnó con vehemencia, y apoyado por Pere Joan Pons y Sofía Hernanz, el «no es no, qué parte del no ha entendido», reclama ahora abstenciones a derecha, centro e izquierda para gobernar en minoría.

Porque el secretario general del PPS sigue con los mismos presupuestos de Mariano Rajoy, prorrogados sine die. Por cierto, con su peor resultado Rajoy logró más votos y diputados que los obtenidos por Sánchez. El inquilino de La Moncloa se llega a creer su propia ficción, o sea, que puede gobernar solo. Cuando se da cuenta del error propone una fórmula para que gobierne la lista más votada, lo que, de aplicarse, adjudicaría la presidencia del Consell a Misericordia Sugrañes.

El bloqueo político y la imposibilidad de aprobar los nuevos Presupuestos Generales ya afecta a las obras de la carretera de Menorca y a los presupuestos del Govern balear de este año.

El Senado lleva meses sin reunirse, lo que ha obligado a los dos senadores autonómicos de Balears, José Vicente Marí y Vicenç Vidal, a tomar posesión ante notario. Pedro Sánchez sigue a lo suyo.

No son las obras, son los puentes, Susana

julio 14th, 2019

La segunda toma de posesión de Susana Mora como presidenta del Consell de Menorca sirvió para que Maite Salord recordase a los socialistas que los votos nacionalistas «han sido imprescindibles para formar la nueva mayoría».

Mora, que, en contra de las intenciones de Més, presidirá la primera institución menorquina durante los cuatro años, destacó que el nuevo equipo de gobierno está formado por cinco mujeres y tres hombres y proclamó, solemne, que «conformaremos un gobierno de ocho personas feministas».

Cuatro años después, los puentes seguían allí. Pero ahora ya no tiene sentido mantener el pulso interno en el Consell.

Pero el mensaje central de la secretaria general del PSOE-Menorca al ser reelegida presidenta del Consell insular se refirió al primer problema que debe afrontar sin de-Mora. «No hay excusa, la prioridad es dar solución a las obras de Maó a Alaior», aseveró Susana. Durante el anterior mandato el gobierno tripartito de izquierdas rescindió el contrato para la mejora de la carretera en este tramo. Las obras quedaron paralizadas. Més quiso, y no pudo, derribar los puentes de Rafal Rubí y L’Argentina. Ni el PSOE ni Podemos comparten este planteamiento, pero ya no pueden demorar Més -perdón, más- la decisión.

El problema no son las obras, Sra. Presidenta, sino los puentes construidos y pagados con recursos públicos, aportados por todos los contribuyentes. Es un asunto que ha colmado la paciencia de los menorquines, incapaces de comprender cómo han transcurrido más de cuatro años y ahí siguen los dinosaurios, como en el microrrelato de Augusto Monterroso.

La demolición de las estructuras ya construidas marcará la capacidad y la determinación de la presidenta Mora Humbert. Es su primera prueba de fuego, una decisión que fijará el rumbo político del nuevo mandato y que será escrutada con atención desde el Ministerio de Fomento que es quien financia, vía convenio de carreteras.

Ni addenda ni recursos

Pero no todo se reduce a destruir los puentes. Ya saben que justificar su demolición por motivos paisajísticos y talayóticos no prosperará en Madrid. No hay argumentos técnicos, avalados y suscritos por ingenieros de obras públicas -como Marc Pons y Pilar Carbonero ambos- que justifiquen el derribo imposible.

Para reanudar las obras de la carretera hay que contar con partida finalista consignada en los presupuestos del Consell. Y ahora mismo esta consignación presupuestaria está a cero -pregunten al nuevo conseller de Hacienda, Josep Pastrana- porque el Consejo de Ministros de Pedro Sánchez aún no ha aprobado la addenda que ampliará la ejecución y justificación de la obras de la carretera de Menorca hasta el 2023, o sea, hasta el final del mandato que arrancó el pasado sábado 6 de julio, festividad litúrgica de Santa María Goretti.

Se acumulan los problemas para esta épica obra viaria menorquina, que va camino de emular la construcción de la fortaleza de La Mola. Sánchez sigue al frente del Gobierno de España con los presupuestos aprobados por Mariano Rajoy en mayo de 2018. Al carecer de mayoría parlamentaria, el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno se vio obligado a prorrogarlos y convocar elecciones. Tres meses después seguimos con Gobierno en funciones y la amenaza de nueva convocatoria electoral.

En el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2019 -que el PSOE no logró aprobar- se habían incluido 4,7 millones de euros para continuar las obras de la carretera de Menorca. A día de hoy el nuevo proyecto para el disputado tramo Maó-Alaior sigue en fase de redacción, pero el Consell no tendrá dinero para proseguir las obras hasta que haya sido autorizada la addenda y Sánchez logre aprobar sus primeros Presupuestos Generales.

Los obispos, en Eivissa

El jueves se reunieron en Eivissa los obispos, titulares y auxiliares, de la provincia eclesiástica de Valencia, encabezados por el cardenal arzobispo Antonio Cañizares. Entre los asistentes, los prelados de las tres diócesis de Balears. El objetivo del encuentro consistió en una reflexión pastoral conjunta sobre la Iniciación Cristiana, la atención pastoral a los enfermos y analizar la situación de la enseñanza religiosa en las escuelas concertadas.

Por cierto, dos institutos de Secundaria de Menorca -Josep Miquel Guàrdia de Alaior y Joan Ramis de Maó- han firmado el manifiesto de protesta por la inclusión de la asignatura de Religión en Segundo de Bachillerato.

Transcurridas las fiestas de Sant Joan, y resuelta la nominación de la Junta de Caixers para el 2020-2021, cesan los comentarios sobre la designación del caixer capellà. El rector de la Catedral nombró a Antoni Fullana, rector de la parroquia de Sant Antoni Mª Claret, que repetirá los próximos dos años con Borja Saura García. Con su hermano Gabriel ya ejerció Mn. Fullana como caixer capellà el bienio 1986-1987.

Hubo quien especuló con la posible designación de un obispo para ejercer como capellana en las fiestas de Ciutadella. Pero hubo una frase, certera y definitiva, que zanjó el interesado debate.

-Si algún día se nombra caixer capellà de las fiestas de Sant Joan a un obispo, primero será el titular de la diócesis de Menorca.

Ya no hubo más comentarios.

Una reunión ilegal

Al grito de «esta reunión es ilegal», penetró el súperconseller de asuntos varios Iago Negueruela en el despacho de Juan Pedro Yllanes. El vicepresidente del Govern estaba asignando las tareas entre los funcionarios. «Vete a la mierda», espetó el gallego al sevillano. Buen rollo entre los consellers de Armengol. Apunten en su agenda: el jueves viene Negueruela a Menorca.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Por qué no continuarán los directores insulares Eduard Soriano, Antoni Ferrer y Biel Pons en el Consell?

¿Por qué no se han acabado, dos años después de haber empezado, las obras de urbanización de la zona junto al cementerio de Fornells?

¿Cuándo demolerá AENA la torre de control del Aeropuerto de Mano y abrirá la sala visual de España?

¿Logrará concluir Naturgy la instalación de las redes para la distribución y suministro de gas natural en la isla?

¿Por qué no se ha hecho público aún el contenido del Plan Menorca 2030, para la descarbonización de la Isla?

Soluciones sin fecha para la vivienda

julio 11th, 2019

La primera demanda ciudadana de Balears continua siendo el acceso a una vivienda digna y a un precio asequible. El problema se agrava por el extraordinario aumento de la población del archipiélago, excepto Menorca, que al haber apostado por el decrecimiento, incluso registra caídas demográficas en relación a las otras islas.

El presidente de la Asociación de Promotores de Balears, Luis M. Martín Abati, denunció en marzo pasado que se necesitaban, con urgencia, 16.000 nuevas viviendas para atender la demanda más inmediata y acuciante.

Los promotores, conocedores de la realidad del mercado, han propuesto soluciones que pasan por viviendas con precios más baratos. ¿Cómo? Mediante pisos más pequeños y edificios que tengan más alturas.

Naturalmente, estas actuaciones han de ser autorizadas por las administraciones, léase Govern balear, consells insulars y ayuntamientos.

Pero Martín Abati, lúcido e inteligente, advierte que difícilmente se podrá alcanzar alguna mejoría durante la legislatura que ahora empieza por la lentitud del sector público, que se agudiza cuando hay que tramitar modificaciones en las legislaciones, normas y planeamientos urbanísticos.

Cambiar las actuales densidades en vigor para que sea posible la construcción de viviendas más pequeñas exige una tramitación de, al menos treinta meses, o sea, dos años y medio, siempre y cuando todos los grupos políticos se pongan de acuerdo para aprobar las modificaciones imprescindibles.

Los promotores de Balears reclaman, al mismo tiempo, un impulso decidido a la vivienda de protección oficial con la participación del sector privado en las Islas. Pero los hechos son tozudos y, aunque la crítica sea tan fácil, lo cierto es que durante el anterior mandato del Govern del Pacte no se inauguró ninguna nueva vivienda protegida en Balears. Las -empezaron a construir, y en ello están.

El día que el PSOE decidió gestionar Turismo

julio 7th, 2019

La decisión se adoptó en Madrid, durante la celebración de Fitur, en enero pasado, y con la intervención directa de quien sería investida de nuevo en junio presidenta del Govern balear. Francina Armengol, tras escuchar con atención quejas, reticencias y reproches, se comprometió a que Més no seguiría gestionando el área de Turismo -ni Promoción ni Ordenación- en aquellas instituciones donde gobernaría el PSIB-PSOE. «Nosotros asumiremos la gestión», zanjó Armengol. Aquella decisión en Madrid (¿o fue un acuerdo de los socialistas con los hoteleros?) marcó el futuro político de Bel Busquets en Mallorca y de Maite Salord en Menorca. La secretaria de Estado de Turismo, la mallorquina Bel Oliver, ofició como testigo del pacto.

La suerte ya estaba echada para Maite Salord porque su situación se había convertido en insostenible en diciembre del 2018, cuando las organizaciones profesionales del sector turístico de Menorca se conjuraron para rechazar los presupuestos de promoción turística del 2019. El voto en contra de las asociaciones empresariales de la Isla, en la tensa reunión del patronato del Foment del Turisme de Menorca, ante una atónita Susana Mora, obligada a repetir la votación para resolver el empate y salvar in extremis los presupuestos, evidenció el rechazo de Ashome, Aviba, CAEB y PIME a la política turística de Salord Ripoll.

ESPERANDO DE PIE EL REPARTO DE CARGOS. En la la presentación del acuerdo del Consell a la prensa, los consellers salientes y entrantes aguantaron de pie, firmes y en silencio, a la espera del reparto de cargos y despachos. Foto: JAVIER COLL

Comprendió entonces que estaba sentenciada y que ya no volvería a ser la consellera de Turismo en un futuro gobierno insular de izquierdas en el Consell. Así ha ocurrido. La nacionalista Maite Salord ha sido reemplazada por la socialista Susana Mora.

A la exconsellera de Turismo le han sido asignadas las competencias de Medio Ambiente y Reserva de Biosfera, que gestionó Javier Ares hasta que el primer conseller de Podemos fue relevado por el invisible Aram Ortega.

Tampoco continuará la también mallorquina Irene Moya, una fallida apuesta personal de Maite Salord, en la gerencia del Foment del Turisme de Menorca, que no llegó a comprender la idiosincracia de la realidad social y económica de Menorca, tan distinta y distante de Mallorca.

Dos líneas rojas del PSOE

Después del 26-M el PSIB-PSOE acordó ejercer de PSIB y redactó la hoja de ruta para negociar con Més y Podemos en la que marcó dos líneas rojas: «Las presidencias han de ser para los socialistas y nosotros vamos a gestionar Turismo bajo la dirección del gran Iago Negueruela para todas las Islas».

Pacta sunt servanda. Armengol tenía que cumplir los acuerdos que había cerrado en enero en Fitur. De ahí surge que la nueva consellera de Promoción Turística de Menorca sea la misma presidenta Mora, que mantendrá hilo directo con Negueruela, el gallego astuto que ha transitado de la Inspección de Trabajo a la superconselleria del segundo Govern Armengol.

Y así se escribe la historia de Balears. En Menorca, Més ha tenido que renunciar a la presidencia compartida del Consell y en Mallorca, Bel Busquets, que fue vicepresidenta y consellera de Turismo del Govern, con la que nunca se entendió Armengol, se transforma en vicepresidenta del Consell mallorquín, donde gestionará (por supuesto, Turismo no) Cultura y Patrimonio.

El PSIB-PSOE, que no tiene reparo en suprimir la Conselleria de Cultura del Govern -y, de paso, se carga a la mansa y cándida Fanny Tur- no cuestiona que Miquel A. Maria repita con Cultura, Educación y Patrimonio, áreas a las que le añade Deportes y Juventud, de las que descarga a Miquel Company. El joven Negueruela menorquín deberá gestionar Ordenación del Territorio y Ordenación Turística, además de Economía y Agricultura. Excepto Promoción Turística, que pasa de Maite Salord a Susana Mora, en virtud del acuerdo de Fitur.

Movilidad y las obras de la carretera Maó-Alaior sin terminar también seguirán en manos de Més, con traspaso de Miquel Preto -que volverá a desempeñar su puesto de funcionario en el mismo Consell- a la desconocida Francesca Gomis. Y Cristina Gómez, que ha creado un incendio con las oposiciones, ya no continuará como consellera de Servicios Generales. Asume esta función el nuevo conseller del PSOE Josep Pastrana, que redactará los presupuestos como conseller de Hacienda. A cambio de ceder Servicios Generales, la única consellera de Podemos recibe Cooperación Local, hasta ahora en manos de Maite Salord, y Ocupación -que gestionaba Micky Company-. Y para redondear, le añadimos Innovación a Cristina.

18 de julio, reelección

El jueves 18 de julio se celebrará en el nuevo agroturismo Santa Ponsa de Alaior la asamblea general de la Asociación Hotelera de Menorca. Luis Pablo Casals Villalonga, que ha sabido integrar y dar representación a todas las tipologías del negocio de alojamiento menorquín en Ashome, será reelegido para un segundo mandato.

En un principio quien está al frente del Grupo Galdana no tenía intención de seguir al frente de la asociación empresarial que agrupa a los hoteleros de Menorca, pero ha acabado cediendo a las peticiones desde diferentes ámbitos del sector turístico -no exclusivamente el hotelero- y ha aceptado seguir desempeñando la presidencia.

El reportaje sobre los agroturismos de Torre Vella y Santa Ponsa, promovidos por Guillaume Foucher y Frédéric Biousse, que publicamos el miércoles, ha provocado suspicacias y comentarios en algunos despachos de la administración insular. ¿Se repetirá la historia de Torralbenc, con el intento de revisar la licencia concedida a esta inversión?

Biblioteca de Maó

Joan Pau Salort Salort, coordinador del Arxiu d Imatge i So, relevará a Francesc Florit Nin en la dirección de la Biblioteca de Maó.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Llegará a albergar la Sala Augusta de Maó el Conservatorio Profesional de Música?

¿Qué día se reabrirá el campamento de Biniparratx, que sigue cerrado desde el 2016?

¿Cuándo decidió Enriqueta Camps entrar en el gobierno municipal de Ferreries?

¿Retirará Meliá Hotels la demanda contra el Ayuntamiento de Alaior al levantar la suspensión de licencias?

¿A cuánto ascenderá el aumento de las retribuciones y el coste de las dedicaciones en el nuevo gobierno municipal de Ciutadella?

¿Qué cambios se producirán en IB3 Menorca?

Deberes para el mandato 2019-2023

julio 4th, 2019

La lectura, y comparación, de los Acords pel canvi firmados en junio del 2015 con el Acord 2 de governabilitat –documento también denominado Acords de Bellver– señala los incumplimientos y la hoja de ruta para el mandato 2019-2023. No se redactó la Ley de la Reserva de Biosfera de Menorca y tuvo que ser Misericordia Sugrañes en el último pleno de la anterior legislatura quien forzó el acuerdo político a través de una proposición no de ley aprobada por unanimidad.

Tampoco fue transferida la gestión de los recursos hídricos a los Consells insulars, compromiso que, al aparecer citado en dos ocasiones en los pactos del 2015, ha sido doblemente incumplido. En los próximos cuatro años hay que pasar de las habitaciones hospitalarias con uso alojamiento en Son Espases a una residencia en Palma para los pacientes de Menorca y Eivissa y sus familiares.

La antigua estación marítima de Ciutadella sigue siendo titularidad de la Comunidad Autónoma y no se traspasó al Ayuntamiento. La inversión, presentada en febrero de 2018 por Francina Armengol, para destinar el edificio a Centro Integral de FP de Hostelería continúa siendo un anuncio, como la eliminación de los fangos contaminados de la depuradora de Ferreries, la nueva sede del Conservatorio de Música y la definitivo suministro desde la desaladora al núcleo urbano de Ciutadella porque las canalizaciones no cuentan aún con las autorizaciones de la Conselleria de Salud. En el capítulo de incumplimientos hay que añadir la recarga del acuífero de Migjorn con agua depurada, que debía constituir una experiencia piloto del Govern en política hidráulica.

Ni los acuerdos del 2015 ni los del 2019 contemplan un plan de desnitrificación de los acuíferos menorquines ni la reutilización de las aguas tratadas en la depuradora Maó-Es Castell, a pesar de constituir una reclamación unánime de ambos municipios. Son algunas de las actuaciones que el segundo Govern Armengol, con la participación de los consellers Marc Pons y Mae de la Concha, debería llevar a cabo hasta el 2023.

10 de julio: fecha límite en el Consell

junio 30th, 2019

El 28 de abril se celebraron en España elecciones generales. Aquel día el exalcalde de Alaior Pau Morlà fue elegido diputado del Congreso y la exvicepresidenta del Consell Carme García Querol, senadora por Menorca. Ambos, afiliados al PSOE.

Han transcurrido 63 días, y cabe preguntar qué iniciativas legislativas, preguntas y proposiciones han presentado los dos parlamentarios menorquines en Madrid en estos más de dos meses.

Y por qué Pedro Sánchez aún sigue gobernando con los presupuestos prorrogados de Mariano Rajoy -aprobados en mayo de 2018- y tampoco aún no ha formado el nuevo Gobierno. Y encima, con amenaza de nuevos comicios.

PACTO DE LA ABSTENCIÓN PSOE-EL PI EN CIUTADELLA. Las miradas amorososas de Marc Pons y de Jaume Font en la noche del Dissabte de Sant Joan anticipan la dulce abstención del PI en la segunda investidura de Armengol. Foto: JAVIER COLL

El 26 de mayo hubo elecciones municipales y autonómicas. Se han constituido los nuevos ayuntamientos, pero, 35 días después ¿qué ocurre en el Consell de Menorca? PSOE y Més per Menorca no logran ponerse de acuerdo por la controversia en torno a la disputada presidencia que los socialistas no están dispuestos a compartir con los nacionalistas. PSOE y Més mantienen el enroque, y, como escribe Nekane Domblás: «ahora que Podemos ha quedado neutralizado al arrullo de los cargos, no hay que descartar que el lío venga de donde más, o Més, te lo esperas».

Sostiene Domblás que «comienza un mandato complicado, mucho más, Més, que el anterior». Por cierto, ¿se ha volatilizado la consellera Cristina Gómez? Practica la evasión para apartarse del foco mediático en los momentos complicados y evitar salpicaduras y efectos colaterales.

Los zombis

Laura Camargo es profesora de la UIB y está alineada con Izquierda Anticapitalista. En 2015 fue elegida en Mallorca diputada del Parlament por Podemos. Después anunció que no volvería a presentarse al temer que su partido quedara subordinado al PSOE.

Hace cuatro años participó en las negociaciones para la formación del primer Govern Armengol. Entonces el partido morado optó por permanecer fuera del Ejecutivo. «Y ahí está el error actual porque Podemos ha decidido ser comparsa del PSOE, como en Castilla-La Mancha, donde ha pasado a cero diputados. Por ser muleta en vez de alternativa», declara.

Camargo habla claro y alto: «al igual que los zombis, Podemos y Més creen que están muy vivos, pero en realidad están muerto.

Han sido poco beligerantes y subalternos de un PSOE arrogante que se ha quedado con todo. Ya que entras en el Govern, no te quedes sumido en la irrelevancia». Admite, lúcida, que le habría gustado ser consellera «pero -aclara- en un Govern donde pudiera aplicar mi programa y no en un Govern del PSOE. Para ocupar conselleries hay que ganar es un error entrar con los socialistas». La doctora en Filología Hispánica y exdiputada morada constata lo que Podemos y Més se niegan a aceptar: que en las elecciones del 26-M perdieron.

Los socialistas saben la difícil convivencia en el Govern con unos socios mortificados, avergonzados y empequeñecidos. Por ello Marc Pons -siguiendo las instrucciones emanadas de la autoridad competente- cerró en las fiestas de Sant Joan el pacto de la abstención de El PI con un Jaume Font entregado al doble discurso.

Ni comparsa ni muleta

Cuando Armengol forzó la dimisión de Ruth Mateu por el caso Contratos Més per Menorca salió del Govern, dolido y humillado.

Los nacionalistas menorquines, que en esta legislatura continúan fuera del Ejecutivo, señalan a Més per Mallorca el camino a seguir: evitar ser comparsa o muleta del PSIB-PSOE para marcar perfil propio. Porque en política se puede hacer todo, menos el ridículo, como dijo el gran Tarradellas y Armengol no necesita a Més para gobernar. Mañana, a la misma hora que se celebrará el gran fasto de la toma de posesión de Armengol en el Consulat de Mar, Més per Mallorca se inmolará en una asamblea a cara de perro entre oficialistas y críticos. Resurgen la desconfianza y el cainismo.

Nada será igual.

A contrarreloj

En Menorca el tiempo se acaba para constituir la nueva corporación del Consell insular. El plazo finaliza el 10 de julio. PSOE y Més juegan al escondite con una disputa por la presidencia. Los socialistas ya han lanzado el órdago del pacto con Podemos para formar un achuchado gobierno en minoría.

Tampoco se cierra el gobierno municipal de Ciutadella, que implicará una revisión de las retribuciones, al persistir los desacuerdos entre PSM y PSOE. El hasta ahora imposible acuerdo en el Consell está contaminando el posible pacto de Ciutadella.

Estrategia PP-Cs

Después del acuerdo alcanzado en Palma por PP y Ciudadanos para coordinar su estrategia en el Parlament con la presentación de iniciativas conjuntas, el jueves se reunieron los concejales del PP y Ciudadanos del Ayuntamiento de Ciutadella para establecer un marco de colaboración. Antoni Juaneda y Anna Mª Pons Capella promueven esta nueva etapa.

El 15 de junio, en la constitución de la nueva corporación municipal, Juaneda anunció lealtad institucional: «no posarem garrots a ses rodes ni pedres en es camí perquè tropissin, sinò que aportarem es nostro esforç, coneixements i capacitat perquè s Ajuntament complesqui amb sa seua funció». Afirmó el portavoz del PP que «no volem ser un problema, volem ser part de sa soluició, i des de sa discrepància política, donar resposta a ses demandes des ciutadans».

Sin parking en Favàritx

El miércoles 22 de mayo aseguró el gobierno del Consell que en junio estaría listo el aparcamiento en Favàritx. Pero hoy despedimos junio con el incumplimiento de este compromiso. Entre otros motivos, porque no se ha firmado el contrato de alquiler con la propiedad.

PREGUNTAS DE LA SEMANA

¿Cuándo se conocerán las retribuciones de todos los nuevos alcaldes de Menorca?

¿Qué concejales del gobierno municipal de Es Mercadal (PSOE) salen más beneficiados con el aumento de hasta el 25% en sus retribuciones?

¿Por qué Francesc Ametller quería celebrar un pleno municipal cada dos meses en lugar de cada mes, como le exigieron Entesa y PP?

¿Qué ocurre con la negociación PSM-PSOE para repartir los cargos del nuevo gobierno municipal de Ciutadella?

¿Por qué el Consell excluye a la Illa del Rei del reparto de los 200.000 euros que destina al patrimonio histórico?

Otro formato para el 9 de Julio

junio 27th, 2019

La conmemoración del 9 de Julio atrae, todos los años impares, al salón gótico del Ayuntamiento de Ciutadella, a centenares de personas. No acuden interesadas en la lectura del ‘Llibre Vermell’ o en la intervención institucional que, semanas antes, ha preparado el conferenciante.

El amplio espacio donde se celebran los plenos municipales con escaso público resulta insuficiente y se desborda, con personas de pie tanto en la sala contigua como en la escalera de acceso. El motivo de la afluencia de tantos oyentes expectantes no es otro que el último punto del orden del día de la sesión extraordinaria: dar lectura -o proclamar- los seis integrantes de la Junta de Caixers de Sant Joan del próximo bienio.

El calor sofocante de la tarde de julio -el acto suele dar comienzo a las 19 horas- invade salones y escaleras, donde los abanicos no logran aliviar ni las impaciencias ni los sudores de los asistentes, sobre todo aquellos que se atreven con la americana y la corbata. Lo que debería ser una solemne ceremonia institucional acaba degenerando entre murmullos y comentarios.

El sufrido conferenciante sufre la falta de atención y el desinterés de quienes demuestran una actitud descortés e incorrecta. A pesar del molesto e incesante runrún, el ponente martirizado se esfuerza en mantener el hilo conductor de su disertación y el tono didáctico de un texto que ha redactado con tanta responsabilidad e ilusión. Esta escena se viene repitiendo desde hace años y ningún primer edil se ha atrevido a adoptar medidas para afrontarlo y reconducirlo. Faltan unos días para la celebración del 9 de Julio. Este año, al ser impar, se dará lectura a los caixers de Sant Joan del bienio 2020-2021 que ya habrán sido designados y nombrados por el rector de la Catedral (caixer capellà), la Junta de Caixers Senyors (caixer senyor); y los dos caixers pagesos, el casat y el fadrí que ha escogido el noble.

La alcaldesa Joana Gomila tiene la oportunidad de fijar otro formato más respetuoso y serio.